Milicias pro Ankara y kurdas desmienten la entrada de Turquía en la ciudad siria de Tel Rifaat

(SOS).- Una facción armada aliada de las autoridades de Ankara y las milicias kurdosirias negaron hoy que las fuerzas de Turquía y sus aliados hayan entrado y tomado el control de la ciudad de Tel Rifaat, en el norte de Siria, tras un acuerdo con Rusia.

El comandante de la Brigada Sultán Murad, Ahmad Ozman, cuyo grupo forma parte del ELS, dijo a la prensa que hay negociaciones con Rusia para “la entrega pacífica de Tel Rifaat”, situada a unos 33 kilómetros al oeste de la región de Afrin, en la provincia siria de Alepo.

Ozman destacó que esperan que esto pueda producirse en breve sin derramamiento de sangre “ya que hay grandes avances en las conversaciones sobre este asunto”.

La Brigada Sultán Murad es uno de los grupos que colaboran con el Ejército turco, que el 20 de enero lanzó una ofensiva contra el enclave sirio de Afrin, que estaba dominado por la principal milicia kurdosiria, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG).

Anteriormente, fuentes locales habían informado de que Rusia entregó hoy a las fuerzas turcas y a las facciones armadas pro Ankara el dominio de Tel Rifaat, que estaba en manos de las FDS, una alianza armada encabezada por las YPG y aliada de Estados Unidos.

Esas fuentes explicaron que fueron las propias tropas rusas destacadas en Tel Rifaat las que entregaron el control de la localidad a los efectivos turcos y sus aliados, tras un acuerdo en las últimas horas entre ambas partes.

Sin embargo, las citadas fuentes poco después señalaron que las tropas turcas habían detenido su avance en las afueras de Tel Rifaat, después de que las FDS rechazaran abandonar la urbe por la presencia de decenas de miles de desplazados originarios del enclave de Afrin.

Las fuerzas rusas se encuentran en Tel Rifaat desde que Turquía iniciara su ofensiva en la región siria de Afrin, donde estaban desplegadas con anterioridad en aplicación de un pacto de colaboración con las FDS para entrenar a sus efectivos en la lucha contra el Estado Islámico.

Un portavoz de las YPG, Brusek Hasaka, negó también que las fuerzas turcas y “sus mercenarios” hayan ocupado Tel Rifaat y detalló que esas afirmaciones se enmarcan en la “guerra informativa”.

“Nuestras fuerzas están presentes en áreas de Shahba (donde se ubica Tel Rifaat) y resistirán cualquier intento de ocuparla”, afirmó Hasaka en un comunicado publicado en la web de las YPG.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Al menos 36 efectivos progubernamentales sirios fallecen en un bombardeo turco en Afrin

(SOS).- Al menos 36 efectivos progubernamentales sirios murieron este sábado por un bombardeo de aviones turcos en el enclave de Afrin, en el noroeste de Siria, una semana después de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas votara a favor de un alto el fuego de 30 días en el país árabe.

El bombardeo, el más grave realizado por Turquía contra las fuerzas leales al Gobierno sirio, tuvo lugar contra un campamento de las fuerzas de defensa popular en la localidad de Kafr Yana, en el noreste de Afrin.

El número de muertos puede aumentar porque, según fuentes locales, “hay muchos cadáveres bajo los escombros” por el bombardeo contra el campamento, llamado Al Talaa.

La noche del jueves otro bombardeo turco causó la muerte de al menos 14 combatientes de esas mismas fuerzas sirias en la zona de Yama, en el norte de Afrin.

Desde el pasado 20 de enero, Turquía y facciones rebeldes pro Ankara desarrollan una ofensiva en la región siria de Afrin, controlada por las Unidades de Protección de Pueblo (YPG), consideradas terroristas por el Gobierno turco por sus vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Las fuerzas de defensa popular entraron hace once días en Afrin, en aplicación de un acuerdo entre las autoridades sirias y las YPG para proteger la región del ataque turco.

Al menos 58 efectivos progubernamentales sirios han perecido en los combates y bombardeos turcos, incluyendo las víctimas de este sábado.

Las fuerzas turcas y los grupos armados aliados del Gobierno de Ankara irrumpieron ayer en la localidad de Rayu, considerada estratégica porque es el paso que comunica el norte de Afrin con el oeste de la provincia de Alepo.

