La localidad rusa de Sochi acogerá a finales de enero un congreso de diálogo nacional sirio

(SOS).- Irán, Rusia y Turquía, países garantes del cumplimiento del alto el fuego en Siria, anunciaron hoy la convocatoria de un congreso de diálogo nacional sirio, que se celebrará los días 29 y 30 de enero próximo en el balneario ruso de Sochi.

Los países garantes hacen un llamamiento a los representantes del Gobierno de la República Árabe Siria y a los rebeldes “a cooperar y a defender la soberanía, la independencia y la integridad territorial de Siria”, se afirma en la declaración tripartita.

El documento fue leído por el ministro de Asuntos Exteriores de Kazajistán, Kairat Abdrajmanov, al término de Astaná-8, la octava ronda de consultas en la capital kazaja sobre el cumplimiento del alto el fuego en Siria.

“Nos gustaría celebrar consultas con nuestros líderes militares y políticos para adoptar una decisión definitiva”, dijo a la prensa el jefe de la delegación rebelde, Ahmad Toma, al ser preguntado sobre si los grupos armados a los que representa asistirán a la cita de Sochi.

Precisó, eso sí, que los rebeldes respaldarían el congreso siempre y cuando esté vinculado al proceso negociador de Ginebra, cuya próxima ronda se celebrará en la segunda quincena de enero próximo.

Por su parte, el jefe de la delegación del Gobierno sirio, Bashar al-Jaafari, declaró que Siria participará en el congreso de diálogo nacional y hará todos los esfuerzos posibles para el éxito de los preparativos del evento, que calificó de una “buena base para el diálogo entre los sirios”.

En esta ronda de consultas participó el enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura, quien constató, según un comunicado emitido por su oficina, “cierto avance” en cuanto a las medidas de fortalecimiento de la confianza, así como el desminado con fines humanitarios.

Sobre el asunto de los detenidos, secuestrados y desaparecidos, el enviado especial “tomó nota de un avance hacia un acuerdo de canje de prisioneros”.

En estas negociaciones, los tres países garantes decidieron crear un grupo de trabajo para la liberación de los detenidos y secuestrados, así como para identificar a las personas desaparecidas.

Irán, Rusia y Turquía acordaron, además, que la próxima ronda de consultas en la capital kazaja (Astana-9) se celebrará en la segunda mitad de febrero de 2018.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Los ministros de Exteriores y Defensa rusos se reúnen con el mediador de la ONU para Siria

(SOS).- El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, manifestó hoy que no hay alternativa a las negociaciones de Ginebra, al reunirse con los ministros rusos de Exteriores y Defensa, Serguei Lavrov y Serguei Shoigu.

“Debemos trabajar para que Ginebra dé resultados, ya que no hay alternativa al proceso de Ginebra, que ha sido reconocido por la comunidad internacional y se celebra bajo la égida de la ONU”, señaló De Mistura al inicio del encuentro.

El diplomático italo-sueco aseguró que está a punto de acabar un año “importante” para el arreglo del conflicto y que “la crisis siria vive un momento clave”.

“Ha llegado la hora de avanzar en el proceso político”, apuntó el mediador de la ONU, quien admitió que la última ronda de negociaciones en la ciudad suiza no ofreció resultados.

Al mismo tiempo, De Mistura reconoció que el diálogo en las consultas de Astaná, una iniciativa rusa que celebra su octava ronda, “ayudó a reducir la escalada en Siria”.

“Debemos reconocer que en Siria se están produciendo resultados significativos”, dijo y expresó su confianza de que en la capital kazaja se avance en la liberación de prisioneros de guerra.

Precisamente, De Mistura asistirá el viernes a la segunda jornada de consultas en Astaná, donde presentará nuevas ideas para impulsar una transición política en Siria.

Por su parte, Lavrov denunció en la reunión con el enviado especial de la ONU para Siria que algunos países intentan dificultar el arreglo del conflicto en el país árabe.

Además, recordó que mañana en Astaná se abordarán asuntos como el régimen de cese del fuego y la situación humanitaria, y destacó la iniciativa rusa apoyada por Irán y Turquía para convocar un congreso de diálogo nacional sirio.

“Todas estas acciones están dirigidas a cumplir con las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU y están llamadas a crear las mejores condiciones para las negociaciones bajo la égida de la ONU”, indicó el ministros ruso de Exteriores.

