La ONU dice que Rusia debe ganar la paz en Siria

(SOS).- El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ha señalado que la recuperación de buena parte del territorio sirio por parte del Gobierno de Damasco con la ayuda de Rusia no es suficiente y que ahora Moscú “debe ganar la paz” en el país árabe.

“No es suficiente una operación militar. Hace falta que inmediatamente después haya un proceso político que incluya a todo el mundo para que haya nuevas elecciones y una nueva Constitución”, ha dicho en la radiotelevisión pública suiza RTS.

Para ello el presidente ruso, Vladimir Putin, debe “convencer al Gobierno de que no hay tiempo que perder”, ha respondido a la pregunta acerca de qué puede hacer ahora Moscú, que apoya al régimen de Bashar al-Assad en su guerra contra el Estado Islámico y los rebeldes.

Putin se reunió el martes con su homólogo sirio en una base aérea gestionada por Rusia en Siria, donde ordenó que “una parte significativa” del contingente militar ruso que se encuentra en el país árabe regrese a casa, ya que casi todo el territorio ha sido liberado de los terroristas.

“Podemos pensar que se ha ganado una guerra territorial, pero esto es temporal. Hay que ganar la paz”, ha destacado el mediador de la ONU en las conversaciones entre la delegación del Gobierno sirio y los rebeldes en Ginebra.

“Para ganar la paz hay que tener la valentía de presionar al Gobierno sirio de aceptar una nueva constitución y nuevas elecciones, pero con la ONU, porque de lo contrario eso no funcionará”, ha aseverado De Mistura.

El mediador de la ONU ha asegurado que “si no se encuentra la paz rápidamente en Siria existe el riesgo de la fragmentación”.

De momento la delegación del Gobierno y la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN) no se han sentado a una misma mesa a dialogar, y los representantes de las autoridades sirias llegaron más tarde a Ginebra ante la exigencia de la delegación rebelde unificada de que Al Assad abandone el poder en una eventual transición política.

El enviado especial ha insistido que son “la ONU y Ginebra los únicos lugares mandatados por el Consejo de Seguridad para entrar en los detalles de las negociaciones de paz”.

En Astaná se desarrolla la parte militar del diálogo como las zonas de distensión y el alto el fuego, mientras que Rusia ha anunciado una cumbre a principios del próximo año en el balneario ruso de Sochi para resolver el conflicto armado en Siria.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Rusia rechaza las dudas de Estados Unidos sobre la derrota del Estado Islámico en Siria

(SOS).- Moscú ha rechazado este miércoles las dudas expresadas por algunos países, entre ellos Estados Unidos, sobre la derrota del Estado Islámico en Siria.

Según la portavoz de la Cancillería rusa, Maria Zajarova, los comentarios que ponen en duda el fin del grupo yihadista en Siria “demuestran la férrea negativa a reconocer que el Estado Islámico ha dejado de existir en el suelo sirio como estructura política y militar”.

“Mientras, la nueva realidad objetiva abre las puertas a un arreglo político del conflicto sirio”, ha subrayado Zajarova.

La diplomática rusa ha añadido que tras la victoria sobre la organización radical, toda acción que viole la soberanía de Siria carecerá de justificación.

La portavoz de Exteriores ha recalcado que Rusia, que anunció esta semana la retirada del grueso de su contingente militar del país árabe, mantendrá cierta presencia en Siria para evitar que los terroristas levanten cabeza, pero lo hará estrictamente en virtud de los acuerdos bilaterales con Damasco y las leyes internacionales.

Horas antes, el viceministro de Exteriores ruso, Serguei Riabkov, había atribuido las dudas en la derrota del Estado Islámico a los “celos políticos” de Washington, que “se niega a aceptar el papel decisivo de Rusia” en el arreglo del conflicto sirio.

“Era de esperar. Hagamos lo que hagamos en esa u otras direcciones, los norteamericanos suelen encontrar pretextos para, como mínimo, ponerlo en duda y, como máximo, someterlo a una crítica feroz”, ha afirmado Riabkov.

También el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, se ha expresado hoy en esta línea al evocar el refrán ruso que dice que “la derrota es huérfana, mientras que la victoria tiene muchos padres”.

Peskov ha reiterado que Rusia decidió retirar sus fuerzas de Siria porque ya no es necesario llevar a cabo operaciones militares de “gran escala”.

