Los últimos cristianos de Al Raqa logran huir del Estado Islámico

(SOS).- Sawsan Karapetyan, con un rosario en una mano y en la otra una jaula con dos loros, logró huir junto a su familia de Al Raqa ayudada por milicianos que participan en la batalla para expulsar al Estado Islámico de su gran bastión en el norte de Siria.

Esta armenia de 45 años, su marido y cinco allegados, que vivieron aterrorizados durante años, forman parte de los pocos cristianos que se quedaron en la ciudad. Abandonaron finalmente Al Raqa el martes, amparados por la oscuridad de la noche.

Utilizaron una carretera cuya seguridad fue garantizada por combatientes del Consejo Militar Asirio, que luego los trasladaron en la parte trasera de un camión hasta un suburbio de Jazrah, al oeste de la ciudad.

“No quería irme, pero los bombardeos eran tan fuertes que huimos”, relata esta mujer que aún tiene puesta la vestimenta negra impuesta por los yihadistas que llegaron a Al Raqa en 2014.

Como miles de otros que escaparon de las garras del grupo radical sunita, partieron sin llevarse casi nada. Pero Karapetyan no podía separarse de su rosario.

La ofensiva de la alianza kurdo-arabe contra los yihadistas, apoyada por la coalición internacional liderada por Estados Unidos, devastó la ciudad, en donde los civiles se encuentran bajo el fuego cruzado. “Cuando caían bombas en Al Raqa, nos juntábamos para rezar a Dios y pedirle que termine”, recuerda Karapetyan.

“Los últimos días vivimos los peores momentos por los intensos bombardeos. Tenía miedo por mi marido y mi familia“, apunta.

Miles de armenios y cristianos asirios vivían en Al Raqa. Antes de la llegada de los extremistas representaban el 1% de la población de mayoría árabe suní. Los armenios presentes en Siria son los descendientes de los que huyeron de las masacres en Anatolia durante la Primera Guerra Mundial.

Cuando los combatientes vestidos de negro tomaron la ciudad, la mayoría de los cristianos y kurdos huyeron. Amenazados de muerte, debían convetirse al islam o pagar “un arancel” para poder quedarse.

“Cuando llegó el Estado Islámico, sus combatientes quemaron las iglesias, los libros de oración, los ángeles, la estatua de la Virgen María y de Jesús”, lamenta Alexey, de 50 años, uno de los allegados de Karapetyan.

La Iglesia armenia católica de los Mártires y la griega católica de Nuestra Señora de la Anunciación fueron destruidas por los yihadistas.

“Celebrábamos nuestras fiestas en secreto en casa”, añade Alexey, vestida también con la ropa impuesta por el grupo radical sunita. “Quemábamos sólo un poco de incienso para sentir que era una fiesta religiosa”, asevera.

De Jazrah, los siete fíeles cristianos planean ir hacia Alepo, al oeste, para reunirse con parientes con quienes perdieron contacto desde hace un mes. En esa ciudad vive una importante comunidad armenia.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Consagración de los miembros de nuestra Familia Religiosa a la Virgen en Alepo – Siria

Hoy en la mañana de Alepo, nos juntamos todas las Hermanas que trabajamos apostólicamente en Alepo, junto con el P. David Fernández, IVE y consagramos nuestra Comunidad Religiosa que está bajo el patrocinio de Santa Tecla, a la Santísima Virgen María.

La sencilla pero emotiva ceremonia la hicimos en la capilla de nuestra casa y nos dirigimos a la imagen de Nuestra Señora de Luján.

Las tres Hermanas que aquí vivimos somos la Madre María Laudis Gloriae (brasileña), la Hermana Mariam Mahabba (egipcia) y la Hermana ⁠⁠⁠María Sposa Iusti Ioseph (peruana). A su vez, el P. David, se consagró a la Virgen en unión con nosotras.

Les pedimos oraciones por nosotras y por todos los cristianos perseguidos, aquí en Alepo como también en todo Medio Oriente y en los países de África.

Egipto – Inicia el retorno de los cristianos que huyeron del Sinaí por la persecución yihadista

(SOS).- Algunas de las familias coptas que habían huido el mes pasado del Norte del Sinaí, en Egipto, ya han comenzado a regresar a sus casas, tras los actos de violencia y asesinatos de los yihadistas que estaban golpeando a la comunidad cristiana local, principalmente en la ciudad de Al Arish, capital de la gobernación. Monseñor Anba Kosman, Obispo de Al Arish y del Norte del Sinaí, ha confirmado el retorno de estos fieles el pasado domingo 26 de marzo.

