Las YPG y las autoridades sirias acuerdan el despliegue de fuerzas gubernamentales en Afrin

(SOS).- Las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) y el Gobierno sirio acordaron el domingo la entrada de soldados leales a Damasco en el enclave de Afrin. Esta región siria, situada al norte del país árabe, ha estado controlada de facto por las YPG y su brazo político, el PYD, desde 2011.

Ahora, con el objetivo repeler la ofensiva de Turquía, las milicias kurdosirias dejarán de nuevo que las fuerzas gubernamentales pongan un pie en la región.

Hace un mes, Ankara —ayudada por los rebeldes del ELS— lanzó una ofensiva militar aérea y terrestre para conquistar el disputado enclave sirio.

Turquía considera que las YPG y el PYD son lo mismo que la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerada terrorista tanto por Ankara como por Bruselas y Washington.

Sin embargo, en Siria, Estados Unidos se ha estado apoyando en estas milicias kurdosirias en su lucha contra el Estado Islámico.

Desde el inicio de la ofensiva turca en Afrin, las YPG han estado pidiendo públicamente la ayuda de las fuerzas leales a Damasco. Finalmente, el enemigo exterior —Turquía— ha unido a las dos partes. Tanto las autoridades sirias como las milicias kurdas han anunciado este mismo lunes el pacto.

Las YPG han dicho que Damasco desplegará soldados en Afrin en “algunas zonas de la frontera con Turquía” y que este pacto es solo militar. “No hemos hablado de cuestiones políticas ni territoriales. Eso ya lo negociaremos más adelante con Damasco”, ha aseverado un portavoz kurdo.

Sin embargo, el Gobierno ha señalado que debe retomar el control territorial de Siria entera y que, por lo tanto, los efectivos del Ejército sirio que entren en Afrin lo harán para quedarse. “Las fuerzas populares entrarán en Afrin en las próximas horas para apoyar la lucha de su gente y confrontar la agresión turca”, ha explicado una fuente oficial.

A pesar de las versiones contradictorias, la sintonía entre las YPG y las autoridades de Damasco viene siendo efectiva desde el inicio de la operación militar turca en esta región, que empezó el pasado 20 de enero. Entonces, las milicias kurdosirias empezaron a movilizar a sus tropas hacia el enclave, situado al noroeste de Siria. Para que pudiesen llegar allí y luchar contra Turquía y el ELS, las fuerzas gubernamentales les dejaron cruzar su territorio.

“No tenemos ningún problema con ello —ha afirmado este lunes el ministro de Exterior turco, Mevlut Cavusoglu—. Si Assad quiere entrar en Afrin, que entre. Pero si entra para ayudar a las YPG, que sepa que nadie puede parar a Turquía”.

“Lanzamos esta operación para expulsar al PKK/YPG de Afrin. Siempre hemos respetado la integridad territorial de Siria”, ha puntualizado Cavusoglu.

Aunque Ankara ha asegurado que sus operaciones no suponen una amenaza para el Gobierno sirio, Damasco ha condenado la intervención turca insistiendo que Afrin es parte inalienable del territorio sirio.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Siria afirma que el objetivo de la coalición internacional es apoyar al Estado Islámico

(SOS).- El Gobierno sirio afirmó en las últimas horas que “la agresión bárbara” llevada a cabo por la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra fuerzas sirias en el noreste del país árabe revela el objetivo real de esta alianza, que es apoyar al Estado Islámico. Así lo aseguró el Ministerio sirio de Exteriores en dos cartas enviadas a la Secretaría General y el Consejo de Seguridad de la ONU.

En las misivas, el ministerio recordó que la coalición cometió “una masacre brutal contra las fuerzas populares sirias (milicias progubernamentales) que hacen frente al Estado Islámico” en la provincia nororiental de Deir ez-Zor.

Según las autoridades sirias, el grupo yihadista todavía está presente en zonas entre los pueblos de Jasham y Al Tabia, en Deir ez- Zor, gracias a la protección de la coalición internacional y de sus aliados.

El ministerio acusó a aviones de Estados Unidos de haber atacado a “las fuerzas populares” que estaban luchando contra los extremistas y de haber causado decenas de muertos y heridos en las filas de esas milicias progubernamentales.

“Esta nueva agresión, que representa un crimen de guerra y contra la humanidad, además de un apoyo directo al terrorismo, afirma la naturaleza de las bajas intenciones de Estados Unidos contra la soberanía de Siria y la unidad de su territorio y de su pueblo”, indicó.

