Turquía acusa a EEUU de dar millones de dólares a terroristas en Siria y promete limpiar Afrin

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha criticado de nuevo a Estados Unidos por apoyar a las milicias kurdas en Siria, y ha denunciado que Washington planea dar cientos de millones de dólares a grupos “terroristas”.

“Si dais apoyo de 500 o 550 millones de dólares del presupuesto a los terroristas, ¿tenemos que decir que es correcto, que vais por el buen camino?”, ha preguntado Erdogan, en referencia a lo que Turquía considera son planes de Estados Unidos para financiar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), las fuerzas kurdas que combaten en Siria contra el Estado Islámico y es aliada de Washington.

Turquía considera a las YPG como una organización terrorista, conectada con el Partido de los Trabajadores Kurdo (PKK), y lanzó el pasado enero una ofensiva contra el grupo en el enclave sirio de Afrin, sobre el que Erdogan ha asegurado que quedará pronto “limpio de terroristas”.

“Este verano va a ser caliente tanto para los terroristas como para quienes los apoyan”, ha advertido el mandatario turco, que ha reiterado que una vez concluida la operación en Afrin, las tropas turcas continuarán hacia Manbech, otra región siria en manos de las YPG y donde, a diferencia de Afrin, sí hay presencia de fuerzas de la coalición internacional contra el Estado Islámico encabezada por Estados Unidos.

“Primero limpiaremos Manbech de terroristas y luego transformaremos el este del Eufrates en una región segura para nosotros y nuestros hermanos y hermanas sirias”, ha aseverado.

Erdogan ha afirmado que tras 35 días de operativo militar, Turquía controla ya 415 kilómetros cuadrados en Afrin, aproximadamente el 20 por ciento del territorio. “Espero que en poco tiempo podamos limpiar Afrin de terroristas y dejar que cientos de miles de sirios (que viven) en nuestro país regresen a sus hogares”, ha señalado.

También ha dicho que el Ejército turco tomara la ciudad de Afrin “tan pronto como sea posible” y luego continuará con “una nueva estrategia”.

El apoyo de Washington a las YPG es el principal punto de fricción en las deterioradas relaciones entre Turquía y Estados Unidos, aliados en la OTAN.

Fue uno de los principales puntos en la agenda de la visita que el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, hizo la semana pasada a Turquía, y que concluyó con el compromiso de establecer mecanismos para recomponer una relación que Ankara asegura ha llegado a un punto crítico.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Turquía y Estados Unidos acuerdan normalizar sus relaciones, dañadas por la guerra en Siria

(SOS).- El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, se reunió hoy con el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, para tratar de recomponer unas relaciones bilaterales dañadas, sobre todo, por el apoyo de Washington a milicias kurdas en Siria que Turquía considera una amenaza.

Tillerson, que inició ayer su visita y se entrevistó durante más de tres horas con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dio una rueda de prensa conjunta con Cavusoglu tras su encuentro en Ankara.

Los cancilleres estadounidense y turco anunciaron un plan para recuperar la sintonía perdida en los últimos tiempos.

Aunque no se detallaron pasos concretos, Cavusoglu sugirió que existe un entendimiento mutuo sobre Manbiy, una región del norte de Siria de la que Turquía quiere expulsar a las milicias kurdas.

“Empezaremos por Manbiy. Lo aseguraremos. Quién administra estas provincias y quién proporciona la seguridad allí es importante para alcanzar la estabilidad. Podemos adoptar pasos con Estados Unidos en esta cuestión después de que los milicianos de YPG/J se retiren de Manbiy”, dijo el ministro turco de Asuntos Exteriores, quien se refirió a este plan como una vieja promesa de Washington, incumplida hasta el momento.

Hasta hoy, Manbiy es una de las villas donde hay apostadas unidades kurdosirias junto a tropas estadounidenses, que las respaldan.

Aunque Tillerson y Cavusoglu no mostraron una sintonía total frente a los periodistas, el norteamericano no desentonó en exceso. Valoró sus relaciones bilaterales, que se remontan a tiempos de la Guerra Fría, como “profundas e importantes”, y declaró que Turquía y Estados Unidos no “actuarán solas” en Siria. Aseguró que la Casa Blanca reconoce el derecho “legítimo” de Turquía de proteger sus fronteras, tal es la justificación turca para intervenir en Afrin, aunque pidió contención para evitar bajas civiles.

Erdogan planteó ayer “claramente” al jefe de la diplomacia estadounidense qué es lo que Turquía espera de Estados Unidos en relación a sus relaciones bilaterales y las prioridades del país en Siria e Irak, según fuentes de la Presidencia turca citadas por los medios locales.

