La ONU cree que es el momento para negociar realmente la paz en Siria

(SOS).- La ONU anunció que la próxima ronda de negociaciones de paz sobre Siria arrancará en Ginebra el 28 de noviembre y defendió que ha llegado “el momento de la verdad” para lograr un arreglo que ponga fin a seis años de guerra.

“Necesitamos meter a las partes en verdaderas negociaciones, sobre asuntos en los que hay alguna perspectiva de que pueden empezar a acercar posturas”, defendió el mediador de la organización, Staffan de Mistura.

El diplomático, que compareció por videoconferencia ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, esbozó sus planes para la octava ronda de negociaciones en Ginebra tras semanas de contactos con los dos bandos y con las potencias internacionales.

De Mistura quiere centrar las discusiones en dos puntos clave: un calendario y un proceso para redactar una nueva constitución siria y detalles para la celebración de unas elecciones supervisadas por Naciones Unidas.

Tras varias rondas de las que apenas salieron resultados concretos, el mediador cree que es hora de entrar “en sustancia”.

Hasta ahora, uno de los principales obstáculos ha sido el desacuerdo sobre el futuro del presidente sirio, Bashar al-Assad, con los grupos rebeldes exigiendo su salida en todo momento.

Esas aspiraciones de los rebeldes han chocado en los últimos meses con los importantes avances militares logrados por el Ejército sirio, que a priori hacen menos probable una salida de Al Assad.

De Mistura insistió en que, tras la derrota del Estado Islámico en su bastión de Al Raqa y los progresos contra el grupo yihadista en la localidad de Deir ez-Zor, ha llegado “el momento de la verdad” en el plano político.

“Sin un proceso político inclusivo, hay una verdadera amenaza de que el Daesh o una organización similar pueda volver y explotar los sentimientos de marginación y agravio”, avisó.

Por ello, De Mistura pidió a las potencias del Consejo de Seguridad su “apoyo para poder avanzar”, convenciendo al Gobierno sirio y a los rebeldes para que den pasos hacia la paz y de que acudan a Ginebra con “realismo”.

Antes de la cita en la ciudad suiza, el 30 y el 31 de octubre, se celebrará en Astaná otra ronda de las conversaciones impulsadas por Rusia, Turquía e Irán, garantes del actual alto el fuego que se observa en partes de Siria.

De Mistura confió en que el encuentro sirva para consolidar las llamadas zonas de distensión creadas en varios puntos del país y “estabilizar” la situación en esas áreas.

Sin embargo, insistió en que esos arreglos deben ser temporales y no llevar a una “partición de facto” de Siria.

La ONU, insistió, quiere un alto el fuego global y que se garantice la unidad y la integridad territorial del país.

Además, subrayó que únicamente el proceso de Ginebra puede lograr una verdadera solución a la guerra.

El diplomático confió también en que las distintas facciones rebeldes se reúnan cuanto antes en la capital de Arabia Saudí antes de ir a Ginebra y lleguen con un frente unido a las negociaciones.

La octava ronda de negociaciones llegará con cierto retraso, pues hace un mes De Mistura había dicho al Consejo de Seguridad que su intención era convocarla para finales de octubre o principios de noviembre.

El diplomático ha viajado en los últimos días a Moscú, Bruselas o Nueva York para discutir su iniciativa con las potencias y el jefe de la ONU, António Guterres, y también se reunió en Ginebra con el titular de Exteriores estadounidense, Rex Tillerson.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

El Gobierno sirio y los rebeldes podrían reunirse cara a cara en otoño

(SOS).- El enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, ha expresado este jueves su confianza en reanudar las conversaciones de paz hacia octubre o noviembre, pero esta vez con “negociaciones serias” entre el Gobierno y los rebeldes, que hasta ahora solo han tratado con intermediarios.

“En lo relativo al Gobierno sirio, contamos mucho con Rusia e Irán y con cualquiera que ejerza influencia” sobre él para que “esté preparado para iniciar una negociación directa con cualquiera que sea la plataforma que surja” de los grupos armados rebeldes, ha dicho De Mistura a la prensa.

En los últimos años se han celebrado varias rondas de negociaciones en Ginebra, sede de las conversaciones de paz sobre Siria, pero siempre con Naciones Unidas y otros actores como mediadores, debido a la negativa de las partes a hablar cara a cara.

Uno de los obstáculos es la falta de un interlocutor claro en la parte rebelde, ya que cuenta con numerosas facciones y grupos armados con distintas filiaciones y todos buscan su lugar en la mesa de negociaciones.