El ministerio aseguró que Washington emplea la lucha contra el terrorismo como pretexto para establecer “bases ilegales” en Siria.

Insistió en que “esta presencia ilegal tiene, sin duda, el objetivo de continuar el respaldo proporcionado al Estado Islámico y a milicias ilegales, así como establecer áreas seguras para ellos y obstruir cualquier esfuerzo serio para combatir el terrorismo”.

A juicio del Gobierno de Damasco, esta actitud de Estados Unidos, que prolonga el conflicto en Siria, sirve a sus intereses, a los de Israel y a los de los terroristas.

Por ello, exigió la disolución de “la coalición ilegal, ya que es una fuerza de protección y apoyo al terrorismo”.

El ministerio hizo, además, un llamamiento al Consejo de Seguridad para que condene esta masacre y para que la alianza internacional rinda cuentas.

Por su parte, Rusia protestó en la ONU por el ataque llevado a cabo en Siria por la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra tropas favorables al Gobierno de Damasco, una acción que calificó de “deplorable”.

El asunto fue discutido durante una reunión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad, en la que los quince países analizaron los últimos acontecimientos en el conflicto sirio.

El embajador ruso, Vasili Nebenzia, dijo a los periodistas que el ataque fue “inaceptable” y “deplorable” y que no debería repetirse.

Nebenzia señaló que durante la reunión recordó a Estados Unidos y sus aliados que están en el país árabe “ilegalmente” al no haber sido invitados por el Gobierno sirio y denunció que su supuesta campaña contra el terrorismo está siendo utilizada también para otros fines.

En la cita, los quince países del Consejo de Seguridad discutieron además el llamamiento a una tregua de al menos un mes lanzado esta semana por los servicios humanitarios de la ONU ante el supuesto deterioro de la situación en varias zonas de Siria.

Las potencias del Consejo de Seguridad no fueron capaces de llegar a ningún tipo de acuerdo al respecto, según fuentes diplomáticas.

En declaraciones a la prensa, el embajador ruso consideró que esa tregua no es realista ahora mismo.

“A nosotros nos gustaría ver un alto el fuego, el fin de la guerra, pero los terroristas, no estoy seguro de que estén de acuerdo”, explicó.

Además, Nebenzia subrayó que la situación humanitaria en Siria no es muy distinta a la de hace uno o dos meses y sugirió que la renovada atención sobre el tema es una maniobra de Occidente ante los progresos de cara a un acuerdo de paz logrados en la reciente reunión celebrada en la localidad rusa de Sochi.

Mientras, la Fuerza Aérea de Turquía llevó a cabo este viernes nuevos bombardeos contra las posiciones de las Unidades de Protección Popular (YPG) en la región siria de Afrin, tras cinco días sin ataques de este tipo.

Según las informaciones facilitadas por los medios de comunicación turcos, en los ataques aéreos fueron alcanzados seis objetivos de las YPG en los alrededores del monte Burseya, controlado por el Ejército turco y el ELS.

Los bombardeos contra las YPG fueron suspendidos el domingo, un día después de que fuera derribado un caza ruso en la provincia siria de Idlib.

El 20 de enero, las Fuerzas Armadas turcas iniciaron la operación en la región de Afrin contra las milicias kurdas, una ofensiva que abrió un nuevo frente en la guerra de Siria.

(Fuente: Agencias)

Turquía intensifica los bombardeos contra las milicias kurdas en el enclave sirio de Afrin

(SOS).- Turquía ha intensificado hoy los bombardeos contra la región de Afrin, controlada por milicias kurdas y situada en el noroeste de Siria. La aviación turca ha lanzado decenas de ataques contra distintas partes de ese enclave de la provincia de Alepo.

El portavoz de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) en Afrin, Brusek Hasaka, ha precisado en un comunicado que la fuerza aérea turca ha tenido como blanco los pueblos de Talia, Helubia, Qatma, Qustul Yandu, Bafalún, Sad Midanki, Kibe Shin, Kafr Rum, Basufan y los alrededores de Bulbul.

Las FDS, una alianza armada liderada por milicias kurdas y respaldada por los Estados Unidos, se han enfrentado en las últimas horas a las tropas turcas y facciones rebeldes aliadas de Ankara en distinta partes de Afrin. Las FDS han lanzado una operación de precisión en los alrededores de la zona de Deir Saman, en el sureste, contra posiciones de soldados turcos, ha informado la citada alianza en un comunicado.