Por su parte, Estados Unidos se ha desmarcado de la decisión anunciada por Rusia de comenzar el repliegue de sus tropas desplegadas en Siria, y ha señalado que el Pentágono mantendrá a sus soldados en este país árabe porque la lucha contra las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi “aún no ha terminado”.

“Rusia puede creer que su trabajo en Siria ha terminado, pero nosotros —y por nosotros me refiero a toda la coalición internacional— no lo creemos puesto que aún existen reductos de combatientes”, ha dicho la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, en una rueda de prensa en Washington.

Si bien es cierto que se han logrado “grandes avances” en la lucha contra los yihadistas, ha señalado Nauert, el trabajo de la coalición internacional aún “no se ha acabado” ni en Siria ni en Irak, donde el primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, proclamó este sábado la victoria sobre la organización radical.

Desde hace tres años, las Fuerzas Armadas de Estados Unidos lideran una coalición internacional formada por más de 60 países que, al amparo de la Operación Determinación Inherente, supuestamente tiene el objetivo de expulsar a los milicianos del Estado Islámico de territorios sirios e iraquíes.

En Siria, Rusia combate desde hace dos años y medio contra este mismo enemigo en coordinación con el Gobierno de Damasco.

El presidente ruso, Vladimir Putin, se personó el lunes en la base aérea rusa de Khmeimim, en la provincia siria de Latakia, desde donde ordenó comenzar la retirada del grueso de las fuerzas rusas emplazadas en Siria al considerar que el enemigo ha sido derrotado.

Sobre el papel que el presidente Bashar al-Assad debe desempeñar en el devenir del país árabe, Nauert ha manifestado que Estados Unidos ve un futuro para Siria en el que “no está incluido” el actual mandatario sirio.

De esta manera, la portavoz ha querido acallar los rumores que apuntan a que la retirada de las tropas rusas podría deberse, en última instancia, a un acuerdo entre las tres partes por el cual Estados Unidos habrían accedido a que Al Assad permanezca en el cargo hasta los comicios que se deberán celebrar en 2021.

“Nosotros no hemos aceptado nada y, por cierto, eso no es algo que deba decidir Estados Unidos”, ha asegurado la portavoz del Departamento de Estado.

(Fuente: Agencias)

Putin y Erdogan anuncian una nueva cumbre en Rusia para resolver el conflicto sirio

(SOS).- Los presidentes de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y de Rusia, Vladimir Putin, anunciaron en Ankara una próxima cumbre en la ciudad rusa de Sochi para resolver el conflicto de Siria.

“Hemos hablado de Siria. Volveremos a encontrarnos en el tiempo más breve posible en Sochi”, dijo Erdogan en una comparecencia conjunta ante la prensa.

Por su parte, Putin confirmó que la conferencia de Sochi se celebrará “a inicios del año que viene” y que allí se debatirá el futuro de la estructura estatal de Siria.

Los participantes abordarán “temas tan importantes para todo el pueblo sirio como los parámetros de la futura estructura estatal, la aprobación de la constitución y la celebración de elecciones bajo el control de la ONU”, explicó.

“Hemos hablado hoy también de esto con Assad”, añadió el líder ruso, que se reunió el lunes por la mañana con su homólogo sirio en la base aérea de Khmeimim en Siria, horas antes de volar a El Cairo y luego a Ankara.

El jefe del Kremlin recordó en su intervención que se entrevistó con Erdogan el pasado 22 de noviembre en Sochi, en una cumbre en la que participó también el presidente iraní, Hasan Rohani, y prometió convertir la próxima reunión en esa ciudad en un “congreso internacional”.

Putin llegó a Ankara ayer por la noche procedente de El Cairo, donde se había reunido con el presidente egipcio, Abdelfatah al-Sisi, para firmar un acuerdo de cooperación nuclear civil.

El mandatario ruso se había encontrado ese mismo día por la mañana con el presidente Bashar al-Assad en una base aérea cerca la ciudad siria de Latakia. Allí, ordenó que “una parte significativa del contingente militar ruso que se encuentra en la República Árabe de Siria regrese a casa, a Rusia”.

“Casi todo el territorio sirio se ha liberado de los terroristas. Si todavía hay resistencia de terroristas, responderemos”, destacó el jefe del Kremlin en Ankara.