Según esas fuentes, los dos políticos también intercambiaron opiniones sobre la lucha contra el terrorismo.

El principal escollo en las relaciones de los dos países, aliados en la OTAN, es el apoyo que Estados Unidos presta a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que Washington considera esenciales en la lucha contra el Estado Islámico.

Por contra, Turquía cree que las YPG son un grupo terrorista vinculado al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla enfrentada al Estado turco desde hace tres décadas.

Turquía mantiene desde finales de enero una ofensiva contra las YPG en enclave de Afrin, en el norte de Siria, operación que ha amenazado con extender a la zona de Manbech, donde hay efectivos de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, que apoya a las milicias kurdas contra los yihadistas.

Los ministros de Defensa de Estados Unidos y Turquía, James Mattis y Nurettin Canikli, respectivamente, ya trataron ayer este asunto en un encuentro en Bruselas.

Según Canikli, su homólogo estadounidense planteó la posibilidad de que las YPG ayuden a Turquía contra el PKK, algo que el ministro turco ve inviable ya que considera que los dos grupos son lo mismo.

(Fuente: Agencias)

El Consejo de Seguridad de la ONU negocia una resolución para una tregua en Siria

(SOS).- El Consejo de Seguridad de la ONU comenzó a negociar hoy un proyecto de resolución para decretar una tregua humanitaria en Siria que permita asistir a la población más necesitada.

Según dijeron fuentes diplomáticas, los quince Estados miembros mantuvieron hoy discusiones a nivel de expertos en base a un texto presentado por Suecia y Kuwait, responsables del dossier humanitario sirio dentro del Consejo.

La expectativa, según esas mismas fuentes, es que pueda haber una votación a lo largo de esta semana, aunque por ahora no hay nada confirmado.

Rusia, sin embargo, ya ha adelantado su oposición a esta iniciativa, que considera poco realista.

“A nosotros nos gustaría ver un alto el fuego, el fin de la guerra, pero los terroristas, no estoy seguro de que estén de acuerdo”, dijo el pasado jueves a los periodistas el embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia.

El diplomático se expresó así tras una reunión a puerta cerrada en la que el Consejo de Seguridad analizó los últimos acontecimientos en Siria.

La idea de una pausa humanitaria parte de los servicios humanitarios de Naciones Unidas, que este mes pidieron un alto el fuego de al menos un mes para poder asistir a miles de personas en áreas difíciles de alcanzar y para evacuar a los heridos y enfermos.

Suecia y Kuwait retomaron esa iniciativa en su propuesta de resolución al Consejo de Seguridad, donde Rusia es uno de los cinco países con poder de veto.

Mientras, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, advirtió hoy que la ofensiva militar turca en el norte de Siria contra las milicias kurdas podría afectar a las tropas estadounidenses en la zona que apoyan a esos grupos.

“Obviamente no los atacaremos de forma intencionada, pero eliminaremos a todos los terroristas que veamos. Entonces se darán cuenta de que sería bueno para ellos no permanecer al lado de los terroristas”, dijo Erdogan durante un discurso en Ankara.

El mandatario se refirió así a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), aliadas de Estados Unidos en su lucha contra el Estado Islámico y que Turquía considera terroristas.

El pasado 20 de enero el Ejército turco inició una ofensiva en el enclave sirio de Afrin, y el Gobierno turco amenaza con ampliar la operación a Manbech, una región siria en manos de las YPG desde 2016.

A diferencia de Afrin, en Manbech sí hay efectivos de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, que apoya a las milicias kurdas contra los yihadistas.

Ankara ha exhortado repetidamente a Washington a que fuerce la retirada de las YPG de Manbech, algo que no se ha producido.

“Si una organización terrorista ataca a un país aliado, como miembro de la OTAN (Estados Unidos) debe oponerse”, remarcó el presidente turco, tras señalar que “Estados Unidos no es la OTAN”.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, visitará este jueves Ankara para debatir con las autoridades turcas los distintos puntos de fricción entre los dos países, aliados en la OTAN.

Tillerson se reunirá con Erdogan y con el ministro turco de Exteriores, Mevlut Cavusoglu.

(Fuente: Agencias)

El Congreso de Diálogo Nacional Sirio acuerda crear una comisión constitucional

(SOS).- El Congreso de Diálogo Nacional Sirio acordó crear una comisión constitucional que será la encargada de introducir enmiendas a la Carta Magna del país árabe, anunció el enviado especial de la ONU para Siria, Steffan De Mistura.

