Israel ataca un depósito de armas cerca del aeropuerto de Damasco

(SOS).- La Fuerza Aérea israelí ha atacado un depósito de armas supuestamente operado por Hezbolá cerca del aeropuerto de Damasco, una ofensiva que el Gobierno israelí no ha confirmado oficialmente aunque sí ha reconocido que formaría parte de su política de impedir que este grupo de se arme.

Las imágenes difundidas por las cadenas de televisión y en las redes sociales muestran varios ataques aéreos realizados antes del amanecer del jueves y un incendio provocado por los proyectiles caídos al este del aeropuerto de Damasco.

Israel no suele hacer declaraciones sobre los ataques que realizan las Fuerzas de Defensa israelíes en territorio sirio ni en otros países. Sin embargo, su ministro de Inteligencia, Israel Katz, ha afirmado, en declaraciones desde Estados Unidos, que el “incidente en Siria” concuerda con la política del Gobierno de impedir que Hezbolá consiga más armas.

“El incidente en Siria corresponde por completo con la política de actuar para impedir que Irán trafique con armas avanzadas en Siria para entregarlas a Hezbolá”, ha asegurado Katz.

“El primer ministro ha dicho que cada vez que reciba información de Inteligencia que indique la intención de transferir armas avanzar a Hezbolá, nosotros actuaremos”, ha añadido.

La prensa local ha dicho que los primeros indicios apuntan a que los ataques aéreos han alcanzado almacenes y tanques de combustible y que solo han causado daños materiales y no personales.

Por su parte, la televisión estatal siria ha informado de que varios misiles han golpeado una posición militar al suroeste del aeropuerto de Damasco, denunciando la “agresión israelí”. Según el medio oficial, que cita fuentes militares, se han producido pérdidas materiales pero no ha habido que lamentar víctimas.

(Fuente: Agencias)

Cientos de yihadistas mueren en los combates con el Ejército sirio a las afueras de Damasco

(SOS).- Al menos 450 integrantes del movimiento extremista suní Hayat Tahrir al-Sham (Organización para la liberación del Levante), afiliado a Al Qaeda en Siria, han muerto en los últimos cuatro días durante los intensos combates contra el Ejército sirio en el barrio de Jobar, en el extrarradio de Damasco.

La operación comenzó el pasado martes, cuando las fuerzas de seguridad sirias constataron que decenas de yihadistas se habían infiltrado en un complejo de fábricas textiles en el norte del distrito.

Durante los combates, el Ejército sirio se ha incautado de vehículos cargados de explosivos, tanques, vehículos acorazados, cinco lanzamorteros, tres cañones y 15 ametralladoras.

Además, las tropas gubernamentales han aprovechado para bombardear las rutas de suministro y los trayectos de desplazamiento de los yihadistas en la cercana localidad de Ghouta, según informaron fuentes militares.

Pese a que en Siria los viernes son tradicionalmente días de descanso, los enfrentamientos han proseguido esta mañana con la participación de las Fuerzas Aéreas.

La ex filial siria de Al Qaeda, Jabhat Fatah al-Sham, y sus aliados intentaron romper la defensa de las tropas del gobierno en la región de Jobar el viernes temprano. Los atacantes sufrieron graves pérdidas.

Al mismo tiempo, un destacamento numeroso de extremistas trató de avanzar en dirección a la plaza de los Abasíes.

En caso de que hubiesen logrado su propósito, el control sobre esta zona les habría abierto la vía al centro histórico de la capital.

Sin embargo, en esta dirección las posiciones del Ejército sirio son especialmente fuertes y la ofensiva fue repelida.

(Fuente: Agencias)

El terror en Damasco marca el sexto aniversario del conflicto sirio

(SOS).- Cuatro días después de un atentado que se cobró 74 vidas, el terror ha golpeado de nuevo el corazón de Damasco cuando se cumple el sexto aniversario del conflicto en Siria.

Un terrorista suicida ha hecho estallar este miércoles la carga explosiva que ocultaba en el concurrido palacio de justicia de Hamidiye, próximo al bazar de la capital. Al menos 39 personas, entre ellas 24 civiles, han muerto y varias decenas han resultado heridas.