Vladimir Putin prometió asimismo trabajar para “acelerar las conversaciones de Ginebra”, entre el Gobierno sirio y los diferentes grupos rebeldes, para poner fin a la guerra en el país árabe.

A su vez, Erdogan aseguró que “como países garantes de los Acuerdos de Astaná, haremos una importante contribución a las conversaciones de Ginebra”.

Ankara y Moscú apoyan bandos enfrentados en el conflicto: Rusia respalda a las autoridades de Damasco y Turquía apoya a grupos rebeldes de orientación islamista.

Además, el Ejército ruso mantiene posiciones en el enclave kurdo de Afrin, en el extremo noroeste sirio, mientras que Turquía considera “terroristas” a las milicias kurdas que dominan esta región.

Pero las Fuerzas Armadas de ambos países empezaron en octubre pasado a colaborar en la provincia siria de Idlib, al oeste de Alepo, cuando Turquía envió tropas a esa zona para establecer puntos de control y supervisión. Este movimiento había sido acordado con Rusia en Astaná, en el marco de un acuerdo para reducir los enfrentamientos en Siria.

Tras su cita de este lunes en Ankara, el presidente ruso y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, se han reunido ya siete veces en lo que va de año. El diálogo entre ambos dirigentes es muy intenso después de haber superado la crisis que provocó el derribo de un cazabombardero ruso por parte de un avión de combate turco al norte de Siria.

(Fuente: Agencias)

Putin viaja por sorpresa a Siria y ordena la retirada de las tropas rusas

(SOS).- El presidente de Rusia, Vladimir Putin, llegó hoy a Siria en una visita sorpresa y ordenó el comienzo de la retirada de las fuerzas rusas allí desplegadas.

Putin fue recibido en la base aérea rusa de Khmeimim por distintas autoridades, entre ellos el presidente sirio, Bashar al-Assad, el ministro de Defensa ruso, Serguei Shoigu y el comandante del contingente militar ruso en el país árabe, Serguei Surovikin.

“Ordeno al ministro de Defensa y al jefe del Estado Mayor proceder a la retirada de un grupo de las tropas rusas a las bases de su emplazamiento permanente”, dijo el jefe del Kremlin al intervenir ante los militares.

Putin señaló que “a lo largo de dos años y medio, las Fuerzas Armadas de Rusia junto con el Ejército sirio destruyeron a los grupos terroristas internacionales más potentes militarmente”.

“Debido a esto he tomado una decisión: una parte significativa del contingente militar ruso que se encuentra en la República Árabe de Siria regresa a casa, a Rusia”, añadió.

No obstante, el mandatario ruso advirtió de que “si los terroristas levantan la cabeza de nuevo, les golpearemos de tal forma como nunca la han visto”.

Por su parte, el presidente de Siria agradeció a su homólogo ruso “su participación efectiva en la lucha contra el terrorismo en Siria”.

“Lo que los militares rusos han hecho no será olvidado por el pueblo sirio después de que la sangre de sus mártires se mezclara con la de los mártires del Ejército Árabe Sirio en la lucha contra los terroristas”, manifestó Al Assad, en un comunicado difundido por Presidencia.

El mandatario sirio subrayó que esa sangre, que pasa por el suelo sirio, “es más fuerte que el terrorismo y sus mercenarios” y auguró que la memoria de los “mártires” de ambos ejércitos y sus sacrificios permanecerá como “faro para las generaciones futuras”.

En marzo de 2016, Vladimir Putin ya anunció la retirada de una parte de las fuerzas rusas enviadas a Siria para apoyar a su aliado, Bashar al-Assad, al constatar la mejora de la situación en la guerra contra el Estado Islámico y otros grupos que luchan contra el Gobierno de Damasco.

El viaje sorpresa del jefe del Kremlin a Siria se ha anunciado una vez que ya salió de ese país, pues poco después de difundirse esta información el presidente ruso llegaba a El Cairo, para una visita anunciada de antemano.

Esta escala no anunciada de Putin en el curso de un viaje oficial a Egipto y Turquía resalta la nueva hegemonía de Rusia en Oriente Medio tras su implicación directa en la guerra de Siria.

