Dos militares de la coalición internacional mueren en un ataque en Siria

(SOS).- Uno de los dos militares de la coalición internacional fallecidos por un artefacto explosivo improvisado en la ciudad siria de Manbech es estadounidense, según confirmó hoy el Pentágono.

La fuente —que pidió conservar el anonimato— no ofreció más detalles al respecto ni la nacionalidad del otro muerto en el ataque de Manbech, en el norte de Siria.

El incidente se produjo el jueves, alrededor de las 21.00 horas, según un comunicado de la coalición internacional antiyihadista, y en él también resultaron heridos otros cinco militares.

El portavoz de la alianza informó de que “dos efectivos murieron y otros cinco resultaron heridos por un artefacto explosivo el 29 de marzo en Siria”, si bien no entró en detalles sobre el lugar del suceso o la nacionalidad de los fallecidos.

“Los nombres de los fallecidos serán desvelados a discreción de las autoridades nacionales”, dijo en su cuenta de Twitter el coronel Ryan Dillon.

Estados Unidos mantiene desplegados unos dos mil efectivos dentro de Siria, la mayoría trabajando con grupos locales que se enfrentan al Estado Islámico.

El suceso se produce justo después de que el presidente Donald Trump dijese que las Fuerzas Armadas estadounidenses, que lideran en Siria la coalición internacional que combate al terrorismo yihadista en la región, abandonarán el país “muy pronto”.

En su intervención, el mandatario norteamericano también apuntó que ha llegado el momento de que “otros” se encarguen del asunto.

Las declaraciones de Trump contrastan con lo expresado por el Pentágono, que ha reconocido que la lucha contra los terroristas en Siria se ha visto ralentizada debido al abandono de numerosos combatientes kurdos que formaban parte de la coalición, que en las últimas semanas se habían desplazado al norte del país.

El Ejército estadounidense lidera en la región una coalición internacional formada por más de 60 países que combaten al Estado Islámico, principal objetivo de la operación Inherent Resolve, lanzada a mediados de 2014 y que cuenta con la aprobación de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Crece la tensión entre Turquía y Estados Unidos por Siria

(SOS).- El ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, ha afirmado este martes que su país está a punto de romper sus relaciones con Estados Unidos debido a su apoyo omnímodo en Siria a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG).

“Las relaciones entre los dos países se encuentran en el punto de ruptura”, ha precisado el ministro en un encuentro con estudiantes de la Universidad de Relaciones Internacionales de Moscú (Rusia).

Tras pedir a Estados Unidos que deje de armar a los combatientes kurdos que han ocupado algunos territorios de Siria, el jefe de la Diplomacia turca ha señalado que el pueblo turco rechaza las constantes mentiras de Washington.

Turquía considera a las YPG un grupo terrorista por sus supuestos vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), pero Estados Unidos sigue considerando a los kurdos un aliado indispensable para llevar adelante sus intereses en Siria y por ello los respalda.

Las autoridades de Ankara lanzaron el pasado 20 de enero la operación Rama de Olivo para neutralizar la supuesta estrategia kurda y expulsar de la región de Afrin, situada en el norte de Siria, a las YPG que, desde casi el principio de la crisis en Siria, dominan esta zona de aproximadamente 900 kilómetros cuadrados.

Ante esta escalada de tensión, el ministro turco de Exteriores ha anunciado que viajará el 19 de marzo a Washington para discutir los próximos avances en la situación de Siria.

Ankara espera poder llegar a un acuerdo con Washington para que las YPG se retiren de Manbech, una región en manos de la milicia kurdosiria desde 2016, y donde hay efectivos de la coalición internacional contra el Estado Islámico, liderada por Estados Unidos.

Por otra parte, Cavusoglu ha reiterado en sus declaraciones que la base aérea de Incirlik pertenece a Turquía y la presencia de tropas estadounidenses allí depende de la voluntad de la nación turca.

La prensa estadounidense informó el domingo de la reducción de las operaciones militares de Washington desde la base de Incirlik por la grave tensión existente entre ambas partes.

Otra causa de discrepancia con Washington es la intención de Ankara de adquirir baterías del sistema de defensa aérea S-400 de fabricación rusa y la negativa de Estados Unidos a extraditar al líder opositor Fethullah Gülen, exiliado en dicho país, y al que Turquía acusa de estar detrás del fallido golpe de Estado de 2016.

(Fuente: Agencias)

Turquía afirma que controla un tercio de la región siria de Afrin

(SOS).- El ministro de Defensa turco, Nurettin Canikli, aseguró hoy que su Ejército controla ya unos 615 kilómetros, casi un tercio, de la región siria de Afrin, donde Turquía lanzó una ofensiva militar el pasado 20 de enero contra las milicias kurdas aliadas de Estados Unidos.

