Piden precaución a los ciudadanos de Al Raqa antes de volver a casa

(SOS).- El Departamento de Defensa de Estados Unidos ha vuelto a pedir a los ciudadanos de Al Raqa que, ante la presencia de trampas instaladas por los terroristas del Estado Islámico, se abstengan de retornar a sus hogares si estos se encuentran en zonas que aún no han sido despejadas.

“El Estado Islámico dejó explosivos y trampas en prácticamente todos los edificios antes de huir de Al Raqa, por lo que numerosas familias y personas de las Fuerzas de Seguridad han fallecido o resultado heridas como consecuencia de estas acciones traicioneras”, ha señalado el Pentágono en un comunicado.

Esta solicitud no es nueva, puesto que representantes de la coalición internacional que combate a los extremistas en el sur del país llevan haciendo hincapié en la presencia de este tipo de artefactos desde que los milicianos de las FDS anunciaron la conquista de Al Raqa, el pasado 18 de octubre.

El ministro de Defensa de Rusia, Serguei Shoigu, también había señalado el 21 de diciembre que la ciudad de Al Raqa está minada casi en su totalidad, ya que, además de las minas que los grupos radicales colocaban al retirarse, quedan muchos explosivos, por lo que la gente no puede entrar en sus viviendas.

En marzo de 2013, Al Raqa se convirtió en la primera capital de provincia que escapó de las manos de las autoridades sirias y pasó a ser controlada por grupos armados, entre los que figuraba el Frente al-Nusra, filial de Al Qaeda en Siria.

Tras su conquista por esas facciones, emergió en el área la organización Estado Islámico, que se acabó haciendo con el dominio total de Al Raqa en enero de 2014.

Desde entonces, Al Raqa se convirtió en un auténtico bastión de los yihadistas que establecieron un régimen de terror en la ciudad, tal y como reflejaban las constantes ejecuciones públicas, lo que llevó a miles de sus habitantes a abandonar la zona.

Se calcula que entre 34 mil y 56 mil personas han vuelto a la localidad desde mediados de octubre, según estimaciones aceptadas por el Departamento de Defensa de Estados Unidos.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Estados Unidos replegará a unos 400 militares que participaron en la ofensiva de Al Raqa

(SOS).- La coalición internacional que combate al Estado Islámico anunció hoy que replegará a cerca de 400 artilleros estadounidenses que participaron en la ofensiva de Al Raqa.

Los militares que regresarán a Estados Unidos próximamente pertenecen al primer batallón del décimo regimiento de Marines y estaban en territorio sirio desde el pasado 15 de septiembre, informó la coalición en un comunicado.

Esta unidad participó en la batalla de Al Raqa con baterías de obuses de 155 milímetros, del tipo M777 Howitzer, con los que dieron apoyo a las FSD, la amalgama de milicias rebeldes lideradas por combatientes kurdos que participaron en la batalla sobre el terreno.

El director de operaciones de la coalición, el general Jonathan Braga, afirmó que se retirarán tropas “donde tenga sentido” hacerlo, pero las fuerzas internacionales continuarán dando apoyo a sus socios para mantener la seguridad y terminar de derrotar a las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi.

Al Raqa, ubicada en el noreste de Siria, fue conquistada por las FSD con el apoyo de la coalición internacional y de las fuerzas especiales de Estados Unidos, el pasado mes de octubre.

Las autoridades sirias manifestaron recientemente que solo reconocerán a Al Raqa como una ciudad liberada después de que las fuerzas gubernamentales la tengan bajo su control.

El ministro de Información de Siria, Mohamad Ramez Turyuman, recordó que la conquista de la ciudad de Al Raqa, antiguo feudo de los extremistas en el norte de Siria, por las milicias rebeldes kurdo-árabes no supone la liberación de dicha urbe ya que aún no está bajo el control del Gobierno central.

Turyuman aseguró que las autoridades sirias no cederán ni un centímetro de su territorio nacional y que ya hay planes en marcha para recuperar las zonas que están bajo la ocupación de fuerzas extranjeras, terroristas y grupos armados.

Después de haber perdido las principales ciudades que estaban bajo su control, el Estado Islámico aún domina una serie de poblaciones en la rivera iraquí del Eúfrates, en Siria, y en zonas desérticas en ambos países.

(Fuente: Agencias)

La liberación de Al Raqa acelerará la campaña contra el Estado Islámico en el este de Siria

(SOS).- La pérdida de Al Raqa, antigua capital del Califato proclamado por el Estado Islámico, ha supuesto un duro golpe para los extremistas que, como avanzaron hoy las milicias kurdas y sus aliados, permitirá acelerar la campaña contra el grupo yihadista en el este de Siria.

