Turquía acusa a EEUU de dar millones de dólares a terroristas en Siria y promete limpiar Afrin

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha criticado de nuevo a Estados Unidos por apoyar a las milicias kurdas en Siria, y ha denunciado que Washington planea dar cientos de millones de dólares a grupos “terroristas”.

“Si dais apoyo de 500 o 550 millones de dólares del presupuesto a los terroristas, ¿tenemos que decir que es correcto, que vais por el buen camino?”, ha preguntado Erdogan, en referencia a lo que Turquía considera son planes de Estados Unidos para financiar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), las fuerzas kurdas que combaten en Siria contra el Estado Islámico y es aliada de Washington.

Turquía considera a las YPG como una organización terrorista, conectada con el Partido de los Trabajadores Kurdo (PKK), y lanzó el pasado enero una ofensiva contra el grupo en el enclave sirio de Afrin, sobre el que Erdogan ha asegurado que quedará pronto “limpio de terroristas”.

“Este verano va a ser caliente tanto para los terroristas como para quienes los apoyan”, ha advertido el mandatario turco, que ha reiterado que una vez concluida la operación en Afrin, las tropas turcas continuarán hacia Manbech, otra región siria en manos de las YPG y donde, a diferencia de Afrin, sí hay presencia de fuerzas de la coalición internacional contra el Estado Islámico encabezada por Estados Unidos.

“Primero limpiaremos Manbech de terroristas y luego transformaremos el este del Eufrates en una región segura para nosotros y nuestros hermanos y hermanas sirias”, ha aseverado.

Erdogan ha afirmado que tras 35 días de operativo militar, Turquía controla ya 415 kilómetros cuadrados en Afrin, aproximadamente el 20 por ciento del territorio. “Espero que en poco tiempo podamos limpiar Afrin de terroristas y dejar que cientos de miles de sirios (que viven) en nuestro país regresen a sus hogares”, ha señalado.

También ha dicho que el Ejército turco tomara la ciudad de Afrin “tan pronto como sea posible” y luego continuará con “una nueva estrategia”.

El apoyo de Washington a las YPG es el principal punto de fricción en las deterioradas relaciones entre Turquía y Estados Unidos, aliados en la OTAN.

Fue uno de los principales puntos en la agenda de la visita que el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, hizo la semana pasada a Turquía, y que concluyó con el compromiso de establecer mecanismos para recomponer una relación que Ankara asegura ha llegado a un punto crítico.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Las YPG y las autoridades sirias acuerdan el despliegue de fuerzas gubernamentales en Afrin

(SOS).- Las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) y el Gobierno sirio acordaron el domingo la entrada de soldados leales a Damasco en el enclave de Afrin. Esta región siria, situada al norte del país árabe, ha estado controlada de facto por las YPG y su brazo político, el PYD, desde 2011.

Ahora, con el objetivo repeler la ofensiva de Turquía, las milicias kurdosirias dejarán de nuevo que las fuerzas gubernamentales pongan un pie en la región.

Hace un mes, Ankara —ayudada por los rebeldes del ELS— lanzó una ofensiva militar aérea y terrestre para conquistar el disputado enclave sirio.

Turquía considera que las YPG y el PYD son lo mismo que la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerada terrorista tanto por Ankara como por Bruselas y Washington.

Sin embargo, en Siria, Estados Unidos se ha estado apoyando en estas milicias kurdosirias en su lucha contra el Estado Islámico.

Desde el inicio de la ofensiva turca en Afrin, las YPG han estado pidiendo públicamente la ayuda de las fuerzas leales a Damasco. Finalmente, el enemigo exterior —Turquía— ha unido a las dos partes. Tanto las autoridades sirias como las milicias kurdas han anunciado este mismo lunes el pacto.

Las YPG han dicho que Damasco desplegará soldados en Afrin en “algunas zonas de la frontera con Turquía” y que este pacto es solo militar. “No hemos hablado de cuestiones políticas ni territoriales. Eso ya lo negociaremos más adelante con Damasco”, ha aseverado un portavoz kurdo.