En la nota se destaca que en esa área los militares turcos están apoyados por la filial siria de Al Qaeda, pero esto no ha sido confirmado por ninguna otra fuente. Las FDS han añadido que se desencadenaron choques en Deir Saaman, donde han asegurado que han matado a ocho oponentes, que no se sabe si eran turcos o combatientes aliados del Gobierno de Ankara. Tras esta incursión, los milicianos de las FDS se han retirado de Deir Samaan y han regresado a sus posiciones.

En declaraciones a la prensa, el comandante de la Brigada Sultán Murad, el coronel Ahmad Ozman, cuyo grupo colabora con Turquía, ha explicado que en las últimas horas sus fuerzas han tomado el pueblo de Hamam y montes próximos, en el norte de Afrin.

Asimismo, las facciones rebeldes apoyadas por las tropas turcas han conquistado la población de Omar al Sharqui, en la zona de Bulbul, también en el norte de Afrin, mientras que ha habido fuertes choques en el monte Barzaya. La Brigada Sultán Murad está integrada por milicianos turcomanos (una minoría que habla turco) y es uno de los grupos del denominado ELS, una organización armada que colabora con Turquía en la ofensiva.

El Estado Mayor turco ha señalado que ha “neutralizado” ya a 268 miembros de las YPG en el enclave de Afrin y ha reconocido tres bajas mortales entre las tropas que participan en la incursión terrestre. El portavoz de la presidencia, Ibrahim Kalin, ha anunciado el martes que Erdogan tratará hoy por teléfono la operación con el presidente Donald Trump.

El Gobierno turco ha criticado en numerosas ocasiones a Washington por su apoyo a las YPG en Siria, que Ankara considera una organización terrorista vinculada al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda de Turquía.

Erdogan también ha conversado ayer por teléfono con el presidente francés, Emmanuel Macron; y con el ruso, Vladimir Putin, según fuentes de la Presidencia. El presidente turco ha manifestado el pasado lunes que la ofensiva tiene el apoyo de Moscú y que ambos países mantienen una comunicación constante.

Turquía, respaldada por facciones rebeldes, lleva a cabo una campaña militar contra las YPG desde el pasado día 20 en Afrin.

(Fuente: Agencias)

Estados Unidos urge a Turquía a moderar su ofensiva militar en el enclave sirio de Afrin

(SOS).- El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, urgió hoy al Gobierno turco a moderar su ofensiva militar en territorio sirio tras el ataque a las milicias kurdas hasta ahora sus aliadas en la región de Afrin, fronteriza con Turquía.

La acometida de Ankara, iniciada hace cuatro días, interrumpe el regreso pacífico de los refugiados sirios y podría desencadenar en una nueva crisis humanitaria, según Mattis.

El representante de Estados Unidos, que se encuentra en Yakarta durante una gira a países asiáticos que prosigue el miércoles en Vietnam, declaró que el nuevo frente de batalla puede ser explotado en su beneficio por grupos yihadistas como el Estado Islámico o Al Qaeda.

Turquía inició el sábado la operación “Rama de Olivo” en el enclave sirio de Afrin para expulsar de la frontera a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG).

Las YPG son unas milicias kurdas aliadas de Estados Unidos contra el Estado Islámico. Ankara las considera una organización terrorista relacionada con el PKK, la guerrilla kurda que lleva tres décadas enfrentándose al Estado turco.

En declaraciones a los medios de comunicación tras una reunión con su homólogo indonesio, Mattis apuntó que la región de Afrin se encontraba estabilizándose antes de los nuevos combates.

El Ejército turco ha avanzado unos 8 kilómetros en Afrin y abrió el lunes un nuevo frente desde el este, avanzando desde la ciudad siria de Azaz junto a su aliado, el denominado ELS.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, insistió este martes en que su país continuará “hasta la victoria” su operación militar contra las milicias kurdas, en una campaña en la que han muerto al menos dos soldados turcos.

(Fuente: Agencias)

Las fuerzas turcas lanzan una ofensiva terrestre en el enclave sirio de Afrin

(SOS).- Los soldados turcos entraron este domingo en el enclave sirio de Afrin para apoyar el avance de las últimas horas sobre el terreno de facciones rebeldes aliadas de Ankara, mientras las milicias kurdas aseguraron que han repelido los intentos de las tropas de Turquía de entrar en la zona.

Las fuerzas turcas y sus aliados tomaron hoy el control del pueblo de Shenkal, la primera localidad que arrebatan a las milicias kurdas en Afrin, en el noroeste de Siria, según fuentes locales.

