EEUU y Rusia aprueban una declaración conjunta sobre la crisis en Siria

(SOS).- Los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y Rusia, Vladimir Putin, han coincidido este sábado en que no hay “una solución militar” para la guerra en Siria, según ha informado el Kremlin, que ha publicado en su página web una declaración conjunta adoptada durante la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC, por sus siglas en inglés).

“El arreglo político definitivo al conflicto debe ser hallado en el marco del proceso de Ginebra, de conformidad con la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU”, han señalado ambos líderes mundiales.

Según el texto acordado, los mandatarios han expresado “su satisfacción por los esfuerzos exitosos de EE.UU. y Rusia para evitar más eficazmente incidentes peligrosos entre militares estadounidenses y rusos, que han permitido elevar considerablemente las bajas del Estado Islámico (EI) en los campos de batalla en los últimos meses”. Putin y Trump han recalcado que “estos esfuerzos continuarán hasta la derrota definitiva del EI”.

Los dos dirigentes han confirmado su respaldo a la soberanía, independencia e integridad territorial de Siria y han llamado a “todas las partes sirias a participar activamente en el proceso político de Ginebra y a apoyar los esfuerzos que apunten a garantizar su éxito”.

Los presidentes han abordado “la necesidad de disminuir los sufrimientos humanos en Siria” y han realizado “un llamamiento a todos los países miembros de la ONU a aumentar su aportación para satisfacer las necesidades humanitarias durante los próximos meses”.

El documento, consensuado por el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, y el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, ha sido aprobado por los dos mandatarios en un breve encuentro durante la cumbre de la APEC, según ha explicado el portavoz de Putin, Dmitri Peskov.

En declaraciones a la prensa, Donald Trump ha afirmado que su acuerdo con el jefe de Estado ruso salvará muchas vidas en Siria. “Hemos llegado muy rápido a un acuerdo. Va a salvar un número tremendo de vidas”, ha asegurado el presidente estadounidense a bordo del Air Force One.

Por su parte, Vladimir Putin ha dicho que “es bastante obvio que el trabajo de combate para eliminar el foco terrorista en Siria está llegando a su fin”. “Ahora lo más importante es completar este trabajo y consolidar los acuerdos en las zonas de distensión, concretar el alto al fuego, crear las condiciones para el inicio del proceso político”, ha insistido el presidente de Rusia.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Estados Unidos y Rusia hablan de nuevo sobre la evolución del conflicto sirio

(SOS).- El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, y el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, han mantenido una nueva conversación telefónica sobre la evolución de las ofensivas militares en Siria, donde sus respectivos gobiernos apoyan a distintos bandos.

La llamada de teléfono ha tenido lugar el sábado, después de que las fuerzas rebeldes respaldadas por Estados Unidos en el conflicto denunciasen un supuesto ataque de fuerzas aliadas al Gobierno sirio en la provincia de Deir ez-Zor.

El Ministerio de Exteriores ruso no ha aclarado en su comunicado si Tillerson y Lavrov han tratado esta nueva polémica, y se ha limitado a decir que dialogaron sobre la lucha antiterrorista en Siria. Además, discutieron los últimos avances relativos a los procesos de paz de Astaná y Ginebra, este último impulsado por la ONU.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos también ha denunciado ayer que aviones de combate rusos realizaron un bombardeo en una zona al este del río Éufrates, en la región de Deir ez-Zor, en la que había presencia de asesores de la coalición internacional antiyihadista que lidera Washington. El ataque ha causado heridas a varios miembros de las FDS, milicias rebeldes aliadas de Estados Unidos, pero no hay bajas entre los asesores extranjeros.

“Municiones rusas han impatado en una zona en la que los rusos sabían que había miembros de las FDS y asesores de la coalición”, ha apuntado el Pentágono en un comunicado. “Hay varios combatientes de las FDS heridos”, ha añadido.

Por su parte, Rusia ha asegurado hoy haber informado a Estados Unidos de las zonas en la provincia de Deir ez-Zor que son objetivo de su aviación, por lo que no entiende cómo milicias rebeldes kurdas respaldadas por Washington acabaron en territorios controlador por el Estado Islámico.

“Sólo los representantes de la coalición internacional pueden responder de qué manera sus consejeros y los rebeldes pudieron infiltrarse en zonas controladas por el Estado Islámico en la parte oriental de Deir ez-Zor”, ha dicho el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, el general Igor Konashenkov.

“Para evitar escaladas innecesarias, el mando de las tropas rusas en Siria informó a los estadounidenses de las fronteras dentro de las cuales se lleva a cabo la operación militar en Deir ez-Zor. La aviación rusa ataca puntualmente sólo zonas controladas por el Estado Islámico”, ha subrayado Konashenkov en un comunicado difundido por su ministerio.