“Están bajo control unos 615 kilómetros cuadrados y se han asegurado unos 28 puntos”, anunció Canikli en la Universidad de Defensa Nacional de Estambul, en unas declaraciones recogidas por la prensa.

“Desafortunadamente, durante la operación han muerto 157 soldados, de los cuáles 41 son miembros de las Fuerzas Armadas turcas y 116 son miembros de las ELS (milicias aliadas de Ankara)”, señaló.

Las tropas turcas invadieron el enclave de Afrin para expulsar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que dominan este territorio de unos 2.000 kilómetros cuadrados, y a las que las autoridades de Ankara consideran un grupo terrorista por sus vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda que opera en Turquía.

“La operación continuará hasta el final para acabar con todos los terroristas. En Siria o en Irak”, declaró por su parte el primer ministro turco, Binali Yildirim, en el mismo acto.

“No creemos que la operación se limite a Afrin. Cualquier sitio donde haya terroristas es un objetivo para nosotros”, señaló.

El Gobierno turco ha advertido en más de una ocasión que podría ampliar la operación a Manbech, una región siria en manos de las YPG desde 2016.

Aquí, a diferencia de Afrin, sí hay fuerzas de la coalición liderada por Estados Unidos que lucha contra el Estado Islámico.

Washington apoya a las YPG, al considerarlas un aliado esencial para derrotar a los yihadistas.

Las fuerzas aliadas de Ankara, las ELS, entraron esta mañana en la localidad de Racon, en el oeste de Afrin, donde han tenido lugar intensos combates contra las YPG, informó la prensa turca.

Desde el inicio de la operación Rama de Olivo, el Ejército turco asegura haber “neutralizado”, es decir, abatido, herido o capturado, a 2.295 combatientes enemigos, mientras que las YPG han admitido sólo 255 bajas en sus filas.

Por otra parte, la guerra en Siria volverá a dominar en marzo la agenda del Consejo de Seguridad de la ONU, después de las intensas negociaciones recientes para tratar de impulsar una tregua en el país árabe.

Los miembros del Consejo de Seguridad aprobaron ayer el programa de trabajo para este mes, cuando estará bajo presidencia de Holanda, con varias sesiones dedicadas al conflicto.

El día 12 de marzo, los quince países analizarán la implementación de la resolución aprobada el pasado sábado para demandar un alto el fuego de treinta días en Siria.

Por ahora, según la ONU, el llamamiento está siendo ignorado, pues los combates continúan y no se ha logrado mejorar el suministro de ayuda humanitaria a la población de zonas muy golpeadas por la lucha.

El día 12, el Consejo de Seguridad recibirá el primer informe oficial sobre la aplicación de su resolución y analizará la situación humanitaria en el país.

Esa misma semana, el día 15, abordará el proceso político en Siria con el enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura, que trata de impulsar una solución negociada al conflicto.

(Fuente: Agencias)

Turquía asegura que la ofensiva en Siria se extenderá más allá del enclave de Afrin

(SOS).- El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró hoy que la ofensiva turca en Siria se extenderá a Manbech tras terminar la operación en el enclave de Afrin, iniciada el pasado sábado.

“Limpiaremos Manbech de terroristas como prometimos y continuaremos nuestra lucha hasta que no quede ninguno en la zona fronteriza con Irak”, dijo Erdogan en un discurso en Ankara retransmitido por la televisión turca.

El Gobierno de Ankara considera “terroristas” a las Unidades de Protección Popular” (YPG), milicias kurdosirias aliadas de Estados Unidos en su lucha contra el Estado Islámico, por su vinculación con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en Turquía.

La operación militar Rama de Olivo, lanzada hace seis días por el Ejército turco, se centra de momento contra la región siria de Afrin, pero Erdogan ha anunciado que se extenderá a otras zonas controladas por las YPG desde el verano de 2016.

“No vamos a ocupar Afrin. Lo devolveremos a sus dueños originales. Tenemos 3,5 millones de refugiados sirios en nuestro país. Queremos que vuelvan a sus hogares”, aseveró el presidente turco.

Actualmente, la zona que separa el enclave de Afrin del resto de territorio sirio está controlada por milicias rebeldes, opuestas al Gobierno de Damasco.

Estas unidades cuentan con el respaldo de tropas turcas que invadieron esta zona en el verano de 2016 en la llamada Operación Éufrates, dirigida entonces sobre todo contra el Estado Islámico.

Desde el inicio de la más reciente operación, las YPG han lanzado en represalia obuses contra la ciudad turca de Kilis, a seis kilómetros de la frontera norteña de Afrin, y contra pueblos en la provincia de Hatay, al oeste.

Un total de 343 miembros de las milicias kurdas han sido “neutralizados” desde el inicio de la operación, según informó hoy el Ejército turco, que emplea tropas terrestres, artillería, tanques y aviones de guerra.

(Fuente: Agencias)