De forma paralela, Rusia, Irán y Turquía patrocinan el llamado proceso de Astaná, cuyo objetivo es garantizar el cumplimiento de un alto el fuego pactado hace meses.

Las conversaciones en Astaná han derivado en un acuerdo sobre la creación de cuatro “zonas seguras” en el país árabe.

(Fuente: Agencias)

Concluye sin grandes avances la séptima ronda de negociaciones de paz para Siria

(SOS).- El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ha dicho que en la próxima ronda de negociaciones de paz pedirá al Gobierno sirio que aborde el proceso político necesario para poner fin al conflicto armado iniciado en 2011.

Asimismo, ha anticipado que se hará todo lo posible para que los delegados gubernamentales y rebeldes se sienten en la misma sala, ya que hasta ahora han alternado sus reuniones con el mediador.

En una rueda de prensa al término de la séptima ronda negociadora, De Mistura ha confirmado su intención de convocar el próximo encuentro para principios de septiembre.

Resumiendo el resultado de las reuniones celebradas en la ciudad suiza de Ginebra, De Mistura ha reconocido que no hubo “progresos notables” pero “tampoco rupturas”, de modo que ha descrito como un “avance gradual” lo que pudo observar durante estos cinco días.

Sin embargo, después de año y medio de conversaciones, que quedaron varias veces interrumpidas y por las que en los últimos meses parece existir un rebajado interés debido a sus escasos resultados, De Mistura ha considerado que es el momento de pedir más.

“La comunidad internacional quiere ver una aceleración del fin de este conflicto y esto puede ayudar (…), así que pediré al Gobierno que esté preparado para abordar el proceso político” y el resto de temas centrales de la agenda negociadora, ha señalado.

Esos puntos, además de la transición política, se refieren a la reforma constitucional, la celebración de elecciones bajo la supervisión de la ONU y la lucha contra el terrorismo.

Reafirmando su posición de siempre, el jefe negociador de la delegación gubernamental, Bashar al-Jaafari, ha manifestado al término de las reuniones que la ONU debía “implicarse más en la lucha antiterrorista”.

Esta actitud ha sido criticada a su turno por el jefe de la delegación rebelde, Naser Hariri, quien ha acusado al Gobierno sirio de utilizar “el pretexto del terrorismo para evitar el proceso político”.

Por su parte, De Mistura ha aclarado a los negociadores que la lucha contra el terrorismo sólo implica a aquellas entidades consideradas como tal por el Consejo de Seguridad de la ONU. Estas son, principalmente, Al Qaeda, el Estado Islámico, el Frente Al Nusra y sus organizaciones afines.

El mediador de la ONU también ha expuesto la necesidad de que se cumpla con la prohibición de financiación y de suministro de armas a los combatientes en Siria.

“La mejor garantía contra el terrorismo en Siria es un acuerdo en relación con una solución política a través de un proceso incluyente de transición política”, ha insistido De Mistura.

El diplomático italo-sueco ha advertido de que, si esto no ocurre, tres meses después de que se obtenga la liberación de Al Raqa, considerada la capital del Estado Islámico en Siria, “habrá un nuevo grupo terrorista que surgirá y volveremos a lo mismo”.

En su intervención, De Mistura ha dado a entender que hay que aprovechar que la crisis siria ha vuelto a ser un tema prioritario en la agenda de los líderes mundiales, lo que se reveló con el acuerdo de alto el fuego alcanzado por Estados Unidos y Rusia en la cumbre del G20.

“Vemos que el impulso internacional beneficia nuestro trabajo y nos ayudará para empujar a todas las partes a sentarse en la misma sala y comenzar a hablar de lo sustancial”, ha concluido.

(Fuente: Agencias)

Arranca en Ginebra una nueva ronda de conversaciones de paz sobre Siria

(SOS).- Hoy ha comenzado en Ginebra la séptima ronda de contactos auspiciados por Naciones Unidas entre las partes en conflicto en Siria con una reunión entre el jefe de la delegación siria, Bashar al-Jaafari, y el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura.

Después, está prevista una reunión de De Mistura en un almuerzo de trabajo con los representantes de los grupos armados rebeldes: el Alto Comité para las Negociaciones y los grupos de Moscú y El Cairo.

El propio De Mistura ha pedido no exagerar las expectativas generadas con esta ronda de negociaciones, pero los participantes sirios esperan que el alto el fuego para el suroeste de Siria que entró en vigor el 9 de julio influya positivamente en las conversaciones.