El atacante, vestido con uniforme militar, ha provocado la explosión después de que la Policía tratara de impedirle la entrada al edificio, según han relatado testigos presenciales.

Un segundo atentado suicida se ha producido poco después en un restaurante del distrito de Rabue, situado al oeste de Damasco. La prensa local ha indicado que la explosión ha dejado más de dos decenas de heridos. Hasta el momento ningún grupo ha reivindicado la autoría del ataque a la capital.

El ministro sirio de Justicia, Neyem Edin al-Ahmad, ha declarado a los medios de comunicación que los atentados “no sorprenden, ya que se producen en medio de las victorias del Ejército Árabe de Siria por toda la geografía del país, así como los triunfos políticos logrados en Ginebra y Astaná, que los terroristas pretenden socavar”.

Precisamente este miércoles ha concluido la tercera ronda de negociaciones sobre la tregua en Siria en la capital de Kazajistán, que fue boicoteada por la mayor parte de los grupos rebeldes.

Las delegaciones de Rusia, Turquía e Irán han publicado un comunicado conjunto en el que han anunciado que la próxima reunión en Astaná tendrá lugar el próximo mes de mayo.

(Fuente: Agencias)

Detrás del doble atentado en Damasco, un grupo yihadista afiliado a Al Qaeda en Siria

(SOS).- El movimiento extremista suní Hayat Tahrir al-Sham (Organización para la liberación del Levante), afiliado a Al Qaeda en Siria, se atribuyó en la tarde del domingo el doble atentado terrorista perpetrado el día anterior en Damasco.

Según fuentes locales, el número de víctimas mortales ya asciende a 74, elevando el balance inicial de 40 muertos que hizo el Ministerio del Interior sirio. Entre los fallecidos se encuentran 54 peregrinos chiíes procedentes de Irak, ocho de ellos menores, y 20 efectivos de las fuerzas gubernamentales sirias, de los que 16 eran policías. Otras 120 personas resultaron heridas en el ataque, y varias permanecen en estado crítico.

“Es un mensaje para Irán y sus milicias”, señaló el grupo islamista radical en un comunicado difundido a través de la red social Telegram en el que calificó a los terroristas suicidas como “héroes”. A mediodía del sábado, los yihadistas detonaron dos cargas de explosivos en un aparcamiento para autocares turísticos situado en las proximidades del cementerio de Bab al-Saghur de Damasco, que alberga un importante mausoleo chií.

Fuentes de las fuerzas de seguridad sirias dijeron haber desactivado varios artefactos explosivos en diferentes puntos de la capital durante las horas posteriores al atentado.

En su mensaje, Hayat Tahrir al-Sham clamó venganza contra Irán por su apoyo al Gobierno de Siria en el conflicto. El ataque, un hecho raro en la ciudad de Damasco, se produjo en plena tregua y a cinco días del sexto aniversario del inicio de la guerra en el país árabe. La capital siria es una de las zonas menos afectadas por los combates.

El Ministerio de Asuntos Exteriores sirio consideró que el doble atentado era “la respuesta a las victorias del Ejército” sobre los terroristas.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores iraquí anunció la formación de un gabinete de crisis -en cooperación con las autoridades sirias- para elaborar una lista de las víctimas y proporcionar ayuda de emergencia a los heridos y la repatriación de los fallecidos.

Los ejecutivos de ambos países manifestaron su repulsa por el atentado e hicieron un llamamiento a la comunidad internacional para que lo condenen.

Hoy comenzó en Astaná una nueva ronda de conversaciones sobre el alto el fuego en Siria, bajo la tutela de Rusia, Turquía e Irán. Las consultas preliminares están programadas para este mismo martes, y una reunión plenaria se celebrará al día siguiente.

En enero y febrero, la capital de Kazakistán albergó dos rondas de conversaciones internacionales de alto nivel y una reunión técnica de expertos. El principal resultado de las negociaciones fue el acuerdo de Moscú, Ankara y Teherán sobre la creación de un grupo operativo para la supervisión de la tregua en el país árabe.

(Fuente: AsiaNews / Agencias)

Viaje desde Damasco a Alepo

¡Hola a todos!

¡Me encuentro en Siria estos días!

Se mezcla en el corazón la alegría por volver a esta tan querida tierra y la tristeza por el dolor y la destrucción.

