El Gobierno sirio logra un nuevo acuerdo para la salida de yihadistas del sur de Damasco

(SOS).- Las autoridades sirias y grupos yihadistas, entre los que figuran el Estado Islámico y la filial siria de Al Qaeda, alcanzaron hoy un nuevo acuerdo en el sur de Damasco, donde las hostilidades se han intensificado en las últimas horas.

Fuentes oficiales informaron de que se ha logrado “un acuerdo de alto el fuego en Guta Occidental entre el Estado sirio y organizaciones armadas después de su rendición”.

Esas mismas fuentes no precisaron las zonas de Guta Occidental, que se extiende por el extrarradio suroeste de la capital siria, donde entrará en vigor el arreglo, aunque mostraron imágenes del distrito de Hayar al Asuad, donde hay presencia del Estado Islámico.

Según explicaron, el pacto estipula también “la entrega de armas pesadas y medianas por parte de los grupos armados” y la salida de sus combatientes hacia la región de Al Badia, una área desértica del este de la provincia de Homs, y hacia Idlib, en el norte.

Las huestes de Abu Bakr al Baghdadi controlan partes del este de Homs, mientras que casi toda Idlib están en poder de Hayat Tahrir al Sham, la filial siria de Al Qaeda, y otras facciones.

Rusia supervisará la salida de los milicianos de Guta Occidental.

Sin embargo, la operación militar de las fuerzas gubernamentales sirias no parará hasta que se cumplan todos los puntos del acuerdo.

El Estado Islámico anunció, a través de los mediadores en el proceso de negociación, que aceptaba el pacto con las autoridades sirias.

Las conversaciones se han desarrollado entre representantes rusos y de las fuerzas gubernamentales, por un lado, y la organización extremista, por otro.

Los yihadistas han aceptado después de que se intensificaran los combates entre ambas partes en los alrededores del campo de refugiados palestinos de Al Yarmuk y el barrio de Al Tadamun, en el sur de Damasco.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Comienza la evacuación de milicianos de Jaish al Islam de una zona al norte de la capital siria

(SOS).- Unas 2.500 personas, entre combatientes y sus familiares, partieron hoy hacia áreas del norte de Siria desde la zona de Al Dumair, al norte de Damasco, en aplicación de un acuerdo con las fuerzas gubernamentales sirias y Rusia.

Los milicianos abandonaron Al Dumair en varios autobuses con destino a las poblaciones de Yarablus y Al Bab, en el noreste de la provincia de Alepo y en poder de facciones armadas apoyadas por Turquía.

Está previsto que mañana salga otro grupo de extremistas de Al Dumair, en la región de Al Qalamun Oriental.

Fuentes oficiales informaron hace unas horas de que ya había comenzado la evacuación de combatientes de Jaish al Islam con la entrada de varios autobuses en la citada localidad siria.

Durante la jornada de ayer, los miembros del grupo extremista entregaron sus armas pesadas y medianas a las autoridades en Al Dumair, como paso previo de la evacuación.

Hace dos días ambas partes alcanzaron un acuerdo, que en la práctica es una rendición de Jaish al Islam.

El arreglo fue negociado por representantes rusos y de las fuerzas gubernamentales sirias, por un lado, y de los milicianos, por otro.

Pactos similares se han alcanzado en las últimas semanas en la región de Guta Oriental, antiguamente el principal feudo extremista de las afueras de Damasco, que fue declarado “libre de terroristas” por las Fuerzas Armadas sirias el pasado sábado.

El Ejército nacional y sus aliados iniciaron una ofensiva en Guta Oriental a finales de febrero y, gracias a los avances sobre el terreno y a los acuerdos con las distintas facciones que operaban en la región, han acabado consiguiendo su control total.

Actualmente, en Damasco y sus proximidades tan solo queda presencia de grupos radicales en Al Qalamun Oriental y en algunos barrios del sur de la capital, donde se encuentra el Estado Islámico.

En los distritos del sur de Damasco hoy se logró un acuerdo “de principios” entre las partes para la salida de los milicianos vestidos de negro en los próximos días.

(Fuente: Agencias)

Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia lanzan un ataque conjunto contra Siria

(SOS).- El presidente de Rusia, Vladimir Putin, calificó el ataque contra Siria de Estados Unidos, Reino Unido y Francia como un “acto de agresión”. En un comunicado difundido este sábado por el Kremlin, el líder ruso acusó a Washington de agravar la crisis humanitaria en el país árabe y de saltarse las normas del derecho internacional y la carta de la ONU.

“Sin la sanción del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en violación de la Carta de la ONU, las normas y principios del derecho internacional, se ha cometido un acto de agresión contra un Estado soberano que está a la vanguardia de la lucha contra el terrorismo”, aseguró Putin.