“Este acuerdo es un paso muy importante y positivo. Desempeñará un papel significativo en la solución política del conflicto sirio”, ha asegurado el líder de la plataforma rebelde de Moscú, Qadri Yamil.

Según Yamil, las consultas que precedieron a la próxima ronda de conversaciones en Ginebra fueron muy fructíferas, pese a que las fuerzas rebeldes de Riad, El Cairo y Moscú continúan en desacuerdo en algunos temas.

Las delegaciones del Gobierno sirio y de las principales plataformas rebeldes llegaron el domingo a la ciudad suiza para participar en estos contactos que, según las previsiones, se prolongarán hasta el día 15.

Las negociaciones en Ginebra sobre la solución del conflicto sirio bajo los auspicios de la ONU comenzaron en 2012. En paralelo, este año se ha puesto en marcha una nueva iniciativa de diálogo en Astaná impulsada por Rusia, Turquía e Irán.

En las anteriores conversaciones de Ginebra se acordó una agenda con cuatro temas principales para alcanzar una solución política en Siria: el terrorismo, el Gobierno, la constitución y las elecciones.

(Fuente: Agencias)

La ONU apuesta por una nueva Constitución para Siria. EEUU y Rusia refuerzan sus contactos

(SOS).- Las cúpulas militares de Rusia y Estados Unidos intensifican sus contactos para prevenir el enfrentamiento entre los Ejércitos de las dos potencias involucradas en el territorio sirio, mientras la diplomacia de la ONU se dedica a hallar una solución pacífica al conflicto. De hecho, por primera vez, todas las partes implicadas en los conversaciones promovidas por las Naciones Unidas en Ginebra tienen intención de discutir la posible redacción de una nueva Constitución.

Además, al intervenir en el Consejo de Seguridad de la ONU, el enviado especial para Siria, Staffan de Mistura, anunció una séptima ronda de coloquios “políticos” entre Damasco y los miembros del Alto Comité para las Negociaciones (HNC, por sus siglas en inglés), que representa a una serie de grupos rebeldes sostenidos por los sauditas. La próxima cita será en el mes de junio, si bien hasta el momento no se ha fijado una fecha exacta. Para el alto diplomático, hay “buenas noticias” provenientes del frente militar: en el último período, se ha registrado una “caída significativa” de la violencia, e incluso de los bombardeos aéreos en distintas zonas. Un éxito, explicó De Mistura, que también es fruto de los acuerdos surgidos en los encuentros de Astaná patrocinados por Moscú, Teherán y Ankara, y que han llevado a la creación de zonas de “desescalada” del conflicto. Sin embargo, aún quedan bolsas irresueltas de violencia, que se concentran en torno a tres grandes centros: Hama, Homs y parte de la capital, Damasco, que todavía hoy sigue siendo teatro de bombardeos y de enfrentamientos violentos entre las facciones en lucha. “Nuestro objetivo –afirmó De Mistura–  no es solamente la desescalada, sino también la implementación de un cese del fuego a escala nacional” sin que una de las partes en lucha “saque ventaja” de situaciones “ambiguas”.

El objetivo del representante especial de la ONU también es asegurar que no haya un “vacío de poder” a nivel “constitucional, jurídico e institucional” en el contexto del proceso de transición política. Las Naciones Unidas no tienen en mente redactar una nueva Constitución, precisó el diplomático, porque ésta es una tarea que compete “al pueblo sirio”, pero “estamos sentando las bases” para que esto “pueda ocurrir” en un futuro próximo. La esperanza –concluyó– es que se llegue, lo antes posible, a negociaciones directas entre el Gobierno y la [mal llamada, ndr] oposición”.

Mientras tanto, en el campo de batalla se refuerza el intercambio de información e inteligencia entre Washington y Moscú. El general Jeffrey Harrigian, responsable norteamericano de las operaciones aéreas en Oriente Medio, confirmó el aumento de interacciones “a causa de la progresiva restricción del espacio aéreo en el cual se despliegan operaciones”. En las últimas semanas, las fuerzas sirias y rusas han desplazado su campo de acción hacia las zonas orientales del país, aproximándose cada vez más al área en la cual opera la coalición internacional liderada por Estados Unidos, que combate contra el Estado Islámico (EI).