Les mando algunas fotos del camino de 9 horas en autobús que hicimos desde Damasco hasta Alepo (tan solo 300 km). En la ventanilla junto a mi asiento el recuerdo de un agujero de bala… Y, a medida que nos acercábamos a Alepo, la desolación del paisaje…

¡Y finalmente la emoción del reencuentro!

Doy gracias a Dios por poder pisar una vez más esta tierra de mártires.

Hermana Guadalupe

Ver álbum de fotos en Facebook:
https://www.facebook.com/groups/1762773427341570/permalink/1851668215118757/

Cáritas Siria: Damasco sufre una emergencia hídrica. Millones de habitantes están sin agua

Damasco (AsiaNews).- La responsable de comunicación de Cáritas Siria, Sandra Awad, vive desde hace años el drama de la guerra. En un largo informe, Awad relata la situación que atraviesa actualmente Damasco: falta el agua, la distribución de energía eléctrica se interrumpe durante horas, escasea el gas y el combustible para la calefacción. La ciudad parece que volvió a “la edad de la piedra”.

En los últimos días, advierte la responsable de esta organización eclesial, el mayor problema es la falta de agua potable, un verdadera y propia “emergencia hídrica” que afecta a una cantidad ingente de habitantes de la capital siria. En Damasco, más de cinco millones de personas transcurrieron el Fin de Año sin agua. El 22 de diciembre se interrumpió la provisión de la central de Ain Al-Fija, el centro de distribución más importante de la región. Esta central, que está situada a uno 20 kilómetros de la capital en el valle del río Barada, provee el “70% del agua” a la ciudad y las zonas circunstantes.

Los habitantes de Damasco, señala Awad, “están preocupados”. Acumular reservas de agua -añade- se convirtió en una de las prioridades de este último período. Se trata de una emergencia confirmada recientemente por el cardenal Mario Zenari, nuncio apostólico en Siria, en una entrevista concedida a AsiaNews.

El Gobierno sirio acusó a los rebeldes, que ocupan Wadi Barada desde 2012, de haber envenenado las reservas de agua derramando litros de combustible diésel dentro de los pozos. En el pasado, los combatientes cortaron varias veces la provisión de agua a la capital, como arma de chantaje contra el Ejército gubernamental que quería recuperar la zona.

Poniendo en riesgo la “frágil” tregua nacional firmada por el Gobierno y las milicias armadas, que entró en vigor desde la medianoche del 30 de diciembre gracias a la mediación de Rusia y Turquía, en la zona se realizan enfrentamientos entre los dos frentes. Una preocupación más para millones de habitantes de Damasco, que más allá de la duración del conflicto hoy miran a la necesidad inmediata de agua para beber, lavar los platos o la ropa y para la higiene personal, dice la responsable de Cáritas en su escrito.

Mostapha, de 55 años y padre de 4 hijos, afirma haber esperado “en una cola durante tres horas” para conseguir un poco de agua en un parque público cercano a su casa. “Cuando llegué al grifo -lamenta- el agua fue cortada. Ahora uso un bono para adquirir alguna botella de agua, si en el negocio queda aún alguna. La mayor parte está terminando las reservas”.

El Gobierno sirio, explica Awad, trata de suplir la carencia juntando agua de algunos pozos esparcidos alrededor de la capital, pero son muchos los que ni siquiera cuentan con una mínima reserva. Los privados venden el agua al triple de su precio y se asiste a un progresivo aumento del mercado negro.

Sara, madre de dos hijos, cuenta que compró un poco de agua “a una persona que estaba de paso” a un precio altísimo y sin conocer su proveniencia. “Pero -reconoce- no tenía otra opción”. “Desde hace cinco días mi pozo está seco y tenía que dar de beber a mis hijos”. De aquí, según los expertos, el riesgo creciente de enfermedades relacionadas con el consumo de agua contaminada o no potable. “Mi hijo -apunta Roula, de 39 años y madre de tres niños- tuvo una reacción cutánea muy fuerte después de ducharlo con agua comprada a un traficante. No pudo dormir durante toda la noche. Lo llevé al doctor, el cual me confirmó que se presentaron muchos casos análogos en la última semana”.

