EEUU y Turquía: El acuerdo sobre Manbij es importante para solucionar el conflicto en Siria

(SOS).- Los presidentes de Estados Unidos y Turquía, Donald Trump y Recep Tayyip Erdogan, respectivamente, han destacado la importancia del acuerdo bilateral en torno a la localidad siria de Manbij para lograr solucionar el conflicto en el país árabe.

Según la información facilitada por la agencia estatal turca Anatolia, ambos mandatarios han resaltado durante una conversación telefónica que el acuerdo es un paso “significativo” en esta dirección.

La conversación ha tenido lugar horas después de que Ankara negara que la milicia kurda Unidades de Protección Popular (YPG) se hayan retirado de la localidad siria de Manbij y resaltara que el proceso “sigue en marcha”.

“Consideramos exageradas las noticias que afirman que las YPG se han retirado totalmente de Manbij”, indicaron fuentes del Ministerio de Exteriores de Turquía.

Así, recalcaron que “las noticias que afirman que las YPG se han retirado totalmente de la región no reflejan la verdad”, en respuesta al comunicado publicado el domingo por el Consejo Militar de Manbij, la milicia integrada en las FDS que controla el cantón de Manbij.

Estados Unidos —aliado de las FDS en la ofensiva contra el Estado Islámico— y Turquía alcanzaron en junio un acuerdo que incluye la retirada de las YPG de Manbij. Fuerzas turcas y estadounidenses serían las garantes de la seguridad y estabilidad en la zona.

El Ejército turco lanzó en enero la Operación Rama de Olivo para expulsar a las YPG de la región de Afrin y marcó como próximo objetivo militar Manbij si no había evacuación de las YPG.

Ankara considera a las YPG —brazo armado del Partido de la Unión Democrática (PYD)— como un grupo vinculado al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), al que cataloga como una organización terrorista.

Anuncios

Nueve muertos en dos explosiones registradas en una ciudad siria controlada por Turquía

(SOS).- Al menos nueve personas murieron hoy en dos explosiones registradas en Afrin, ciudad del norte de Siria bajo el control de las fuerzas turcas, informaron fuentes locales.

Entre las víctimas hay cuatro combatientes y cinco civiles, aunque el número de muertos podría aumentar por la existencia de varios heridos graves.

Una de las explosiones se produjo en la zona céntrica de Dauar Kaua y la otra cerca de una base de las fuerzas turcas, según precisaron esas mismas fuentes.

Las fuerzas turcas han cerrado los accesos a la ciudad, ubicada en la provincia de Alepo, y se han desplegado en la urbe para prevenir nuevos ataques.

Los atentados se producen horas después de que se desatasen luchas internas entre las facciones que integran la operación Rama de Olivo, como denominó Ankara a su ofensiva contra las fuerzas kurdas que dominaban la zona de Afrin, en disputa por un puesto de control.

La operación Rama de Olivo se desarrolló entre finales de enero y marzo y le permitió al Ejército turco y a las milicias aliadas de Ankara hacerse con el control total de la región de Afrin, expulsando de ella a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), la principal milicia kurdosiria.

Turquía y EEUU patrullan los alrededores de la región siria de Manbij

(SOS).- El Ejército turco comenzó hoy a patrullar los alrededores de la región de Manbij, en el noreste de Siria, como parte de un acuerdo alcanzado con Estados Unidos para reducir las tensiones en esa zona dominada por milicias que Ankara considera “terroristas”.

“El 18 de junio de 2018 las Fuerzas Armadas turcas empezaron a patrullar la línea de frente de Manbij”, informó el Estado mayor turco en su cuenta oficial de Twitter.

Blindados turcos escoltados por helicópteros estadounidenses patrullaron durante tres horas a lo largo de un arroyo a unos once kilómetros de Manbij, cerca de la región de Yarabulus, en el norte del país árabe.

Según el comunicado castrense, la acción militar forma parte del acuerdo entre Washington y Ankara anunciado el 4 de junio, según el cual ambos países vigilarán la salida de la milicia kurdosiria Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que controla el bastión desde 2016.

Las YPG reciben el apoyo de Estados Unidos en la lucha contra el Estado Islámico, pero son consideradas por Ankara una organización terrorista por sus vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

El respaldo de Washington a las YPG ha generado grandes tensiones diplomáticas entre los dos países, aliados en la OTAN.

Un día después de anunciar el acuerdo, la comandancia general de la milicia kurdosiria declaró su retirada del bastión.

Aunque las YPG se han ido, las FDS, la alianza armada en la que están integradas y de la que forman parte la mayoría de los combatientes, siguen presentes en la región.

