Rusia acusa a la ONU de dar órdenes secretas para frenar la reconstrucción de Siria

(SOS).- El ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, denunció este lunes la existencia de órdenes secretas de la ONU que impiden a sus organismos participar en la reconstrucción de Siria.

“En octubre del año pasado, el Departamento de Asuntos Políticos de la Secretaría de la ONU emitió y divulgó para todo el sistema de Naciones Unidas una directiva secreta que prohíbe a sus organismos participar en proyectos de reconstrucción en Siria”, dijo en una rueda de prensa junto a su homólogo libanés, Yibran Basil.

Lavrov reveló que pidió explicaciones al secretario general de la ONU, António Guterres. “Le pregunté por qué estos temas tienen que ser objeto de directivas secretas, por qué no se ha informado de esto al Consejo de Seguridad (…) y por qué se toman decisiones sin un análisis transparente y objetivo”, detalló.

Guterres, indicó el ministro, le prometió aclarar el origen de dichas órdenes secretas del Departamento de Asuntos Políticos que hasta el pasado mes de marzo estaba dirigido por el estadounidense Jeffrey Feltman, que fue sustituido por su compatriota Rosemary DiCarlo.

El jefe de la diplomacia rusa achacó este supuesto comportamiento de Naciones Unidas al “inaceptable intento de un grupo de países de manipular con fines geopolíticos organismos internacionales cuyos funcionarios deberían ser imparciales e independientes”.

A este respecto, criticó la decisión de Estados Unidos de negarse a financiar la reconstrucción siria por considerar que es un debate “prematuro”. Lavrov subrayó que se trata de “un obstáculo” para el retorno a sus hogares de los más de cinco millones de refugiados y seis millones de desplazados internos.

“El proceso (de retorno) ya ha empezado y es contraproducente hacer exigencias artificiales que lo obstaculizan”, consideró. Rusia, así como Líbano o Jordania —dos de los países que más refugiados sirios acogen—, sostienen que ya es posible el retorno seguro, algo que la ONU y las ONG niegan.

El Gobierno de Damasco y sus aliados, entre los que se cuenta Rusia, auguran que la guerra en Siria llegará pronto a su fin.

De hecho, Rusia y Siria dieron por concluida recientemente la ofensiva en el suroeste del país árabe e indicaron como próximo objetivo Idlib, provincia norteña fronteriza con Turquía y último refugio de los extremistas.

Anuncios

Arabia Saudí confirma las conversaciones con EEUU para el envío de tropas a Siria

(SOS).- El ministro de Exteriores de Arabia Saudí, Adel al Yubeir, ha confirmado que su país está en conversaciones con Washington sobre un eventual envío de tropas árabes al este de Siria.

“Hay conversaciones sobre el tipo de fuerzas que se puedan establecer en el este de Siria y de dónde vendrán. Estas conversaciones siguen en marcha”, ha dicho Al Yubeir en una rueda de prensa en Riad junto al secretario general de la ONU, António Guterres, de visita en el país.

El diplomático ha destacado que la idea “no es nueva” ya que Riad había ofrecido antes a la Administración del anterior presidente estadounidense, Barack Obama, la posibilidad del envío de fuerzas de la coalición árabe liderada por Arabia Saudí, “pero los americanos no contestaron y no hemos tomado una decisión al respecto”.

En cuanto a la financiación saudí a las tropas en Siria, Al Yubeir ha asegurado que su país siempre “ha mantenido una parte de la carga” económica.

Las declaraciones del titular de Exteriores saudí se han producido después de que The Wall Street Journal revelara que el Gobierno de Washington quiere establecer una fuerza árabe que reemplace su presencia militar en Siria y ayude a estabilizar el noreste del país.

El diario económico estadounidense, que cita a fuentes del Gobierno de Donald Trump, señaló que Washington está buscando que Arabia Saudí, Qatar y Emiratos Árabes Unidos aporten miles de millones de dólares para reconstruir el norte de Siria y envíen tropas a esa región.

(Fuente: Agencias)

La enésima reunión del Consejo de Seguridad sobre Siria concluye con fuertes divisiones

(SOS).- El Consejo de Seguridad de la ONU analizó el sábado por la tarde la situación en Siria, por quinta vez esta semana, pero como en las ocasiones anteriores la reunión acabó sin acuerdos y dejó claras las profundas divisiones entre Estados Unidos y Rusia.