“El agravamiento actual de la situación en torno a Siria tiene un impacto devastador en todo el sistema de relaciones internacionales. La historia pondrá todo en su lugar, y ella ya le ha dado una gran responsabilidad a Washington por sus sangrientas represalias contra Yugoslavia, Irak y Libia”, dijo el líder ruso, refiriéndose a otras intervenciones militares estadounidenses de las últimas décadas.

Putin advirtió de que las acciones de las potencias occidentales solo sirven para ayudar al terrorismo. “Rusia condena con la mayor seriedad el ataque contra Siria, donde los militares rusos están ayudando legalmente al Gobierno en la lucha contra el terrorismo”, prosiguió.

Según el jefe del Kremlin, el ataque puede provocar una nueva oleada de refugiadas procedentes de la región. “Con sus acciones, Estados Unidos empeora aún más la catástrofe humanitaria en Siria, lleva el sufrimiento a la población civil, y de hecho, consiente a los terroristas que torturan desde hace siete años al pueblo sirio”, detalló Putin.

El mandatario también anunció que Rusia ha convocado una reunión urgente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas “para discutir las acciones agresivas de Estados Unidos y sus socios”.

Por su parte, el embajador de Rusia en Washington, Anatoli Antonov, indicó que el ataque lanzado contra Siria por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, Reino Unido y Francia “no se quedará sin consecuencias”.

“Los peores presagios se han cumplido. No han escuchado nuestras advertencias. Nos vuelven a amenazar. Habíamos advertido de que estas acciones no se quedarán sin consecuencias. Toda la responsabilidad recae en Washington, Londres y París”, subrayó Antonov en una declaración oficial difundida por la Embajada.

Ante esta escalada bélica, el secretario general de la ONU, António Guterres, instó a los países miembros de la organización a que muestren moderación “en estas circunstancias peligrosas” y se mantenga el respeto al derecho internacional.

“Insto a todos los estados miembros a que muestren moderación en estas circunstancias peligrosas y eviten cualquier posible escalada de la situación y el sufrimiento del pueblo sirio”, aseveró Guterres.

El secretario general de la ONU también recordó que el Consejo de Seguridad tiene como “principal responsabilidad el mantenimiento de la paz y la seguridad”, y pidió a sus miembros que se mantengan unidos “y asuman esa responsabilidad”.

Los misiles empezaban a caer sobre Siria cuando el presidente Donald Trump —en una declaración solemne desde la Casa Blanca— anunciaba esta madrugada “una operación militar combinada con las fuerzas armadas de Francia y el Reino Unido” en respuesta al supuesto ataque del pasado fin de semana en la ciudad de Duma, atribuido al Gobierno sirio.

Una hora más tarde del anuncio de Trump, el jefe del Estado mayor del Ejército estadounidense, el general Joe Dunford, señalaba desde el Pentágono que el ataque perpetrado de manera conjunta por las fuerzas aéreas y navales de los tres países había terminado.

El secretario de Defensa, James Mattis, explicó que se trataba de “ataques puntuales” dirigidos contra objetivos concretos y aclaró que por ahora “no hay planeadas más” intervenciones.

Según el Pentágono, Francia aportó a la operación cuatro aviones de combate y cuatro buques de guerra, Reino Unido participó con ocho aviones de combate, y Estados Unidos llevó el grueso de la operación con un destructor, un submarino y cinco aviones de combate. Washington no avisó a Moscú del comienzo de la operación militar.

Después de varios días de discusiones y mensajes contradictorios, la Casa Blanca decidió seguir adelante con el plan anunciado por el presidente norteamericano de lanzar misiles “nuevos, bonitos e inteligentes” contra Siria sin esperar al permiso del Congreso ni a las conclusiones de la investigación internacional sobre el supuesto ataque contra Duma.

El Gobierno sirio denunció “la agresión tripartita” occidental como “una violación flagrante del derecho internacional” que está “condenada al fracaso”.

Las autoridades de Damasco condenaron “en los términos más fuertes” la “agresión bárbara y brutal” de Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra varios puntos en la capital y en la provincia de Homs. “La agresión de los regímenes arrogantes y de la hegemonía occidental fue el resultado de la frustración después de que el proyecto conspiratorio en Siria no tuviese resultado”, apuntaron.

Horas después del bombardeo perpetrado esta madrugada, el portavoz de la Comandancia General del Ejército sirio, Ali Maihub, declaró que el ataque contra Siria “no ha afectado a la capacidad militar” del país árabe.

Maihub dijo que sus sistemas de Defensa Aérea han logrado, “con alta competencia”, interceptar una gran cantidad de misiles de crucero —el Ejército derribó al menos 71 de los 105 proyectiles que fueron disparados desde los buques de guerra y los aviones de combate de las potencias agresoras— que iban dirigidos contra el pueblo sirio.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, tachó a su vez de “criminales” a los dirigentes de las tres naciones que han llevado a cabo la operación, que recibió el apoyo de la OTAN y la Unión Europea.