Desde el inicio de la operación militar denominada Rama de Olivo, Turquía y sus aliados han tomado 82 poblaciones de Afrin, que suponen el 23 por ciento de la zonas rurales de esa región siria.

(Fuente: Agencias)

Turquía afirma que controla un tercio de la región siria de Afrin

(SOS).- El ministro de Defensa turco, Nurettin Canikli, aseguró hoy que su Ejército controla ya unos 615 kilómetros, casi un tercio, de la región siria de Afrin, donde Turquía lanzó una ofensiva militar el pasado 20 de enero contra las milicias kurdas aliadas de Estados Unidos.

“Están bajo control unos 615 kilómetros cuadrados y se han asegurado unos 28 puntos”, anunció Canikli en la Universidad de Defensa Nacional de Estambul, en unas declaraciones recogidas por la prensa.

“Desafortunadamente, durante la operación han muerto 157 soldados, de los cuáles 41 son miembros de las Fuerzas Armadas turcas y 116 son miembros de las ELS (milicias aliadas de Ankara)”, señaló.

Las tropas turcas invadieron el enclave de Afrin para expulsar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que dominan este territorio de unos 2.000 kilómetros cuadrados, y a las que las autoridades de Ankara consideran un grupo terrorista por sus vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda que opera en Turquía.

“La operación continuará hasta el final para acabar con todos los terroristas. En Siria o en Irak”, declaró por su parte el primer ministro turco, Binali Yildirim, en el mismo acto.

“No creemos que la operación se limite a Afrin. Cualquier sitio donde haya terroristas es un objetivo para nosotros”, señaló.

El Gobierno turco ha advertido en más de una ocasión que podría ampliar la operación a Manbech, una región siria en manos de las YPG desde 2016.

Aquí, a diferencia de Afrin, sí hay fuerzas de la coalición liderada por Estados Unidos que lucha contra el Estado Islámico.

Washington apoya a las YPG, al considerarlas un aliado esencial para derrotar a los yihadistas.

Las fuerzas aliadas de Ankara, las ELS, entraron esta mañana en la localidad de Racon, en el oeste de Afrin, donde han tenido lugar intensos combates contra las YPG, informó la prensa turca.

Desde el inicio de la operación Rama de Olivo, el Ejército turco asegura haber “neutralizado”, es decir, abatido, herido o capturado, a 2.295 combatientes enemigos, mientras que las YPG han admitido sólo 255 bajas en sus filas.

Por otra parte, la guerra en Siria volverá a dominar en marzo la agenda del Consejo de Seguridad de la ONU, después de las intensas negociaciones recientes para tratar de impulsar una tregua en el país árabe.

Los miembros del Consejo de Seguridad aprobaron ayer el programa de trabajo para este mes, cuando estará bajo presidencia de Holanda, con varias sesiones dedicadas al conflicto.

El día 12 de marzo, los quince países analizarán la implementación de la resolución aprobada el pasado sábado para demandar un alto el fuego de treinta días en Siria.

Por ahora, según la ONU, el llamamiento está siendo ignorado, pues los combates continúan y no se ha logrado mejorar el suministro de ayuda humanitaria a la población de zonas muy golpeadas por la lucha.

El día 12, el Consejo de Seguridad recibirá el primer informe oficial sobre la aplicación de su resolución y analizará la situación humanitaria en el país.

Esa misma semana, el día 15, abordará el proceso político en Siria con el enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura, que trata de impulsar una solución negociada al conflicto.

(Fuente: Agencias)

Erdogan acusa a EEUU de estar en Siria para dañar los intereses de Turquía, Irán y Rusia

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, acusó hoy a Estados Unidos de estar en Siria para dañar los intereses de Turquía, Irán y “quizá Rusia”, y volvió a criticar a Washington por su apoyo a milicias kurdosirias que el Gobierno de Ankara considera terroristas.

“¿Por qué Estados Unidos continúa enviando armas al norte de Siria después de expulsar al Estado Islámico? ¿Por qué seguís allí? ¿Por qué aún llegan armas? Hacéis cálculos contra Turquía, Irán o quizá Rusia”, sostuvo el presidente turco en un encuentro de su partido en Ankara.

Rusia, Turquía e Irán son garantes del alto el fuego decretado en Siria hace casi un año y patrocinan el llamado proceso de Astaná, pese a que Moscú y Teherán respaldan el Gobierno sirio, mientras Turquía colabora con las milicias rebeldes alzadas en armas contra las autoridades de Damasco.

