El PMA accede a localidades de Al Raqa por primera vez en tres años

(SOS).- El Programa Mundial de Alimentos (PMA), que suministra comida a cerca de 200 mil personas en Siria cada mes, ha podido acceder “por primera vez en tres años” a Mansoura y otras zonas rurales de la provincia de Al Raqa gracias a la reapertura de nuevos accesos terrestres.

El avance de la coalición internacional en la zona de Al Raqa ha permitido la reapertura de rutas terrestres que facilitan y abaratan la distribución de alimentos en las partes más afectadas por el conflicto sirio. En la ciudad de Tabqa, el PMA “ha duplicado a 25 mil el número de personas asistidas”.

Al Raqa fue ocupada por el Estado Islámico en 2014 y el PMA no ha tenido acceso a zonas vulnerables de la región hasta marzo de 2017. Antes de la liberación de la carretera que recorre el norte de Siria, desde Alepo a Hasaka, el PMA solo podía acceder a algunos puntos de las provincias de Hasaka, Al Raqa y Deir ez-Zor por aire, lanzando desde aviones suministros de emergencia.

Sin embargo, la asistencia desde tierra resulta más efectiva y conlleva menos gastos, según la organización humanitaria, un ahorro que se puede invertir en socorrer a más personas. “Al sustituir los lanzamientos aéreos por entregas por tierra se ahorran unos 19 millones de dólares al año, ya que un camión puede llevar la misma cantidad de alimentos que puede transportar un avión a un coste mucho más reducido”, ha informado el representante y director del PMA en Siria, Jakob Kern.

(Fuente: Agencias)

Dos antiguos oficiales de Sadam Husein se disputan el liderazgo del Estado Islámico

(SOS).- El líder del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, habría muerto en un ataque aéreo efectuado en Siria el 28 de mayo, según el Ministerio de Exteriores de Rusia, lo que abriría la carrera para sucederle.

El ataque en cuestión, ocurrido al sur de la ciudad siria de Al Raqa, concluyó con la muerte de destacados dirigentes del grupo radical sunita, aunque ningún Gobierno ha sido capaz de verificar al cien por cien los detalles sobre la situación de Al Baghdadi.

Entre los preferidos para ocupar su lugar, se encuentran dos antiguos oficiales de Sadam Husein: Iyad al-Obaidi, de unos 50 años, que ha ejercido como ministro de guerra, y Ayad al-Jumaili, de unos 40, que ha servido al frente de la agencia de seguridad de la organización yihadista, Amniya.

Los dos se sumaron a la insurgencia salafista en Irak en 2003 tras la invasión estadounidense que derrocó al mandatario iraquí y concedió poder a la mayoría chiita y están en el círculo de confianza de Al Baghdadi desde el año pasado, cuando varios altos cargos del Estado Islámico murieron en bombardeos en Siria.

“Jumaili reconoce a Obaidi como su superior pero no hay un sucesor claro y, dependiendo de las condiciones, puede ser cualquiera de los dos”, ha indicado Hisham al-Hashimi, un experto que asesora a varios gobiernos de Oriente Medio sobre el Estado Islámico.

En cualquier caso, ninguno de los dos asumiría el título de Califa que se impuso Al Baghdadi reivindicándose así como descendiente de Mahoma. “Ellos no pertenecen a ese linaje y (…) no son expertos en teología islámica”, ha indicado Hashimi.

También influiría en esta decisión el hecho de que el Califato que Al Baghdadi proclamó en 2014 en partes de Siria e Irak se ha reducido hasta su práctica desaparición. Mosul, la autodenominada capital iraquí, está a punto de caer y Al Raqa, su principal bastión sirio, es objeto de una ofensiva para su liberación.

“Un califa debe tener un Ardh al-Tamkeen (cierta extensión de territorio) que gobernar conforme a la ley islámica. Si no lo tiene, el sucesor solamente será reconocido como emir”, término similar al de príncipe que los yihadistas suelen usar para referirse a sus líderes, ha explicado Hashimi.