Sin embargo, el Gobierno ha señalado que debe retomar el control territorial de Siria entera y que, por lo tanto, los efectivos del Ejército sirio que entren en Afrin lo harán para quedarse. “Las fuerzas populares entrarán en Afrin en las próximas horas para apoyar la lucha de su gente y confrontar la agresión turca”, ha explicado una fuente oficial.

A pesar de las versiones contradictorias, la sintonía entre las YPG y las autoridades de Damasco viene siendo efectiva desde el inicio de la operación militar turca en esta región, que empezó el pasado 20 de enero. Entonces, las milicias kurdosirias empezaron a movilizar a sus tropas hacia el enclave, situado al noroeste de Siria. Para que pudiesen llegar allí y luchar contra Turquía y el ELS, las fuerzas gubernamentales les dejaron cruzar su territorio.

“No tenemos ningún problema con ello —ha afirmado este lunes el ministro de Exterior turco, Mevlut Cavusoglu—. Si Assad quiere entrar en Afrin, que entre. Pero si entra para ayudar a las YPG, que sepa que nadie puede parar a Turquía”.

“Lanzamos esta operación para expulsar al PKK/YPG de Afrin. Siempre hemos respetado la integridad territorial de Siria”, ha puntualizado Cavusoglu.

Aunque Ankara ha asegurado que sus operaciones no suponen una amenaza para el Gobierno sirio, Damasco ha condenado la intervención turca insistiendo que Afrin es parte inalienable del territorio sirio.

(Fuente: Agencias)

Turquía y Estados Unidos acuerdan normalizar sus relaciones, dañadas por la guerra en Siria

(SOS).- El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, se reunió hoy con el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, para tratar de recomponer unas relaciones bilaterales dañadas, sobre todo, por el apoyo de Washington a milicias kurdas en Siria que Turquía considera una amenaza.

Tillerson, que inició ayer su visita y se entrevistó durante más de tres horas con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dio una rueda de prensa conjunta con Cavusoglu tras su encuentro en Ankara.

Los cancilleres estadounidense y turco anunciaron un plan para recuperar la sintonía perdida en los últimos tiempos.

Aunque no se detallaron pasos concretos, Cavusoglu sugirió que existe un entendimiento mutuo sobre Manbiy, una región del norte de Siria de la que Turquía quiere expulsar a las milicias kurdas.

“Empezaremos por Manbiy. Lo aseguraremos. Quién administra estas provincias y quién proporciona la seguridad allí es importante para alcanzar la estabilidad. Podemos adoptar pasos con Estados Unidos en esta cuestión después de que los milicianos de YPG/J se retiren de Manbiy”, dijo el ministro turco de Asuntos Exteriores, quien se refirió a este plan como una vieja promesa de Washington, incumplida hasta el momento.

Hasta hoy, Manbiy es una de las villas donde hay apostadas unidades kurdosirias junto a tropas estadounidenses, que las respaldan.

Aunque Tillerson y Cavusoglu no mostraron una sintonía total frente a los periodistas, el norteamericano no desentonó en exceso. Valoró sus relaciones bilaterales, que se remontan a tiempos de la Guerra Fría, como “profundas e importantes”, y declaró que Turquía y Estados Unidos no “actuarán solas” en Siria. Aseguró que la Casa Blanca reconoce el derecho “legítimo” de Turquía de proteger sus fronteras, tal es la justificación turca para intervenir en Afrin, aunque pidió contención para evitar bajas civiles.

Erdogan planteó ayer “claramente” al jefe de la diplomacia estadounidense qué es lo que Turquía espera de Estados Unidos en relación a sus relaciones bilaterales y las prioridades del país en Siria e Irak, según fuentes de la Presidencia turca citadas por los medios locales.

Según esas fuentes, los dos políticos también intercambiaron opiniones sobre la lucha contra el terrorismo.