Las reuniones, cuatro de ellas públicas y otra a puerta cerrada, intentaban buscar una respuesta conjunta ante las denuncias del ataque, el pasado 7 de abril, en la localidad siria de Duma, cercana a Damasco.

No hubo ningún acuerdo en estas citas sino que, muy al contrario, el Consejo de Seguridad, corazón de la diplomacia mundial para buscar la paz, fue escenario de múltiples muestras de provocaciones bélicas con la excusa de la actual situación en el país árabe.

Ya el pasado lunes, la embajadora Nikki Haley afirmó que Estados Unidos respondería al supuesto ataque en Duma, que atribuyó al Gobierno sirio, con o sin el apoyo del Consejo de Seguridad.

Al día siguiente, el organismo permanente de la ONU rechazó tres resoluciones sobre el caso, y en esa reunión el embajador ruso ante Naciones Unidas, Vasili Nebenzia, advirtió del riesgo de una “guerra” entre su país y Estados Unidos si Washington lanzaba un ataque contra Siria.

Hubo aún otras dos reuniones, una el jueves, a puerta cerrada, y otra el viernes, ya abierta, en ambos casos sin que hubiera señales claras de que el Consejo de Seguridad pudiera alcanzar acuerdos para evitar una escalada de la tensión si Washington cumplía sus amenazas.

Esa acción armada se llevó a cabo en la madrugada del viernes al sábado, liderada por Estados Unidos con el apoyo del Reino Unido y Francia, y tuvo como objetivo la capital, Damasco, y la provincia de Homs.

Ayer mismo, el Consejo fue convocado de urgencia a raíz del ataque, en medio de la advertencia hecha el viernes por el secretario general de la ONU, António Guterres, de que “la Guerra Fría ha vuelto” por las profundas diferencias entre las dos potencias mundiales.

Guterres lo reiteró en las últimas horas, cuando apeló a todos los estados miembros de la ONU “para que muestren moderación en estas peligrosas circunstancias”.

“La situación en Siria —recalcó— representa hoy en día la amenaza más seria contra la paz y la seguridad internacionales”.

En la sesión de este sábado, Estados Unidos renovó sus amenazas y advirtió que Washington tiene sus armas “preparadas y cargadas” para disparar de nuevo.

Así se lo dijo a Haley el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuando hablaron ayer sobre el caso de Siria. La embajadora aseguró que “cuando el presidente dibuja una línea roja, hace que se cumpla”.

Rusia, por su parte, acusó a Estados Unidos y sus aliados de “pisotear” la Carta de Naciones Unidas y el derecho internacional por la acción armada de las últimas horas, anunciada con argumentos legales que Moscú cree son “vergonzosos”.

“Es vergonzoso que para ejecutar una agresión (a otro país) se invoque un artículo de la Constitución de Estados Unidos”, afirmó el embajador ruso ante la ONU.

Nebenzia se refería a palabras del secretario de Defensa norteamericano, James Mattis, que al dar detalles del ataque poco después de lanzarlo invocó el artículo 2 de la Constitución de su país, que permite “el uso de fuerzas militares fuera del país para defender importantes intereses nacionales estadounidenses”.

“Estados Unidos tiene un interés nacional importante para evitar el empeoramiento de la catástrofe en Siria”, afirmó el jefe del Pentágono.

Las gestiones de la ONU no se han acabado, en principio, ya que Francia anunció su intención de preparar un borrador de resolución sobre Siria, promover el cese al fuego e impulsar una solución política a la guerra que comenzó en ese país en 2011.

Esa resolución, si llega a la mesa del Consejo, será la quinta desde las denuncias del supuesto ataque en Duma. Las tres primeras fueron rechazadas el martes y la cuarta, presentada por Rusia y que buscaba una condena unánime del organismo permanente de la ONU por el ataque de las últimas horas, no logró ayer los votos necesarios.

Mientras, Rusia ha convocado para el próximo lunes una reunión extraordinaria del Grupo Internacional de Apoyo a Siria. “A petición de Rusia, como uno de los copresidentes del organismo, se ha decidido convocar una reunión extraordinaria del grupo el 16 de abril”, anunció hoy la portavoz de la misión rusa en la sede de Naciones Unidas en Ginebra, Olga Zhigalova.

Por su parte, los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) discutirán mañana en Luxemburgo la respuesta al supuesto ataque que tuvo lugar el pasado 7 de abril en Duma. Los 28 también abordarán la estrategia a seguir con Rusia, principal valedor de las autoridades de Damasco y actor necesario para tratar de resolver la crisis siria.