La octava ronda de consultas sobre el cumplimiento del alto el fuego en Siria (Astaná-8) comenzó hoy en la capital kazaja, según informó el Ministerio de Asuntos Exteriores de Kazajistán.

“Las reuniones de los expertos ya han empezado. Se desarrollan a puerta cerrada en formato bilateral y multilateral”, explicó a la prensa el portavoz de la cancillería kazaja, Anuar Zhainakov.

Zhainakov añadió que a la cita asisten representantes de los grupos rebeldes y el Gobierno sirio, así como de los tres países garantes: Rusia, Irán y Turquía.

La delegación de Rusia la encabeza el enviado especial de Moscú para Siria, Alexander Lavrentiev, mientras que al frente de la de Irán y Turquía están sus viceministros de Exteriores, Sedat Onal y Husein Yaberi Ansari, respectivamente.

A las consultas de Astaná-8, que se centran en el problema de la liberación de los prisioneros y los rehenes, así como la búsqueda de personas desaparecidas, asisten también observadores de Jordania y Estados Unidos.

Otro de los asuntos importantes a debatir en la capital kazaja es la celebración de un congreso de diálogo nacional sirio, que Rusia se ha ofrecido a acoger.

(Fuente: Agencias)

Astaná acoge la octava ronda de conversaciones de paz sobre Siria

(SOS).- Los participantes en la octava ronda de consultas sobre el cumplimiento del alto el fuego en Siria que arranca mañana en Astaná comenzaron a llegar hoy a la capital kazaja, informó el Ministerio de Asuntos Exteriores de Kazajistán.

La Cancillería kazaja dijo que todos los participantes invitados a la cita confirmaron su participación en las conversaciones. “Las delegaciones de los países garantes del régimen de alto el fuego en Siria llegan a Astaná para participar en la próxima ronda de conversaciones”, apuntó el ministerio de Exteriores.

A la cumbre de Astaná asistirán representantes de las facciones rebeldes y el Gobierno sirio, así como de los tres países garantes: Rusia, Irán y Turquía.

La delegación rusa la encabeza el enviado especial de Moscú para Siria, Alexander Lavrentiev, mientras que al frente de la de Irán y Turquía estarán sus viceministros de Exteriores, Sedat Onal y Husein Yaberi Ansari, respectivamente.

También está previsto que observadores de Jordania y Estados Unidos participen en Astaná-8, que se centrará en el problema de la liberación de los prisioneros y los rehenes, así como en la búsqueda de personas desaparecidas.

GobiernoSegún el programa inicial, las consultas tendrá una duración de dos días: la primera jornada estará dedicada a negociaciones bilaterales y multilaterales, y en la segunda se celebrará la reunión plenaria.

El comienzo de las consultas en Astaná coincidirá con la reunión que mantendrá en Moscú el enviado de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, con los ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa de Rusia, Serguei Lavrov y Serguei Shoigu, para abordar la situación en el país árabe.

Para la ONU y buena parte de la comunidad internacional, la única manera para que Siria retorne a la normalidad es mediante un arreglo político basado en una reforma de la Constitución y en elecciones, conforme a la resolución 2254 del Consejo de Seguridad, que establece los parámetros de la misión confiada a De Mistura.

Las conversaciones en la capital kazaja, promovidas por Rusia, Turquía e Irán, que actúan como garantes del proceso de paz en Siria, comenzaron en enero de 2017 con el objetivo de consolidar el alto el fuego y preparar el camino para una solución política al conflicto en el país árabe.

En el marco de estas negociaciones, los países participantes acordaron crear cuatro zonas de seguridad temporales en Siria para lograr un cese de las hostilidades entre las fuerzas gubernamentales y los grupos armados rebeldes y terroristas.

Tras la séptima ronda celebrada en octubre, los países garantes decidieron adoptar medidas que generen confianza y discutir la propuesta del presidente ruso, Vladimir Putin, de crear un Congreso de Diálogo Nacional para que los sirios acuerden el contenido de la nueva Constitución y convoquen elecciones.

(Fuente: Agencias)

Putin y Erdogan anuncian una nueva cumbre en Rusia para resolver el conflicto sirio

(SOS).- Los presidentes de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y de Rusia, Vladimir Putin, anunciaron en Ankara una próxima cumbre en la ciudad rusa de Sochi para resolver el conflicto de Siria.

“Hemos hablado de Siria. Volveremos a encontrarnos en el tiempo más breve posible en Sochi”, dijo Erdogan en una comparecencia conjunta ante la prensa.