El principal escollo en las relaciones de los dos países, aliados en la OTAN, es el apoyo que Estados Unidos presta a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que Washington considera esenciales en la lucha contra el Estado Islámico.

Por contra, Turquía cree que las YPG son un grupo terrorista vinculado al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla enfrentada al Estado turco desde hace tres décadas.

Turquía mantiene desde finales de enero una ofensiva contra las YPG en enclave de Afrin, en el norte de Siria, operación que ha amenazado con extender a la zona de Manbech, donde hay efectivos de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, que apoya a las milicias kurdas contra los yihadistas.

Los ministros de Defensa de Estados Unidos y Turquía, James Mattis y Nurettin Canikli, respectivamente, ya trataron ayer este asunto en un encuentro en Bruselas.

Según Canikli, su homólogo estadounidense planteó la posibilidad de que las YPG ayuden a Turquía contra el PKK, algo que el ministro turco ve inviable ya que considera que los dos grupos son lo mismo.

(Fuente: Agencias)

El Consejo de Seguridad de la ONU negocia una resolución para una tregua en Siria

(SOS).- El Consejo de Seguridad de la ONU comenzó a negociar hoy un proyecto de resolución para decretar una tregua humanitaria en Siria que permita asistir a la población más necesitada.

Según dijeron fuentes diplomáticas, los quince Estados miembros mantuvieron hoy discusiones a nivel de expertos en base a un texto presentado por Suecia y Kuwait, responsables del dossier humanitario sirio dentro del Consejo.

La expectativa, según esas mismas fuentes, es que pueda haber una votación a lo largo de esta semana, aunque por ahora no hay nada confirmado.

Rusia, sin embargo, ya ha adelantado su oposición a esta iniciativa, que considera poco realista.

“A nosotros nos gustaría ver un alto el fuego, el fin de la guerra, pero los terroristas, no estoy seguro de que estén de acuerdo”, dijo el pasado jueves a los periodistas el embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia.

El diplomático se expresó así tras una reunión a puerta cerrada en la que el Consejo de Seguridad analizó los últimos acontecimientos en Siria.

La idea de una pausa humanitaria parte de los servicios humanitarios de Naciones Unidas, que este mes pidieron un alto el fuego de al menos un mes para poder asistir a miles de personas en áreas difíciles de alcanzar y para evacuar a los heridos y enfermos.

Suecia y Kuwait retomaron esa iniciativa en su propuesta de resolución al Consejo de Seguridad, donde Rusia es uno de los cinco países con poder de veto.

Mientras, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, advirtió hoy que la ofensiva militar turca en el norte de Siria contra las milicias kurdas podría afectar a las tropas estadounidenses en la zona que apoyan a esos grupos.

“Obviamente no los atacaremos de forma intencionada, pero eliminaremos a todos los terroristas que veamos. Entonces se darán cuenta de que sería bueno para ellos no permanecer al lado de los terroristas”, dijo Erdogan durante un discurso en Ankara.

El mandatario se refirió así a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), aliadas de Estados Unidos en su lucha contra el Estado Islámico y que Turquía considera terroristas.

El pasado 20 de enero el Ejército turco inició una ofensiva en el enclave sirio de Afrin, y el Gobierno turco amenaza con ampliar la operación a Manbech, una región siria en manos de las YPG desde 2016.

A diferencia de Afrin, en Manbech sí hay efectivos de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, que apoya a las milicias kurdas contra los yihadistas.

Ankara ha exhortado repetidamente a Washington a que fuerce la retirada de las YPG de Manbech, algo que no se ha producido.

“Si una organización terrorista ataca a un país aliado, como miembro de la OTAN (Estados Unidos) debe oponerse”, remarcó el presidente turco, tras señalar que “Estados Unidos no es la OTAN”.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, visitará este jueves Ankara para debatir con las autoridades turcas los distintos puntos de fricción entre los dos países, aliados en la OTAN.