En su documento, Sandra Awad asegura que el inicio de 2017 se caracterizó por las “dificultades” y el “cansancio” de muchos habitantes de Damasco. A su modo de ver, se puede suplir la falta de electricidad y combustible, pero no sucede lo mismo con el agua. “Esperemos -concluye- que esta pesadilla pueda terminar rápidamente”.

Cáritas Siria: los niños van al teatro, para reconstruir el país con una Navidad en paz

Damasco (AsiaNews).- La responsable de Comunicación de Cáritas Siria, Sandra Awad, 38 años, casada y madre de dos hijos, cuenta en un escrito cómo han celebrado la Navidad en Damasco. A pesar de estar atravesando el dolor y el sufrimiento causado por la guerra, Awad asegura que los cristianos han vivido una Navidad “maravillosa”. Las muertes provocadas por el conflicto –destaca– enseñan “el verdadero significado de la vida y del nacimiento”.

“Nuestra Navidad  –escribe la responsable de Cáritas Siria– no es tan resplandeciente ni iluminada como en otras partes del mundo; nuestros árboles no están iluminados, porque durante gran parte de la jornada no disponemos de energía eléctrica”. Sin embargo, a veces la oscuridad es importante porque permite “ver y entender aquello que de verdad cuenta en la vida”.

Entre los muchos eventos organizados por la iglesia local, Awad recuerda una obra teatral que fue escrita y dirigida por ella misma, titulada “El nacimiento de la paz”, que fue vista por más de 500 niños en dos funciones. El texto busca contar, precisamente, cuál es el significado de la paz, de compartir, de la aceptación, que son un objetivo que ha de alcanzarse a través de un esfuerzo común “en nosotros mismos y en nuestras familias”.

captura-de-pantalla-2017-01-02-a-las-18-27-03

A continuación, publicamos el testimonio íntegro de la responsable de Comunicación de Cáritas Siria:

Estamos en pleno clima navideño, pero en nuestro país todavía se vive el dolor y el sufrimiento de la Semana Santa de 2011, cuando inició el conflicto en Siria. Sin embargo, a pesar de las dificultades en las cuales, todavía hoy, nos vemos obligados a vivir -en Damasco, hace cinco días que no hay agua, los grupos armados han envenenado los pozos y en los alrededores de la capital se continúa combatiendo- nuestra Navidad es, sin lugar a dudas, maravillosa.

¿Y por qué es maravillosa, a pesar de la guerra? ¡No sabría cómo decírselo de manera racional! Quizás la muerte nos enseña el verdadero significado de la vida y del nacimiento. Tal vez, la tristeza que nos rodea da a los momentos felices mucho más valor.  Un valor mucho, mucho más grande.  Y quizás es por esto que estamos viviendo, con mayor impaciencia, el nacimiento del Niño [mensajero] de la paz en el país.

Nuestra Navidad no es tan resplandeciente ni iluminada como en otras partes del mundo;  nuestros árboles no están iluminados, porque durante gran parte de la jornada no disponemos de energía eléctrica. La guerra nos ha quitado la corriente, junto a tantas otras cosas, como el agua, el kerosén, el gasoil, la calefacción. Moríamos cada día que pasaba, en nuestro intento de recuperar estos bienes de primera necesidad, pero no pasa nada. Cuando no hay electricidad, podemos encender una pequeña vela y ponerla cerca del pequeño pesebre navideño, que, en Siria, cada familia cristiana tiene al pie de su árbol.

Quizás, la oscuridad sea importante a veces, para que el ser humano pueda ver y entender qué es lo que de verdad cuenta en la vida. Y lo que más cuenta en Navidad es precisamente el acontecimiento del nacimiento de Jesús.  Un montón de luces encendidas nos llevaría a concentrarnos sólo en la belleza del árbol, haciendo que sólo con esfuerzo miremos al niño colocado en la gruta, a los pies del pesebre, aguardando a que también nosotros encendamos una luz para iluminarlo y brindarle un poco de calor. Parte de nuestro amor, algo de nuestro consuelo.

