Turquía acusa a EEUU de dar millones de dólares a terroristas en Siria y promete limpiar Afrin

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha criticado de nuevo a Estados Unidos por apoyar a las milicias kurdas en Siria, y ha denunciado que Washington planea dar cientos de millones de dólares a grupos “terroristas”.

“Si dais apoyo de 500 o 550 millones de dólares del presupuesto a los terroristas, ¿tenemos que decir que es correcto, que vais por el buen camino?”, ha preguntado Erdogan, en referencia a lo que Turquía considera son planes de Estados Unidos para financiar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), las fuerzas kurdas que combaten en Siria contra el Estado Islámico y es aliada de Washington.

Turquía considera a las YPG como una organización terrorista, conectada con el Partido de los Trabajadores Kurdo (PKK), y lanzó el pasado enero una ofensiva contra el grupo en el enclave sirio de Afrin, sobre el que Erdogan ha asegurado que quedará pronto “limpio de terroristas”.

“Este verano va a ser caliente tanto para los terroristas como para quienes los apoyan”, ha advertido el mandatario turco, que ha reiterado que una vez concluida la operación en Afrin, las tropas turcas continuarán hacia Manbech, otra región siria en manos de las YPG y donde, a diferencia de Afrin, sí hay presencia de fuerzas de la coalición internacional contra el Estado Islámico encabezada por Estados Unidos.

“Primero limpiaremos Manbech de terroristas y luego transformaremos el este del Eufrates en una región segura para nosotros y nuestros hermanos y hermanas sirias”, ha aseverado.

Erdogan ha afirmado que tras 35 días de operativo militar, Turquía controla ya 415 kilómetros cuadrados en Afrin, aproximadamente el 20 por ciento del territorio. “Espero que en poco tiempo podamos limpiar Afrin de terroristas y dejar que cientos de miles de sirios (que viven) en nuestro país regresen a sus hogares”, ha señalado.

También ha dicho que el Ejército turco tomara la ciudad de Afrin “tan pronto como sea posible” y luego continuará con “una nueva estrategia”.

El apoyo de Washington a las YPG es el principal punto de fricción en las deterioradas relaciones entre Turquía y Estados Unidos, aliados en la OTAN.

Fue uno de los principales puntos en la agenda de la visita que el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, hizo la semana pasada a Turquía, y que concluyó con el compromiso de establecer mecanismos para recomponer una relación que Ankara asegura ha llegado a un punto crítico.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Turquía y Estados Unidos acuerdan normalizar sus relaciones, dañadas por la guerra en Siria

(SOS).- El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, se reunió hoy con el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, para tratar de recomponer unas relaciones bilaterales dañadas, sobre todo, por el apoyo de Washington a milicias kurdas en Siria que Turquía considera una amenaza.

Tillerson, que inició ayer su visita y se entrevistó durante más de tres horas con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dio una rueda de prensa conjunta con Cavusoglu tras su encuentro en Ankara.

Los cancilleres estadounidense y turco anunciaron un plan para recuperar la sintonía perdida en los últimos tiempos.

Aunque no se detallaron pasos concretos, Cavusoglu sugirió que existe un entendimiento mutuo sobre Manbiy, una región del norte de Siria de la que Turquía quiere expulsar a las milicias kurdas.

“Empezaremos por Manbiy. Lo aseguraremos. Quién administra estas provincias y quién proporciona la seguridad allí es importante para alcanzar la estabilidad. Podemos adoptar pasos con Estados Unidos en esta cuestión después de que los milicianos de YPG/J se retiren de Manbiy”, dijo el ministro turco de Asuntos Exteriores, quien se refirió a este plan como una vieja promesa de Washington, incumplida hasta el momento.

Hasta hoy, Manbiy es una de las villas donde hay apostadas unidades kurdosirias junto a tropas estadounidenses, que las respaldan.

Aunque Tillerson y Cavusoglu no mostraron una sintonía total frente a los periodistas, el norteamericano no desentonó en exceso. Valoró sus relaciones bilaterales, que se remontan a tiempos de la Guerra Fría, como “profundas e importantes”, y declaró que Turquía y Estados Unidos no “actuarán solas” en Siria. Aseguró que la Casa Blanca reconoce el derecho “legítimo” de Turquía de proteger sus fronteras, tal es la justificación turca para intervenir en Afrin, aunque pidió contención para evitar bajas civiles.

Erdogan planteó ayer “claramente” al jefe de la diplomacia estadounidense qué es lo que Turquía espera de Estados Unidos en relación a sus relaciones bilaterales y las prioridades del país en Siria e Irak, según fuentes de la Presidencia turca citadas por los medios locales.

Según esas fuentes, los dos políticos también intercambiaron opiniones sobre la lucha contra el terrorismo.

