Las fuerzas kurdas reclutan a adolescentes de familias vulnerables en el norte de Siria

(SOS).- Las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) kurdas, principal fuerza de las FDS, han reclutado a menores vulnerables de familias desplazadas, incluso sin su permiso, denunció Human Rights Watch (HRW).

La ONG señaló en un comunicado que el grupo recluta a adolescentes de las familias más vulnerables en los campos de desplazados del norte de Siria, incluso sin el conocimiento de sus parientes y a pesar de haber prometido que dejaría de alistar a menores en sus filas.

La madre de uno de ellos dijo a la ONG que su hijo, que tenía 16 años cuando fue reclutado, murió en enfrentamientos entre las YPG y el Estado Islámico en la ciudad de Al Raqa, el que fuera el principal bastión de los yihadistas en el noreste de Siria.

Mientras, la madre de una joven de 16 años dijo a HRW que recibe 300 dólares al mes, el “sueldo” de su hija, pero no ha podido comunicarse con ella en los pasados seis meses, a pesar de haber solicitado información a la administración del campamento donde fue reclutada.

Otra mujer dijo a la organización que su hija de 13 años se alistó, a pesar de que la madre se lo prohibiera, y lleva un mes desaparecida. “Somos pobres y le dijeron a mi hija que le darían dinero y ropa”, apuntó.

HRW destacó que envió una carta el pasado 29 de junio a las YPG y a la principal formación política kurdosiria, el Partido de la Unión Democrática (PYD), solicitando información sobre las medidas para prevenir el reclutamiento y la participación de menores en el conflicto armado en las áreas bajo control kurdo.

Según la ONG, la administración autónoma kurda respondió que los niños de 16 y 17 años pueden alistarse, incluso sin el consentimiento familiar, pero “no se les permite luchar”, sino que “reciben formación intelectual y profesional” en centros especializados.

La organización respaldó su denuncia en datos de la ONU, que muestran un aumento en el reclutamiento de menores por parte de las YPG en 2017, cuando se registraron 244 casos, casi cinco veces más que al año anterior, y en al menos tres de ellos los adolescentes fueron secuestrados para obligarles a luchar en las filas de la milicia.

Las FDS reciben el apoyo de Estados Unidos y han jugado un papel fundamental en la lucha contra el Estado Islámico en Siria, donde han arrebatado a los radicales amplios territorios en el norte del país.

Anuncios

Turquía y EEUU patrullan los alrededores de la región siria de Manbij

(SOS).- El Ejército turco comenzó hoy a patrullar los alrededores de la región de Manbij, en el noreste de Siria, como parte de un acuerdo alcanzado con Estados Unidos para reducir las tensiones en esa zona dominada por milicias que Ankara considera “terroristas”.

“El 18 de junio de 2018 las Fuerzas Armadas turcas empezaron a patrullar la línea de frente de Manbij”, informó el Estado mayor turco en su cuenta oficial de Twitter.

Blindados turcos escoltados por helicópteros estadounidenses patrullaron durante tres horas a lo largo de un arroyo a unos once kilómetros de Manbij, cerca de la región de Yarabulus, en el norte del país árabe.

Según el comunicado castrense, la acción militar forma parte del acuerdo entre Washington y Ankara anunciado el 4 de junio, según el cual ambos países vigilarán la salida de la milicia kurdosiria Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que controla el bastión desde 2016.

Las YPG reciben el apoyo de Estados Unidos en la lucha contra el Estado Islámico, pero son consideradas por Ankara una organización terrorista por sus vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

El respaldo de Washington a las YPG ha generado grandes tensiones diplomáticas entre los dos países, aliados en la OTAN.

Un día después de anunciar el acuerdo, la comandancia general de la milicia kurdosiria declaró su retirada del bastión.

Aunque las YPG se han ido, las FDS, la alianza armada en la que están integradas y de la que forman parte la mayoría de los combatientes, siguen presentes en la región.

“Dijimos que las YPG se retirarían de Manbij y han desaparecido. Dijimos que las tropas turca patrullarían y hemos empezado a hacerlo”, declaró hoy el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

Ankara ha amenazado en varias ocasiones con llevar a cabo una operación militar en Manbij para expulsar a las YPG del territorio, similar a la que efectuó en el mes de enero contra esa milicia en el enclave sirio de Afrin.