El mediador de la ONU destacó que ese comité estará integrado tanto por representantes del Gobierno sirio como de una delegación rebelde “ampliamente representada” y se dedicará a aprobar “una reforma constitucional”.

De Mistura admitió que las conversaciones celebradas en el balneario ruso de Sochi no habían sido fáciles, pero que los asistentes habían apoyado abiertamente el proceso de paz de Ginebra auspiciado por Naciones Unidas.

El diplomático italo-sueco aseguró que la comisión comenzará a trabajar en breve en el marco de las negociaciones de Ginebra, cuya próxima ronda aún no ha sido convocada.

El jefe de la delegación rusa, Alexandr Lavrentiev, dijo en rueda de prensa que aún no han sido consensuados los nombres de todos los integrantes de dicha comisión.

Esos nombres aún no acordados deberían corresponder a la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), principal coalición política rebelde y que rechazó la invitación de acudir a la cita de Sochi.

Lavrentiev explicó que, en cuanto a eso ocurra, el trabajo del comité será cedido a De Mistura, que será quien lo encabece en nombre de la ONU.

A su vez, el diplomático ruso se mostró convencido de que el congreso de Sochi, al que asistieron unos 1.600 delegados, estimulará el proceso de paz en Siria.

Los presidentes de Turquía y Rusia, Recep Tayyip Erdogan y Vladimir Putin, subrayaron hoy la importancia de que se cumplan los acuerdos alcanzados en el balneario ruso para hacer avanzar el proceso político en Siria conforme a la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU.

El ministro de Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, y el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, también debatieron en una conversación telefónica los resultados del Congreso de Diálogo Nacional Sirio, indicó una fuente de la Cancillería turca.

(Fuente: Agencias)

Estados Unidos mantendrá indefinidamente su presencia militar en Siria

(SOS).- Estados Unidos mantendrá su presencia militar en Siria hasta asegurar la completa derrota del Estado Islámico para evitar cometer “los mismos errores” de 2011, con la salida “prematura” de Irak, aseguró hoy el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson.

“No podemos cometer los mismos errores que se hicieron en 2011, cuando una partida prematura de Irak permitió al Estado Islámico y otras organizaciones causar el caos y encontrar un cobijo seguro en el país”, afirmó Tillerson en un discurso sobre Siria en Stanford.

El jefe de la diplomacia estadounidense defendió que es “vital para Estados Unidos seguir involucrado” en el conflicto sirio para acabar con todos los “espacios ingobernables” que puedan convertirse en “caldo de cultivo para el Estado Islámico”.

En ese sentido, prometió que Estados Unidos y sus aliados “perseguirán, matarán o capturaran” a los combatientes restantes de la organización radical.

Tillerson evitó especificar cuántos efectivos tiene Estados Unidos en Siria, una cifra que los analistas estiman que se sitúa en unos miles de soldados, la mayoría de fuerzas especiales.

En su discurso en el Hoover Institute de la Universidad de Stanford, defendió que el presidente Trump, en contraposición a su predecesor, Barack Obama, ha ordenado operaciones agresivas “para conseguir resultados claros rápidamente” y ha dado a sus líderes militares “más libertad” para emprender acciones que lleven a la derrota de los yihadistas.

El secretario de Estado atribuyó a esa estrategia el hecho de que el Estado Islámico “haya perdido su Califato físico”.

Por su parte, el Departamento de Defensa norteamericano indicó hoy que “Estados Unidos seguirá entrenando a fuerzas locales en Siria” con el objetivo de “mejorar la seguridad de las personas desplazadas que retornan a sus comunidades devastadas”.

“Eso es esencial para que el Estado Islámico no pueda emerger de nuevo en zonas liberadas sin gobierno”, añadió el Pentágono en un comunicado.

(Fuente: Agencias)

EEUU y Rusia aprueban una declaración conjunta sobre la crisis en Siria

(SOS).- Los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y Rusia, Vladimir Putin, han coincidido este sábado en que no hay “una solución militar” para la guerra en Siria, según ha informado el Kremlin, que ha publicado en su página web una declaración conjunta adoptada durante la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC, por sus siglas en inglés).

“El arreglo político definitivo al conflicto debe ser hallado en el marco del proceso de Ginebra, de conformidad con la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU”, han señalado ambos líderes mundiales.

Según el texto acordado, los mandatarios han expresado “su satisfacción por los esfuerzos exitosos de EE.UU. y Rusia para evitar más eficazmente incidentes peligrosos entre militares estadounidenses y rusos, que han permitido elevar considerablemente las bajas del Estado Islámico (EI) en los campos de batalla en los últimos meses”. Putin y Trump han recalcado que “estos esfuerzos continuarán hasta la derrota definitiva del EI”.

