Rusia y EEUU trabajan en un segundo acuerdo de alto el fuego en Siria

(SOS).- Rusia y Estados Unidos están trabajando sobre un segundo acuerdo de alto el fuego en Siria, según ha afirmado el presidente estadounidense Donald Trump en una rueda de prensa conjunta con su homólogo francés, Emmanuel Macron.

El mandatario norteamericano ha aplaudido el armisticio en el sur de Siria, acordado por Rusia, Estados Unidos y Jordania, que entró oficialmente en vigor el pasado domingo.

“Al tener alguna comunicación y diálogo [con Rusia] pudimos lograr un alto el fuego y va a ir muy bien”, ha señalado Trump, al tiempo que ha reconocido que “francamente, estamos trabajando en un segundo alto el fuego en una parte muy difícil de Siria”.

Durante los cinco días que lleva la tregua, “se han salvado muchas vidas, muchas personas no han muerto, no se han disparado tiros en una parte muy peligrosa del mundo”, ha asegurado el presidente estadounidense.

A su vez, el presidente galo ha dicho que París ha cambiado su doctrina con respecto a Siria, de manera que ahora la lucha contra el terrorismo en el país se ha convertido en su máxima prioridad, mientras que derrocar al presidente Bashar al-Assad ya no es tan relevante.

Macron ha explicado ese cambio con el deseo de “trabajar en estrecha colaboración con todos nuestros socios, incluido Estados Unidos”, y también con el hecho de que la experiencia previa del Gobierno francés —que hace casi siete años cerró su Embajada en Damasco y no mantiene ningún contacto con Al Assad defendiendo la posición de que debe dejar el poder— no tuvo “ningún efecto”.

Los expertos de Rusia, Estados Unidos y Jordania acordaron el memorando sobre el establecimiento de una zona de desescalada en el suroeste de Siria, en concreto en las gobernaciones de Dara’a, Quneitra y Al Suveida. El cumplimiento de la tregua es responsabilidad la Policía Militar rusa en coordinación con las fuerzas jordanas y estadounidenses.

El presidente ruso, Vladímir Putin, calificó de “avance” el acuerdo con Estados Unidos sobre Siria y señaló que las decisiones sobre las zonas de la desescalada en el sur del país fueron acordadas, en gran medida, gracias a que la postura de Washington “se ha vuelto más pragmática”.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, describió el memorando tripartito como “importante” y aseguró que en el futuro la cooperación entre Washington y Moscú puede extenderse a otras partes de Siria.

(Fuente: Agencias)

Trump y Putin acuerdan una tregua en el suroeste de Siria

(SOS).- Los gobiernos de Estados Unidos y Rusia han acordado un alto el fuego para el suroeste de Siria que ha terminado de fraguarse en la reunión que han mantenido los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin en la reunión del G20 en Hamburgo (Alemania).

Trump y Putin se han visto durante dos horas y cuarto, en presencia de sus respectivos ministros de Exteriores, Rex Tillerson y Sergei Lavrov.

Al término del encuentro, los dos últimos han comparecido para dar cuenta de una cita que se ha desarrollado en una “atmósfera constructiva”, en palabras de Lavrov.

Uno de los compromisos más relevantes ha sido la aprobación de una tregua que también cuenta con el beneplácito de otros países de la región.

Un portavoz del Gobierno jordano, Mohamed Momami, ha explicado que el alto el fuego se aplicará a partir del domingo en la “línea de contacto” acordada entre las fuerzas sirias y las milicias rebeldes.

El objetivo, ha manifestado, es contribuir a una rebaja “permanente” de las tensiones en la zona y al reparto de ayuda humanitaria, de cara a crear un contexto en el que sea factible negociar una solución “política y permanente” a la guerra.

Desde Hamburgo, el jefe de la diplomacia estadounidense ha admitido que aún quedan por cerrar detalles relativos a la seguridad, pero ha destacado la importancia del alto el fuego, que confía se haga extensible a otras partes de Siria.