El principal escollo en las relaciones de los dos países, aliados en la OTAN, es el apoyo que Estados Unidos presta a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que Washington considera esenciales en la lucha contra el Estado Islámico.

Por contra, Turquía cree que las YPG son un grupo terrorista vinculado al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla enfrentada al Estado turco desde hace tres décadas.

Turquía mantiene desde finales de enero una ofensiva contra las YPG en enclave de Afrin, en el norte de Siria, operación que ha amenazado con extender a la zona de Manbech, donde hay efectivos de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, que apoya a las milicias kurdas contra los yihadistas.

Los ministros de Defensa de Estados Unidos y Turquía, James Mattis y Nurettin Canikli, respectivamente, ya trataron ayer este asunto en un encuentro en Bruselas.

Según Canikli, su homólogo estadounidense planteó la posibilidad de que las YPG ayuden a Turquía contra el PKK, algo que el ministro turco ve inviable ya que considera que los dos grupos son lo mismo.

(Fuente: Agencias)

El Consejo de Seguridad de la ONU negocia una resolución para una tregua en Siria

(SOS).- El Consejo de Seguridad de la ONU comenzó a negociar hoy un proyecto de resolución para decretar una tregua humanitaria en Siria que permita asistir a la población más necesitada.

Según dijeron fuentes diplomáticas, los quince Estados miembros mantuvieron hoy discusiones a nivel de expertos en base a un texto presentado por Suecia y Kuwait, responsables del dossier humanitario sirio dentro del Consejo.

La expectativa, según esas mismas fuentes, es que pueda haber una votación a lo largo de esta semana, aunque por ahora no hay nada confirmado.

Rusia, sin embargo, ya ha adelantado su oposición a esta iniciativa, que considera poco realista.

“A nosotros nos gustaría ver un alto el fuego, el fin de la guerra, pero los terroristas, no estoy seguro de que estén de acuerdo”, dijo el pasado jueves a los periodistas el embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia.

El diplomático se expresó así tras una reunión a puerta cerrada en la que el Consejo de Seguridad analizó los últimos acontecimientos en Siria.

La idea de una pausa humanitaria parte de los servicios humanitarios de Naciones Unidas, que este mes pidieron un alto el fuego de al menos un mes para poder asistir a miles de personas en áreas difíciles de alcanzar y para evacuar a los heridos y enfermos.

Suecia y Kuwait retomaron esa iniciativa en su propuesta de resolución al Consejo de Seguridad, donde Rusia es uno de los cinco países con poder de veto.

Mientras, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, advirtió hoy que la ofensiva militar turca en el norte de Siria contra las milicias kurdas podría afectar a las tropas estadounidenses en la zona que apoyan a esos grupos.

“Obviamente no los atacaremos de forma intencionada, pero eliminaremos a todos los terroristas que veamos. Entonces se darán cuenta de que sería bueno para ellos no permanecer al lado de los terroristas”, dijo Erdogan durante un discurso en Ankara.

El mandatario se refirió así a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), aliadas de Estados Unidos en su lucha contra el Estado Islámico y que Turquía considera terroristas.

El pasado 20 de enero el Ejército turco inició una ofensiva en el enclave sirio de Afrin, y el Gobierno turco amenaza con ampliar la operación a Manbech, una región siria en manos de las YPG desde 2016.

A diferencia de Afrin, en Manbech sí hay efectivos de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, que apoya a las milicias kurdas contra los yihadistas.

Ankara ha exhortado repetidamente a Washington a que fuerce la retirada de las YPG de Manbech, algo que no se ha producido.

“Si una organización terrorista ataca a un país aliado, como miembro de la OTAN (Estados Unidos) debe oponerse”, remarcó el presidente turco, tras señalar que “Estados Unidos no es la OTAN”.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, visitará este jueves Ankara para debatir con las autoridades turcas los distintos puntos de fricción entre los dos países, aliados en la OTAN.

Tillerson se reunirá con Erdogan y con el ministro turco de Exteriores, Mevlut Cavusoglu.

(Fuente: Agencias)

Erdogan acusa a EEUU de estar en Siria para dañar los intereses de Turquía, Irán y Rusia

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, acusó hoy a Estados Unidos de estar en Siria para dañar los intereses de Turquía, Irán y “quizá Rusia”, y volvió a criticar a Washington por su apoyo a milicias kurdosirias que el Gobierno de Ankara considera terroristas.

“¿Por qué Estados Unidos continúa enviando armas al norte de Siria después de expulsar al Estado Islámico? ¿Por qué seguís allí? ¿Por qué aún llegan armas? Hacéis cálculos contra Turquía, Irán o quizá Rusia”, sostuvo el presidente turco en un encuentro de su partido en Ankara.

Rusia, Turquía e Irán son garantes del alto el fuego decretado en Siria hace casi un año y patrocinan el llamado proceso de Astaná, pese a que Moscú y Teherán respaldan el Gobierno sirio, mientras Turquía colabora con las milicias rebeldes alzadas en armas contra las autoridades de Damasco.