El Obispo ha explicado que en Al Arish se celebra la misa todos los días y los sacerdotes se mueven libremente por la ciudad, aunque sirviéndose de la protección de las fuerzas de seguridad. Monseñor Kosman ha negado los rumores de una supuesta “caza de sacerdotes” a manos de los grupos terroristas en la capital de la gobernación, confirmando que la situación general en cuanto a seguridad comienza a volver a la normalidad.

Según fuentes locales, fueron más de trescientas familias cristianas las que se marcharon de Al Arish en febrero, después de la secuencia de siete asesinatos ocurridos a finales de enero contra los cristianos coptos en el Norte del Sinaí. La mayoría de estos desplazados se había refugiado en la ciudad de Ismailia, a 120 km al este de El Cairo.

En esas semanas se registraron también tomas de posición significativas de varias instituciones islámicas sobre la nueva espiral de violencia contra los coptos egipcios. La Casa de la Fatwa (Dar al Ifta al Misryah), organismo egipcio presidido por el Gran Muftí de Egipto, emitió un comunicado para condenar la cadena de asesinatos, haciendo hincapié en que la campaña orquestada por grupos yihadistas contra los cristianos nativos de Egipto tiene como fin sabotear la unidad nacional. El portavoz de Al Nur, un partido salafista, también expresó públicamente su condena de los asesinatos selectivos de cristianos coptos.

El Norte del Sinaí lleva años sufriendo las acciones violentas perpetradas por grupos yihadistas contra militares, policías y civiles.
Cabe recordar que cuando la secuencia de asesinatos de cristianos en el Norte del Sinaí ya había comenzado, algunos afiliados al autoproclamado Estado Islámico difundieron un vídeo en el que reivindicaban la nueva campaña de violencia dirigida contra los coptos, definidos por los yihadistas como “su presa favorita”.

El mensaje exaltaba la figura de Abu Abdullah al-Masri, el joven terrorista suicida que el pasado 11 de diciembre se hizo explotar en una iglesia de Botrosiya, en el complejo de edificios eclesiales adyacentes a la catedral copta ortodoxa de El Cairo, provocando la muerte de 29 personas.

(Fuente: Agencia Fides)

Egipto – Asesinan a dos cristianos en el Sinaí, días después de la amenaza del Estado Islámico

(SOS).- Dos cristianos egipcios de una misma familia fueron asesinados en la ciudad de Al Arish, capital de la Gobernación de Sinaí del Norte, uno tiroteado y otro quemado vivo. Saad Hana, de 65 años, y su hijo Medhat, de 45 años, fueron encontrados muertos el pasado miércoles cerca de una escuela de esta localidad.

Estas dos muertes se suman a las de otros cuatro cristianos, que fueron tiroteados en los últimos 15 días en la provincia de Sinaí del Norte. Ante estos hechos, muchos miembros de la comunidad copta empezaron a abandonar la península por miedo a los islamistas radicales.

Esta misma semana, la filial del Estado Islámico en Egipto difundió un vídeo a través de internet en el cual amenazó a esta minoría -que representa cerca del 10 por ciento de la población egipcia, mayoritariamente musulmana- y les aseguró que “lo peor” está por venir.

En su mensaje, los yihadistas anunciaban nuevos ataques contra la comunidad cristiana y reivindicaban la masacre perpetrada el 11 de diciembre en la iglesia de Botrosiya, en el complejo adyacente a la catedral copta ortodoxa de El Cairo, en la que murieron 29 fieles.

La inseguridad de los cristianos en Egipto aumentó considerablemente desde que la formación extremista se extendió por Siria e Irak en 2014, atacando a las minorías en la región.

En 2015, el Estado Islámico ejecutó a una veintena de fieles coptos en Libia, lo que llevó al presidente egipcio, Abdelfatah al-Sisi, a anunciar operaciones aéreas limitadas contra la organización en el país vecino.

El Ejército también lanzó una ofensiva a gran escala contra “elementos terroristas” en el norte y el centro de la península del Sinaí.

En la zona opera principalmente el grupo armado Península del Sinaí, conocido como Ansar Bait al-Maqdis hasta que en 2014 juró lealtad al autoproclamado Estado Islámico y se convirtió en su rama en la región.