Tillerson ha dicho que tanto su Gobierno como el ruso comparten el deseo de lograr la estabilidad de Siria, lo cual pasará en algún momento por un debate sobre el presidente Bashar al-Assad. El secretario de Estado de Estados Unidos sostiene que el dirigente sirio no tiene cabida en el futuro del país árabe.

Por su parte, Lavrov ha señalado que los dos líderes se han comprometido a asegurar que “todas las partes” implicadas en el conflicto respeten la tregua.

Las “zonas de distensión” cubren “Daraa, Al Quneitra y As-Suwayda”, ha explicado el ministro ruso, que ha indicado que el acuerdo trata de respetar la “soberanía” de Siria y de hacer avanzar el proceso hacia un “acuerdo político”.

“La postura de Estados Unidos sobre Siria se ha vuelto más pragmática”, ha admitido el propio Vladimir Putin en una rueda de prensa dedicada a los resultados de la cumbre del G20.

El líder ruso ha calificado de un “gran paso adelante” el hecho de que hayan cesado las acciones militares en el país árabe. “Existe el entendimiento que, uniendo esfuerzos, podemos alcanzar mucho”, ha añadido.

Putin también ha comentado las afirmaciones del jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, según las cuales Al Assad no tiene cabida en la futura vida política de Siria.

El presidente ruso ha reconocido que Tillerson es un “hombre respetado”, pero ha aseverado que el futuro del país árabe y de su presidente “debería ser decidido por el pueblo sirio”.

(Fuente: Agencias)

A la espera de los encuentros de paz en Kazajistán, se mantiene la tregua en Siria

(Agencias).- El alto el fuego negociado por Rusia y Turquía con el aval de Irán parece mantenerse en Siria: los insurgentes no cumplieron por ahora su amenaza de romper la tregua que el domingo recibió el apoyo del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

En una declaración oficial difundida el lunes 2 de enero, firmada por diversos grupos armados rebeldes, los milicianos acusaron al “régimen y a sus aliados” de seguir “disparando y cometer muchas y graves violaciones” al cese del fuego. Asimismo, anunciaron estar listos para suspender su participación en los preparativos de los coloquios de paz.

Por su parte, el Ejército gubernamental rechazó las acusaciones y reiteró que respeta todos los puntos previstos en el acuerdo para una tregua a escala nacional.

El acuerdo para el cese de las hostilidades en el país árabe, el tercero en seis años de guerra, es el primero que no incluyó a los Estados Unidos y las Naciones Unidas, un reflejo de la creciente influencia de Moscú en la región después de su larga campaña militar que consintió a las fuerzas regulares sirias la liberación de Alepo. Esta victoria reforzó la posición de Damasco y preparó el camino para los encuentros de paz que deberían celebrarse antes de finales de mes en la capital de Kazajistán, Astaná.

El voto del Palacio de Cristal, que da la bienvenida al alto el fuego, refleja un escenario internacional mutado al cual hizo referencia el nuevo secretario general de la ONU, Antonio Guterres, durante el mensaje inaugural de su mandato dirigido a los líderes mundiales: “Busquen la paz ante todo”.

Los quince miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se habían manifestado unánimemente a favor de los esfuerzos de Rusia y Turquía para poner fin a la violencia en Siria. La resolución había recibido el sí también de la administración Obama, pero la representante estadounidense Michele Sison, número dos de la embajadora Samantha Power, manifestó el domingo su perplejidad porque los detalles del acuerdo alcanzado entre Rusia y Turquía todavía no se habían hecho públicos.

Estas mismas perplejidades e incertidumbres sobre el papel de la ONU impulsaron a los miembros occidentales del Consejo de Seguridad a eliminar la palabra “endorsment” (aprobación) de la resolución.

Actualmente, Rusia y Turquía actúan como los únicos garantes de la tregua en Siria. No obstante, el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, declaró que Egipto también podría unirse a las negociaciones de paz en un futuro próximo. Además, Arabia Saudita, Qatar, Jordania e Irak también serán invitados a participar en este proceso.