Erdogan volvió a demandar que las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) se retiren de la región de Manbech y volvió a criticar que Estados Unidos siga enviando armas a esa guerrilla cuando da por hecha la derrota del Estado Islámico.

También criticó que Estados Unidos no haya cumplido la supuesta promesa que hizo al Gobierno de Ankara de forzar la retirada de las YPG de ese territorio, donde además Washington tiene a militares desplegados.

“Ellos (Estados Unidos) nos dijeron que saldrían de Manbech, ¿por qué seguís allí ahora”, declaró.

Las YPG han sido el principal aliado de Estados Unidos en la lucha contra los yihadistas en Siria, pero las autoridades de Ankara las definen como terroristas por sus estrechos vínculos con el Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda de Turquía.

El Gobierno turco temía que las YPG se hicieran también con el control del territorio entre Manbech y Afrin, una distancia de apenas 80 kilómetros, para establecer una franja bajo dominio kurdo a lo largo de toda la frontera norte de Siria con Turquía.

Turquía lanzó el pasado 20 de enero la operación Rama de olivo contra las YPG en el enclave sirio de Afrin, una zona aislada del resto del territorio dominado por esas milicias kurdas y donde Estados Unidos no tiene presencia militar.

El Ejército turco afirma que ha “neutralizado” (abatido, herido o capturado) a 970 milicianos de las YPG desde el inicio de la ofensiva.

A su vez, al menos 18 soldados turcos han muerto en la operación en Afrin.

Las relaciones entre Estados Unidos y Turquía, socios militares en la OTAN, se han deteriorado en los últimos 18 meses por diferencias en Siria y por la negativa de Washington a extraditar a un clérigo islamista, Fethullah Gülen, al que el Gobierno de Ankara acusa de organizar el golpe de Estado de 2016.

Estados Unidos alega que la decisión dependen de la Justicia y que las autoridades de Ankara no han entregado pruebas de peso sobre la implicación de Gülen en la asonada.

(Fuente: Agencias)

Turquía anuncia un ataque inminente a las milicias kurdosirias aliadas de Estados Unidos

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, aseguró hoy que su país atacará “mañana o pasado mañana” a las fuerzas kurdas aliadas de Estados Unidos en el norte de Siria y advirtió de que nadie puede parar esa operación.

“Mañana o pasado mañana, empezando en Afrin y Manbech (norte de Siria), limpiaremos uno por uno y en poco tiempo los centros terroristas”, anunció el mandatario en un encuentro con parlamentarios de su partido, Justicia y Desarrollo.

“Ni aquellos que parecen nuestros aliados, pero nos apuñalan por la espalda, ni quienes apoyan el terrorismo, pueden parar esto”, afirmó Erdogan, insistiendo en sus planes de atacar a las milicias kurdosirias aliadas de Washington contra el Estado Islámico pero que Ankara considera terroristas.

Preguntado por los medios tras esa intervención si tenía pensado contactar con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, Erdogan aseguró que “no estoy pensando en llamarle. Seguimos hablando con Putin”.

También dijo que en la operación turca participarían milicianos rebeldes contrarios al Gobierno sirio, sin referirse a ningún grupo concreto.

El presidente de Turquía lleva días anunciando una inminente operación terrestre contra zonas controladas por las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) en Afrin y en Manbech, en el norte de Alepo.

El sábado y también el lunes, la artillería turca ya bombardeó posiciones en esa zona.

El Gobierno turco considera “terroristas” a las YPG, que son el principal componente de las FDS, una alianza de combatientes kurdos y árabes que tiene el apoyo de la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

Ankara ve a esas milicias como una extensión de la guerrilla kurda de Turquía, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), con la que el Estado turco mantiene un enfrentamiento desde 1984.

A esta escalada de tensión también ha contribuido la iniciativa de Estados Unidos y las milicias kurdosirias de crear una nueva fuerza que se desplegará en zonas fronterizas.

El Gobierno turco ha criticado en numerosas ocasiones que Washington, aliado de Ankara en la OTAN, apoye a quienes considera terroristas.

“Cómo es posible que Estados Unidos venga desde miles de kilómetros de distancia a armar a un Ejército”, acusó ante los medios Erdogan, quien también cargó contra la Alianza Atlántica.

“La OTAN también estás obligada a tomar una postura cuando se ataca a las fronteras de un aliado”, planteó el mandatario turco.

Finalmente, Erdogan advirtió que nadie podrá tratar a su país como se trató al Imperio Otomano y dijo que tras el fallido golpe de Estado de 2016 se demostró que Turquía es una “gran nación que se levantó con millones de hermanos y hermanas que la apoyaron con sus plegarias”.

(Fuente: Agencias)