Concluye sin grandes avances la séptima ronda de negociaciones de paz para Siria

(SOS).- El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ha dicho que en la próxima ronda de negociaciones de paz pedirá al Gobierno sirio que aborde el proceso político necesario para poner fin al conflicto armado iniciado en 2011.

Asimismo, ha anticipado que se hará todo lo posible para que los delegados gubernamentales y rebeldes se sienten en la misma sala, ya que hasta ahora han alternado sus reuniones con el mediador.

En una rueda de prensa al término de la séptima ronda negociadora, De Mistura ha confirmado su intención de convocar el próximo encuentro para principios de septiembre.

Resumiendo el resultado de las reuniones celebradas en la ciudad suiza de Ginebra, De Mistura ha reconocido que no hubo “progresos notables” pero “tampoco rupturas”, de modo que ha descrito como un “avance gradual” lo que pudo observar durante estos cinco días.

Sin embargo, después de año y medio de conversaciones, que quedaron varias veces interrumpidas y por las que en los últimos meses parece existir un rebajado interés debido a sus escasos resultados, De Mistura ha considerado que es el momento de pedir más.

“La comunidad internacional quiere ver una aceleración del fin de este conflicto y esto puede ayudar (…), así que pediré al Gobierno que esté preparado para abordar el proceso político” y el resto de temas centrales de la agenda negociadora, ha señalado.

Esos puntos, además de la transición política, se refieren a la reforma constitucional, la celebración de elecciones bajo la supervisión de la ONU y la lucha contra el terrorismo.

Reafirmando su posición de siempre, el jefe negociador de la delegación gubernamental, Bashar al-Jaafari, ha manifestado al término de las reuniones que la ONU debía “implicarse más en la lucha antiterrorista”.

Esta actitud ha sido criticada a su turno por el jefe de la delegación rebelde, Naser Hariri, quien ha acusado al Gobierno sirio de utilizar “el pretexto del terrorismo para evitar el proceso político”.

Por su parte, De Mistura ha aclarado a los negociadores que la lucha contra el terrorismo sólo implica a aquellas entidades consideradas como tal por el Consejo de Seguridad de la ONU. Estas son, principalmente, Al Qaeda, el Estado Islámico, el Frente Al Nusra y sus organizaciones afines.

El mediador de la ONU también ha expuesto la necesidad de que se cumpla con la prohibición de financiación y de suministro de armas a los combatientes en Siria.

“La mejor garantía contra el terrorismo en Siria es un acuerdo en relación con una solución política a través de un proceso incluyente de transición política”, ha insistido De Mistura.

El diplomático italo-sueco ha advertido de que, si esto no ocurre, tres meses después de que se obtenga la liberación de Al Raqa, considerada la capital del Estado Islámico en Siria, “habrá un nuevo grupo terrorista que surgirá y volveremos a lo mismo”.

En su intervención, De Mistura ha dado a entender que hay que aprovechar que la crisis siria ha vuelto a ser un tema prioritario en la agenda de los líderes mundiales, lo que se reveló con el acuerdo de alto el fuego alcanzado por Estados Unidos y Rusia en la cumbre del G20.

“Vemos que el impulso internacional beneficia nuestro trabajo y nos ayudará para empujar a todas las partes a sentarse en la misma sala y comenzar a hablar de lo sustancial”, ha concluido.

(Fuente: Agencias)

Francia pide ahora luchar contra el terrorismo y encontrar una solución a la crisis en Siria

(SOS).- El presidente Emmanuel Macron ha afirmado que no ve un sucesor legítimo al presidente sirio Bashar al-Assad y que Francia ya no considera su partida una condición básica para la resolución del conflicto.

El mandatario galo ha subrayado que Al Assad es un enemigo del pueblo sirio, pero no de Francia, y que la prioridad de París es la lucha contra los grupos terroristas y asegurarse de que el país árabe no se convierta en un Estado fallido.

Los comentarios de Macron contrastan marcadamente con los de la Administración previa y recuerdan a la postura de Moscú de que no hay una alternativa viable al actual presidente de Siria.

“Mi perspectiva sobre este tema es que yo no he dicho que la destitución de Bashar al-Assad sea una condición previa para todo, porque nadie me ha presentado un sucesor legítimo”, ha declarado el presidente francés en una entrevista concedida a ocho periódicos europeos.

“Mis líneas son claras. Uno: la lucha absoluta contra los grupos terroristas. Ellos son nuestros enemigos”, ha señalado, añadiendo que los ataques que han acabado con las vidas de 230 personas en Francia provenían de la región. “Necesitamos la cooperación de todos, especialmente de Rusia, para erradicarlos”, ha reconocido Macron.

Hasta ahora, Francia había sido partidario de los grupos rebeldes. El país exigía que el conflicto se resolviese a través de una transición política creíble basada en resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU negociadas entre los diferentes bandos con las Naciones Unidas en Ginebra.

Sin embargo, la victoria electoral de Emmanuel Macron ha hecho que París reexamine la política de la Administración previa en Siria, que algunos analistas consideran demasiado intransigente y aislacionista.

“Mi convicción profunda es que se necesita una hoja de ruta diplomática y política. No se resolverá la cuestión sólo con un dispositivo militar”, ha dicho el mandatario galo.

El ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, ha estado en Moscú el martes impulsando una cooperación más cercana con Rusia, como parte de una estrategia para conducir las relaciones entre ambos países hacia un renovado “espíritu de confianza”. Macron parece apostar por convencer al presidente ruso Vladimir Putin para buscar una solución.

“No creo que tenga una amistad inamovible con Assad. Tiene dos obsesiones, la lucha contra el terrorismo y evitar un Estado fallido, y es por eso que aparecen convergencias respecto a Siria”, ha expresado el presidente francés.

Macron ha asegurado que cree posible trabajar con Putin para luchar contra el terrorismo y encontrar una solución a la crisis en el país árabe.

(Fuente: Agencias)