Los dos dirigentes han confirmado su respaldo a la soberanía, independencia e integridad territorial de Siria y han llamado a “todas las partes sirias a participar activamente en el proceso político de Ginebra y a apoyar los esfuerzos que apunten a garantizar su éxito”.

Los presidentes han abordado “la necesidad de disminuir los sufrimientos humanos en Siria” y han realizado “un llamamiento a todos los países miembros de la ONU a aumentar su aportación para satisfacer las necesidades humanitarias durante los próximos meses”.

El documento, consensuado por el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, y el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, ha sido aprobado por los dos mandatarios en un breve encuentro durante la cumbre de la APEC, según ha explicado el portavoz de Putin, Dmitri Peskov.

En declaraciones a la prensa, Donald Trump ha afirmado que su acuerdo con el jefe de Estado ruso salvará muchas vidas en Siria. “Hemos llegado muy rápido a un acuerdo. Va a salvar un número tremendo de vidas”, ha asegurado el presidente estadounidense a bordo del Air Force One.

Por su parte, Vladimir Putin ha dicho que “es bastante obvio que el trabajo de combate para eliminar el foco terrorista en Siria está llegando a su fin”. “Ahora lo más importante es completar este trabajo y consolidar los acuerdos en las zonas de distensión, concretar el alto al fuego, crear las condiciones para el inicio del proceso político”, ha insistido el presidente de Rusia.

(Fuente: Agencias)

Estados Unidos y Rusia hablan de nuevo sobre la evolución del conflicto sirio

(SOS).- El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, y el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, han mantenido una nueva conversación telefónica sobre la evolución de las ofensivas militares en Siria, donde sus respectivos gobiernos apoyan a distintos bandos.

La llamada de teléfono ha tenido lugar el sábado, después de que las fuerzas rebeldes respaldadas por Estados Unidos en el conflicto denunciasen un supuesto ataque de fuerzas aliadas al Gobierno sirio en la provincia de Deir ez-Zor.

El Ministerio de Exteriores ruso no ha aclarado en su comunicado si Tillerson y Lavrov han tratado esta nueva polémica, y se ha limitado a decir que dialogaron sobre la lucha antiterrorista en Siria. Además, discutieron los últimos avances relativos a los procesos de paz de Astaná y Ginebra, este último impulsado por la ONU.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos también ha denunciado ayer que aviones de combate rusos realizaron un bombardeo en una zona al este del río Éufrates, en la región de Deir ez-Zor, en la que había presencia de asesores de la coalición internacional antiyihadista que lidera Washington. El ataque ha causado heridas a varios miembros de las FDS, milicias rebeldes aliadas de Estados Unidos, pero no hay bajas entre los asesores extranjeros.

“Municiones rusas han impatado en una zona en la que los rusos sabían que había miembros de las FDS y asesores de la coalición”, ha apuntado el Pentágono en un comunicado. “Hay varios combatientes de las FDS heridos”, ha añadido.

Por su parte, Rusia ha asegurado hoy haber informado a Estados Unidos de las zonas en la provincia de Deir ez-Zor que son objetivo de su aviación, por lo que no entiende cómo milicias rebeldes kurdas respaldadas por Washington acabaron en territorios controlador por el Estado Islámico.

“Sólo los representantes de la coalición internacional pueden responder de qué manera sus consejeros y los rebeldes pudieron infiltrarse en zonas controladas por el Estado Islámico en la parte oriental de Deir ez-Zor”, ha dicho el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, el general Igor Konashenkov.

“Para evitar escaladas innecesarias, el mando de las tropas rusas en Siria informó a los estadounidenses de las fronteras dentro de las cuales se lleva a cabo la operación militar en Deir ez-Zor. La aviación rusa ataca puntualmente sólo zonas controladas por el Estado Islámico”, ha subrayado Konashenkov en un comunicado difundido por su ministerio.

Las fuerzas rusas, ha insistido, “destruyen en primer lugar puntos desde los que los terroristas disparan contra las tropas sirias” en ambas orillas del río Éufrates.

En los últimos días, las fuerzas gubernamentales sirias y las de las FDS han convergido desde el oeste y el norte sobre la ciudad de Deir ez-Zor, que llevaba más de 3 años bajo asedio de las milicias del Estado Islámico.

Las FDS han advertido de que no permitirán a las tropas gubernamentales cruzar el Éufrates y desde Damasco amenazan con combatir a cualquier fuerza armada ilegal presente en el país.

(Fuente: Agencias)