El Gobierno de Rusia pide más aclaraciones a Israel tras el derribo del IL-20 en Siria

(SOS).- El Gobierno de Rusia ha recalcado este jueves que “serán necesarias aclaraciones adicionales” por parte de Israel a raíz del derribo el lunes de un avión militar ruso por disparos de los sistemas de defensa antiaérea sirios, al tiempo que ha recalcado que los pilotos israelíes “actuaron de forma poco profesional, como mínimo”.

“Es obvio que la tragedia del 17 de septiembre requerirá investigaciones y aclaraciones adicionales por parte de Israel”, ha manifestado la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova, quien ha señalado que Moscú “está seguro de que esto ocurrirá en un futuro próximo”.

Así, ha criticado a los pilotos israelíes y ha dicho que “es una vergüenza esconderse tras la espalda de los que te dan seguridad y, cumpliendo su misión, no pueden evitar una bala que va dirigida a ti”, según la transcripción de la rueda de prensa publicada en el sitio web del Ministerio de Exteriores ruso.

El jefe de la Fuerza Aérea de Israel, Amikam Norkin, ha viajado durante la jornada a Moscú para presentar las conclusiones israelíes tras el derribo, después de que en los últimos días las autoridades israelíes hayan expresado su pesar por la muerte de los 15 militares rusos sin reconocer responsabilidad alguna.

Este mismo jueves, el Gobierno de Israel se ha comprometido a mejorar su coordinación con Rusia para evitar incidentes como este, aunque ha dejado claro que no cesará sus ataques sobre territorio sirio por razones de seguridad nacional.

Según la versión del Ministerio de Defensa ruso, a las 20.00 horas del lunes se perdió la comunicación con un avión IL-20 ruso que regresaba a la base aérea de Khmeimim, en el oeste de Siria, y se encontraba a unos 35 kilómetros de la costa del Mediterráneo.

En esos momentos, añadió, cuatro cazas israelíes F-16 estaban atacando instalaciones del Gobierno sirio en Latakia y usaron al IL-20 como escudo, exponiéndolo al fuego del sistema sirio de defensa antiaérea. Como consecuencia de ello, el aparato ruso fue derribado por un cohete del sistema S-200, provocando la muerte de los 15 efectivos rusos que viajaban a bordo.

El Ministerio ruso calificó las acciones de Israel de intencionadas y hostiles y ha dicho que se reserva el derecho a responder adecuadamente. Por su parte, el Ejército de Israel lamentó el derribo del aparato, pero dejó claro que la responsabilidad en último término es de Damasco.

Amos Harel, analista de Defensa del diario israelí Haaretz cree que el incidente ha puesto al país en una posición “extremadamente difícil” con los rusos, que podría “influir negativamente en la libertad de acción estratégica” de la que los aviones de combate han disfrutado hasta ahora en el frente norte.

Yosi Yehoshua coincide en el diario Yediot Aharonot en que, a corto plazo, la libertad de actuación israelí en Siria puede verse restringida, tanto en la amplitud de operaciones como en términos de coordinación con Rusia.

Moscú podría exigir una mayor antelación en las comunicaciones para informar de un ataque (en este caso se habría informado solo un minuto antes del bombardeo) y también que estas sean más específicas, y no generales como lo son ahora, cuando Israel no detalla con exactitud los objetivos que va a atacar.

Además, los analistas advierten de que Moscú podría obligar a Israel a excluir de su ámbito de actuación la región de Latakia, donde tuvo lugar el suceso y que acoge bases militares aéreas y navales rusas.

“El incidente es probablemente un duro golpe a la confianza del Ministerio de Defensa ruso sobre el israelí”, opina Ofer Zalzberg, analista del International Crisis Group.

Alex Fishman piensa que las consecuencias de la crisis ya han empezado, con el repentino anuncio de Rusia a Grecia de que inicia este jueves unas maniobras aéreas en el área entre Nicosia y Latakia, lo que supone el cierre de ese espacio aéreo.

“Es la primera fase del plan ruso para cerrar dos espacios aéreos a los aviones extranjeros: la zona de la costa siria y la zona de Damasco, lo que restringiría enormemente toda la actividad aérea israelí en esos sectores”, apunta en el Yediot Aharonot.

Anuncios

Estados Unidos retira la ayuda destinada al fondo de estabilización de Siria

(SOS).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, calificó de “ridículos” los fondos que su país destinaba a la estabilización de Siria y que este viernes se anunció que serán dirigidos a otros menesteres.

“Estados Unidos ha acabado con el ridículo pago anual de desarrollo de 230 millones de dólares a Siria. Arabia Saudí y otros países ricos en Oriente Medio comenzarán a hacer pagos en lugar de Estados Unidos. Quiero desarrollar Estados Unidos, nuestro Ejército y los países que nos ayudan”, dijo el mandatario en su cuenta de Twitter.

El viernes, el Departamento de Estado informó de que iba a “redirigir” 230 millones de dólares destinados a la estabilización de Siria para “respaldar otras prioridades clave de la política exterior”.