China —miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU— rechazó el ataque y recordó su “oposición al uso de la fuerza en las relaciones internacionales”. Las autoridades del gigante asiático reclamaron un regreso “a la ley internacional” y una “solución política”.

Mientras, Trump agradeció a Francia y a Reino Unido su colaboración en el ataque “perfectamente ejecutado” en Siria y proclamó que “no se podía obtener mejor resultado. ¡Misión cumplida!”.

De la mano del presidente francés, Emmanuel Macron, y la primera ministra británica, Theresa May, Trump lideró la ofensiva más contundente contra objetivos sirios desde que estalló en 2011 la guerra en el país árabe.

(Fuente: Agencias)

Suspendida la evacuación de la localidad siria de Duma tras los ataques de Jaish al Islam

(SOS).- El grupo Jaish al Islam ha paralizado la evacuación de sus hombres armados de la localidad siria de Duma, en Guta Oriental, y se ha negado a permitir la salida de los civiles, según ha informado este sábado fuentes oficiales.

Las mismas fuentes han acusado a Jaish al Islam, al que el Gobierno sirio responsabiliza de la muerte ayer de cinco civiles tras efectuar un bombardeo sobre Damasco, de lanzar en las últimas horas un ataque con cohetes contra el corredor humanitario ubicado cerca del campamento de refugiados de Al Wafedeen.

En respuesta a los ataques, el Ejército sirio ha lanzado una nueva ofensiva contra las posiciones extremistas en Duma “hasta que el grupo libere a los civiles” que “mantiene secuestrados”.

El jefe miliar ruso del Centro para la Reconciliación en Siria, Yuri Evtushenko, también ha responsabilizado al grupo armado de asesinar a civiles que se oponen a su presencia en la zona.

“Se conocen casos en que se realizaron acciones de intimidación mediante el asesinato de los habitantes que participaron en protestas y que apoyaron la salida de los extremistas de Duma”, ha declarado hoy el responsable de la misión rusa de observación e intervención en el país árabe.

Duma es la única localidad dentro de Guta Oriental, un enclave próximo a Damasco, que las fuerzas gubernamentales no han conseguido liberar en su ofensiva de las últimas semanas.

Rusia ha estado intentando mediar un acuerdo entre las autoridades sirias y Jaish al Islam para la salida de la localidad de los milicianos y sus familias hacia Idlib, como ha ocurrido con otras zonas de Guta.

(Fuente: Agencias)

Unas 6.400 personas son evacuadas de la región siria de Guta Oriental

(SOS).- Unas 6.400 personas —entre ellas 1.500 combatientes de grupos armados islamistas, además de sus familiares y otros civiles— fueron evacuadas en las últimas horas desde la región de Guta Oriental, cerca de Damasco, en virtud de un acuerdo con las autoridades sirias.

El convoy, formado por cerca de 125 autobuses, está dividido en dos grupos y ambos han llegado ya a la zona de Qala al Madiq, en la provincia de Hama, escala hacia su destino final en el la provincia de Idlib.

Con estas personas ascienden ya a 43.400, entre combatientes y sus allegados, los evacuados de Guta Oriental que han partido hacia Idlib, en virtud de los acuerdos entre facciones extremistas de esa región del extrarradio damasceno y Rusia, aliada del Gobierno sirio.

Más autobuses han entrado en la localidad de Arbin como preparativo para la evacuación de un nuevo convoy de milicianos en las próximas horas.

Fuentes oficiales indicaron que el próximo convoy permitirá la evacuación de “terroristas” y sus familiares de las localidades de Arbin, Ain Terma, Zamalka y el barrio damasceno de Jobar.

Mientras, continúa la salida de civiles de Guta Oriental hacia áreas en manos de las autoridades sirias de los alrededores de la capital.

Al menos 107 mil personas han huido a zonas controladas por el Ejército sirio a través de los corredores humanitarios habilitados por los efectivos gubernamentales.

El comando general del Ejército de Siria ha anunciado al cierre de esta edición que, tras intensas batallas contra los grupos terroristas, la región de Guta Oriental, al este de Damasco, está ahora bajo el control de las fuerzas gubernamentales.

Este anuncio ha tenido lugar poco después de que el convoy con un grupo de yihadistas y sus familias fuera evacuado de Arbin, Ain Terma, Zamalka y Jobar.

La operación militar para la liberación de Guta Oriental, el bastión más cercano de los extremistas a la capital del país árabe, comenzó a mediados del mes de febrero.