Milicias pro Ankara y kurdas desmienten la entrada de Turquía en la ciudad siria de Tel Rifaat

(SOS).- Una facción armada aliada de las autoridades de Ankara y las milicias kurdosirias negaron hoy que las fuerzas de Turquía y sus aliados hayan entrado y tomado el control de la ciudad de Tel Rifaat, en el norte de Siria, tras un acuerdo con Rusia.

El comandante de la Brigada Sultán Murad, Ahmad Ozman, cuyo grupo forma parte del ELS, dijo a la prensa que hay negociaciones con Rusia para “la entrega pacífica de Tel Rifaat”, situada a unos 33 kilómetros al oeste de la región de Afrin, en la provincia siria de Alepo.

Ozman destacó que esperan que esto pueda producirse en breve sin derramamiento de sangre “ya que hay grandes avances en las conversaciones sobre este asunto”.

La Brigada Sultán Murad es uno de los grupos que colaboran con el Ejército turco, que el 20 de enero lanzó una ofensiva contra el enclave sirio de Afrin, que estaba dominado por la principal milicia kurdosiria, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG).

Anteriormente, fuentes locales habían informado de que Rusia entregó hoy a las fuerzas turcas y a las facciones armadas pro Ankara el dominio de Tel Rifaat, que estaba en manos de las FDS, una alianza armada encabezada por las YPG y aliada de Estados Unidos.

Esas fuentes explicaron que fueron las propias tropas rusas destacadas en Tel Rifaat las que entregaron el control de la localidad a los efectivos turcos y sus aliados, tras un acuerdo en las últimas horas entre ambas partes.

Sin embargo, las citadas fuentes poco después señalaron que las tropas turcas habían detenido su avance en las afueras de Tel Rifaat, después de que las FDS rechazaran abandonar la urbe por la presencia de decenas de miles de desplazados originarios del enclave de Afrin.

Las fuerzas rusas se encuentran en Tel Rifaat desde que Turquía iniciara su ofensiva en la región siria de Afrin, donde estaban desplegadas con anterioridad en aplicación de un pacto de colaboración con las FDS para entrenar a sus efectivos en la lucha contra el Estado Islámico.

Un portavoz de las YPG, Brusek Hasaka, negó también que las fuerzas turcas y “sus mercenarios” hayan ocupado Tel Rifaat y detalló que esas afirmaciones se enmarcan en la “guerra informativa”.

“Nuestras fuerzas están presentes en áreas de Shahba (donde se ubica Tel Rifaat) y resistirán cualquier intento de ocuparla”, afirmó Hasaka en un comunicado publicado en la web de las YPG.

(Fuente: Agencias)

Siria exige a Turquía que retire sus tropas de su territorio

(SOS).- El Gobierno sirio exigió este lunes a Turquía que retire sus tropas de inmediato de su territorio, después de que el Ejército turco tomara el control de la ciudad siria de Afrin, en el noroeste del país árabe.

Las autoridades sirias realizaron esta petición en dos cartas enviadas por su Ministerio de Exteriores a la Secretaría General y el Consejo de Seguridad de la ONU.

“Al mismo tiempo que la República Árabe de Siria condena la ocupación turca y sus crímenes insta a las fuerzas turcas invasoras a retirarse de inmediato del suelo sirio que ocupan”, señaló Exteriores en las citadas misivas.

El Gobierno de Damasco también solicitó al Consejo de Seguridad que “asuma su responsabilidad para detener estos ataques y trabaje para la retirada inmediata de las fuerzas turcas del territorio sirio”.

El ministerio dijo que la ocupación turca de la ciudad de Afrin “es un acto ilegal que contradice los principios y la Carta de la ONU”.

Asimismo, denunció que miles de civiles han muerto y resultado heridos, mientras que decenas de miles han sido obligados a desplazarse de sus casas en Afrin.

El Gobierno sirio aseguró que las fuerzas turcas llevan a cabo “una política de limpieza étnica” y han saqueado las propiedades de los ciudadanos y destruido sus casas, además de arrestar a muchos en centros de detención, lo que “contraviene la ley humanitaria internacional”.

Recordó que todas las resoluciones del Consejo de Seguridad sobre Siria defienden la preservación de su integridad territorial y de su pueblo, y el respeto a su soberanía.

Sin embargo, “el régimen de (Recep Tayyip) Erdogan no solo ha violado las normas más básicas de buena vecindad sino que amenaza con ocupar más partes de Siria en las provincias de Alepo, Al Raqa y Hasaka”, apuntó el Ministerio de Exteriores.

