La cumbre de Teherán puede determinar el futuro de la provincia siria de Idlib

(SOS).- La reunión sobre Siria que celebran mañana en Teherán los presidentes de Rusia, Turquía e Irán estará centrada en la inminente operación militar contra la provincia de Idlib, el último gran bastión de los extremistas.

En los últimos días, se han sucedido las declaraciones sobre posibles actuaciones en Idlib, así como los llamamientos a la contención temiendo que una ofensiva del Ejército sirio en esa provincia cause un baño de sangre y una catástrofe humanitaria.

Vladimir Putin, Recep Tayyip Erdogan y Hasan Rohani continuarán en el encuentro de mañana el llamado proceso de paz de Astaná, que ha eclipsado las conversaciones de la ONU para lograr una solución negociada al conflicto sirio y que mañana tendrá un énfasis especial en la suerte de Idlib.

La postura de estos tres países difiere. Rusia e Irán son los principales valedores del Gobierno sirio, mientras que Turquía respalda a diferentes grupos armados.

Erdogan alertó ayer de que un ataque a gran escala puede desencadenar una fuerte oleada de refugiados hacia Turquía, limítrofe con Idlib.

“Ojalá en la cumbre de Teherán tengamos un resultado positivo y consigamos prevenir acciones desproporcionadas contra los habitantes de esa región”, subrayó el presidente turco.

Desde el Kremlin, sin embargo, insistieron en que en Idlib se ha formado “un nido terrorista”, por lo que “hay que solucionar ese problema”.

Rusia asegura que el Ejército sirio se prepara para “arreglar” la situación en el último feudo extremista.

En la misma línea, el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, dijo que “los terroristas que operan en Idlib deben ser erradicados”, aunque matizó que su expulsión se llevará a cabo con “pérdidas humanas mínimas”.

Zarif viajó esta semana a Damasco para reunirse con el presidente Bashar al Assad y con su homólogo sirio, Walid al Mualem, en el marco de los contactos que también ha realizado con las autoridades rusas y turcas para abordar los siguientes pasos a dar en Idlib.

Idlib, en el noroeste de Siria y fronteriza con Turquía, es la última provincia que escapa al control del Gobierno sirio y está dominada en gran parte por el Frente al Nusra, filial siria de Al Qaeda.

Desde hace semanas, Damasco envía refuerzos militares a los alrededores de Idlib para liberar la región, al igual que hizo en los últimos meses en otros feudos extremistas, como Guta Oriental, a las afueras de Damasco, o en Deraa, en el sur del país.

Las voces contra la ofensiva no han dejado de escucharse. El presidente estadounidense, Donald Trump, advirtió a Rusia, Irán y Siria de que supondría un “grave error” y acarrearía una “tragedia humanitaria”.

Por su parte, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, pidió a Putin y Erdogan “que hablen y que encuentren una solución” a esta crisis.

“Tratemos de evitar que la última y probablemente mayor batalla de esta guerra en Siria termine en un baño de sangre. Pedimos a todos los países que mantengan una presión moral para evitar una opción militar drástica en Idlib y dar más tiempo a las negociaciones”, insistió De Mistura.

En paralelo a la cumbre de Teherán, el Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá también el viernes para analizar la inminente ofensiva y tratar de “evitar” una tragedia.

Anuncios

Rusia espera que Occidente no obstaculice una operación antiterrorista en Idlib

(SOS).- Rusia aseguró que la provincia siria de Idlib es un “furúnculo” yihadista a extirpar y llamó a Occidente a no obstaculizar una operación antiterrorista contra el considerado último bastión extremista del país árabe.

“Este es el último foco de los terroristas, que intentan especular con el estatus de zona de distensión (…). Así que, desde todos los puntos de vista es necesario liquidar ese furúnculo”, declaró a la prensa el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, tras reunirse con su colega saudí, Adel al Yubeir.

Además, las declaraciones de Lavrov suponen un desafío para la ONU y Occidente, que advirtieron el miércoles en la reunión mensual del Consejo de Seguridad de que tal ofensiva amenaza con una “emergencia humanitaria de una escala aún no vista” en Siria.