Ansar Bait al-Maqdis inició sus operaciones en la península del Sinaí en 2011, tras el levantamiento popular contra Hosni Mubarak, e incrementó sus operaciones en 2013, después del derrocamiento de Mohamed Mursi.

isis-in-egypt-696x487

(Fuente: Agencia Fides / Agencias)

Un cristiano indio: “No renegaré de Cristo”. Murió tras ser arrojado a un estanque congelado

(SOS).- Muchos cristianos siguen hoy dando su vida por Cristo. El mismo Papa Francisco afirmaba recientemente que ahora hay más mártires que en los primeros siglos. Uno de ellos es el cristiano indio Bartu Urawan, que prefirió la muerte a renegar de su fe.

Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) relata el testimonio de este hombre de 50 años, que vivía en el pueblo indio de Kubuaa. Un grupo de quince vecinos que profesan el culto a Sarna le atacaron y le arrojaron a un estanque congelado. Para que le dejaran salir de él, le exigieron que apostatara de su fe, a lo que este cristiano respondió: “No renegaré de Cristo. Continuaré creyendo en Él hasta mi último suspiro”.

El hombre, un cristiano de Jhakhand, murió como mártir a causa de los repetidos paros cardíacos tras haber pasado 17 horas sumergido en el agua. En Kubuaa, en el distrito de Palamu, Bartu Urawn residía con su esposa y su hijo Beneswar. Fue este último quien denunció el último episodio de violencia de los radicales hindúes contra un miembro de la minoría cristiana en la India, donde la Constitución -que es violada cada vez con mayor frecuencia- garantiza la libertad de culto.

Bartu y su familia se habían convertido al cristianismo hace unos diez años. Junto a ellos, también se convirtieron otras 9 familias del pueblo, de las cuales 7 fueron obligadas a volver a su religión originaria. La elección de la familia Urawn jamás fue aceptada por los otros habitantes del pueblo, pertenecientes a grupos tribales que profesan el culto a “Sarna”, o sea “la religión de los árboles sagrados”. Se trata de un ritual de antiguos orígenes, comunes a la mitología hindú, budista y jaina, que también prevé el sacrificio de animales.

Beneswar narró que sus padres hace tiempo se habían convertido en blanco de los indígenas hindúes, contrarios a la conversión. Por esto, en un intento extremo por hacerles renegar de su fe, un grupo de 15 personas los ató y los arrojó al agua congelada. Allí permanecieron durante toda la noche, mientras el joven era obligado a asistir a la tortura de sus padres.  Mientras que la madre logró sobrevivir, Bartu murió pero se mantuvo fiel a Jesucristo.

Como parte de la tortura, el cristiano indio fue obligado a comer carne ofrecida en sacrificio y a consumir bebidas alcohólicas, mientras que el hijo fue obligado a beber agua contaminada.

Según el Informe Libertad Religiosa en el Mundo 2016, en la India los derechos de las minorías están seriamente amenazados, por lo que muchos son perseguidos a causa de la fe.

(Fuentes: ACN / ReL)

A nuestros lectores de nuestros facebooks

Ante todo, quisiéramos agradecerles por la confianza que han depositado en nosotros, al leer nuestros post o noticias, de comentar y difundir la cruda realidad que pasan nuestros hermanos, los cristianos perseguidos de Irak, Siria, y todo Medio Oriente como también de algunos países de África y Extremo Oriente.

Saber agradecer por las cosas que tenemos, las cuales las hemos recibido de lo Alto (Cfr Sant 1, 17), ya es una gracia de Dios. Los animamos a seguir “trabajando por la paz” (Cfr Mt 5)

Como ustedes saben, la idea de nuestros Facebooks y Blogs, es informar sobre la realidad que viven tantos hermanos nuestros en esta parte del mundo y a su vez, mover los corazones de los cristianos en Occidente, lo cual es siempre y primordialmente obra de Dios, para la salvación de las almas y la Gloria de Dios.

Sin embargo, me ha movido a escribir este post, algunos comentarios.