(Fuente: Agencias)

Imputan a directivos de la cementera Lafarge por financiar organizaciones terroristas en Siria

(SOS).- Los responsables del gigante cementero francés Lafarge habrían pagado a grupos yihadistas para mantener en funcionamiento una planta en Siria.

Este sábado se ha sabido que la Justicia gala ha imputado por estas prácticas a Bruno Lafont, expresidente del grupo Lafarge (fusionado en 2015 con el suizo Holcim) y al que fuera su director general adjunto y responsable de operaciones, Christian Herrault, por “financiación de una empresa terrorista”.

A los directivos del grupo franco-suizo se les señala por haber comprado petróleo al Estado Islámico, pese al embargo impuesto por la Unión Europea, y haber entregado dinero a  los terroristas entre 2013 y 2014 para poder mantener en funcionamiento su planta de Jalabiya.

En estos momentos ya son seis los directivos o antiguos ejecutivos de Lafarge y de su sucesor LafargeHolcim que han sido inculpados en relación con la estrategia para mantener en funcionamiento las instalaciones de Jalabiya.

Tanto Lafont como Herrault declararon bajo arresto y quedaron en libertad bajo fianza y sometidos a control judicial.

La pista sobre las prácticas de la cementera gala en Siria salieron a la luz en junio de 2016, gracias a la investigación de un conocido diario francés.

El rotativo descubrió que la empresa había cerrado “pactos opacos e inconfesables con grupos armados, como la organización Estado Islámico”, para mantener en funcionamiento su fábrica en Siria en 2013 y 2014.

La planta cementera de Jalabiya, a 150 kilómetros al noreste de Alepo, fue adquirida por Lafarge en 2007 y comenzó a funcionar en 2011, cuando estalla el conflicto sirio, pero la producción se mantuvo hasta 2013, pese a la inestabilidad creciente en la región.

A partir de la primavera de 2013, el Estado Islámico se apoderó progresivamente de las ciudades y las carreteras en torno a la planta de Lafarge.

Una serie de mensajes electrónicos enviados por la dirección de Lafarge en Siria revelaron acuerdos con el grupo yihadista para mantener la producción hasta el 19 de septiembre de 2014, cuando los extremistas toman las instalaciones de Lafarge y ordenan el fin de toda actividad.

Lafarge, que trataba de garantizar el acceso de trabajadores y mercaderías a la planta, había designado a un emisario, identificado como Ahmad Jaludi, para obtener las autorizaciones de paso por los puntos de control de la organización liderada por Abu Bakr al-Baghdadi.

Igualmente Lafarge recurrió a “intermediarios y negociantes que comercializaban petróleo refinado con el autodenominado Estado Islámico”, desvelaba entonces el periódico galo.

El sumario abierto a mediados del pasado junio contiene documentos del Servicio Nacional de Aduanas francés que acreditan que los sobornos pagados al Estado Islámico por los directivos en Siria, y las compras de petróleo a los yihadistas, fueron encubiertos en la central de París con facturas falsas.

La mayor cementera del mundo reconoce que pagó unos 20.000 euros mensuales a los milicianos vestidos de negro, así como diversas cantidades a otras organizaciones armadas.

(Fuente: Agencias)

Los enfrentamientos entre facciones terroristas provocan 440 muertos en Siria

(SOS).- La lucha interna entre los terroristas sirios en el eje Hama-Idlib ha dejado más de 440 muertos en los últimos 60 días. Los enfrentamientos entre facciones han tenido lugar después de una serie de choques que estallaron tras un ataque del Estado Islámico contra la alianza Hayat Tahrir al-Sham (HTS), antiguo Frente al-Nusra y filial de Al Qaeda, en octubre pasado.

Tras lanzar una ofensiva contra la filial de Al Qaeda en Siria, las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi pudieron ingresar en Idlib y capturar varias ciudades de esta provincia.

Hace meses, han aumentado las luchas internas entre los grupos terroristas en el territorio sirio, mientras las fuerzas gubernamentales, apoyadas por sus aliados, avanzan a pasos agigantados en diferentes partes del país frente a las facciones extremistas.

En la última semana, se han reportado pugnas entre los yihadistas en la provincia de Al Quneitra y el Rif Damasco, donde el grupo rebelde Failaq al-Rahman ha expulsado a la alianza HTS de la ciudad de Kafr Batna.