Los enfrentamientos continúan en Shenkal, en el norte del enclave, donde las FDS, una alianza armada encabezada por milicias kurdas y respaldada por Estados Unidos, intentan recuperar el terreno perdido.

El primer ministro de Turquía, Binali Yildirim, había anunciado unas horas antes que los primeros soldados turcos entraron en Afrin a las 11:05 hora local y que la operación continuaría en cuatro fases para establecer una zona de seguridad de 30 kilómetros de ancho.

Las milicias apoyadas por Ankara, conocidas como las ELS, “han entrado en Afrin junto a nuestras unidades. Nuestro objetivo son vehículos, equipo y refugios (de las milicias kurdosirias)”, dijo, al destacar que la lucha “se dirige al mismo tiempo contra el Estado Islámico”, pese a que el grupo yihadista no tiene presencia en esa zona.

Según Yildirim, la entrada se realizó desde el municipio de Gülbaba, en la provincia de Kilis, el punto más al norte de la zona bajo control kurdo, a unos 30 kilómetros de la ciudad de Afrin.

Sin embargo, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), unas milicias kurdas apoyadas por Estados Unidos, negaron poco después que los soldados turcos hayan logrado penetrar en Afrin y precisaron que los intentos en ese sentido habían sido repelidos.

“No ha habido ningún avance de las fuerzas turcas”, aseveró el director de la Oficina de Información de las FDS, la alianza liderada por las YPG, Mustafa Bali.

Bali explicó que “hay intentos por parte del Ejército turco y el Frente al Nusra de penetrar en Afrin desde Yindiris” y también desde el norte por el área de Bibile, pero “las FDS han frenado el ataque”.

Al cierre de esta edición, hay combates entre las fuerzas turcas y las FDS en Bilbile y en Yindiris. Los efectivos turcos han abierto doce pasos en la frontera entre su país y Afrin para facilitar el cruce de civiles que quieran abandonar ese enclave.

En las últimas 24 horas, al menos siete civiles han fallecido por los ataques aéreos y de artillería de Turquía contra Afrin.

Por su parte, el Gobierno sirio instó a la comunidad internacional a detener “de inmediato” la ofensiva de Turquía.

“Siria pide a la comunidad internacional que condene la agresión turca y adopte medidas para detenerla de inmediato”, pues Afrín “es una parte que no se puede separar del territorio sirio”, manifestó el Ministerio sirio de Exteriores.

La operación “Rama de olivo” de Turquía comenzó ayer por la tarde con masivos bombardeos aéreos y durante toda la noche ha continuado el fuego de artillería desde la frontera turca, así como el traslado de un gran número de tanques y blindados.

La cúpula militar turca, en un comunicado, informó hoy de que la operación “continúa de la forma planificada” y que se han bombardeado 153 posiciones enemigas, entre ellas refugios y depósitos de municiones.

El primer ministro turco había anunciado anoche que la operación terrestre, con la participación de tanques, podría comenzar el domingo.

(Fuente: Agencias)

Grupos rebeldes preparan la formación de un Ejército unificado en el norte de Siria

(SOS).- Facciones rebeldes preparan la formación de un Ejército unificado que aglutinará a unos 20 mil combatientes y luchará en el norte del país frente a las tropas gubernamentales sirias.

“Actualmente trabajamos en la unificación de las facciones en tres cuerpos —la legión primera, la segunda y la tercera— y cuando estén listas se integrarán en el Ejército”, explicó el comandante de la Brigada Sultán Murad, Ahmed Ozman.

Ozman detalló que esa nueva formación comenzará a actuar “próximamente” en el norte de Alepo, en las áreas que están bajo el control de “las facciones del Escudo del Éufrates”.

De esa manera es como se denominan las organizaciones rebeldes aliadas de Turquía, que toman su nombre de la ofensiva que lanzaron el año pasado contra el Estado Islámico y las milicias kurdas en el norte de Alepo.

Dichas facciones tienen presencia en algunas zonas fronterizas del norte de Alepo y la vecina Idlib, ambas en el noroeste de Siria.

Esos grupos operan bajo el paraguas del ELS, vinculado a la principal coalición rebelde, la denominada CNFROS, que recibe al respaldo de Ankara y tiene su sede en territorio turco.

Ahmed Ozman adelantó que el objetivo es que el nuevo Ejército unificado empiece a operar en Alepo y se extienda por Idlib y la vecina provincia de Hama.

No es la primera vez que las facciones rebeldes intentan unificar su mando, aunque siempre sus esfuerzos han sido infructuosos por las divisiones existentes entre ellas.

(Fuente: Agencias)