(Fuente: Agencias)

Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia lanzan un ataque conjunto contra Siria

(SOS).- El presidente de Rusia, Vladimir Putin, calificó el ataque contra Siria de Estados Unidos, Reino Unido y Francia como un “acto de agresión”. En un comunicado difundido este sábado por el Kremlin, el líder ruso acusó a Washington de agravar la crisis humanitaria en el país árabe y de saltarse las normas del derecho internacional y la carta de la ONU.

“Sin la sanción del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en violación de la Carta de la ONU, las normas y principios del derecho internacional, se ha cometido un acto de agresión contra un Estado soberano que está a la vanguardia de la lucha contra el terrorismo”, aseguró Putin.

“El agravamiento actual de la situación en torno a Siria tiene un impacto devastador en todo el sistema de relaciones internacionales. La historia pondrá todo en su lugar, y ella ya le ha dado una gran responsabilidad a Washington por sus sangrientas represalias contra Yugoslavia, Irak y Libia”, dijo el líder ruso, refiriéndose a otras intervenciones militares estadounidenses de las últimas décadas.

Putin advirtió de que las acciones de las potencias occidentales solo sirven para ayudar al terrorismo. “Rusia condena con la mayor seriedad el ataque contra Siria, donde los militares rusos están ayudando legalmente al Gobierno en la lucha contra el terrorismo”, prosiguió.

Según el jefe del Kremlin, el ataque puede provocar una nueva oleada de refugiadas procedentes de la región. “Con sus acciones, Estados Unidos empeora aún más la catástrofe humanitaria en Siria, lleva el sufrimiento a la población civil, y de hecho, consiente a los terroristas que torturan desde hace siete años al pueblo sirio”, detalló Putin.

El mandatario también anunció que Rusia ha convocado una reunión urgente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas “para discutir las acciones agresivas de Estados Unidos y sus socios”.

Por su parte, el embajador de Rusia en Washington, Anatoli Antonov, indicó que el ataque lanzado contra Siria por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, Reino Unido y Francia “no se quedará sin consecuencias”.

“Los peores presagios se han cumplido. No han escuchado nuestras advertencias. Nos vuelven a amenazar. Habíamos advertido de que estas acciones no se quedarán sin consecuencias. Toda la responsabilidad recae en Washington, Londres y París”, subrayó Antonov en una declaración oficial difundida por la Embajada.

Ante esta escalada bélica, el secretario general de la ONU, António Guterres, instó a los países miembros de la organización a que muestren moderación “en estas circunstancias peligrosas” y se mantenga el respeto al derecho internacional.

“Insto a todos los estados miembros a que muestren moderación en estas circunstancias peligrosas y eviten cualquier posible escalada de la situación y el sufrimiento del pueblo sirio”, aseveró Guterres.

El secretario general de la ONU también recordó que el Consejo de Seguridad tiene como “principal responsabilidad el mantenimiento de la paz y la seguridad”, y pidió a sus miembros que se mantengan unidos “y asuman esa responsabilidad”.

Los misiles empezaban a caer sobre Siria cuando el presidente Donald Trump —en una declaración solemne desde la Casa Blanca— anunciaba esta madrugada “una operación militar combinada con las fuerzas armadas de Francia y el Reino Unido” en respuesta al supuesto ataque del pasado fin de semana en la ciudad de Duma, atribuido al Gobierno sirio.

Una hora más tarde del anuncio de Trump, el jefe del Estado mayor del Ejército estadounidense, el general Joe Dunford, señalaba desde el Pentágono que el ataque perpetrado de manera conjunta por las fuerzas aéreas y navales de los tres países había terminado.

El secretario de Defensa, James Mattis, explicó que se trataba de “ataques puntuales” dirigidos contra objetivos concretos y aclaró que por ahora “no hay planeadas más” intervenciones.

Según el Pentágono, Francia aportó a la operación cuatro aviones de combate y cuatro buques de guerra, Reino Unido participó con ocho aviones de combate, y Estados Unidos llevó el grueso de la operación con un destructor, un submarino y cinco aviones de combate. Washington no avisó a Moscú del comienzo de la operación militar.

Después de varios días de discusiones y mensajes contradictorios, la Casa Blanca decidió seguir adelante con el plan anunciado por el presidente norteamericano de lanzar misiles “nuevos, bonitos e inteligentes” contra Siria sin esperar al permiso del Congreso ni a las conclusiones de la investigación internacional sobre el supuesto ataque contra Duma.