El elegido como heredero de Al Baghdadi tendrá que contar con la aprobación de los ocho miembros que forman el Consejo de la Shura, un órgano consultivo del Califa. Sin embargo, no se reunirían físicamente por razones de seguridad, de modo que votarían a través de emisarios.

Por su parte, la coalición internacional que lidera Estados Unidos ha sostenido que en el caso de que el líder del Estado Islámico siga vivo no influirá en la guerra que se libra contra la organización yihadista en Siria e Irak.

“Sabemos con certeza que, si sigue vivo, no será capaz de influir en lo que está pasando ahora mismo en Mosul o en Al Raqa o en general sobre el Estado Islámico, que continúa perdiendo su Califato físico”, ha dicho el portavoz de la coalición internacional, el coronel estadounidense Ryan Dillon, desde el Pentágono.

Interrogado sobre la supuesta muerte de Al Baghdadi, Dillon ha aclarado que la coalición internacional “no tiene ninguna evidencia concreta” al respecto.

(Fuente: Agencias)

La conquista del valle del Éufrates

(SOS).- Tras el derribo, por parte de un F-18 Super Hornet de los Estados Unidos, de un caza SU-22 perteneciente a las fuerzas sirias en la región de Al Raqa el domingo pasado, la respuesta del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso no se hizo esperar. La diplomacia de Moscú dio a conocer que no serán tolerados otros actos de este tipo. De hecho, ya no se tolera la violación de la zona de exclusión aérea existente en el territorio sirio. Por tanto, todos los objetos voladores que sean identificados al oeste del río Éufrates, y que no pertenezcan a las fuerzas que luchan junto a Rusia y al presidente Bashar al-Assad, serán interceptados por la aviación rusa y tratados como objetivos.

Más tarde, el Ministerio de Defensa de la Federación Rusa anunció el cese de los contactos con Washington en el marco del memorándum suscrito en 2015, un acuerdo firmado para evitar incidentes y garantizar la seguridad de los vuelos durante las operaciones en Siria. Los altos mandos del Ejército estadounidense se movilizaron inmediatamente, manifestando su disponibilidad para la reapertura de este canal de comunicación preferencial, intentando evitar una escalada del conflicto entre los dos líderes de las principales coaliciones presentes en el campo de batalla. Además, esta guerra parece que ya ha asumido las características de un conflicto por delegación, que muestra sobre el terreno un resurgimiento de la Guerra Fría entre Rusia y los Estados Unidos, así como un enfrentamiento entre Irán y el nuevo tándem compuesto por Arabia Saudita e Israel, países a los que el Gobierno de Teherán sigue señalando como los principales enemigos, con demostraciones en el escenario sirio.

Por tanto, la disputa en Oriente Medio parece haberse centrado en la región que serpentea a lo largo del río Éufrates, que podría suponer un punto de ruptura para las diferentes fuerzas presentes en el escenario bélico. Se está llevando a cabo la batalla por la liberación de Al Raqa, donde las milicias kurdas en concierto con las FDS están luchando desde hace semanas contra el que se considera uno de los principales centros del Estado Islámico en Siria. El verdadero enfrentamiento se producirá en la batalla por la reconquista de Deir ez-Zor, donde están en juego los intereses más relevantes para los Estados Unidos, Rusia, Siria e Irán.

La confrontación que se está consumando, esencialmente, además de suponer un factor estrictamente estratégico, también tiene un valor puramente político. La posición de Deir ez-Zor, en la orilla del río Éufrates y cerca de la frontera con Irak, es uno de los principales centros de conexión entre las bases del Estado Islámico en Siria y sus destacamentos iraquíes en Mosul. Los Estados Unidos bombardearon el área hasta 360 veces desde marzo, y no son pocas las dificultades para lograr erradicar al grupo yihadista, dada la fuerte presencia sunita en las aldeas de la zona.