“Dijimos que las YPG se retirarían de Manbij y han desaparecido. Dijimos que las tropas turca patrullarían y hemos empezado a hacerlo”, declaró hoy el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

Ankara ha amenazado en varias ocasiones con llevar a cabo una operación militar en Manbij para expulsar a las YPG del territorio, similar a la que efectuó en el mes de enero contra esa milicia en el enclave sirio de Afrin.

EEUU y Turquía reafirman el espíritu de su alianza ante los intereses comunes en Siria

(SOS).- Tras la reunión celebrada ayer entre los responsables de Exteriores de Estados Unidos y Turquía, y a pesar de las recientes tensiones entre los dos países, las autoridades de Washington y Ankara reafirmaron el “espíritu” de su alianza en relación con los “intereses comunes” de ambos en el conflicto que azota a Siria.

De acuerdo con un comunicado emitido por el Departamento de Estado, su titular, Mike Pompeo, y su homólogo turco, Mevlut Cavusoglu, coincidieron en reforzar su “compromiso” a la hora de “encarar preocupaciones comunes dentro del espíritu de su alianza”.

El encuentro tuvo lugar en Washington, adonde se desplazó Cavusoglu con el objetivo de rebajar el actual clima de tensión entre ambos países debido tanto al conflicto en Siria como a la reciente compra de sistemas antimisiles a Rusia por parte de Ankara.

“Tendrán en cuenta las recomendaciones del grupo de trabajo turco-estadounidense en Siria relativas al futuro de su colaboración bilateral ante los intereses comunes en asuntos sirios, así como para garantizar la seguridad y estabilidad de Manjib”, detalló la nota.

La región de Manjib, situada al oeste del río Éufrates, es uno de los principales bastiones kurdos en Siria y está dominada por las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), milicias aliadas de Washington contra el Estado Islámico pero a las que Ankara considera “terroristas”.

Pompeo y Cavusoglu se comprometieron, además, a “observar de cerca” la implantación de la “hoja de ruta” para la región establecida entre los dos países y anunciaron la celebración de futuras reuniones para “resolver” los “actuales problemas” que afectan a la relación entre ambas naciones.

El comunicado no aclaró, sin embargo, si ambos funcionarios abordaron también la compra de sistemas antimisiles a Moscú, una decisión que ha sido muy criticada tanto por Washington como por la OTAN, por considerar que no es compatible con los sistemas de defensa del resto de países miembros de la Alianza Atlántica.

Turquía advierte de que tomará la iniciativa si las YPG no se retiran de la región siria de Manbij

(SOS).- Las autoridades de Turquía han advertido este miércoles de que podrían “tomar la iniciativa” en caso de que las Unidades de Protección Popular (YPG) no se retiren de la región siria de Manbij, ubicada cerca de la frontera común.

El Consejo de Seguridad Nacional turco ha indicado tras su reunión de ayer que “los terroristas de Manbij deben ser expulsados de la región lo antes posible” y ha resaltado que, en caso de que no se retiren, “Ankara no se abstendrá de tomar la iniciativa”.

El Gobierno de Turquía aseguró la semana pasada haber alcanzado un “entendimiento” con Estados Unidos sobre la situación en Manbij —donde Washington tiene tropas—, si bien negó la existencia de un acuerdo al respecto.

El Ejército turco lanzó en enero la denominada Operación Rama de Olivo para expulsar a las YPG de la región de Afrin. El 18 de marzo tomó la ciudad homónima, la más importante de la región, junto con sus aliados del ELS.

Tras hacerse con el control de Afrin, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que las tropas turcas continuarán combatiendo a las YPG en otras zonas de la frontera común.

Durante un acto en Ankara, el mandatario turco afirmó que proseguirá su ofensiva militar en Ain al Arab, Manbij, Qamishli, Ras al Ain y Tel Abyad.

La intervención turca en el norte de Siria ha supuesto una importante fricción con Estados Unidos, que apoya a las FDS —cuya milicia principal son las YPG— en su ofensiva contra el Estado Islámico.

Por otra parte, unos 1.700 civiles han sido evacuados este miércoles de Guta Oriental, según ha informado el jefe del Centro Ruso para la Reconciliación en Siria, Yuri Evtushenko.

“Para residentes de la localidad de Duma (Guta Oriental), sigue funcionando el corredor humanitario con el puesto de control en Muhayam al Wafidin (…) Hoy han salido por ahí 1.691 civiles”, ha dicho.

Según las cifras proporcionadas por Evtushenko, desde el pasado 28 de febrero un total de 27.446 personas han abandonado Duma a través de este corredor humanitario.