Las fuerzas rusas, ha insistido, “destruyen en primer lugar puntos desde los que los terroristas disparan contra las tropas sirias” en ambas orillas del río Éufrates.

En los últimos días, las fuerzas gubernamentales sirias y las de las FDS han convergido desde el oeste y el norte sobre la ciudad de Deir ez-Zor, que llevaba más de 3 años bajo asedio de las milicias del Estado Islámico.

Las FDS han advertido de que no permitirán a las tropas gubernamentales cruzar el Éufrates y desde Damasco amenazan con combatir a cualquier fuerza armada ilegal presente en el país.

(Fuente: Agencias)

EEUU seguirá cooperando con Rusia para lograr una solución en Siria

(SOS).- Washington continuará colaborando con Moscú para acabar con el Estado Islámico y lograr una solución política del conflicto en Siria, ha señalado un representante del Departamento de Estado norteamericano.

“Estados Unidos apoya cualquier intento que pueda conducir a una desescalada de la violencia en Siria, garantizar el acceso humanitario sin obstáculos, centrar los esfuerzos en la lucha contra Daesh y otros terroristas, así como crear las condiciones necesarias para una solución política del conflicto”, ha dicho el portavoz. “Seguiremos trabajando con nuestros socios, incluida Rusia, para alcanzar estos objetivos y la victoria sobre Daesh”, ha añadido.

La Cancillería rusa confirmó el 2 de agosto que Moscú está preparando la reunión del ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, y el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, anunciada por el propio titular de la diplomacia estadounidense y que tendría lugar al margen del calendario de la ASEAN en Manila. Se espera que la situación en Siria se examine durante este encuentro.

El secretario de Diplomacia Popular, Mahmoud Afandi, ha indicado que Lavrov y Tillerson podrían anunciar durante su reunión en Manila la creación de la tercera zona de distensión en Siria, que podría incluir la parte norteña de la provincia de Homs, en particular las ciudades de Al Rastan y Tel Bisseh, con una población de unas 400 mil personas.

Según Afandi, la zona funcionará como la de Guta Oriental y contará con corredores humanitarios y la evacuación de civiles.

El memorando para la creación de las zonas de distensión –en la provincia de Idlib y parte de las vecinas Latakia, Alepo y Hama; parte del norte de la provincia de Homs; Guta Oriental y determinadas áreas de las provincias de Deraa y Al Quneitra en el sur del país– fue firmado durante la ronda de consultas celebrada el 3 y 4 de mayo en Astaná

El acuerdo, sellado por Turquía, Irán y Rusia, busca afianzar la tregua vigente en Siria desde el pasado 30 de diciembre.

La zona de distensión en Guta Oriental entró en vigor el 22 de julio. Dentro de esta área rige un armisticio logrado tras las negociaciones en El Cairo entre representantes del Ministerio ruso de Defensa y los grupos rebeldes que operan en territorio sirio.

En la zona del suroeste de Siria que abarca las provincias de Al Quneitra, Suwaida y Deraa sigue vigente desde el 9 de julio el alto el fuego acordado por Estados Unidos, Rusia y Jordania, que se comprometieron a utilizar su influencia sobre los bandos para frenar la violencia en el país.

(Fuente: Agencias)

Trump y Putin acuerdan una tregua en el suroeste de Siria

(SOS).- Los gobiernos de Estados Unidos y Rusia han acordado un alto el fuego para el suroeste de Siria que ha terminado de fraguarse en la reunión que han mantenido los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin en la reunión del G20 en Hamburgo (Alemania).

Trump y Putin se han visto durante dos horas y cuarto, en presencia de sus respectivos ministros de Exteriores, Rex Tillerson y Sergei Lavrov.

Al término del encuentro, los dos últimos han comparecido para dar cuenta de una cita que se ha desarrollado en una “atmósfera constructiva”, en palabras de Lavrov.

Uno de los compromisos más relevantes ha sido la aprobación de una tregua que también cuenta con el beneplácito de otros países de la región.

Un portavoz del Gobierno jordano, Mohamed Momami, ha explicado que el alto el fuego se aplicará a partir del domingo en la “línea de contacto” acordada entre las fuerzas sirias y las milicias rebeldes.

El objetivo, ha manifestado, es contribuir a una rebaja “permanente” de las tensiones en la zona y al reparto de ayuda humanitaria, de cara a crear un contexto en el que sea factible negociar una solución “política y permanente” a la guerra.

Desde Hamburgo, el jefe de la diplomacia estadounidense ha admitido que aún quedan por cerrar detalles relativos a la seguridad, pero ha destacado la importancia del alto el fuego, que confía se haga extensible a otras partes de Siria.