El Gobierno sirio denunció “la agresión tripartita” occidental como “una violación flagrante del derecho internacional” que está “condenada al fracaso”.

Las autoridades de Damasco condenaron “en los términos más fuertes” la “agresión bárbara y brutal” de Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra varios puntos en la capital y en la provincia de Homs. “La agresión de los regímenes arrogantes y de la hegemonía occidental fue el resultado de la frustración después de que el proyecto conspiratorio en Siria no tuviese resultado”, apuntaron.

Horas después del bombardeo perpetrado esta madrugada, el portavoz de la Comandancia General del Ejército sirio, Ali Maihub, declaró que el ataque contra Siria “no ha afectado a la capacidad militar” del país árabe.

Maihub dijo que sus sistemas de Defensa Aérea han logrado, “con alta competencia”, interceptar una gran cantidad de misiles de crucero —el Ejército derribó al menos 71 de los 105 proyectiles que fueron disparados desde los buques de guerra y los aviones de combate de las potencias agresoras— que iban dirigidos contra el pueblo sirio.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, tachó a su vez de “criminales” a los dirigentes de las tres naciones que han llevado a cabo la operación, que recibió el apoyo de la OTAN y la Unión Europea.

China —miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU— rechazó el ataque y recordó su “oposición al uso de la fuerza en las relaciones internacionales”. Las autoridades del gigante asiático reclamaron un regreso “a la ley internacional” y una “solución política”.

Mientras, Trump agradeció a Francia y a Reino Unido su colaboración en el ataque “perfectamente ejecutado” en Siria y proclamó que “no se podía obtener mejor resultado. ¡Misión cumplida!”.

De la mano del presidente francés, Emmanuel Macron, y la primera ministra británica, Theresa May, Trump lideró la ofensiva más contundente contra objetivos sirios desde que estalló en 2011 la guerra en el país árabe.

(Fuente: Agencias)

El Consejo de Seguridad aprueba una tregua en Siria

(SOS).- El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó este sábado una resolución que demanda una tregua de 30 días en toda Siria con el fin de facilitar el suministro de ayuda humanitaria y las evacuaciones de heridos y enfermos. Tras cerca de dos semanas de intensas negociaciones, finalmente salió adelante un texto de compromiso con el apoyo unánime de los quince Estados miembros.

El Consejo de Seguridad ordena que, una vez que el cese de las hostilidades sea efectivo, todas las partes permitan el acceso seguro de convoyes humanitarios de Naciones Unidas y sus socios a cualquier punto necesitado de ayuda. Además, exige que se facilite la entrada de personal sanitario para atender a heridos y enfermos y que se autorice a la ONU a llevar a cabo evacuaciones médicas cuando sea necesario.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, celebró la resolución aprobada por el Consejo de Seguridad y dijo esperar que se adopte de manera inmediata.

“El secretario general acoge con satisfacción la aprobación por parte del Consejo de Seguridad de una resolución que exige el cese de las hostilidades en Siria durante al menos 30 días”, indicó en un comunicado el portavoz de Guterres, Stéphane Dujarric.

Además, subrayó que el secretario general espera que la resolución, con la que se busca facilitar el suministro de ayuda humanitaria y las evacuaciones de heridos y enfermos, “se implemente y mantenga de manera inmediata”, y señaló que la ONU está preparada para hacer su parte.

Guterres recordó a las partes en conflicto su “obligación absoluta” en virtud del Derecho Internacional Humanitario y de los derechos humanos de proteger “en todo momento” a la población civil y su infraestructura.

En ese sentido, advirtió de que los esfuerzos para combatir el terrorismo no reemplazan esa obligación.

La resolución, impulsada por Suecia y Kuwait, “demanda” a todas las partes del conflicto un alto el fuego humanitario de al menos 30 días en la totalidad del territorio sirio.

La tregua, sin embargo, autorizará que continúen las operaciones militares contra grupos considerados terroristas por la ONU, incluidos el Estado Islámico (EI) y el Frente al Nusra.

(Fuente: Agencias)

El Gobierno sirio condena la agresión turca en la región fronteriza de Afrin

(SOS).- El Gobierno de Siria ha condenado la “agresión” y la “ocupación” lanzada por Turquía en la región de Afrin y ha advertido de que responderá de la forma apropiada, en la medida en que se trata de una presencia de tropas extranjeras en un país soberano.

“La operación militar turca en el norte de Siria es una agresión flagrante”, ha sentenciado el Ministerio de Exteriores. La ofensiva, ha añadido, equivale a una “ocupación” y “será tratada de acuerdo a esta base”.