Tillerson se reunirá con Erdogan y con el ministro turco de Exteriores, Mevlut Cavusoglu.

(Fuente: Agencias)

Rusia dice que se han creado las condiciones para pasar la página trágica del conflicto sirio

(SOS).- El presidente de Rusia, Vladimir Putin, consideró que se han creado las condiciones en Siria para “pasar la página trágica” del conflicto, en su mensaje en la inauguración del Congreso de Diálogo Nacional Sirio en la ciudad de Sochi (mar Negro).

“Se puede considerar que a día de hoy se han creado las condiciones para pasar la página trágica en la historia de Siria”, señaló Putin en su mensaje, leído por el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov.

El mandatario ruso subrayó que ha llegado el momento de abrir un diálogo “realmente efectivo” entre todos los sirios con el fin de lograr un arreglo pacífico bajo los auspicios de la ONU y sobre la base de la resolución 2254 sobre una transición política en el país árabe.

Aseguró que el foro está llamado a “unir al pueblo sirio después de casi siete años de conflicto armado que ha sesgado la vida de cientos de miles de personas y forzado a varios millones a abandonar su patria”.

“Se presenta una buena oportunidad de hacer realidad los deseos de los sirios de poner fin a la guerra entre hermanos, acabar definitivamente con el terrorismo y regresar a una vida normal”, insistió.

Putin aseguró que Rusia ha tratado de que este foro, con la participación del Gobierno y parte de las facciones rebeldes, sea lo más representativo posible porque “solo el pueblo de Siria tiene derecho a determinar el futuro de su país”.

El encuentro ha sido boicoteado por la principal coalición rebelde, la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), y por los kurdos, que acusan a Moscú de dar el visto bueno a la operación turca en el noroeste de Siria.

Un grupo de insurgentes viajó esta mañana desde Ankara para tomar parte en el foro, motivo por el que éste comenzó con más de dos horas de retraso.

Pero en el último momento esta delegación rebelde decidió no salir del aeropuerto, supuestamente en protesta porque en el foro únicamente aparezca la bandera oficial de Siria.

El principal objetivo del encuentro es crear una comisión constitucional, que estará encabezada por el enviado de la ONU, Staffan de Mistura, y cuyo objetivo será redactar la nueva Carta Magna del país árabe.

Pese a las ausencias, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, respaldó la iniciativa rusa, que calificó de “importante contribución” para revivir el proceso de paz de Ginebra, encallado desde hace meses.

(Fuente: Agencias)

Turquía asegura que la ofensiva en Siria se extenderá más allá del enclave de Afrin

(SOS).- El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró hoy que la ofensiva turca en Siria se extenderá a Manbech tras terminar la operación en el enclave de Afrin, iniciada el pasado sábado.

“Limpiaremos Manbech de terroristas como prometimos y continuaremos nuestra lucha hasta que no quede ninguno en la zona fronteriza con Irak”, dijo Erdogan en un discurso en Ankara retransmitido por la televisión turca.

El Gobierno de Ankara considera “terroristas” a las Unidades de Protección Popular” (YPG), milicias kurdosirias aliadas de Estados Unidos en su lucha contra el Estado Islámico, por su vinculación con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en Turquía.

La operación militar Rama de Olivo, lanzada hace seis días por el Ejército turco, se centra de momento contra la región siria de Afrin, pero Erdogan ha anunciado que se extenderá a otras zonas controladas por las YPG desde el verano de 2016.

“No vamos a ocupar Afrin. Lo devolveremos a sus dueños originales. Tenemos 3,5 millones de refugiados sirios en nuestro país. Queremos que vuelvan a sus hogares”, aseveró el presidente turco.

Actualmente, la zona que separa el enclave de Afrin del resto de territorio sirio está controlada por milicias rebeldes, opuestas al Gobierno de Damasco.