“La liberación de Al Raqa va a hacer que se acelere la ofensiva en Deir ez-Zor y Al Hasaka” en el noreste del país, señaló la portavoz de la operación Tormenta de Al Yazira de las FSD, Lilwa Ani.

En su opinión, “es natural que lleguen refuerzos de las FSD para la campaña Tormenta de Al Yazira”, como se denomina el operativo de esta alianza —liderada por milicias kurdas y apoyada por la coalición internacional— contra el Estado Islámico en el sur de la provincia de Al Hasaka y el este de Deir ez-Zor.

Hace tres días, las FSD anunciaron la derrota de la organización radical suní en Al Raqa, tras más de cuatro meses de asalto a la ciudad.

En declaraciones a la prensa, el portavoz de las FSD, Talal Salu, adelantó que van a concentrar sus esfuerzos en expulsar a los extremistas de Al Hasaka y Deir ez-Zor.

“Tras la victoria en Al Raqa, una parte de nuestras fuerzas se dirigirá a reforzar la campaña lanzada el 9 de septiembre para liberar totalmente Al Yazira y el este del Éufrates”, explicó Salu, en alusión a Al Hasaka y Deir ez-Zor.

El portavoz de las FSD añadió que el resto de sus combatientes permanecerá en Al Raqa, por si los yihadistas regresan y para proteger a los civiles.

Uno de los comandantes de las FSD, Kino Gabriel, dirigente del Consejo Militar Siriaco Sirio (CMSS), apuntó que, tras la derrota del Estado Islámico en Al Raqa, no tienen muchos milicianos en la población.

A partir de ahora, “nos centraremos en defender las zonas que hemos liberado en el último año. Disponemos, además, de grupos en el norte de Deir ez-Zor y continuaremos la batalla, vamos a tomar parte en la liberación de esa provincia”, dijo el comandante Kino Gabriel.

Por su parte, la coalición internacional, comandada por Estados Unidos, aseguró que continuará apoyando a las FSD en la batalla contra los yihadistas.

“La coalición seguirá respaldando a nuestros socios probados, las FSD, en la lucha contra el Estado Islámico en la región hasta que sea completamente vencido”, manifestó una fuente de la Oficina de Asuntos Públicos de la alianza internacional.

Esta ayuda a las FSD se materializa en el empleo de “todos los activos de inteligencia, bombardeos de precisión y asesoramiento de combate”, explicó la citada fuente, que no precisó cuál será el siguiente objetivo después de Al Raqa.

Si las facciones kurdas y sus aliados toman la ciudad de Markada, localizada en el sur de Al Hasaka y cerca de la frontera con Irak, tan solo quedarán en manos de la organización radical suní en la provincia algunos pueblos y aldeas situados en la línea de suministros desde el territorio iraquí.

Tras su derrota en Al Raqa, los extremistas actualmente están confinados en áreas de Al Hasaka y Deir ez-Zor, así como en el este de la provincia central de Homs.

En paralelo a las operaciones de las FSD, el Ejército sirio está desarrollando su propia ofensiva contra el Estado Islámico en las dos últimas regiones.

Unidades castrenses gubernamentales comenzaron ayer un ataque a gran escala contra los milicianos vestidos de negro en la zona de Huiya Sakr, en la estratégica urbe de Deir ez-Zor.

Pese a su retroceso en Siria, todavía resulta difícil vislumbrar el fin del grupo yihadista, que aún mantiene territorio en Irak, donde el pasado 10 de julio perdió su feudo más importante en este país, la ciudad de Mosul.

Además, varios dirigentes y miembros de la organización radical suní, tanto sirios como extranjeros, huyeron en los últimos días y semanas de Siria —desde Al Raqa, Deir ez-Zor y Homs— a Turquía.

Los extremistas se dirigieron desde esas provincias a áreas bajo control de facciones rebeldes aliadas de Ankara en el norte y el noroeste de Alepo, y desde allí alcanzaron el territorio turco.

(Fuente: Agencias)

El Ejército sirio arrebata al Estado Islámico uno de sus principales feudos

(SOS).- Las fuerzas especiales Tigre del Ejército sirio arrebataron hoy al Estado Islámico el control de la ciudad de Al Mayadin, el que era el bastión principal de los yihadistas en la provincia nororiental de Deir ez-Zor.

“Unidades de las fuerzas armadas sirias, junto a las fuerzas aliadas, recuperaron el control de Al Mayadin”, aseguró una fuente militar.