Nuestra Navidad en Cáritas, este año, también ha sido distinta de las fiestas de los años anteriores. Estábamos llenos de alegría en las fases preparatorias de varios eventos navideños, en particular, mientras preparábamos la obra que se llevó a cabo el 23 de diciembre en el teatro parroquial de la Cross Church, en Damasco. En el evento participaron, invitados, 550 niños cristianos provenientes de familias necesitadas, que pudieron asistir al espectáculo [que yo misma escribí y puse en escena] titulado “El nacimiento de la paz”. En el texto quise incluir muchos elementos como insignia de la paz, además de mensajes e invitaciones a compartir, y a una aceptación del prójimo, a un esfuerzo común en pos de la construcción de una paz verdadera, en nosotros mismos y en nuestras familias.

La puesta en escena de la obra fue llevada adelante por un grupo de jóvenes y brillantes actores llamado “Enjaz”, con la participación de algunos niños. Entre ellos, de Tony Estephan, un chico de 11 años, que cuenta: “Lo que más me agradó fue haber actuado frente a tantos niños necesitados, que tienen mi misma edad. Es hermoso haberles transmitido mucha alegría, porque el espectáculo es una comedia, y estoy seguro de que les gustó muchísimo”.

Ethraa, una actriz de 22 años, agrega: “La idea que fundamenta el espectáculo representa una novedad. La historia habla de nosotros, de todos los sirios. Los héroes de este relato son los objetos que decoran un árbol de Navidad en Siria: ángeles, estrellas, copos de nieve, luces, botas, bastoncillos y campanas. Entre ellos surge una discusión en torno a si deben quedarse o partir rumbo a otro país, luego de haber descubierto que afuera aún sigue ardiendo la guerra. Una discusión que se da cada día, en cada casa, desde hace mucho tiempo”.

Adam Al-Shami, un actor de 20 años, explica: “La idea de que la paz debe venir de nosotros mismos es fantástica, nunca antes había visto las cosas con esta mirada. Nosotros esperamos que la paz sea el fruto de un milagro, de un hecho externo al 2011; pero nunca antes había pensado en el hecho de que somos nosotros mismos los primeros que debemos construirla. La obra me ha enriquecido con estos pensamientos nuevos, que quiero mantener vivos en mí”.

Rita Jarallah, del comité organizador del espectáculo, cuenta: “Mientras estábamos en la tienda, ocupados en elegir los regalos de Navidad, imaginaba las sonrisas de los niños cuando abrieran los paquetes y encontraran juguetes bellos, que sus padres ciertamente no podían comprar. Cada niño en su paquete encontró también una gorro de lana para el invierno, una bufanda y tres pares de calcetines, confeccionados por algunas mujeres necesitadas, que estaban muy felices de ganar un dinero para sus familias y de prestar un servicio destinado a los niños, con los gorros de abrigo, realizados con tanto amor. Este año, mi Navidad ha sido esto, una fiesta repleta de niños con rostros sonrientes”.

Fadia Nassar, coordinadora de proyectos de Cáritas Siria, recuerda que “mientras en el teatro se desarrollaba el espectáculo, no logro quitarme la mirada de los rostros felices de los niños, que reían todo el tiempo. Todo esto me ha transmitido sensaciones positivas, que ni siquiera logro describir…”.

Sara, una niña de tan sólo 7 años, que estaba entre los cientos de niños que asistieron al espectáculo, cuenta: “Estoy feliz, porque ahora yo también me he vuelto una mamá. Cáritas me regalo una muñeca estupenda y ahora yo también soy una mamá. La cuidaré todo el tiempo”.

John, un niño de 10 años, hace eco de sus palabras, y dice que la obra le “gustó muchísimo, especialmente la parte en la que se mostraba el nacimiento de Jesús. Fueron niños como nosotros los que interpretaron el rol de la Virgen María, de San José, de los Magos y los pastores. Mi sueño es llegar a ser un actor, me gustaría actuar en una obra que hable de la Navidad, como ellos, la próxima vez”.

El pequeño Karim, de 11 años, quiere, por último, agradecer a Cáritas Alemania que ha contribuido a la realización del evento y por los “regalos preciosos que nos han hecho. Este año ha sido una Navidad de luz, y llena de alegría”.

“Nuestros niños necesitan de estas narraciones de paz –concluye Rama Zreik, embajador de la ONU ad honorem para la infancia– y de estos maravillosos conceptos de amor y convivencia. Son los únicos con los cuales será posible reconstruir Siria, y deben ser enseñados desde la más temprana infancia”.