(Fuente: Agencias)

El Ejército sirio prepara una gran ofensiva contra el último bastión extremista en Guta Oriental

(SOS).- Las Fuerzas Armadas sirias están preparando una “gran ofensiva” contra la ciudad de Duma, el último bastión de los extremistas en Guta Oriental, en los alrededores de Damasco. La operación se llevará a cabo a no ser que los milicianos de Jaish al Islam decidan abandonar la ciudad, dijeron este miércoles fuentes oficiales.

“Las fuerzas desplegadas en Guta están preparando una enorme operación militar en Duma si los terroristas de Jaish al Islam no aceptan entregar la ciudad y retirarse del lugar”, sostuvieron esas fuentes. Tras alcanzar acuerdos con otros grupos, el Ejército sirio está realizando una evacuación de combatientes y sus allegados desde otras áreas de Guta Oriental que estaban en manos de los extremistas armados.

Sin embargo, Jaish al Islam ya adelantó que no tenía previsto entregar sus posiciones en Duma, donde los milicianos y sus familiares están encerrados en un enclave rodeado por fuerzas gubernamentales. Un funcionario aseguró que la situación se halla en una fase crítica. “Los dos días que vienen serán decisivos”, señaló la citada fuente, que pidió permanecer en el anonimato.

El jefe de la Oficina Política de Jaish al Islam, Mohamed Alush, manifestó la noche del martes a través de la red social Telegram que las conversaciones con Rusia, aliado del Gobierno sirio y país que ha conducido las negociaciones con los grupos armados en Guta Oriental, proseguían para lograr un acuerdo sobre Duma y que las perspectivas eran “positivas”.

Alush explicó que el equipo negociador de su grupo busca “que se garantice la seguridad de la población y que no haya un desplazamiento de sus familias”, y destacó que Jaish al Islam seguirá defendiendo la localidad. Las Fuerzas Armadas sirias y sus aliados controlan en la actualidad más del 90 por ciento de Guta Oriental, después de que el pasado 25 de febrero iniciaran una ofensiva terrestre.

(Fuente: Agencias)

Al menos 35 muertos por el impacto de cohetes en un mercado de Damasco

(SOS).- Al menos 35 personas han muerto este martes por el impacto de cohetes contra un mercado popular en el área de Kashkul, en Yaramana, bajo control gubernamental y situada en las afueras de Damasco, según han informado fuentes oficiales sirias.

El director del Hospital de Damasco, Haizam al Huseini, ha asegurado que el centro sanitario ha recibido los cadáveres de 35 personas fallecidas por el “ataque terrorista”.

Por su parte, fuentes de la Jefatura de la Policía de la periferia de la capital han acusado a “organizaciones terroristas” apostadas en Guta Oriental, el principal feudo yihadista de las afueras de Damasco, de haber perpetrado el ataque. El número de fallecidos podría aumentar porque hay muchos heridos graves, han añadido estas mismas fuentes.

Mientras, el Ejército israelí ha desvelado por primera vez que bombardeó y destruyó un reactor nuclear en construcción en Deir ez-Zor, en el noreste de Siria, en el año 2007, según fuentes militares.

“En septiembre de 2007, aviones de combate de la Fuerza Aérea de Israel destruyeron un reactor nuclear que se estaba construyendo en Siria, en la denominada operación Fuera de la Caja, que siguió a largos y complejos esfuerzos de inteligencia y operativos y eliminó una amenaza nuclear contra el Estado de Israel y contra toda la región” , ha señalado el Ejército en un comunicado.

La nota es muy poco habitual, ya que Israel no suele reconocer los ataques en Siria que se le atribuyen.

El ataque tuvo lugar en la noche entre el 5 y el 6 de septiembre y se destruyó un reactor que, dice el comunicado, estaba “en un estado avanzado de construcción en la región de Deir ez-Zor, 450 kilómetros al norte de Damasco”. El proyecto se detectó en 2004, a través de Inteligencia de varias fuerzas de seguridad, que no se mencionan.

“En cuanto el primer ministro dio al Ejército la responsabilidad de destruir el reactor nuclear en Siria me quedó claro que teníamos que preparar los frentes de Inteligencia, operativo y tecnológico para eliminar la amenaza nuclear contra el Estado de Israel y la región al tiempo que dar los pasos necesarios para impedir una escalada hacia la guerra”, ha explicado el que fuera entonces jefe del Estado Mayor, teniente general Gabi Ashkenazi.

La prensa israelí ha detallado que se trató de “una de las operaciones del Ejército israelí más exitosas”, que sin embargo ha estado bajo una orden de censura militar durante una década, y ofrece múltiples detalles de la destrucción de la planta atómica denominada “El Cubo”, ordenada por el entonces primer ministro Ehud Olmert.

(Fuente: Agencias)