Desde un punto de vista político, se observa una batalla que se libra en las mesas decisionales, que servirá para cobrar importancia en el plano internacional y acaparar el papel de potencia líder en la lucha contra el terrorismo. Las reivindicaciones realizadas la semana pasada por el Ministerio de Defensa de Rusia sobre la muerte de Abu Bakr al-Baghdadi, sedicente líder del Estado Islámico, durante los bombardeos de los barrios de Al Raqa controlados por los terroristas, hay que entenderlas como la posibilidad de lograr un mayor peso específico en las negociaciones. En esta línea, el pulso por la conquista del valle del Éufrates y la reunificación con los que luchan contra el Estado Islámico en Mosul conduce a demostraciones como la llevada a cabo contra el caza sirio, a la que sin embargo se han añadido unos gestos que pretenden poner un parche en la rozadura ocasionada.

Un tira y afloja de pequeñas reivindicaciones a las que inmediatamente se pone remedio, probablemente porque a nadie le interesa que se consume una escalada del conflicto. Mientras Trump es juzgado por su deseo de mejorar las relaciones entre Washington y Moscú, la solución a las discordias parece que se complica cada vez más en el terreno militar.

(Fuente: Gli Occhi Della Guerra)

Estados Unidos prosigue su escalada en Siria

(SOS).- El Ejército sirio ha puesto en marcha una ofensiva contra los grupos armados rebeldes en la región de Al Badia, donde los milicianos apoyados por la coalición internacional que lidera Estados Unidos controlan una franja desértica que hace frontera con Irak.

Las tropas gubernamentales se han movilizado hacia Bir Qassab, una localidad ubicada a 75 kilómetros de Damasco que constituye una línea de suministros clave para el llamado Ejército Libre Sirio (ELS).

El ELS capturó Bir Qassab hace meses cuando fue abandonada por el Estado Islámico para replegar a sus combatientes en Al Raqa.

Las Fuerzas Armadas sirias libran una dura pugna con el ELS por el control de los territorios que la organización radical sunita ha dejado en esta franja desértica.

La tensión sigue arreciando en el país árabe. En esta línea, Estados Unidos justificó el lunes el derribo de un avión militar sirio porque supuestamente atacaba a sus aliados kurdos, que preparan el asalto a Al Raqa.

Rusia, que apoya militarmente al Gobierno de Damasco y combate a los yihadistas, reaccionó al ataque advirtiendo de que considerará como objetivos las aeronaves de la coalición que sean detectadas al oeste del río Éufrates. También amenazó con romper el canal de comunicación con Estados Unidos creado para evitar incidentes aéreos.

Tras el aviso ruso, Australia anunció, como “medida de precaución”, la suspensión temporal de su participación en los bombardeos de la coalición en Siria.

Ayer, también se conoció que un avión F-15E de Estados Unidos derribó un dron sirio cerca de la base de Al Tanf, donde la coalición está formando a los rebeldes.

El secretario general de la ONU, António Guterres, dijo que los recientes ataques norteamericanos en ‎Siria podrían ser muy peligrosos y conducir a una escalada bélica.‎

“Efectivamente estoy preocupado y espero que esto no conduzca a una escalada del conflicto que ya es dramático”, declaró Guterres durante una conferencia de prensa.

Los riesgos de una confrontación directa entre Estados Unidos y Rusia han aumentado, y algunos analistas incluso dirían que son un hecho, dado el aumento del número de incidentes en las últimas semanas.

Próximamente, podrían producirse mayores choques entre Washington y Moscú,  sean intencionales o accidentales. Máxime si los canales de comunicación se usan cada vez más esporádicamente y los estadounidenses aumentan gradualmente sus operaciones de apoyo a las milicias rebeldes.