Los milicianos de Hayat Tahrir al-Sham se ha enfrentado recientemente al fuego del Ejército de Siria cerca de la localidad de Al Rahjan (noreste de Hama).

También se han producido otros choques entre los integrantes de la alianza HTS y las fuerzas sirias en la localidad de Al Shakusia (noreste de Hama), donde el grupo terrorista Yeish al-Nasr apoya a la filial de Al Qaeda.

Las tropas gubernamentales además han recuperado últimamente varios sitios en los Altos del Golán que estaban en poder de Hayat Tahrir al-Sham, una organización que ha sufrido grandes bajas y ya está en retirada.

Por otra parte, Vladimir Putin ha anunciado la completa derrota del Estado Islámico en Siria, al ser destruidas las últimas posiciones yihadistas a ambos lados del río Éufrates.

“El ministro de Defensa me informó hace dos horas que las operaciones en las orillas este y oeste del Éufrates han concluido con la completa derrota de los terroristas”, ha asegurado el presidente de Rusia.

Putin ha admitido que pueden quedar “algunos focos de resistencia, pero, a grandes rasgos, los combates en esta fase y en ese territorio han concluido”.

Recientemente, el mandatario ya había dicho que la intervención militar rusa en el país árabe que comenzó a finales de 2015 estaba llegando a su fin, ya que las fuerzas sirias controlaban el 98 % del territorio y la victoria sobre los yihadistas estaba cerca.

(Fuente: Agencias)

Patriarca Younan: “Espero que Europa termine lo antes posible con las sanciones contra Siria”

(SOS).- “Quien paga las consecuencias de las sanciones no es la clase política, sino la pobre gente”. Esta es la denuncia del patriarca siro-católico Ignace Yousif III Younan, que ha expresado su preocupación por las condiciones de la población siria en una reunión organizada recientemente en Bruselas por Ayuda a la Iglesia Necesitada y la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea (COMECE).

El primado de la Iglesia siro-católica ha indicado que uno de los obstáculos para la pacificación del país, azotado por seis años de conflicto, tiene que ver precisamente con las sanciones impuestas por el Consejo de Europa a Siria. “Esta disposición está causando mucho sufrimiento al pueblo sirio, que hoy depende totalmente del apoyo de las asociaciones caritativas católicas”, ha afirmado el patriarca, refiriéndose a las medidas restrictivas que han golpeado al gobierno sirio después del comienzo de la guerra. “Espero que Europa ponga fin a todo esto lo antes posible, les ruego que transmitan este mensaje a sus gobiernos”, ha enfatizado su beatitud, dirigiéndose a los representantes de treinta ONG europeas.

A continuación, el patriarca Younan ha pedido a los presidentes de las diversas organizaciones que apoyen a la comunidad siro-católica siria. Una comunidad que sin la ayuda de las organizaciones eclesiales “habría desaparecido”, ha denunciado el líder religioso. “Siempre hemos sido leales a nuestro país, donde hemos nacido y al que pertenecemos, pero como no tenemos milicias ni ambiciones territoriales, la gente piensa que debemos aceptar cualquier decisión o que es fácil ignorarnos”, ha señalado el patriarca de la Iglesia católica siríaca.

“Los misiles ya no caen, pero eso no significa que la guerra haya terminado”, ha recordado el arzobispo siro-católico de Alepo, monseñor Antoine Denys Chahda, al describir la situación en la ciudad siria arrebatada a los rebeldes el pasado mes de diciembre, después de cuatro años de asedio, donde el 70% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza y se siguen sin poder atender muchas necesidades básicas.

El pasado mes de mayo, en el marco de la estrategia europea sobre Siria lanzada en abril de 2017, el Consejo de Europa ha decidido prorrogar las sanciones al régimen sirio hasta junio de 2018, extendiéndolas a tres ministros del ejecutivo de Bashar al-Assad. En general, hay 67 entidades y 240 personalidades afectadas por las medidas restrictivas decididas por Bruselas “a causa de la represión violenta contra la población civil en Siria”. Medidas que incluyen, dice la nota difundida la primavera pasada por el Consejo Europeo, “un embargo sobre el petróleo, restricciones sobre algunas inversiones, la congelación de activos del banco central sirio en la UE y restricciones a la exportación de equipos y tecnología”.

(Fuente: Gli Occhi Della Guerra)