En su opinión, “estas políticas (turcas) no pueden separarse de la agresión continua de Estados Unidos y su coalición ilegal contra la soberanía de Siria y la unidad de su territorio y su pueblo”.

El Gobierno sirio advirtió de que estas prácticas no solo amenazan las vidas de civiles y la integridad de Siria, sino que también prolongan la guerra “para servir al terrorismo y sus patrocinadores y amenazan la paz y la seguridad en la región y el mundo”.

Por su parte, el presidente de Turquía anunció este lunes que su operación militar contra las fuerzas kurdas no terminará con la toma de la ciudad de Afrin, sino que continuará por todo el norte de Siria e incluso en Irak.

“Hemos terminado la parte más importante de la operación Rama de Olivo, al entrar en la ciudad de Afrín. Ahora continuará hasta Manbech, Kobani, Tel Abiad y Ras al Ain”, enumeró Erdogan.

Además, las tropas turcas podrían lanzar en “cualquier noche” una ofensiva en las montañas de Sinyar, en el noroeste de Irak.

“Hemos cambiado nuestro concepto de lucha antiterrorista: ahora vamos a los lugares donde ellos tienen sus raíces”, aseveró el presidente turco durante un discurso ante representantes de la Judicatura en Ankara.

Respecto a la toma de Afrin, Erdogan explicó que todavía falta “limpiar la zona de explosivos”.

“Estados Unidos está profundamente preocupado por los informes que han llegado desde la ciudad de Afrin en las últimas 48 horas”, declaró ayer mismo el Departamento de Estado mediante un comunicado.

El avance de las tropas turcas, que con ayuda de grupos rebeldes proclamaron este domingo la toma de la urbe, ha provocado la huida de más de 98.000 personas, según estimaciones de la ONU.

“Esta situación se suma a la ya de por sí preocupante situación en la región, con las Naciones Unidas informando de cientos de miles de desplazados, que ahora necesitarán refugio y otro tipo de asistencia para cubrir sus necesidades básicas”, lamentó el Gobierno estadounidense.

El Departamento de Estado también denunció que la toma de la ciudad ha provocado una ola de “saqueos”, por lo que llamó a todas las partes implicadas a “permitir el acceso a las organizaciones de ayuda humanitaria” y a “desarrollar” un programa para el retorno “voluntario y seguro” de todos aquellos que lo deseen.

El pasado 20 de enero, Turquía lanzó una ofensiva en la región siria de Afrin ante la presencia de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que hasta ese momento habían centrado sus esfuerzos en combatir la presencia del Estado Islámico en el país árabe.

El Pentágono reconoció la semana pasada que numerosos combatientes kurdos estaban abandonando su puesto en las filas de la coalición internacional lidera por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y que tiene por objetivo la lucha contra la organización extremista, lo que está ralentizando la derrota de los yihadistas.

(Fuente: Agencias)

Más de 150 mil civiles sirios han huido de Afrin en los últimos tres días

(SOS).- Más de 150 mil civiles han huido del enclave sirio de Afrin, objetivo de una ofensiva de Turquía, en los últimos tres días, por los continuos bombardeos y disparos de artillería de las fuerzas turcas.

Los desplazados se dirigen hacia los pueblos de Nubul y Al Zahraa, cerca de Afrin y ubicados también en la provincia siria de Alepo.

La huida se produce por los combates violentos que continúan entre las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que dominaban Afrin, contra las tropas turcas y facciones rebeldes leales a Ankara en los accesos septentrionales y occidentales de la urbe de Afrin.

El Gobierno turco considera terroristas a las YPG por sus vínculos con la guerrilla kurda presente en su territorio, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Anoche, dieciséis civiles, entre ellos dos mujeres embarazadas, perdieron la vida por los bombardeos turcos en el principal hospital en la ciudad siria de Afrin.

Además, las unidades turcas intentan avanzar en su ofensiva, lanzada el 20 de enero pasado bajo el nombre Rama de Olivo, con la intención de dominar todo el enclave sirio.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos denunció ayer que los combatientes kurdosirios que luchan en Afrin no dejan a los civiles escapar de la ciudad.