Para prevenir el peligro –muy grave– de que haya incidentes entre las partes, se ha decidido reforzar las comunicaciones y el intercambio de información. Según fuentes del Pentágono, las relaciones ya habrían alcanzado el nivel de oficiales de alto rango, llegando incluso a involucrar a las dos capitales  (Moscú y Washington) y a los respectivos cuarteles generales en la región. Estos intercambios habrían conducido a la formación de las “áreas de no-conflicto”, que no deben confundirse con las “zonas de seguridad” acordadas en Astaná, en las cuales está prevista la intervención exclusiva de una sola de las dos partes implicadas en el conflicto.

(Fuente: AsiaNews)

Rusia, Turquía e Irán acuerdan crear cuatro zonas de seguridad en Siria

(SOS).- Los jefes de las delegaciones de Rusia, Turquía e Irán en las conversaciones de paz de Astaná han aprobado un memorando para la creación de cuatro zonas de seguridad en Siria. El acuerdo, del que se ha desmarcado gran parte de los grupos armados rebeldes en Siria, cubrirá teóricamente toda la provincia de Idlib, así como partes de Alepo, Latakia y Homs.

El texto ha sido firmado por los jefes de las delegaciones de Rusia, Turquía e Irán, Alexandr Lavrentiev, Sedat Onal y Hossein Jaberi Ansari, respectivamente. El vicecanciller iraní ha dicho que la creación de zonas de seguridad en Siria podría provocar cambios “fundamentales” en el país árabe.

“En caso de una implementación correcta, el documento, firmado por los representantes de los países garantes de la tregua, puede dar lugar a cambios fundamentales en Siria”, ha asegurado el jefe de la delegación enviada por el Gobierno iraní. El texto plantea, entre otras cuestiones, que las partes en conflicto no puedan usar armas en estas áreas (tampoco ataques aéreos).

Por su parte, Lavrentiev ha destacado que es una decisión muy importante que allana el terreno “para conservar la unidad, la integridad territorial de Siria e impulsar el proceso político”. Asimismo, ha explicado que la propuesta para la creación de estas zonas seguras se debe a que no ha habido avances en los intentos de separar a los grupos armados rebeldes de los terroristas.

Según fuentes rusas, el acto de firma del memorando se ha visto interrumpido por gritos de varios representantes rebeldes, visiblemente enfadados con un compromiso en el que ven un riesgo para la unidad territorial. “Queremos que Siria mantenga su integridad”, ha subrayado el delegado rebelde Usama Abu Zaid.

Este portavoz se ha declarado “contrario a la división de Siria” y ha desmarcado a los grupos insurgentes del acuerdo. En este sentido, ha advertido de que nunca estarán a favor de un documento en el que Irán figure como “Estado garante”.

La capital kazaja acoge desde el miércoles el cuarto ciclo de conversaciones para poner fin a las hostilidades en Siria. A la cita han acudido delegaciones del Gobierno sirio y de varios grupos armados rebeldes, además de representantes de Rusia, Irán y Turquía, el enviado de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, el secretario de Estado adjunto de EEUU, Stuart Jones, y un alto cargo del Ministerio de Asuntos Exteriores de Jordania.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Kazajistán ha informado de que la próxima ronda de conversaciones en Astaná tendrá lugar a mediados de julio.

(Fuente: Agencias)

Trump y Putin dialogan por teléfono sobre Siria

(SOS).- El presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo estadounidense, Donald Trump, han acordado en una conversación telefónica organizar una reunión personal en el marco de la cumbre de líderes del G20 que se celebrará entre los próximos días 7 y 8 de julio en la ciudad alemana de Hamburgo, según ha informado el Kremlin.

Ambos mandatarios han convenido también la posibilidad de crear “zonas seguras” para lograr una “paz duradera” en Siria.

En un comunicado, la Casa Blanca ha señalado que Trump y Putin “coincidieron en que el sufrimiento en Siria ha durado demasiado tiempo y que todas las partes deben hacer todo lo posible por poner fin a la violencia”.

Además, Washington ha confirmado que el Gobierno estadounidense enviará a un representante a la ronda de conversaciones de paz sobre Siria que debe empezar este miércoles en Astaná (Kazajistán).

Los dos mandatarios han aprovechado la llamada para dialogar “extensamente” de cómo trabajar juntos “para erradicar el terrorismo en Oriente Medio”.

La conversación telefónica ha sido el primer contacto entre los máximos dirigentes de Estados Unidos y Rusia desde el pasado 3 de abril, cuando Trump llamó a Putin para expresar sus condolencias tras el atentado terrorista del metro de la ciudad rusa de San Petersburgo, en el que murieron 14 personas.

(Fuente: Agencias)