(Fuente: Agencias)

Se acelera la guerra en Siria

(SOS).- Se inflama el frente sirio. Dos, las noticias más importantes a esta hora: el derribo de un caza sirio y el bombardeo con misiles de medio alcance de algunas posiciones yihadistas en Deir Ezzor por parte de los Pasdarán iraníes.

El caza derribado

Según la televisión estatal, un caza estadounidense derribó ayer por la tarde un avión de combate sirio en las proximidades de Al Rasafa, en la provincia de Al Raqa. El Gobierno de Damasco ha asegurado que el Sukhoi estaba bombardeando posiciones yihadistas, pero Estados Unidos ha indicado que se trataba de posiciones de las FSD, una alianza liderada por milicias kurdas. El Pentágono ha confirmado la noticia justificando el ataque como un acto de defensa tras los bombardeos sirios. También ha apuntado que está en contacto con las fuerzas rusas en la región, para evitar una escalada después de este episodio. Este ataque es sólo el último de los cometidos por Estados Unidos contra el Ejército de Damasco. Hace diez días, por ejemplo, aviones estadounidenses bombardearon posiciones de las fuerzas sirias en Al Tanf. Antes, las bombas habían caído sobre la frontera entre Siria e Irak, donde el Ejército de Damasco y el de Bagdad se habían encontrado.

Moscú: “Una escalada peligrosa”

Tras el ataque al caza de Damasco, Rusia ha dejado claro que: “La destrucción de un avión militar sirio por parte de Estados Unidos es un paso hacia una peligrosa escalada y Moscú ha advertido a Washington que no use la fuerza contra las tropas del Gobierno de Damasco”.

Los misiles de los Pasdarán

Ayer por la noche, Irán lanzó una serie de misiles contra algunas “bases terroristas” presentes en Siria. El objetivo de los Pasdarán eran los grupos yihadistas responsables de los ataques del pasado 7 de junio en Teherán. La agencia de noticias iraní, Tasnim, ha informado que fueron los Guardianes de la Revolución los que lanzaron los misiles tierra-tierra de medio alcance desde el oeste de Irán hacia la región de Deir Ezzor y que fueron abatidos “un gran número” de terroristas. Los misiles se dirigieron a los “centros logísticos de los terroristas takfiríes”, ha explicado Tasnim. El lanzamiento de los misiles se coordinó con las autoridades de Damasco. Amir Hussein Abdallahian, asesor de política exterior del Parlamento iraní, ha dicho que los misiles que fueron lanzados contra el cuartel general del ISIS en Siria son sólo un “aviso”. Los Guardianes de la Revolución iraní han amenazado con nuevos ataques misilísticos si la seguridad de la República Islámica peligrara con nuevos atentados. “Si (el ISIS, ndr) lleva a cabo una acción específica para violar nuestra seguridad, seguramente habrá otros lanzamientos, aún con más fuerza”, ha declarado el general Ramzan Sharif, al tiempo que ha indicado que en el ataque de ayer se lanzaron seis misiles con un alcance máximo de 700 kilómetros.

La guerra en Siria

Bashar al-Assad ya ha ganado la guerra en Siria. Basta con mirar el mapa de Siria para entender que los rebeldes están aislados en dos grandes cuadrantes: uno en el norte, en la provincia de Idlib, y otro en el sur, en la frontera con Jordania.

La partida que hay que jugar ahora es la de Al Raqa, la “capital” del Estado Islámico en Siria. Las FSD están ganando terreno y están eliminando cada vez más yihadistas. Lo mismo ocurre con el Ejército sirio.

La liberación de Al Raqa tiene un valor simbólico: significa el final del ISIS. La guerra en Siria está experimentando una aceleración en los últimos meses que no se había visto desde que comenzó el conflicto. El derribo del caza sirio y el lanzamiento de los misiles iraníes, sin embargo, evidencian que serán las potencias internacionales las que determinen el futuro del país.

(Fuente: Gli Occhi Della Guerra)