Lavrov recibirá este jueves al ministro de Exteriores sirio, Walid al Mualem, lo que podría ser la antesala de una inminente ofensiva, según la prensa.

El diario Izvestia publicó que Rusia está concentrando en el mar Mediterráneo su mayor presencia naval —desde nuevas fragatas equipadas con misiles de crucero Kalibr hasta submarinos— desde que interviniera en el país árabe en 2015.

El jefe de la diplomacia rusa denunció que, además de utilizar a la población civil como escudos humanos, los yihadistas acantonados en Idlib están intentando hacerse con el control de las bandas armadas dispuestas a negociar con el Gobierno sirio, argumento que justificaría la urgencia de una operación antiterrorista.

Lavrov explicó que ese asunto ha sido tratado largo y tendido en las últimas semanas por los ministros de Exteriores y Defensa de Rusia y Turquía, y que ambas partes han llegado a un “entendimiento político” sobre las medidas a tomar en Idlib.

“¿Cómo traducir ese consenso político al lenguaje práctico? Sobre eso están hablando los militares de Rusia y Turquía, que conocen la situación sobre el terreno”, apuntó.

Con todo, la pasada semana, tras reunirse con Lavrov en Moscú, el titular de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, advirtió de que el uso de la fuerza militar en el último reducto extremista desataría “una catástrofe humanitaria”, aunque también llamó a “liquidar a los terroristas”.

A su vez, Lavrov volvió a denunciar una inminente “provocación” en Idlib, cuyo objetivo sería inculpar a las autoridades de Damasco, provocar un bombardeo occidental contra posiciones gubernamentales y, de esa forma, impedir que las fuerzas sirias expulsen a los terroristas de la zona de distensión.

“Espero que los socios occidentales que caldean este tema tan activamente no se pongan a seguir la corriente a las provocaciones, a los montajes que se están preparando y no obstaculicen las operación antiterroristas en la zona de distensión contra el Frente al Nusra”, aseveró.

Lavrov dijo haber hablado ya sobre la situación en la zona con el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, con el que podría reunirse de nuevo en breve durante la Asamblea General de la ONU, según informó la Cancillería rusa.

El ministro de Exteriores ruso acusó a Estados Unidos de poner a salvo al Frente al Nusra para utilizarlo como arma arrojadiza contra el presidente Bashar al Assad y anteponer el derrocamiento de gobiernos “indeseables” a la lucha contra el terrorismo, y subrayó que lo que Washington hizo en Irak y en Libia ahora lo intenta hacer en Siria.

“Hablando en propiedad, lo intentaron hacer en Siria, pero no les salió. Consideramos que esos juegos egoístas, unilaterales y geopolíticos, son contraproducentes”, concluyó.

El jefe humanitario de la ONU viaja a Siria para evaluar la situación

(SOS).- El jefe humanitario de la ONU, Mark Lowcock, llegó a Siria, donde permanecerá tres días y se entrevistará con responsables gubernamentales para evaluar la situación en este país árabe, en su primer viaje desde que asumió el cargo a finales de agosto pasado.

El propio Lowcock anunció en su cuenta de Twitter su llegada a Siria, y adelantó que tiene previsto reunirse con responsables del Gobierno y otros actores clave, así como conocer de primera mano la situación de la población y la respuesta humanitaria.

En un comunicado, la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) informó del viaje de Mark Lowcock, y adelantó que visitará Damasco y Homs, donde mantendrá encuentros con personas afectadas por la guerra que requieren de asistencia.

En su primera jornada en Siria, el jefe humanitario de la ONU se reunió con el ministro sirio de Exteriores, Walid al Mualem, para estudiar la manera de atender las principales necesidades de los civiles.

Durante el encuentro, Lowcock valoró los esfuerzos desplegados por el Gobierno sirio para hacer llegar ayuda humanitaria a los ciudadanos y abastecer sus necesidades.

Asimismo, se comprometió a cumplir su mandato de acuerdo a los principios de “la acción humanitaria, especialmente, con neutralidad, objetividad, independencia y profesionalidad” en cooperación con el Ejecutivo sirio.