La liberación de esta urbe y la inminente caída de Al Raqa, considerada la capital del grupo yihadista en Siria, dejan a los extremistas con el control de apenas unos pocos enclaves en el norte y centro del país y con las localidades de escasa entidad situadas a lo largo del Éufrates entre Al Mayadin y la frontera con Irak.

Las milicias kurdas que combaten contra la organización radical suní en la ciudad de Al Raqa están convencidas de que esta localidad será liberada “hoy o mañana”, según un portavoz de las Unidades de Protección Popular (YPG).

“Las batallas continúan en Al Raqa. El Estado Islámico está a punto de acabarse. Hoy o mañana la ciudad podría ser liberada”, informó Nouri Mahmoud, portavoz del grupo armado kurdo que combate contra los yihadistas.

Poco antes del anuncio del portavoz de las YPG, varios testigos vieron cómo un pelotón de autobuses —docenas, según estos observadores— entraban sin ningún tipo de peligro en la ciudad, procedentes de la campiña septentrional. Todo apunta a una evacuación masiva de los combatientes islamistas y sus familiares.

ACNUR alertó de que al menos ocho mil personas permanecen atrapadas en esta ciudad, conquistada por los milicianos vestidos de negro en 2014, y donde ahora el grupo yihadista está atrincherado en dos puntos en particular: el estadio de la ciudad y el hospital anexo, donde según las milicias kurdas mantienen como rehenes y escudos humanos a cientos de personas.

(Fuente: Agencias)

El Ejército sirio expulsa al Estado Islámico de una zona fronteriza con Jordania

(SOS).- El Ejército sirio ha expulsado al Estado Islámico de una zona fronteriza entre la provincia de Rif Damasco y Jordania.

Unidades de las Fuerzas Armadas han retomado un total de 8.000 kilómetros cuadrados en el sureste de la región de Rif Damasco, que ya está libre de cualquier presencia de los yihadistas.

Este logro se ha culminado con la conquista de varios montes y puntos en una área fronteriza con Jordania.

Actualmente, los efectivos gubernamentales desarrollan varias ofensivas contra los milicianos vestidos de negro en distintas partes de Siria, como la provincia nororiental de Deir ez-Zor.

También hay choques intensos entre los extremistas y las fuerzas leales a Damasco, en la ciudad de Al Mayadín, “capital de la provincia de Al Jair”, una de las divisiones territoriales impuestas por los radicales en las zonas que controlan.

Hace dos días, las autoridades anunciaron que habían conseguido cercar Al Mayadín, donde el Ejército sirio entró el viernes pero fue repelido por el grupo yihadista durante el pasado fin de semana.

Por su parte, las FSD —una alianza rebelde liderada por milicias kurdas y apoyada por Estados Unidos— han afirmado hoy que controlan el 90 % de la ciudad siria de Al Raqa (noreste), “antigua capital del Califato” del Estado Islámico.

La portavoz de las FSD, Yihan al Sheij Ahmed, ha explicado a la prensa que hay combates en el 10 % de la población, donde las milicias rebeldes avanzan en dirección al centro de la localidad para estrechar aún más el cerco en torno a los yihadistas.

“En los próximos días, seremos testigos de la liberación de Al Raqa, pero no es seguro que sea en el plazo de una semana, puede que un poco más”, ha apuntado.

Ahmed ha precisado que hay enfrentamientos en los barrios de Al Nahda, el de los kurdos, Al Barid, así como en los alrededores del Hospital Nacional, el estadio municipal y la intersección de Al Naim.

La portavoz ha indicado que al menos diez miembros del grupo radical suní han muerto hoy en los choques, mientras que uno de los radicales se ha entregado a las FSD.

Ahmed ha destacado que desde anoche las FSD han liberado a 195 civiles que estaban atrapados en la urbe y se han incautado de armas y municiones de los extremistas.

“Entre ellos, había mercenarios del Daesh heridos que intentaron huir entre los civiles”, ha detallado.

Las FSD iniciaron el pasado 6 de junio una ofensiva contra el Estado Islámico en Al Raqa con el apoyo de la coalición internacional, comandada por Washington, y de efectivos especiales estadounidenses sobre el terreno.

Ayer, el portavoz de la coalición, el coronel Ryan Dillon, aseguró en Twitter que el 80 % de Al Raqa estaba en manos de las FSD.

(Fuente: Agencias)

El Ejército sirio asedia totalmente uno de los principales feudos del Estado Islámico

(SOS).- Las fuerzas gubernamentales sirias lograron hoy imponer un asedio total al Estado Islámico en la ciudad de Deir ez-Zor (noreste), uno de los feudos principales de los yihadistas en el país.

El Ejército sirio consiguió cercar la urbe después de que tomara el control de partes de la carretera que une Deir ez-Zor con la población de Al Busaira.

