Turquía espera terminar su operación militar en Siria antes de mayo

(SOS).- El ministro de Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, dijo hoy durante una visita a Viena que la operación lanzada por el Ejército turco en el enclave sirio de Afrin podría acabar antes de mayo. El ministro también anunció que Ankara prepara otra ofensiva en el norte de Irak contra la guerrilla kurda del PKK.

“La operación de Afrin podría terminar antes de mayo”, declaró Cavusoglu a la prensa turca.

Turquía lanzó el pasado 20 de enero una operación, denominada Rama de olivo, para desalojar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) de ese territorio situado en el noroeste de Siria.

Ankara considera que estas milicias kurdosirias son “terroristas” por sus lazos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), un grupo activo en suelo turco.

La operación turca ha elevado la tensión con Estados Unidos, que considera a las YPG su mejor aliado en la lucha contra el Estado Islámico en territorio sirio.

Turquía también ha sido criticada por no respetar la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU del pasado 24 de febrero, que pedía una tregua en toda Siria.

La presencia de las YPG en el norte de Siria causa recelos en las autoridades de Ankara, que temen que puedan establecer alguna forma de autogobierno.

Desde el inicio de la ofensiva en el enclave de Afrin han muerto al menos 195 civiles. También habrían muerto 68 soldados turcos y más de 300 miembros de milicias aliadas de Turquía, mientras que las YPG habrían sufrido 346 bajas.

Por otra parte, el jefe de la diplomacia turca reveló que “en Irak habrá una operación transfronteriza (turca) contra el PKK”. “Lo haremos junto con el Gobierno iraquí”, añadió.

“Incluso si la operación de Afrin no termina (para entonces), tenemos la capacidad de realizar ambas operaciones al mismo tiempo”, aseguró el ministro de Exteriores.

Cavusoglu no ofreció una fecha concreta para esa operación pero apuntó que sería después de las elecciones parlamentarias previstas para el 12 de mayo en Irak.

El canciller turco afirmó más tarde, en una rueda de prensa junto a su homóloga austríaca, Karin Kneissl, que el objetivo de Turquía es liberar a Siria e Irak de “toda amenaza terrorista” y garantizar “la unidad territorial de ambos países”.

“Tenemos que garantizar que estos dos países (Irak y Siria) conserven su soberanía. No tenemos que liberarlos sólo del Estado Islámico y de Al Qaeda, sino de todos los grupos terroristas”, afirmó Cavusoglu.

El jefe de la diplomacia turca aseveró que el Gobierno de la región autónoma del Kurdistán iraquí también es enemigo del PKK y confió en consensuar una operación tanto con Bagdad como con las autoridades regionales kurdas de Erbil.

Ankara bombardea de forma regular zonas del norte de Irak para castigar al PKK, cuya retaguardia se encuentra en los montes Qandil.

El PKK, calificado como grupo terrorista por Turquía, la Unión Europea y Estados Unidos, inició en 1984 la lucha armada para demandar más derechos de la minoría kurda en Turquía. Desde entonces, han muerto más de 45 mil personas en enfrentamientos y atentados.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Turquía afirma que controla un tercio de la región siria de Afrin

(SOS).- El ministro de Defensa turco, Nurettin Canikli, aseguró hoy que su Ejército controla ya unos 615 kilómetros, casi un tercio, de la región siria de Afrin, donde Turquía lanzó una ofensiva militar el pasado 20 de enero contra las milicias kurdas aliadas de Estados Unidos.

“Están bajo control unos 615 kilómetros cuadrados y se han asegurado unos 28 puntos”, anunció Canikli en la Universidad de Defensa Nacional de Estambul, en unas declaraciones recogidas por la prensa.

“Desafortunadamente, durante la operación han muerto 157 soldados, de los cuáles 41 son miembros de las Fuerzas Armadas turcas y 116 son miembros de las ELS (milicias aliadas de Ankara)”, señaló.

Las tropas turcas invadieron el enclave de Afrin para expulsar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que dominan este territorio de unos 2.000 kilómetros cuadrados, y a las que las autoridades de Ankara consideran un grupo terrorista por sus vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda que opera en Turquía.

“La operación continuará hasta el final para acabar con todos los terroristas. En Siria o en Irak”, declaró por su parte el primer ministro turco, Binali Yildirim, en el mismo acto.

“No creemos que la operación se limite a Afrin. Cualquier sitio donde haya terroristas es un objetivo para nosotros”, señaló.

El Gobierno turco ha advertido en más de una ocasión que podría ampliar la operación a Manbech, una región siria en manos de las YPG desde 2016.

Aquí, a diferencia de Afrin, sí hay fuerzas de la coalición liderada por Estados Unidos que lucha contra el Estado Islámico.

Washington apoya a las YPG, al considerarlas un aliado esencial para derrotar a los yihadistas.

Las fuerzas aliadas de Ankara, las ELS, entraron esta mañana en la localidad de Racon, en el oeste de Afrin, donde han tenido lugar intensos combates contra las YPG, informó la prensa turca.

Desde el inicio de la operación Rama de Olivo, el Ejército turco asegura haber “neutralizado”, es decir, abatido, herido o capturado, a 2.295 combatientes enemigos, mientras que las YPG han admitido sólo 255 bajas en sus filas.

Por otra parte, la guerra en Siria volverá a dominar en marzo la agenda del Consejo de Seguridad de la ONU, después de las intensas negociaciones recientes para tratar de impulsar una tregua en el país árabe.

Los miembros del Consejo de Seguridad aprobaron ayer el programa de trabajo para este mes, cuando estará bajo presidencia de Holanda, con varias sesiones dedicadas al conflicto.

El día 12 de marzo, los quince países analizarán la implementación de la resolución aprobada el pasado sábado para demandar un alto el fuego de treinta días en Siria.