Erdogan volvió a demandar que las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) se retiren de la región de Manbech y volvió a criticar que Estados Unidos siga enviando armas a esa guerrilla cuando da por hecha la derrota del Estado Islámico.

También criticó que Estados Unidos no haya cumplido la supuesta promesa que hizo al Gobierno de Ankara de forzar la retirada de las YPG de ese territorio, donde además Washington tiene a militares desplegados.

“Ellos (Estados Unidos) nos dijeron que saldrían de Manbech, ¿por qué seguís allí ahora”, declaró.

Las YPG han sido el principal aliado de Estados Unidos en la lucha contra los yihadistas en Siria, pero las autoridades de Ankara las definen como terroristas por sus estrechos vínculos con el Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda de Turquía.

El Gobierno turco temía que las YPG se hicieran también con el control del territorio entre Manbech y Afrin, una distancia de apenas 80 kilómetros, para establecer una franja bajo dominio kurdo a lo largo de toda la frontera norte de Siria con Turquía.

Turquía lanzó el pasado 20 de enero la operación Rama de olivo contra las YPG en el enclave sirio de Afrin, una zona aislada del resto del territorio dominado por esas milicias kurdas y donde Estados Unidos no tiene presencia militar.

El Ejército turco afirma que ha “neutralizado” (abatido, herido o capturado) a 970 milicianos de las YPG desde el inicio de la ofensiva.

A su vez, al menos 18 soldados turcos han muerto en la operación en Afrin.

Las relaciones entre Estados Unidos y Turquía, socios militares en la OTAN, se han deteriorado en los últimos 18 meses por diferencias en Siria y por la negativa de Washington a extraditar a un clérigo islamista, Fethullah Gülen, al que el Gobierno de Ankara acusa de organizar el golpe de Estado de 2016.

Estados Unidos alega que la decisión dependen de la Justicia y que las autoridades de Ankara no han entregado pruebas de peso sobre la implicación de Gülen en la asonada.

(Fuente: Agencias)

Nueve cohetes lanzados desde Siria a Turquía causan varias víctimas

(SOS).- Dos personas murieron este viernes y al menos 19 resultaron heridas por el impacto de nueve proyectiles disparados desde Siria contra las ciudades fronterizas turcas de Reyhanli y Kilis.

Tres cohetes cayeron de forma simultánea sobre un barrio periférico de Kilis, seis kilómetros al norte del enclave de Afrin en Siria, y uno de ellos explotó cerca de un centro educativo.

Tres personas quedaron heridas, una de ellas de gravedad, a causa del ataque, según las autoridades provinciales.

Más tarde otros tres proyectiles impactaron en una zona residencial de Reyhanli, en la provincia turca de Hatay, al oeste de Afrin, donde falleció un hombre de 68 años y hubo nueve heridos.

Otra tanda de tres cohetes cayó en Reyhanli, causando la muerte de otro civil.

Un comunicado de la oficina del gobernador provincial señala que tres proyectiles impactaron en terrenos baldíos y otros tres en el centro de la ciudad, donde mataron a dos personas y provocaron heridas a 16 ciudadanos, de los que 2 están en estado grave.

La nota atribuye los disparos a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), la milicia kurdosiria que domina el enclave de Afrin, un territorio 900 kilómetros cuadrados en el extremo noroeste de Siria.

Desde el pasado 20 de enero, tropas turcas, junto a milicias rebeldes aliadas, llevan a cabo una operación militar, denominada “Rama de Olivo”, contra esta milicia aliada de Estados Unidos en la lucha contra el Estado Islámico.

Desde entonces decenas de cohetes han caído en territorio turco, causando hasta ahora cuatro muertos y casi un centenar de heridos, la mayoría leves.

Ankara define al YPG como “grupo terrorista”, por considerarlo como una filial del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), activo en suelo turco.

Al menos 68 civiles han muerto en Afrin desde el inicio de la ofensiva turca, según fuentes locales, que cifran en 85 los miembros de las YPG fallecidos, en 81 las bajas entre las facciones rebeldes aliadas de Ankara y en nueve entre los soldados turcos.

Por su parte, el Ejército turco aseguró ayer haber causado al menos 823 bajas -entre muertos, heridos y prisioneros- a las milicias kurdosirias.

(Fuente: Agencias)