La portavoz de dicho departamento, Heather Nauert, justificó que la retirada de los 230 millones ha sido adoptada teniendo en cuenta las contribuciones militares y financieras “significativas” que ha hecho Estados Unidos hasta la fecha y las instrucciones de Trump sobre la necesidad de aumentar el reparto de la carga con los aliados.

Estados Unidos lidera la coalición internacional contra el Estado Islámico en Siria e Irak, que apoya sobre el terreno a las milicias kurdas.

Nauert añadió que el Departamento de Estado ha obtenido desde abril unos 300 millones de dólares en contribuciones y compromisos de sus socios de la coalición para respaldar “iniciativas críticas de estabilización y de recuperación temprana en áreas liberadas del Estado Islámico en el noreste de Siria”.

En ese sentido, citó la reciente aportación hecha por Arabia Saudí de 100 millones de dólares y la de Emiratos Árabes Unidos, de 50 millones.

El Ministerio de Exteriores de Rusia respondió a esta medida del Departamento de Estado señalando que Washington no ve sentido en destinar fondos a una Siria libre de grupos terroristas como el Estado Islámico, ya que los fondos estadounidenses solo servían para desestabilizar al país árabe.

“Claro, el Estado Islámico ya no está allí, los terroristas irreconciliables se fueron, los Cascos Blancos también fueron evacuados. Entonces, ¿quién en Siria podría necesitar dinero? La vida pacífica no es algo digno de la financiación del Departamento de Estado”, dijo con ironía la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova, en su cuenta de Facebook.

Rusia, Turquía e Irán se opondrán a los intentos de minar la paz en Siria

(SOS).- Los ministros de Exteriores de Turquía, Irán y Rusia se reunieron este sábado en Moscú para continuar las conversaciones sobre un alto el fuego en Siria.

El canciller Sergei Lavrov afirmó hoy que Rusia, Irán y Turquía harán frente a los intentos de minar el proceso de arreglo al conflicto en el país árabe, al término de una reunión con su colega turco, Mevlut Cavusoglu, e iraní, Mohamad Yavad Zarif.

El jefe de la diplomacia rusa aseguró que los tres países acordaron hoy “pasos concretos” para impulsar, “colectiva e individualmente”, el arreglo en Siria.

“Al mismo tiempo, hemos destacado que vamos a hacer frente a los intentos de minar nuestro trabajo conjunto”, dijo Lavrov en una rueda de prensa, acompañado por sus homólogos turco e iraní.

El ministro ruso de Exteriores calificó de “extremadamente destructivas” las declaraciones de algunos representantes de los grupos armados, que exigen el cumplimiento de condiciones previas para el arreglo del conflicto y la celebración de negociaciones políticas.

“Como condiciones previas plantean el cambio de régimen, que los dirigentes de la República Árabe Siria sean juzgados como criminales de guerra”, explicó.

Según Lavrov, estas exigencias buscan “entorpecer al máximo” los esfuerzos en pos de la reanudación del proceso negociador.

“Debemos constatar los continuos intentos de poner trabas al diálogo entre los sirios, obstaculizar la formación del comité constitucional”, insistió.

El canciller ruso recordó que la decisión de crear este comité la aprobaron los participantes del Congreso de Diálogo Nacional sirio, que se desarrolló a finales de enero en la ciudad rusa de Sochi, y la apoyaron el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, y el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura.

No obstante, “los sucesos de las últimas semanas muestran que no todos quieren la paz en Siria”, lamentó.

“Mientras creamos y construimos, ciertos colegas intentan destruir los resultados de los esfuerzos constructivos comunes, sin detenerse ante las violaciones del derecho internacional, como sucedió durante el ataque contra Siria de Estados Unidos, Francia y el Reino Unido el pasado 14 de abril”, aseveró Lavrov.

El ministro ruso resaltó que “los ataques de misiles efectuados contra el Estado soberano sirio no solo dispararon la tensión en el país y en el escenario internacional, sino golpearon las perspectivas de un avance inmediato en el proceso de paz”.

En este contexto, exhortó a acordar cuanto antes medidas colectivas en el marco de las consultas de Astaná para continuar “avanzando hacia la paz y la normalización en Siria en estas condiciones sumamente difíciles”.

En enero de 2017, las autoridades de Ankara, Teherán y Moscú iniciaron un proceso de conversaciones sobre Siria en la capital de Kazajistán, con el objetivo de lograr un alto el fuego permanente.

El pasado 4 de abril, los presidentes de los tres países celebraron una cumbre trilateral en Ankara para avanzar en las “zonas de distensión” acordadas como un paso hacia una solución política al conflicto.

La solución se busca en dos plataformas, la de Ginebra, bajo los auspicios de la ONU, y la de Astaná, copatrocinada por Rusia, Turquía e Irán.

A principios de abril, el enviado especial del Kremlin para Siria, Alexandr Lavrentiev, comunicó que la novena ronda de las consultas sobre Siria en la capital kazaja está prevista para el 14 y 15 de mayo.

(Fuente: Agencias)