Por ahora, según la ONU, el llamamiento está siendo ignorado, pues los combates continúan y no se ha logrado mejorar el suministro de ayuda humanitaria a la población de zonas muy golpeadas por la lucha.

El día 12, el Consejo de Seguridad recibirá el primer informe oficial sobre la aplicación de su resolución y analizará la situación humanitaria en el país.

Esa misma semana, el día 15, abordará el proceso político en Siria con el enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura, que trata de impulsar una solución negociada al conflicto.

(Fuente: Agencias)

Rusia aboga por el diálogo directo entre sirios y turcos para solucionar la crisis en Afrin

(SOS).- El ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, abogó hoy por el diálogo directo entre sirios y turcos para solucionar la crisis en la región de Afrín, en el norte del país árabe, escenario de una ofensiva del Ejército turco contra las milicias kurdas.

“Estoy seguro de que los legítimos intereses de seguridad de Turquía pueden hacerse realidad y verse satisfechos a través del diálogo directo con Siria”, dijo Lavrov en una rueda de prensa.

Lavrov subrayó que Moscú se hace cargo de “las preocupaciones de Turquía” por lo que ocurre en el perímetro de Siria, pero también reconoce “las aspiraciones de los kurdos”.

“Abogamos firmemente por que cualquier problema, sea en Siria o en otro lugar, se arregle respetando la integridad territorial del Estado afectado”, señaló.

Al mismo tiempo, se mostró categóricamente en contra de “especular” con las aspiraciones kurdas para lograr satisfacer intereses geopolíticos particulares “mezquinos”.

Lavrov dijo referirse “al juego que practica desde hace meses Estados Unidos en territorio sirio al este del Éufrates” y que parece cada día más una “consciente provocación” de los acontecimientos en marcha en Afrin.

Turquía comenzó el pasado 20 de enero su incursión en Afrin con el objetivo de expulsar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que Ankara considera una organización terrorista vinculada con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que opera en territorio turco.

Milicias progubernamentales sirias avanzaron ayer por la tarde hacia la ciudad de Afrin, pero tuvieron que replegarse debido a los intensos bombardeos turcos.

Esta noticia se produce después de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, había sostenido este martes que había sido él quien había logrado detener el despliegue de fuerzas leales al Gobierno sirio en la región de Afrin tras hablar por teléfono con su homólogo de Rusia, Vladimir Putin.

El mandatario turco había afirmado, además, que las fuerzas militares turcas iban a comenzar en los próximos días el asedio en Afrin.

Un alto cargo kurdo dijo el fin de semana que los kurdos habían llegado a un acuerdo con el Ejército sirio para que entrara en Afrin y repeliera el ataque de las fuerzas turcas.

El lunes por la mañana, fuentes oficiales sirias anunciaron que las milicias progubernamentales entrarían en cuestión de horas en Afrin, aunque ese avance no llegó a materializarse.

(Fuente: Agencias)

Las fuerzas turcas controlan 25 localidades de Afrin en Siria

(SOS).- Las fuerzas turcas y facciones rebeldes aliadas de Ankara controlan ya 25 localidades del enclave de Afrin, lo que supone el 7 % del total de poblaciones de esa región del norte de Siria.

Los combates entre el Ejército turco y los insurgentes, por un lado, y la principal milicia kurdosiria, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) se desarrollan en el pueblo de Sheij Jurz, en la zona de Yindiris, que las tropas turcas intentan conquistar, según fuentes locales.

Desde el pasado 20 de enero, Turquía y sus aliados desarrollan una ofensiva en Afrin, yerritorio controlado por las YPG, a las que Ankara considera terroristas por sus vínculos con la guerrilla kurda presente en suelo turco, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

La artillería y la aviación turca golpearon hoy distintas partes de Afrin, como Yindiris y Al Sheij Yidid, en el suroeste, así como el monte de Barsaya y otras partes del área de Bilbile, en el norte de la región, situada en la provincia de Alepo.

Desde el inicio de la llamada Operación Rama de Olivo, al menos 77 civiles, 34 soldados turcos, 211 combatientes de facciones proturcas y 163 milicianos de las YPG han perdido la vida.

Al menos 833 familias procedentes del enclave kurdosirio de Afrín han alcanzado, a través de pasos no oficiales, zonas bajo el control del Gobierno sirio a causa de la ofensiva turca en esa región del norte de país, informó hoy la Oficina de Coordinación Humanitaria de la ONU (OCHA).

Desde el comienzo de la operación militar de Turquía en Afrin, al menos 174 familias originarias de ese enclave han llegado a los pueblos de mayoría chií de Nubul y Zahrá, bajo el control de milicias progubernamentales sirias y en el norte de la provincia de Alepo, precisó la OCHA en un comunicado.

Además, otras 659 familias han alcanzado la ciudad de Alepo, capital homónima de la provincia.

La OCHA destacó que se está impidiendo a los desplazados que están en Nubul y Zahrá proseguir camino hasta la urbe de Alepo.

Las familias que han salido de Afrin lo han hecho a través de pasos no oficiales, ya que, según la OCHA, hay informaciones que apuntan a que las autoridades locales del enclave, gobernado por la autoproclamada administración autónoma kurdosiria, obstruyen la marcha de personas de la región, excepto los casos médicos graves.

En el texto se subraya que sí se permite el movimiento comercial, de civiles y de ayuda humanitaria, proporcionada por la Media Luna Roja Siria, hacia el interior en Afrin, mediante el paso de Nubul-Ziyara.

La situación en Afrin sigue siendo de “gran preocupación, ya que mientras que hubo una disminución de las hostilidades entre los pasados 4 y 7 de febrero, la violencia se reanudó el pasado día 8”, indicó la OCHA.

(Fuente: Agencias)