Estas unidades cuentan con el respaldo de tropas turcas que invadieron esta zona en el verano de 2016 en la llamada Operación Éufrates, dirigida entonces sobre todo contra el Estado Islámico.

Desde el inicio de la más reciente operación, las YPG han lanzado en represalia obuses contra la ciudad turca de Kilis, a seis kilómetros de la frontera norteña de Afrin, y contra pueblos en la provincia de Hatay, al oeste.

Un total de 343 miembros de las milicias kurdas han sido “neutralizados” desde el inicio de la operación, según informó hoy el Ejército turco, que emplea tropas terrestres, artillería, tanques y aviones de guerra.

(Fuente: Agencias)

Turquía intensifica los bombardeos contra las milicias kurdas en el enclave sirio de Afrin

(SOS).- Turquía ha intensificado hoy los bombardeos contra la región de Afrin, controlada por milicias kurdas y situada en el noroeste de Siria. La aviación turca ha lanzado decenas de ataques contra distintas partes de ese enclave de la provincia de Alepo.

El portavoz de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) en Afrin, Brusek Hasaka, ha precisado en un comunicado que la fuerza aérea turca ha tenido como blanco los pueblos de Talia, Helubia, Qatma, Qustul Yandu, Bafalún, Sad Midanki, Kibe Shin, Kafr Rum, Basufan y los alrededores de Bulbul.

Las FDS, una alianza armada liderada por milicias kurdas y respaldada por los Estados Unidos, se han enfrentado en las últimas horas a las tropas turcas y facciones rebeldes aliadas de Ankara en distinta partes de Afrin. Las FDS han lanzado una operación de precisión en los alrededores de la zona de Deir Saman, en el sureste, contra posiciones de soldados turcos, ha informado la citada alianza en un comunicado.

En la nota se destaca que en esa área los militares turcos están apoyados por la filial siria de Al Qaeda, pero esto no ha sido confirmado por ninguna otra fuente. Las FDS han añadido que se desencadenaron choques en Deir Saaman, donde han asegurado que han matado a ocho oponentes, que no se sabe si eran turcos o combatientes aliados del Gobierno de Ankara. Tras esta incursión, los milicianos de las FDS se han retirado de Deir Samaan y han regresado a sus posiciones.

En declaraciones a la prensa, el comandante de la Brigada Sultán Murad, el coronel Ahmad Ozman, cuyo grupo colabora con Turquía, ha explicado que en las últimas horas sus fuerzas han tomado el pueblo de Hamam y montes próximos, en el norte de Afrin.

Asimismo, las facciones rebeldes apoyadas por las tropas turcas han conquistado la población de Omar al Sharqui, en la zona de Bulbul, también en el norte de Afrin, mientras que ha habido fuertes choques en el monte Barzaya. La Brigada Sultán Murad está integrada por milicianos turcomanos (una minoría que habla turco) y es uno de los grupos del denominado ELS, una organización armada que colabora con Turquía en la ofensiva.

El Estado Mayor turco ha señalado que ha “neutralizado” ya a 268 miembros de las YPG en el enclave de Afrin y ha reconocido tres bajas mortales entre las tropas que participan en la incursión terrestre. El portavoz de la presidencia, Ibrahim Kalin, ha anunciado el martes que Erdogan tratará hoy por teléfono la operación con el presidente Donald Trump.

El Gobierno turco ha criticado en numerosas ocasiones a Washington por su apoyo a las YPG en Siria, que Ankara considera una organización terrorista vinculada al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda de Turquía.

Erdogan también ha conversado ayer por teléfono con el presidente francés, Emmanuel Macron; y con el ruso, Vladimir Putin, según fuentes de la Presidencia. El presidente turco ha manifestado el pasado lunes que la ofensiva tiene el apoyo de Moscú y que ambos países mantienen una comunicación constante.

Turquía, respaldada por facciones rebeldes, lleva a cabo una campaña militar contra las YPG desde el pasado día 20 en Afrin.

(Fuente: Agencias)