Por su parte, Al Mualem dijo que el conflicto en el territorio sirio es debido a “los crímenes de grupos terroristas armados apoyados por Estados regionales e internacionales y a las sanciones económicas impuestas contra Siria”.

El jefe de la diplomacia siria subrayó que su Ejecutivo está listo para cooperar con la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU en un ambiente “de apoyo y positivo”, respetando los fundamentos del trabajo humanitario establecidos por su Asamblea General en lo que respecta a la soberanía e independencia de los países.

El ministro también explicó al responsable de la ONU los esfuerzos que su Gobierno ha desarrollado y continúa ejerciendo para mejorar las condiciones de vida de los civiles.

En este sentido, la nota de la OCHA recordó que más de 13 millones de sirios necesitan ayuda básica y protección en el séptimo invierno desde el inicio del conflicto en marzo de 2011 y que se calcula que el 69 % de la población del país vive en una pobreza extrema.

Millones de sirios necesitan protección, además de comida, agua potable y alojamiento, indicó la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU en el texto.

Finalmente la OCHA constató que, así como en algunas partes de Siria hay una reducción de las hostilidades, en otras hay un aumento de las operaciones militares.

(Fuente: Agencias)

Siria afirma que tiene un compromiso serio en las negociaciones de paz

(SOS).- Siria afirmó este sábado en la ONU que está comprometido de una forma “seria” para que progresen las negociaciones de paz en Ginebra y Astaná, y aseguró que tiene al “alcance de la mano” su victoria para “erradicar el terrorismo”.

“Desde el comienzo de la guerra, nuestra política ha seguido dos vías: combatir el terrorismo y trabajar hacia una solución política que acabe con esta sangría y restaure la estabilidad”, explicó el viceprimer ministro sirio, Walid al Mualem.

En su intervención durante el debate de alto nivel de la Asamblea General de la ONU, Al Mualem mencionó las negociaciones que se llevan a cabo en Ginebra y en Astaná para intentar cerrar los seis años de guerra en Siria.

Las conversaciones en Ginebra, propiciadas por la ONU, buscan avanzar hacia una solución política en Siria, mientras que el diálogo de Astaná, promovido por Rusia, Turquía e Irán, ha permitido la posibilidad de crear zonas de distensión militar.

“Sobre las vías de Astaná y Ginebra, el Gobierno de Siria ha demostrado seriedad y compromiso y ha hecho lo mejor para proveer las necesarias condiciones en estos esfuerzos con el fin de llegar a sus objetivos”, aseguró Al Mualem.

“Estamos animados por el proceso de Astaná y el resultado de las zonas de distensión”, manifestó el alto funcionario sirio, que también es ministro de Exteriores de su país.

Al Mualem añadió que este proceso de la capital de Kazajistán pueda permitir alcanzar “un verdadero cese de hostilidades y separar a los grupos terroristas de otros grupos que han aceptado unirse al proceso de Astaná”.

“Siria también enfatiza que estas zonas son un arreglo temporal que no pueden violar la unidad territorial de Siria”, insistió el ministro.

Señaló también que el Gobierno de Damasco “reafirma su compromiso” con el proceso de Ginebra, aunque “todavía tiene que dar sus frutos” ante la “ausencia” de una oposición “genuina” que pueda ser “un socio en el futuro de Siria”.

En esta línea, el alto funcionario sirio lamentó que “países con influencia sobre la otra parte continúan bloqueando un progreso significativo”.

En su discurso, Al Mualem subrayó que el Ejército de su país marcha “incesantemente” hacia el objetivo de “erradicar el terrorismo” en Siria.

Apuntó que la liberación de Alepo y Palmira, y el levantamiento del asedio que sufría la localidad de Deir ez-Zor, así como “la erradicación del terrorismo desde muchas partes de Siria, demuestran que la victoria está ahora al alcance de la mano”.

“Confío en que, cuando esta guerra injusta termine, el Ejército sirio pasará a la historia como el ejército que, heroicamente, junto con sus fuerzas de apoyo y aliados, derrotó a los terroristas que llegaron a Siria desde muchos países”, concluyó el ministro.

(Fuente: Agencias)