En una carta remitida al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y a la presidencia de turno del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, las autoridades de Damasco ha acusado a Ankara de “difundir mentiras que no convencen a nadie” para tratar de “justificar” su avance.

Fuentes oficiales han informado de nuevos bombardeos por parte de las fuerzas turcas, a las que han acusado de “causar un gran daño en las viviendas de los ciudadanos y la infraestructura”. En el décimo tercer día de ataques, han muerto “al menos dos civiles”, entre ellos un niño.

Mientras, Estados Unidos ha insistido en las últimas horas en la legitimidad de las preocupaciones de Turquía ante la presencia de milicias kurdas en la región siria de Afrin, cerca de la frontera turca, y ha dicho que, aunque ambos países “no siempre” ven la situación de la misma forma, seguirán trabajando juntos.

“Turquía es un aliado de la OTAN y, aunque no siempre vemos las cosas de la misma manera, seguiremos trabajando juntos”, ha afirmado la portavoz del Departamento de Defensa, Dana White, en una rueda de prensa en el Pentágono.

White, que ha asegurado que Washington y Ankara mantienen conversaciones “constantemente”, ha aseverado que Estados Unidos ha subrayado al Gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan la necesidad de “limitar la operación (militar)” y que le ha pedido que “se contenga” con el fin de evitar bajas civiles.

Por su parte, el teniente general Kenneth McKenzie, director del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, ha insistido, como viene haciendo desde hace días el Gobierno del presidente Donald Trump, en que la preocupación de Ankara es “legítima”, pero ha reiterado que ambos países deben permanecer “centrados” en su objetivo común que, según ha señalado, es derrotar al Estado Islámico.

El Ejército estadounidense lidera una coalición internacional en la región en la que participan las FDS y combatientes kurdos.

Turquía ha mostrado su preocupación por la posibilidad de que esta alianza pueda dar pie a que los kurdos vean legitimadas sus históricas reclamaciones territoriales y ha criticado a Estados Unidos por dotar de armamento a los combatientes kurdos, ante el temor de que las armas puedan acabar en manos de la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que Ankara considera una organización terrorista.

(Fuente: Agencias)

Rusia dice que se han creado las condiciones para pasar la página trágica del conflicto sirio

(SOS).- El presidente de Rusia, Vladimir Putin, consideró que se han creado las condiciones en Siria para “pasar la página trágica” del conflicto, en su mensaje en la inauguración del Congreso de Diálogo Nacional Sirio en la ciudad de Sochi (mar Negro).

“Se puede considerar que a día de hoy se han creado las condiciones para pasar la página trágica en la historia de Siria”, señaló Putin en su mensaje, leído por el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov.

El mandatario ruso subrayó que ha llegado el momento de abrir un diálogo “realmente efectivo” entre todos los sirios con el fin de lograr un arreglo pacífico bajo los auspicios de la ONU y sobre la base de la resolución 2254 sobre una transición política en el país árabe.

Aseguró que el foro está llamado a “unir al pueblo sirio después de casi siete años de conflicto armado que ha sesgado la vida de cientos de miles de personas y forzado a varios millones a abandonar su patria”.

“Se presenta una buena oportunidad de hacer realidad los deseos de los sirios de poner fin a la guerra entre hermanos, acabar definitivamente con el terrorismo y regresar a una vida normal”, insistió.

Putin aseguró que Rusia ha tratado de que este foro, con la participación del Gobierno y parte de las facciones rebeldes, sea lo más representativo posible porque “solo el pueblo de Siria tiene derecho a determinar el futuro de su país”.

El encuentro ha sido boicoteado por la principal coalición rebelde, la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), y por los kurdos, que acusan a Moscú de dar el visto bueno a la operación turca en el noroeste de Siria.

Un grupo de insurgentes viajó esta mañana desde Ankara para tomar parte en el foro, motivo por el que éste comenzó con más de dos horas de retraso.

Pero en el último momento esta delegación rebelde decidió no salir del aeropuerto, supuestamente en protesta porque en el foro únicamente aparezca la bandera oficial de Siria.

El principal objetivo del encuentro es crear una comisión constitucional, que estará encabezada por el enviado de la ONU, Staffan de Mistura, y cuyo objetivo será redactar la nueva Carta Magna del país árabe.

Pese a las ausencias, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, respaldó la iniciativa rusa, que calificó de “importante contribución” para revivir el proceso de paz de Ginebra, encallado desde hace meses.

(Fuente: Agencias)