Por su parte, Putin confirmó que la conferencia de Sochi se celebrará “a inicios del año que viene” y que allí se debatirá el futuro de la estructura estatal de Siria.

Los participantes abordarán “temas tan importantes para todo el pueblo sirio como los parámetros de la futura estructura estatal, la aprobación de la constitución y la celebración de elecciones bajo el control de la ONU”, explicó.

“Hemos hablado hoy también de esto con Assad”, añadió el líder ruso, que se reunió el lunes por la mañana con su homólogo sirio en la base aérea de Khmeimim en Siria, horas antes de volar a El Cairo y luego a Ankara.

El jefe del Kremlin recordó en su intervención que se entrevistó con Erdogan el pasado 22 de noviembre en Sochi, en una cumbre en la que participó también el presidente iraní, Hasan Rohani, y prometió convertir la próxima reunión en esa ciudad en un “congreso internacional”.

Putin llegó a Ankara ayer por la noche procedente de El Cairo, donde se había reunido con el presidente egipcio, Abdelfatah al-Sisi, para firmar un acuerdo de cooperación nuclear civil.

El mandatario ruso se había encontrado ese mismo día por la mañana con el presidente Bashar al-Assad en una base aérea cerca la ciudad siria de Latakia. Allí, ordenó que “una parte significativa del contingente militar ruso que se encuentra en la República Árabe de Siria regrese a casa, a Rusia”.

“Casi todo el territorio sirio se ha liberado de los terroristas. Si todavía hay resistencia de terroristas, responderemos”, destacó el jefe del Kremlin en Ankara.

Vladimir Putin prometió asimismo trabajar para “acelerar las conversaciones de Ginebra”, entre el Gobierno sirio y los diferentes grupos rebeldes, para poner fin a la guerra en el país árabe.

A su vez, Erdogan aseguró que “como países garantes de los Acuerdos de Astaná, haremos una importante contribución a las conversaciones de Ginebra”.

Ankara y Moscú apoyan bandos enfrentados en el conflicto: Rusia respalda a las autoridades de Damasco y Turquía apoya a grupos rebeldes de orientación islamista.

Además, el Ejército ruso mantiene posiciones en el enclave kurdo de Afrin, en el extremo noroeste sirio, mientras que Turquía considera “terroristas” a las milicias kurdas que dominan esta región.

Pero las Fuerzas Armadas de ambos países empezaron en octubre pasado a colaborar en la provincia siria de Idlib, al oeste de Alepo, cuando Turquía envió tropas a esa zona para establecer puntos de control y supervisión. Este movimiento había sido acordado con Rusia en Astaná, en el marco de un acuerdo para reducir los enfrentamientos en Siria.

Tras su cita de este lunes en Ankara, el presidente ruso y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, se han reunido ya siete veces en lo que va de año. El diálogo entre ambos dirigentes es muy intenso después de haber superado la crisis que provocó el derribo de un cazabombardero ruso por parte de un avión de combate turco al norte de Siria.

(Fuente: Agencias)

Concluye la séptima ronda de negociaciones sirias en Astaná

(SOS).- La séptima ronda de consultas sobre el cumplimiento del alto el fuego en Siria concluyó ayer en la capital kazaja, Astaná, con una reunión plenaria en la que participaron representantes de los rebeldes y el Gobierno sirio, así como de los tres países garantes: Rusia, Irán y Turquía.

A las consultas, en calidad de observadores, asistieron representantes de Estados Unidos, Jordania y de la ONU, aunque en esta ocasión no acudió el enviado del organismo mundial, Staffan de Mistura.

En esta ronda las negociaciones se centraron, en particular, en la creación de un grupo de trabajo para gestionar la liberación de prisioneros y rehenes, la entrega de los cuerpos de soldados caídos en combate y la búsqueda de desaparecidos.

El enviado ruso, Alexandr Lavrentiev, adelantó que antes de la plenaria el presidente de Kazajistán, Nursultan Nazarbayev, se reuniría con los jefes de la delegaciones de los países garantes.

La delegación de Turquía la encabezó el viceministro de Exteriores, Sedat Onal, y la iraní el también viceministro de Exteriores, Hussein Jaberi Ansari.

Por primera vez desde el comienzo de las consultas de Astaná, en enero de este año, el presidente kazajo recibió a los jefes de las delegaciones de los países garantes del alto el fuego en Siria.

