Dos militares de la coalición internacional mueren en un ataque en Siria

(SOS).- Uno de los dos militares de la coalición internacional fallecidos por un artefacto explosivo improvisado en la ciudad siria de Manbech es estadounidense, según confirmó hoy el Pentágono.

La fuente —que pidió conservar el anonimato— no ofreció más detalles al respecto ni la nacionalidad del otro muerto en el ataque de Manbech, en el norte de Siria.

El incidente se produjo el jueves, alrededor de las 21.00 horas, según un comunicado de la coalición internacional antiyihadista, y en él también resultaron heridos otros cinco militares.

El portavoz de la alianza informó de que “dos efectivos murieron y otros cinco resultaron heridos por un artefacto explosivo el 29 de marzo en Siria”, si bien no entró en detalles sobre el lugar del suceso o la nacionalidad de los fallecidos.

“Los nombres de los fallecidos serán desvelados a discreción de las autoridades nacionales”, dijo en su cuenta de Twitter el coronel Ryan Dillon.

Estados Unidos mantiene desplegados unos dos mil efectivos dentro de Siria, la mayoría trabajando con grupos locales que se enfrentan al Estado Islámico.

El suceso se produce justo después de que el presidente Donald Trump dijese que las Fuerzas Armadas estadounidenses, que lideran en Siria la coalición internacional que combate al terrorismo yihadista en la región, abandonarán el país “muy pronto”.

En su intervención, el mandatario norteamericano también apuntó que ha llegado el momento de que “otros” se encarguen del asunto.

Las declaraciones de Trump contrastan con lo expresado por el Pentágono, que ha reconocido que la lucha contra los terroristas en Siria se ha visto ralentizada debido al abandono de numerosos combatientes kurdos que formaban parte de la coalición, que en las últimas semanas se habían desplazado al norte del país.

El Ejército estadounidense lidera en la región una coalición internacional formada por más de 60 países que combaten al Estado Islámico, principal objetivo de la operación Inherent Resolve, lanzada a mediados de 2014 y que cuenta con la aprobación de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Disparos de mortero causan heridos e iglesias dañadas en los barrios cristianos de Damasco

(SOS).- Los disparos de mortero, lanzados desde territorios controlados por facciones armadas rebeldes, han azotado los barrios cristianos de Damasco en los últimos días, provocando heridos y enormes daños materiales. Los ataques han tenido como blanco el Patriarcado católico greco-melquita, situado en la plaza de Haret al-Zeitoun, y la parroquia latina de la Conversión de San Pablo, en Bab Touma.

Una granada fue lanzada este martes contra la sede del Patriarcado greco-melquita, provocando algunos daños al edificio. En cuestión de pocas horas, en el área cayeron 30 proyectiles de mortero, que afectaron particularmente a los barrios damascenos de Bab Touma, Bab Sharki y Qassa’a (cuya población es, en su mayoría, cristiana).

El día anterior, un disparo de mortero impactó contra el barrio de Bab Tuma, en la Ciudad Vieja de Damasco, donde se concentran varias iglesias, causando grandes daños en la parroquia católica latina de la Conversión de San Pablo, confiada a la atención pastoral de los frailes franciscanos. La iglesia sufrió daños en el techo, en un lateral, y las ventanas y el sistema de calefacción se rompieron. El proyectil también provocó daños en la catedral maronita adyacente.

Estos sucesos vienen a sumarse al clima de tensión que se registra en el último período en el enclave de Guta Oriental, situado en los suburbios de la capital siria.

Una fuente de AsiaNews en Damasco ha señalado que “los ataques a los barrios cristianos, que han sucedido en los últimos días, han provocado varios heridos”, pero de momento “no se registran víctimas” mortales. También han causado “daños enormes” en “los edificios, en las casas de religiosos y en las sedes eclesiásticas”. Se trata de “disparos de mortero”, que últimamente “se han concentrado en zonas donde la mayoría de la población es cristiana”. “Sobre todo, se busca alimentar la tensión” después de un período de “relativa calma”. “Esto sucede —ha explicado la fuente— cuando se intensifican las tratativas, o cuando la fecha coincide con encuentros y diálogos entre las partes, a nivel internacional”.

La ciudad de Sochi, en la costa rusa del mar Negro, acogerá el 29 y el 30 de enero el Congreso de Diálogo Nacional sirio, un foro organizado a iniciativa del presidente de Rusia, Vladimir Putin, para impulsar un proceso político inclusivo en Siria, contribuir a la reconciliación y al inicio de la transición política en el marco de las leyes actuales. Además, las negociaciones de paz en Ginebra entre el Gobierno sirio y los rebeldes se reanudarán en la segunda mitad de enero.

El país vive desde marzo de 2011 un conflicto que ha causado cientos de miles de víctimas y millones de desplazados.

(Fuente: AsiaNews / Agencias)

Un ataque suicida de Boko Haram deja al menos 13 muertos y 18 heridos en Nigeria

(SOS).- Al menos 13 personas murieron y 18 resultaron heridas en un triple ataque suicida perpetrado el lunes por miembros de Boko Haram en Maiduguri, en el noreste de Nigeria, confirmaron fuentes policiales.

El atentado fue llevado a cabo en las afueras de la ciudad por un hombre y dos mujeres que detonaron las cargas explosivas que portaban, falleciendo también en el acto, explicó el portavoz de la policía regional, Victor Isuku.

“No hay duda de que Boko Haram es el responsable, este es su modus operandi”, indicó Isuku.

Este atentado es el más letal de todo octubre en el estado de Borno, del que es capital Maiduguri, una de las ciudades más asediadas por este grupo yihadista.

El Gobierno nigeriano ha enviado a los jefes del Ejército a la zona nororiental del país para luchar contra Boko Haram, que ha aumentado sus ataques en la región tras las operaciones militares que les expulsaron de las zonas que ocupaban el año pasado.

Boko Haram, que significa en lenguas locales “La educación no islámica es pecado”, lucha por imponer un Estado islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiana en el sur.

El grupo adquirió notoriedad internacional, incluso antes de proclamarse franquicia del Estado Islámico en África, al declarar su propio Califato islámico en el norte de Nigeria.

Desde que la policía acabó en 2009 con el entonces líder de Boko Haram, Mohamed Yusuf, los radicales mantienen una sangrienta campaña en la que han asesinado a más de 20.000 personas, mientras que cerca de 1,9 millones se han visto obligados a abandonar sus hogares.

El pasado día 13 se reiniciaron los juicios contra casi 1.700 personas acusadas de pertenecer a Boko Haram, que arrancaron con condenas de entre 3 y 31 años de prisión a 45 de ellas, mientras que 468 fueron puestos en libertad.

(Fuente: Agencias)