Rusia, Turquía e Irán abordarán la creación de una zona segura en Idlib

(SOS).- El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha anunciado este domingo que representantes de los gobiernos de Rusia, Turquía e Irán se reunirán entre el 8 y el 9 de agosto en Teherán para seguir trabajando en la creación de zonas seguras en Siria.

Así lo ha indicado Lavrov en declaraciones a la prensa sobre la reunión que ha mantenido con su par turco, Mevlut Cavusoglu, al margen de la cumbre de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) que se ha celebrado este fin de semana en la capital filipina, Manila.

Lavrov y Cavusoglu “han discutido sustantivamente la situación en Siria, en el contexto de la aplicación del acuerdo para la creación de zonas seguras (…) y del proceso para buscar una solución política”, ha informado el Ministerio de Exteriores ruso.

El jefe de la diplomacia rusa ha comentado que “ahora se está trabajando sobre la zona segura más grande -y tal vez la más complicada- en la provincia de Idlib”, la única que está totalmente en manos de los grupos armados que luchan contra el Gobierno sirio.

Rusia, Turquía e Irán firmaron en mayo un acuerdo para crear cuatro zonas seguras en Siria. En julio se estableció una primera en las provincias de Quneitra, Suwaida y Deraa y otra en Guta Oriental. Ya en agosto ha entrado en vigor la tercera en Homs.

Estos tres países son los garantes del llamado proceso de Astaná, cuyo objetivo es lograr un alto el fuego real entre las partes y que transcurre en paralelo a las negociaciones de paz auspiciadas por Naciones Unidas en Ginebra.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Los países garantes del proceso de Astaná aplauden la “considerable reducción” de la violencia en Siria

(SOS).- La cumbre celebrada durante estos dos últimos días en la capital de Kazajistán, Astaná, ha finalizado ayer sin un acuerdo total sobre la demarcación de las denominadas “zonas seguras” en Siria, si bien los países garantes (Rusia, Turquía e Irán) han valorado la reducción de las hostilidades y han anunciado una nueva cita para la última semana de agosto.

Los países garantes del encuentro han aplaudido la “considerable reducción” de la violencia en Siria tras el acuerdo en mayo sobre la creación de las cuatro “zonas seguras”, reclamando a las partes que respeten el alto el fuego declarado en diciembre de 2016.

Asimismo, han destacado la creación de un grupo de trabajo para delimitar las citadas “zonas seguras”, que no han sido pactadas finalmente durante la cumbre de esta semana. El enviado ruso a las reuniones, Alexander Lavrentiev, afirmó el martes que existían desacuerdos en torno a dos de ellas.

El propio Lavrentiev ha indicado que “no se firmó ningún documento” al respecto, añadiendo que “se aprobó el reglamento del grupo conjunto de trabajo”.

En este sentido, el enviado ruso ha resaltado que las “zonas seguras” ya existen de facto, recordando que, si bien se esperaba aprobar los documentos sobre las dos áreas de distensión sobre las que existe un acuerdo, la decisión ha sido finalmente aplazada.

Por ello, ha argumentado que el aplazamiento “es temporal”, expresando su deseo de que “pronto” se llegue a la decisión de proceder a firmar los documentos correspondientes.

Lavrentiev ha desvelado que el Gobierno de Turquía ha pedido un “tiempo adicional” antes de tomar la decisión, explicando que Rusia “decidió no insistir (…) partiendo de que no hay que precipitarse a la hora de tomar decisiones de tanta importancia”.

Por su parte, el jefe de la delegación siria, Bashar al-Jaafari ha criticado a Turquía, afirmando que su actitud durante la cumbre “ha sido negativa” y asegurando que ello ha provocado “resultados modestos” como consecuencia.

“La actitud turca desde el inicio del proceso de Astaná ha sido negativa, y esta negatividad ha llevado a resultados modestos en esta ronda, especialmente respecto a las zonas seguras”, ha aseverado, denunciando “chantajes” por parte de Ankara.

Así, Al Jaafari ha manifestado que “Turquía hizo todo lo posible para evitar resultados positivos respecto a los intereses del pueblo sirio”.

Los países garantes han anunciado que el próximo encuentro en Astaná tendrá lugar en la última semana de agosto, sin facilitar una fecha concreta, si bien el enviado ruso ha dicho que podría tener lugar antes “si se dan las condiciones para tomar decisiones concretas sobre las zonas seguras”.

El proceso

Astaná ha acogido cinco rondas de negociaciones desde enero de 2017. En el último encuentro, celebrado el 3 y 4 de mayo, los países garantes del proceso de paz firmaron un memorando para establecer cuatro “zonas seguras” en Siria que abarcan la provincia de Idlib, parte de las vecinas Latakia, Alepo y Hama, parte del norte de la provincia de Homs, Ghouta Oriental y ciertas áreas del sur, en las provincias de Deraa y Al Quneitra.

El acuerdo busca poner fin a los enfrentamientos armados entre las fuerzas gubernamentales y los grupos rebeldes, afianzar el armisticio vigente desde el 30 de diciembre y separar a los milicianos rebeldes de los combatientes de grupos terroristas como el Estado Islámico.

El proceso va en paralelo a las diversas rondas de conversaciones de paz que han mantenido el Gobierno y los grupos armados rebeldes en la localidad suiza de Ginebra con la mediación de Naciones Unidas.

El enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, abogó la semana pasada por dar “una oportunidad justa” a los esfuerzos por aplicar las “zonas seguras”, arguyendo que “es lo que la gente pide para reducir aún más la violencia y permitir la construcción de confianza”.

En esta línea, De Mistura señaló que “la trayectoria ideal” para las próximas dos semanas sería que se lograran avances en la próxima ronda en Astaná, recalcando que desde el acuerdo sobre “zonas seguras” la violencia “ha descendido claramente”.

El enviado especial de Naciones Unidas fijó recientemente el próximo 10 de julio como fecha para el inicio de una nueva ronda de contactos entre las partes en conflicto en Siria, agregando que “tiene intención de celebrar nuevas rondas de las negociaciones en agosto y septiembre”.

En el marco de la actual cumbre de Astaná están previstas una serie de reuniones a nivel técnico con los grupos armados rebeldes, mientras que las conversaciones continuarán durante la inminente reunión del G-20 en Hamburgo.

(Fuente: Agencias)

Rusia presenta ante el Consejo de Seguridad el borrador de resolución sobre ‘zonas seguras’ en Siria

(SOS).- El Gobierno de Rusia ha presentado ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el borrador de resolución sobre la creación de cuatro ‘zonas seguras’ en Siria.

El documento respalda el acuerdo firmado el 4 de mayo por Rusia, Turquía e Irán, en el marco de las conversaciones en la capital de Kazajistán, Astaná.

El pacto, del que se han desmarcado gran parte de los grupos armados rebeldes, cubrirá teóricamente toda la provincia de Idlib, así como partes de Alepo, Latakia y Homs.

El Gobierno de Siria ha calificado la nueva ronda de conversaciones en Astaná como “un paso cualitativo dados los avances que ha aportado”, recalcando que el acuerdo alcanzado es “un gran éxito”.

Por su parte, el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, ha aplaudido el plan, describiéndolo como “un paso positivo en la buena dirección”. De Mistura ha participado en las reuniones como observador. El secretario general de la ONU, António Guterres, también ha mostrado su satisfacción con el pacto.

Astaná ha acogido desde enero cuatro conferencias internacionales celebradas por iniciativa de Rusia, Irán y Turquía para afianzar el armisticio vigente en Siria desde el 30 de diciembre e impulsar una solución política del conflicto.

(Fuente: Agencias)