Las fuerzas gubernamentales sirias rodearon también el pueblo de Al Huseiniya, cerca de Deir ez-Zor y en la orilla este del río Éufrates a su paso por la zona.

El pasado día 18, el Ejército sirio y sus aliados lograron cruzar a puntos de la ribera este del río situados frente a la localidad de Deir ez-Zor, que se sitúa en la orilla oeste.

Los enfrentamientos entre ambas partes continúan en áreas de la ribera oriental, donde el Estado Islámico trata insistentemente de romper el cerco.

Las fuerzas gubernamentales sirias, apoyadas por la aviación rusa, iniciaron su ofensiva contra la organización radical suní en Deir ez-Zor el pasado 2 de septiembre.

En paralelo, las FSD, una alianza armada rebelde liderada por milicias kurdas y respaldada por Estados Unidos, comenzó su propia campaña contra los extremistas el día 9 en zonas al este del Éufrates.

Deir ez-Zor es uno de los bastiones principales del Estado Islámico en Siria, junto con la ciudad de Al Raqa, antigua capital del autoproclamado Califato.

Las FDS esperan tomar la totalidad de Al Raqa y expulsar al grupo yihadista en menos de un mes, según dijo el lunes un comandante kurdo.

La coalición de milicias kurdo-árabes anunció el pasado 6 de noviembre el comienzo de las operaciones para la reconquista de Al Raqa, en el marco de la ofensiva Éufrates Enfurecido, y desde entonces logró numerosos avances frente a la organización radical suní.

El Estado Islámico colocó minas antipersona en los barrios de la ciudad que controla, después de que las FDS cercaran la localidad desde tres frentes. Los milicianos vestidos de negro también emplearon a francotiradores para disparar contra los civiles.

(Fuente: Agencias)

El Estado Islámico busca reagruparse en sus últimos reductos

(SOS).- El Estado Islámico ha cambiado de estrategia y, en lugar de luchar hasta la muerte como en Mosul, sus combatientes ahora se retiran, como hicieron en Tal Afar ante el asalto del Ejército iraquí y sus aliados, o llegan por primera vez a acuerdos con las fuerzas enemigas, como en la frontera entre Líbano y Siria.

Después de una semana de combates, los yihadistas acordaron el pasado domingo un alto el fuego con el Ejército libanés, las tropas gubernamentales sirias y con el partido-milicia chií Hezbolá, que habían lanzado una operación simultánea a ambos lados de la frontera. Los milicianos vestidos de negro aceptaron ser evacuados hasta Deir ez-Zor, ciudad al este de Siria, asediada desde hace 3 años por las huestes del Califato, a cambio de entregar los restos de los soldados libaneses secuestrados y asesinados en 2014.

La columna formada por una treintena de autobuses y ambulancias, en la que viajaban alrededor de 600 personas entre combatientes y familiares, partió el lunes desde la provincia siria de Qalamun y, después de un día de viaje, alcanzó Deir ez-Zor. La prensa local confirmó la llegada del convoy a esta ciudad fronteriza con Irak.

Este acuerdo, gestionado por Hezbolá como intermediario ante las autoridades de Damasco para que aceptaran que el convoy yihadista cruzara la parte del país que está bajo su control, ha conseguido que la frontera libanesa esté limpia de grupos extremistas por primera vez desde el inicio de la guerra en el país vecino en 2011.

El jeque Hasan Nasralá, líder de Hezbolá, calificó lo ocurrido de “enorme victoria” y destacó que “más allá de la liberación de los 140 kilómetros cuadrados que tenían bajo su poder, esto supone la liberación de todo el territorio libanés de presencia terrorista”. Desde Irak no vieron con tan buenos ojos esta operación ya que supone la llegada de refuerzos enemigos a su frontera y el primer ministro, Haider al-Abadi, rechazó el acuerdo conseguido por el partido-milicia chií.

Este tipo de negociaciones son habituales en Siria y batallas como la de Alepo acabaron de la misma forma, con los milicianos de los grupos armados rebeldes metidos en autobuses para ser trasladados a la provincia de Idlib. Pero es la primera vez que el Estado Islámico acepta una medida de este tipo ya que, hasta la caída de Mosul a comienzos de julio, sus combatientes peleaban hasta la muerte.

Al Raqa y Deir ez-Zor son los dos últimos reductos que le quedan a la organización radical suní en Siria, mientras que en Irak la bandera negra ya solo ondea en Qaim y Hawija. El Califato pierde terreno cada día y parece que los yihadistas prefieren reagruparse en estas últimas posiciones antes de morir combatiendo.