Duma es la única parte de Guta Oriental donde todavía no se ha alcanzado un acuerdo entre los extremistas y las autoridades, ya que en los otros dos reductos que quedaban en la región los grupos armados que los controlaban aceptaron pactar una evacuación de los milicianos que lo desearan.

Las Fuerzas Armadas sirias y sus aliados controlan en la actualidad más del 90 por ciento de Guta Oriental, después de que el pasado 25 de febrero iniciaran una ofensiva terrestre para liberar esa región de las afueras de Damasco.

(Fuente: Agencias)

Crece la tensión entre Turquía y Estados Unidos por Siria

(SOS).- El ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, ha afirmado este martes que su país está a punto de romper sus relaciones con Estados Unidos debido a su apoyo omnímodo en Siria a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG).

“Las relaciones entre los dos países se encuentran en el punto de ruptura”, ha precisado el ministro en un encuentro con estudiantes de la Universidad de Relaciones Internacionales de Moscú (Rusia).

Tras pedir a Estados Unidos que deje de armar a los combatientes kurdos que han ocupado algunos territorios de Siria, el jefe de la Diplomacia turca ha señalado que el pueblo turco rechaza las constantes mentiras de Washington.

Turquía considera a las YPG un grupo terrorista por sus supuestos vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), pero Estados Unidos sigue considerando a los kurdos un aliado indispensable para llevar adelante sus intereses en Siria y por ello los respalda.

Las autoridades de Ankara lanzaron el pasado 20 de enero la operación Rama de Olivo para neutralizar la supuesta estrategia kurda y expulsar de la región de Afrin, situada en el norte de Siria, a las YPG que, desde casi el principio de la crisis en Siria, dominan esta zona de aproximadamente 900 kilómetros cuadrados.

Ante esta escalada de tensión, el ministro turco de Exteriores ha anunciado que viajará el 19 de marzo a Washington para discutir los próximos avances en la situación de Siria.

Ankara espera poder llegar a un acuerdo con Washington para que las YPG se retiren de Manbech, una región en manos de la milicia kurdosiria desde 2016, y donde hay efectivos de la coalición internacional contra el Estado Islámico, liderada por Estados Unidos.

Por otra parte, Cavusoglu ha reiterado en sus declaraciones que la base aérea de Incirlik pertenece a Turquía y la presencia de tropas estadounidenses allí depende de la voluntad de la nación turca.

La prensa estadounidense informó el domingo de la reducción de las operaciones militares de Washington desde la base de Incirlik por la grave tensión existente entre ambas partes.

Otra causa de discrepancia con Washington es la intención de Ankara de adquirir baterías del sistema de defensa aérea S-400 de fabricación rusa y la negativa de Estados Unidos a extraditar al líder opositor Fethullah Gülen, exiliado en dicho país, y al que Turquía acusa de estar detrás del fallido golpe de Estado de 2016.

(Fuente: Agencias)

Las fuerzas turcas se acercan a las puertas de la ciudad siria de Afrin

(SOS).- Las fuerzas turcas y las facciones rebeldes aliadas de Ankara se hicieron con el control de nueve poblaciones en el enclave sirio de Afrin, en el noroeste del país árabe, y se situaron a las puertas de su capital homónima.

Los soldados turcos ya dominan casi el 38% del total de los pueblos de Afrin, entre ellos cinco localidades importantes: Yindiris, Rayu, Al Sheij Hadid, Sharran y Bolbola.

Con este nuevo avance, aumenta a 130 el número de localidades controladas por las fuerzas turcas desde el inicio de la operación militar denominada Rama de Olivo, que arrancó el pasado 20 de enero.

En las últimas horas han continuado los intensos combates entre las tropas turcas y sus aliados contra las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) en las afueras del noreste y noroeste de Afrin, así como en el este y suroeste de la ciudad en un intento de cercarla por completo.

Tras el nuevo avance, las fuerzas turcas y los rebeldes están solo a “unos cientos de metros” de la entrada noreste de Afrin, tras haberse hecho con el control de la cercana colina de Quibar.

Al menos doce mil personas originarias del enclave sirio de Afrin han huido de los combates desde el comienzo de la ofensiva y unos 205 civiles han fallecido, entre ellos 32 menores.

Desde el inicio de la ofensiva, al menos 409 combatientes de la operación Rama de Olivo han muerto, entre ellos 71 soldados turcos.

Además, 359 milicianos de las YPG han perdido la vida, así como 81 de las fuerzas de Defensa Popular, milicias progubernamentales sirias que han acudido a defender Afrin del ataque turco, tras un acuerdo entre el Gobierno de Damasco y las milicias kurdosirias.

(Fuente: Agencias)