En la última ronda de la consultas, en septiembre pasado, se acordó la creación en Siria de cuatro zonas para rebajar la tensión, medida que ha ayudado a aliviar la situación en el país árabe.

Según Rusia, en lo que va de año 660 mil personas desplazadas por la guerra han vuelto a sus hogares.

(Fuente: Agencias)

Entra en Siria el mayor convoy militar turco desde el inicio de su despliegue en el norte

(SOS).- El martes ha entrado en Siria el mayor convoy militar turco que ha accedido hasta la fecha al país árabe, para desplegarse en áreas del norte de su territorio.

Decenas de carros blindados con un gran número de soldados y equipamiento han cruzado la frontera desde la provincia turca de Hatay hacia el paso Kafr Losin, en el norte de la provincia de Idlib.

Durante las últimas semanas, Turquía ha introducido varios convoyes en el norte de Siria, en el marco de una supuesta operación antiterrorista de Ankara.

Según el Ejército turco, sus unidades iniciaron el 12 de octubre el establecimiento de puntos de vigilancia, en coordinación con las actividades de exploración que comenzaron cuatro días antes en Idlib.

El motivo oficial de este despliegue en Idlib es para asegurar el cumplimiento del alto el fuego en esta provincia, acordado a mediados de septiembre en la conferencia sobre el conflicto sirio de Astaná, donde actuaron como garantes Rusia, Irán y Turquía.

No obstante, las milicias kurdas han afirmado en diferentes ocasiones que los militares turcos también se han dirigido a la vecina región de Alepo, a zonas próximas al enclave kurdosirio de Afrin.

La llegada de este convoy militar turco a territorio sirio se ha producido al mismo tiempo que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha anunciado que la misión militar turca en Siria está casi a punto de completarse.

No obstante, Erdogan ha recordado que Turquía aun no ha resuelto el caso de Afrin y que ahora las fuerzas militares turcas se enfocarán en dicha cuestión.

“Ahora solamente nos queda por delante el asunto de Afrin (…) Queremos que todos lo sepan. Sepan que no nos podemos comprometer. Puede que de repente una noche nos dirijamos hacia allá”, ha dicho el mandatario turco durante una reunión con altos mandos del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP).

Más allá de implementar el acuerdo firmado en Astaná, Erdogan ha admitido públicamente que entre sus prioridades está la de frenar el avance de las fuerzas kurdas y la posible creación de un Estado kurdo autónomo en su frontera sur.

En los últimos meses, la ciudad de Afrin, junto a otras localidades situadas en el norte de Alepo y bajo el control de las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo), ha sido blanco de ataques aéreos y de artillería de Turquía.

(Fuente: Agencias)

Siria exige la retirada inmediata de las fuerzas turcas de la provincia de Idlib

(SOS).- Siria ha exigido la retirada “inmediata e incondicional” de las tropas turcas de la provincia siria de Idlib, cuyo despliegue equivale a una “agresión flagrante”, ha señalado el Ministerio de Exteriores sirio.

“La República Árabe Siria condena en los términos más enérgicos la incursión de unidades militares turcas en la provincia de Idlib, que constituye una grave agresión contra la soberanía y la integridad territorial de Siria y una violación flagrante del derecho internacional”, ha manifestado Exteriores en un comunicado.

Desde la Cancillería siria han asegurado que la “incursión” de las tropas turcas constituye un “incumplimiento” del acuerdo alcanzado por Rusia, Turquía e Irán en la capital de Kazajistán, Astaná.

“El régimen turco no puede justificar de ninguna de las maneras” su acción, ha subrayado el Ministerio de Exteriores sirio, al tiempo que ha recordado que Turquía “tiene que cumplir con lo estipulado en el acuerdo de Astaná”.

Por su parte, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha aseverado que las medidas adoptadas están dirigidas a mantener la seguridad en la frontera entre las dos naciones.

El pasado jueves, el Ejército turco anunció el despliegue de sus fuerzas en la provincia de Idlib. Los medios de comunicación indicaron que varias decenas de vehículos blindados y un centenar de militares cruzaron el paso fronterizo de Bab al-Hawa esa misma noche.

Según el portavoz de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) en Afrin, Rojhat Roj, el convoy militar turco se trasladó a los puntos de contacto con las milicias kurdas y en ningún caso a zonas de Idlib.

Diferentes analistas internacionales consideran que la operación turca en suelo sirio tiene como objetivo evitar una mayor influencia de las YPG y de sus aliados en el norte del país árabe.

(Fuente: Agencias)