Moscú acusa a Israel del derribo de un avión ruso con 15 militares en Siria

(SOS).- Rusia acusó este martes a Israel de haber provocado indirectamente con sus “acciones hostiles” el derribo accidental por la defensa aérea siria de un avión IL-20 que costó la vida a los 15 militares rusos que se hallaban a bordo, y advirtió a las autoridades israelíes de que se reserva el derecho de dar “pasos de respuesta”.

Las acciones de Israel “no se corresponden con el espíritu de la cooperación ruso-israelí, y nos reservamos el derecho a dar pasos de respuesta”, manifestó en una conversación telefónica el ministro de Defensa ruso, Serguei Shoigu, a su homólogo israelí, Avigdor Lieberman, según informó la oficina de prensa de la cartera de Defensa rusa.

El presidente ruso, Vladimir Putin, adelantó que reforzará la seguridad de sus efectivos desplegados en Siria. “En cuanto a nuestras acciones de respuesta, estas apuntarán ante todo a dar mayor seguridad a nuestros militares y nuestras instalaciones en la República Árabe Siria”, dijo el jefe del Kremlin, quien añadió que se tratará de “pasos que no pasarán desapercibidos para nadie”.

No obstante, más tarde, Putin rebajó el tono de las acusaciones y se limitó a decir que el derribo fue el resultado de una cadena de circunstancias fortuitas. “Lo más probable es que en este caso se tratara de una cadena de sucesos trágicos, porque un avión israelí no derribó nuestro avión. Pero, sin lugar a dudas, tenemos que llegar al fondo de lo sucedido”, indicó Putin a los periodistas. Los comentarios del jefe del Kremlin parecieron aliviar algo la situación.

El avión de las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia, un turbohélice de reconocimiento y lucha electrónica, fue abatido por un misil S-200 disparado en torno a las 22.00 horas del lunes por la defensa antiaérea siria, cuando esta intentaba repeler un ataque de cuatro cazabombarderos F-16 israelíes.

El derribo fue provocado por las “acciones irresponsable” de Israel, cuyos cazabombarderos atacaron el territorio sirio utilizando el avión ruso, que regresaba a su base en la providencia de Latakia, como pantalla ante la defensa antiaérea siria, denunció el general ruso Igor Konashenkov.

“Los pilotos israelíes se escudaron detrás del avión ruso, con lo que lo expusieron al fuego de la defensa antiaérea de Siria”, explicó el portavoz militar, quien añadió que los F-16 “crearon de manera premeditada una situación peligrosa para los buques de superficie y aeronaves que se hallaban en la zona”.

“El mando aéreo israelí y los pilotos de los F-16 no pudieron no ver el aparato ruso, pues descendía para aterrizar desde una altitud de 5 kilómetros. Pese a ello, premeditadamente cometieron esta provocación”, subrayó Konashenkov.

El portavoz de Defensa indicó que Israel no comunicó con la debida antelación al mando de la agrupación rusa destacada en Siria sus planes de ataque y que avisó del mismo un minuto antes de que se produjera, lo que no permitió retirar el IL-20 a una zona segura.

“Calificamos estas acciones provocadoras de Israel como hostiles. Como resultado de estas acciones irresponsables de los militares israelíes murieron 15 militares rusos (…). Nos reservamos el derecho a dar pasos de respuesta adecuados”, recalcó el general.

Por su parte, el Ejército de Israel manifestó la noche del lunes que sus aviones de combate habían “apuntado a una instalación de las Fuerzas Armadas sirias desde donde se iban a transferir sistemas de fabricación de armas precisas y letales en nombre de Irán a Hezbolá en el Líbano”.

Asimismo, aseguró que las armas en cuestión, situadas en la ciudad costera mediterránea de Latakia, “estaban destinadas a atacar a Israel y representaban una amenaza intolerable”.

Tras el incidente, la reacción de Rusia podría ser el cese de toda cooperación militar con Israel, incluido el intercambio de información e inteligencia, o restricciones al régimen de exención de visados que rige entre los dos países.

Anuncios

Aviones no tripulados atacan por segundo día consecutivo la principal base militar rusa en Siria

(SOS).- La base aérea de Khmeimim situada en la provincia siria de Latakia, en la que se despliega la aviación rusa en el país árabe, fue atacada por aviones no tripulados por segundo día consecutivo durante la medianoche del lunes.

Las defensas rusas lograron derribar los drones y no hubo información de víctimas hasta el momento.

Los ataques, cuyos autores no se pudieron precisar, sacudieron la localidad de Yabla, que se ubica en el sur de Latakia, en la costa mediterránea del país.

Durante la medianoche del sábado al domingo, los militares rusos derribaron también un grupo de aviones no tripulados que volaban cerca de la base aérea de Khmeimim.

No es la primera vez que la defensa antiaérea rusa destruye drones enemigos que se acercan a sus objetivos.

Según Moscú, a comienzos del pasado mes de enero 13 aviones no tripulados intentaron atacar la base Khmeimim y el puerto de Tartus.

Rusia es uno de los principales aliados internacionales del Gobierno sirio y desde el 30 de septiembre de 2015 desarrolla una campaña militar en Siria para apoyar al Ejército nacional.

La base de Khmeimim es el aeropuerto desde el que despegan y aterrizan los aparatos rusos en sus operaciones en el resto del país árabe.