Tillerson ha dicho que tanto su Gobierno como el ruso comparten el deseo de lograr la estabilidad de Siria, lo cual pasará en algún momento por un debate sobre el presidente Bashar al-Assad. El secretario de Estado de Estados Unidos sostiene que el dirigente sirio no tiene cabida en el futuro del país árabe.

Por su parte, Lavrov ha señalado que los dos líderes se han comprometido a asegurar que “todas las partes” implicadas en el conflicto respeten la tregua.

Las “zonas de distensión” cubren “Daraa, Al Quneitra y As-Suwayda”, ha explicado el ministro ruso, que ha indicado que el acuerdo trata de respetar la “soberanía” de Siria y de hacer avanzar el proceso hacia un “acuerdo político”.

“La postura de Estados Unidos sobre Siria se ha vuelto más pragmática”, ha admitido el propio Vladimir Putin en una rueda de prensa dedicada a los resultados de la cumbre del G20.

El líder ruso ha calificado de un “gran paso adelante” el hecho de que hayan cesado las acciones militares en el país árabe. “Existe el entendimiento que, uniendo esfuerzos, podemos alcanzar mucho”, ha añadido.

Putin también ha comentado las afirmaciones del jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, según las cuales Al Assad no tiene cabida en la futura vida política de Siria.

El presidente ruso ha reconocido que Tillerson es un “hombre respetado”, pero ha aseverado que el futuro del país árabe y de su presidente “debería ser decidido por el pueblo sirio”.

(Fuente: Agencias)

Estados Unidos acusa al Gobierno sirio de planear un ataque con armas químicas

(SOS).- La Casa Blanca ha indicado en un comunicado que el Ejército de Siria podría estar preparando un ataque con armas químicas, afirmando que ha detectado “potenciales preparativos” similares a los llevados a cabo antes de la ofensiva en Jan Sheijun el 4 de abril de 2017.

El portavoz Sean Spicer ha dicho que un ataque de este tipo “probablemente provocaría el asesinato en masa de civiles, incluidos niños inocentes”.

“Como hemos afirmado anteriormente, Estados Unidos está en Siria para eliminar al Estado Islámico. Sin embargo, si Al Assad lleva a cabo otro ataque con armas químicas que provoque un asesinato en masa, tanto él como su Ejército pagarán un alto precio”, ha recalcado.

La nota firmada por el secretario de prensa Spicer no detalla el origen de la información sobre los supuestos preparativos de un ataque químico y todo apunta a que pueda servir como base argumental para una posible nueva ofensiva militar de Washington.

Poco después de que la Casa Blanca emitiera su dura declaración, la embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, ha tuiteado: “Cualquier nuevo ataque contra la población de Siria no solo será atribuido a Assad, sino también a Rusia e Irán, que lo apoyan matando a su propio pueblo”.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov ha instado a su homólogo estadounidense, Rex Tillerson, a evitar las “provocaciones” contra las tropas sirias, después de los incidentes registrados en las últimas semanas en el marco del conflicto.

Ambos dirigentes han mantenido una conversación telefónica en la que Lavrov ha reclamado a Washington que “tome medidas para impedir las provocaciones contra las fuerzas del Gobierno sirio que realizan operaciones contra los terroristas”.

El Gobierno de Rusia ha condenado los últimos ataques de Estados Unidos contra el Ejército sirio e incluso ha acusado a la coalición internacional de estar más interesada en contener los avances de las tropas gubernamentales que en combatir a grupos como el Estado Islámico.

El pasado 7 de abril, el presidente Trump autorizó el ataque con 59 misiles de crucero Tomahawk a la base aérea siria de Al Shairat, en la provincia de Homs, tras el incidente en Jan Sheijun, que fue achacado al Gobierno de Damasco.

Las autoridades sirias desmintieron reiteradamente estar detrás de este supuesto ataque químico. Además, denunciaron que Estados Unidos ya tenía planeado el lanzamiento de misiles contra la base siria y que utilizó lo ocurrido en Idlib como pretexto.

En una breve intervención desde su club de campo en Florida, el mandatario estadounidense explicó que el bombardeo era una cuestión de “vital interés para la seguridad nacional”, con el fin de prevenir y disuadir la propagación “del uso de las armas químicas mortíferas”.

El ataque norteamericano provocó 16 víctimas mortales, 9 civiles (entre ellos 4 menores) y 7 militares sirios. También frustró aparentemente el proceso de deshielo entre los presidentes de Estados Unidos y Rusia.

Donald Trump y Vladimir Putin prevén tener su primer encuentro bilateral la próxima semana, en el marco de la cumbre de líderes del G20 a la que ambos asistirán en Alemania.

(Fuente: Agencias)