La portavoz de la Oficina, Ravina Shamdasani, sostuvo que las milicias kurdosirias solo permiten huir de Afrin a los civiles con algún lazo con los militantes o con las autoridades kurdas, pero incluso en esos casos tienen que pasar por varios controles hasta que llegan a las zonas que están controladas por el Gobierno sirio.

(Fuente: Agencias)

Crece la tensión entre Turquía y Estados Unidos por Siria

(SOS).- El ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, ha afirmado este martes que su país está a punto de romper sus relaciones con Estados Unidos debido a su apoyo omnímodo en Siria a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG).

“Las relaciones entre los dos países se encuentran en el punto de ruptura”, ha precisado el ministro en un encuentro con estudiantes de la Universidad de Relaciones Internacionales de Moscú (Rusia).

Tras pedir a Estados Unidos que deje de armar a los combatientes kurdos que han ocupado algunos territorios de Siria, el jefe de la Diplomacia turca ha señalado que el pueblo turco rechaza las constantes mentiras de Washington.

Turquía considera a las YPG un grupo terrorista por sus supuestos vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), pero Estados Unidos sigue considerando a los kurdos un aliado indispensable para llevar adelante sus intereses en Siria y por ello los respalda.

Las autoridades de Ankara lanzaron el pasado 20 de enero la operación Rama de Olivo para neutralizar la supuesta estrategia kurda y expulsar de la región de Afrin, situada en el norte de Siria, a las YPG que, desde casi el principio de la crisis en Siria, dominan esta zona de aproximadamente 900 kilómetros cuadrados.

Ante esta escalada de tensión, el ministro turco de Exteriores ha anunciado que viajará el 19 de marzo a Washington para discutir los próximos avances en la situación de Siria.

Ankara espera poder llegar a un acuerdo con Washington para que las YPG se retiren de Manbech, una región en manos de la milicia kurdosiria desde 2016, y donde hay efectivos de la coalición internacional contra el Estado Islámico, liderada por Estados Unidos.

Por otra parte, Cavusoglu ha reiterado en sus declaraciones que la base aérea de Incirlik pertenece a Turquía y la presencia de tropas estadounidenses allí depende de la voluntad de la nación turca.

La prensa estadounidense informó el domingo de la reducción de las operaciones militares de Washington desde la base de Incirlik por la grave tensión existente entre ambas partes.

Otra causa de discrepancia con Washington es la intención de Ankara de adquirir baterías del sistema de defensa aérea S-400 de fabricación rusa y la negativa de Estados Unidos a extraditar al líder opositor Fethullah Gülen, exiliado en dicho país, y al que Turquía acusa de estar detrás del fallido golpe de Estado de 2016.

(Fuente: Agencias)

Las fuerzas turcas se acercan a las puertas de la ciudad siria de Afrin

(SOS).- Las fuerzas turcas y las facciones rebeldes aliadas de Ankara se hicieron con el control de nueve poblaciones en el enclave sirio de Afrin, en el noroeste del país árabe, y se situaron a las puertas de su capital homónima.

Los soldados turcos ya dominan casi el 38% del total de los pueblos de Afrin, entre ellos cinco localidades importantes: Yindiris, Rayu, Al Sheij Hadid, Sharran y Bolbola.

Con este nuevo avance, aumenta a 130 el número de localidades controladas por las fuerzas turcas desde el inicio de la operación militar denominada Rama de Olivo, que arrancó el pasado 20 de enero.

En las últimas horas han continuado los intensos combates entre las tropas turcas y sus aliados contra las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) en las afueras del noreste y noroeste de Afrin, así como en el este y suroeste de la ciudad en un intento de cercarla por completo.

Tras el nuevo avance, las fuerzas turcas y los rebeldes están solo a “unos cientos de metros” de la entrada noreste de Afrin, tras haberse hecho con el control de la cercana colina de Quibar.

Al menos doce mil personas originarias del enclave sirio de Afrin han huido de los combates desde el comienzo de la ofensiva y unos 205 civiles han fallecido, entre ellos 32 menores.

Desde el inicio de la ofensiva, al menos 409 combatientes de la operación Rama de Olivo han muerto, entre ellos 71 soldados turcos.

Además, 359 milicianos de las YPG han perdido la vida, así como 81 de las fuerzas de Defensa Popular, milicias progubernamentales sirias que han acudido a defender Afrin del ataque turco, tras un acuerdo entre el Gobierno de Damasco y las milicias kurdosirias.

(Fuente: Agencias)