Las fuerzas kurdas reclutan a adolescentes de familias vulnerables en el norte de Siria

(SOS).- Las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) kurdas, principal fuerza de las FDS, han reclutado a menores vulnerables de familias desplazadas, incluso sin su permiso, denunció Human Rights Watch (HRW).

La ONG señaló en un comunicado que el grupo recluta a adolescentes de las familias más vulnerables en los campos de desplazados del norte de Siria, incluso sin el conocimiento de sus parientes y a pesar de haber prometido que dejaría de alistar a menores en sus filas.

La madre de uno de ellos dijo a la ONG que su hijo, que tenía 16 años cuando fue reclutado, murió en enfrentamientos entre las YPG y el Estado Islámico en la ciudad de Al Raqa, el que fuera el principal bastión de los yihadistas en el noreste de Siria.

Mientras, la madre de una joven de 16 años dijo a HRW que recibe 300 dólares al mes, el “sueldo” de su hija, pero no ha podido comunicarse con ella en los pasados seis meses, a pesar de haber solicitado información a la administración del campamento donde fue reclutada.

Otra mujer dijo a la organización que su hija de 13 años se alistó, a pesar de que la madre se lo prohibiera, y lleva un mes desaparecida. “Somos pobres y le dijeron a mi hija que le darían dinero y ropa”, apuntó.

HRW destacó que envió una carta el pasado 29 de junio a las YPG y a la principal formación política kurdosiria, el Partido de la Unión Democrática (PYD), solicitando información sobre las medidas para prevenir el reclutamiento y la participación de menores en el conflicto armado en las áreas bajo control kurdo.

Según la ONG, la administración autónoma kurda respondió que los niños de 16 y 17 años pueden alistarse, incluso sin el consentimiento familiar, pero “no se les permite luchar”, sino que “reciben formación intelectual y profesional” en centros especializados.

La organización respaldó su denuncia en datos de la ONU, que muestran un aumento en el reclutamiento de menores por parte de las YPG en 2017, cuando se registraron 244 casos, casi cinco veces más que al año anterior, y en al menos tres de ellos los adolescentes fueron secuestrados para obligarles a luchar en las filas de la milicia.

Las FDS reciben el apoyo de Estados Unidos y han jugado un papel fundamental en la lucha contra el Estado Islámico en Siria, donde han arrebatado a los radicales amplios territorios en el norte del país.

Anuncios

Concluye sin grandes avances la séptima ronda de negociaciones de paz para Siria

(SOS).- El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ha dicho que en la próxima ronda de negociaciones de paz pedirá al Gobierno sirio que aborde el proceso político necesario para poner fin al conflicto armado iniciado en 2011.

Asimismo, ha anticipado que se hará todo lo posible para que los delegados gubernamentales y rebeldes se sienten en la misma sala, ya que hasta ahora han alternado sus reuniones con el mediador.

En una rueda de prensa al término de la séptima ronda negociadora, De Mistura ha confirmado su intención de convocar el próximo encuentro para principios de septiembre.

Resumiendo el resultado de las reuniones celebradas en la ciudad suiza de Ginebra, De Mistura ha reconocido que no hubo “progresos notables” pero “tampoco rupturas”, de modo que ha descrito como un “avance gradual” lo que pudo observar durante estos cinco días.

Sin embargo, después de año y medio de conversaciones, que quedaron varias veces interrumpidas y por las que en los últimos meses parece existir un rebajado interés debido a sus escasos resultados, De Mistura ha considerado que es el momento de pedir más.

“La comunidad internacional quiere ver una aceleración del fin de este conflicto y esto puede ayudar (…), así que pediré al Gobierno que esté preparado para abordar el proceso político” y el resto de temas centrales de la agenda negociadora, ha señalado.

Esos puntos, además de la transición política, se refieren a la reforma constitucional, la celebración de elecciones bajo la supervisión de la ONU y la lucha contra el terrorismo.

Reafirmando su posición de siempre, el jefe negociador de la delegación gubernamental, Bashar al-Jaafari, ha manifestado al término de las reuniones que la ONU debía “implicarse más en la lucha antiterrorista”.

Esta actitud ha sido criticada a su turno por el jefe de la delegación rebelde, Naser Hariri, quien ha acusado al Gobierno sirio de utilizar “el pretexto del terrorismo para evitar el proceso político”.

Por su parte, De Mistura ha aclarado a los negociadores que la lucha contra el terrorismo sólo implica a aquellas entidades consideradas como tal por el Consejo de Seguridad de la ONU. Estas son, principalmente, Al Qaeda, el Estado Islámico, el Frente Al Nusra y sus organizaciones afines.

El mediador de la ONU también ha expuesto la necesidad de que se cumpla con la prohibición de financiación y de suministro de armas a los combatientes en Siria.

“La mejor garantía contra el terrorismo en Siria es un acuerdo en relación con una solución política a través de un proceso incluyente de transición política”, ha insistido De Mistura.

El diplomático italo-sueco ha advertido de que, si esto no ocurre, tres meses después de que se obtenga la liberación de Al Raqa, considerada la capital del Estado Islámico en Siria, “habrá un nuevo grupo terrorista que surgirá y volveremos a lo mismo”.

En su intervención, De Mistura ha dado a entender que hay que aprovechar que la crisis siria ha vuelto a ser un tema prioritario en la agenda de los líderes mundiales, lo que se reveló con el acuerdo de alto el fuego alcanzado por Estados Unidos y Rusia en la cumbre del G20.

“Vemos que el impulso internacional beneficia nuestro trabajo y nos ayudará para empujar a todas las partes a sentarse en la misma sala y comenzar a hablar de lo sustancial”, ha concluido.

(Fuente: Agencias)