Sabemos por fe, que el mundo fue creado por Dios por Amor y que, a pesar de la desobediencia y los pecados de los hombres (Cfr Gén 1 y 3), Dios no nos ha abandonado, de tal forma que nos ha enviado a su Hijo Unigénito, no para juzgar al mundo, sino para salvarlo (Jn 3, 17), mediante la obediencia hasta la muerte y muerte en Cruz (Flp 2, 8); sabemos por fe y por experiencia propia o ajena, que es Dios el que gobierna el mundo y que hace que, a pesar de las acciones de los hombres, todo coopera para el bien de los que aman a Dios (Rom 8, 28).

Dios es Padre. Y a Él debemos acudir continuamente, ya sea en nuestras necesidades como las ajenas, especialmente para los miembros de la Iglesia, fundada por su Hijo Jesucristo…. Tú eres Pedro y sobre esta Piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán con ella (Mt 16, 18)

Dios es Padre, pero también es Juez, y debemos respetar los tiempos que Él tiene y que Él ha decidido dar a los pecadores (entre los que nos encontramos también nosotros).

No debemos juzgar, o sea condenar a los demás (Cfr I Cor 4, 5) y Sant 4, 12), aun cuando sus acciones son nefastas y aun cuando a las claras están haciendo el mal.

Es indudable que las víctimas deben ser defendidas y ayudadas, los responsables deben combatir el mal (en el caso de estos terroristas incluso con las armas), estos asesinos deben ser llevados ante la justicia, y cada uno debe hacer lo que está en su mano para que esto ocurra. Pero no debemos dar cabida al odio en nuestros corazones.

Responded siempre con una bendición. No os dejéis vencer por el mal, antes bien venced el mal a fuerza de bien (Rom 12, 21).

Un signo que muestra si somos capaces de hacerlo es rezar por los perseguidores, por su conversión. Aunque nos cueste y nos produzca rechazo es lo que tenemos que hacer por mandato del mismo Cristo: Él no solo lo predicó sino que lo vivió en todo momento, y especialmente, mientras estaba clavado en la Cruz para salvarnos.

¡Bendiciones!

P. Enrique Montes, IVE

Kim Jong Un prohíbe la Navidad y ordena a los norcoreanos celebrar el nacimiento de su abuela

(ReL).- Corea del Norte es calificado frecuentemente como el país más ateo del mundo, y la última decisión de Kim Jong Un, el “líder supremo”, de suprimir la celebración de la Navidad y sustituirla por la “Sagrada Madre de la Revolución”, en honor a su abuela Kim Jong-Suk, una guerrillera comunista anti-japonesa, y esposa del primer dictador de Corea del Norte, Kim Il Sung, no deja lugar a dudas de su política anticristiana.

El hermetismo y opacidad de la dictadura coreana ha dado como resultado que se conociera esta decisión hace apenas unos días.

Cuenta Daniel R. Esparza en Aleteia que “Pyongyang, la capital de Corea del Norte, solía ser el hogar de más cristianos que cualquier otra ciudad coreana, siendo incluso la sede del obispado de la nación. Todo ello cambió a inicios de los años 50 del pasado siglo, cuando las autoridades decidieron suprimir oficialmente cualquier tipo de actividad de culto cristiana”.

Esparza señala que “aun así, durante estas fechas no es del todo extraño conseguir árboles de Navidad en algunas tiendas de lujo y restaurantes en Pyongyang aunque, eso sí, desprovistos de cualquier significado religioso”.

El informe de 2014 sobre “Libertad Religiosa en el Mundo” de Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) señala que “los refugiados norcoreanos que han conseguido huir denuncian sistemáticamente la falta de libertad religiosa en el interior de Corea del Norte. La mayor parte de ellos afirma que jamás ha conocido a un cristiano ni ha visto una biblia”.

El documento cita el informe publicado en 2013 por el “Centro de Datos para los Derechos Humanos de Corea del Norte”. El estudio señala que “el 99,6 % de los desertores norcoreanos entrevistados aseguraron que no hay libertad religiosa en Corea del Norte, mientras el 75,5 % de ellos manifestaron que las actividades religiosas están penadas con detención y prisión”.

Corea del Norte encabeza la Lista Mundial de la Persecución (WWL), elaborada por la ong Open Doors, por 14 años consecutivos. Se considera que la dictadura comunista de Corea del Norte es el país más peligroso del mundo para un cristiano.

Para Open Doors, los cristianos en Corea del Norte son tratados como enemigos del Estado, y se calcula que entre 50 mil y 70 mil cristianos están internados en campos de trabajo en ese país.