La base aérea de Deir ez-Zor vuelve a estar operativa tras la ruptura del asedio

(SOS).- Los primeros aviones aterrizaron este lunes en el aeropuerto militar de Deir ez-Zor, en el noreste de Siria, tras la ruptura hace poco más de una semana del cerco impuesto por el Estado Islámico a las fuerzas gubernamentales.

Según ha informado la prensa local, dos aparatos de la Fuerza Aérea Siria aterrizaron en el aeropuerto, situado en el noreste de la ciudad de Deir ez-Zor, capital de la provincia homónima. La pista de la base militar llevaba casi un año sin poder ser utilizada.

Los aviones portaban equipamiento para las tropas destacadas en la zona que se enfrentan a los extremistas.

El pasado 9 de septiembre, el Ejército sirio rompió el cerco de más de tres años que la organización radical suní imponía a la base aérea.

La ofensiva de los efectivos gubernamentales contra el Estado Islámico en la provincia de Deir ez-Zor comenzó el pasado día 2 y fue lanzada en dos frentes desde la vecina Homs, donde las tropas sirias también han ganado terreno recientemente a los yihadistas.

Hoy, el Ejército sirio sirio y sus aliados cruzaron el río Éufrates en Deir ez-Zor, concretamente entre Al Yafra y Huwiyet Saqr, lo que sitúa a las tropas leales a Damasco frente a frente con los rebeldes de las FDS, una coalición de milicias kurdo-árabes apoyadas por Estados Unidos. Un choque entre las fuerzas sirias y las tropas aliadas de los estadounidenses elevaría la tensión entre Washington y el Gobierno de Bashar al-Assad.

La ONU anunció el domingo el fin de los suministros aerotransportados lanzados en paracaídas tras la apertura de un corredor controlado por el Ejército sirio, incluida una carretera que comunica Damasco con Deir ez-Zor.

La provincia de Deir ez-Zor es uno de los últimos feudos de los milicianos vestidos de negro en Siria, después de que el grupo islamista haya perdido parte de sus dominios en Al Raqa, en el noreste del país.

(Fuente: Agencia)

Anuncios

El Ejército sirio ataca al Estado Islámico en el noreste de Deir ez-Zor

(SOS).- Las fuerzas gubernamentales sirias han lanzado en las últimas horas un ataque contra el Estado Islámico en el distrito de Al Huwiqa, en el noreste de la población de Deir ez-Zor.

La ofensiva ha derivado en combates intensos entre ambas partes en el barrio, que se sitúa en un isla en el río Éufrates, donde las tropas del Ejército sirio intentan avanzar.

Además, aviones rusos y sirios, así como la artillería, han golpeado el área de Al Bugailiya, en las afueras de la localidad, y el pueblo de Al Huseiniya, en la orilla este del río.

Actualmente, más de 600 efectivos rusos luchan junto a las fuerzas gubernamentales sirias en la estratégica ciudad de Deir ez-Zor, en el noreste sirio, contra el grupo yihadista.

El presidente sirio, Bashar al-Assad, y el ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu, de visita en Damasco, han hablado ayer sobre los planes de la ofensiva contra los milicianos vestidos de negro en la mencionada urbe siria.

Según un comunicado de la Oficina de la Presidencia de Siria, ambas partes estudiaron “los planes para continuar la batalla y la cooperación entre el Ejército Árabe Sirio y las fuerzas rusas con el objetivo de avanzar hacia la liberación total de Deir ez-Zor de los actos abominables de los terroristas”.

Además, Shoigu entregó al mandatario sirio una carta de su homólogo ruso, Vladimir Putin, en la que le felicitó por “la ruptura del asedio que impusieron los terroristas del Daesh en la ciudad de Deir ez-Zor durante más de tres años”.

Mientras, las FSD, una alianza armada rebelde liderada por milicias kurdas, prosiguen su ofensiva en la ribera oriental del Éufrates a su paso por Deir ez-Zor, donde se han situado a seis kilómetros del río.

Los enfrentamientos entre las FSD y la organización radical suní se concentran en la zona de Al Shahabat, donde sobrevuelan aviones de la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

Estos choques coinciden con una ofensiva de las FSD en la urbe de Al Raqa, el otro feudo que le queda al Estado Islámico en Siria, donde los extremistas han perdido más de la mitad de la ciudad.

(Fuente: Agencias)

El Ejército sirio manda refuerzos frente al Estado Islámico en Deir ez-Zor

(SOS).- El Ejército sirio ha enviado este lunes refuerzos a la ciudad de Deir ez-Zor, en el noreste del país, donde se enfrentan al Estado Islámico.

A la zona han llegado efectivos, vehículos y equipamiento de las fuerzas gubernamentales sirias para participar en la batalla que se libra en la localidad y sus alrededores contra los yihadistas.

Ayer, el Ejército sirio y sus aliados tomaron el control de la carretera que une Deir ez-Zor con Damasco. De un momento a otro, se espera el inicio de una nueva etapa de la operación militar en el área.

Entretanto, milicianos rebeldes vinculados a las FSD, una alianza armada liderada por los kurdos, luchan contra la organización radical suní en las afueras de Deir ez-Zor, donde iniciaron un campaña castrense el sábado.

Desde anoche, hay fuertes combates entre ambos bandos cerca de la orilla oriental del río Éufrates frente a la población de Deir ez-Zor. Las FSD han avanzado frente a los extremistas y se han situado a seis kilómetros de la ribera este del río.

Esta agrupación armada rebelde también desarrolla en la actualidad una ofensiva contra el Estado Islámico en la ciudad de Al Raqa, otro de los feudos de los milicianos vestidos de negro en Siria.

Por su parte, el grupo yihadista ha contraatacado hoy mismo a las fuerzas gubernamentales sirias en el campo petrolero de Teym, situado en una zona desértica de la provincia nororiental de Deir ez-Zor.

El asalto de los extremistas ha derivado en combates entre ambos bandos en el sur del yacimiento, que está controlado por los efectivos del Ejército sirio.

Las fuerzas gubernamentales sirias recuperaron ayer el dominio de los montes que separan ese campo de crudo del aeropuerto militar de Deir ez-Zor.

El Ejército sirio logró la pasada semana romper las líneas del Estado Islámico en la localidad de Deir ez-Zor, un núcleo urbano que las huestes de la organización radical suní mantenían asediado desde hace más de tres años.

Las fuerzas gubernamentales sirias y las milicias leales a Damasco también consiguieron hacerse con parte de la principal autopista que baja desde Deir ez-Zor hasta la ciudad de Al Mayadeen, a la que se replegaron muchos combatientes del grupo yihadista.

Las últimas victorias del Ejército sirio ponen más presión sobre el Estado Islámico, que va perdiendo paulatinamente terreno en los territorios que controla en el norte y el este del país.

Desde el pasado 17 de julio, la organización radical suní ha perdido unos 17 mil kilómetros cuadrados frente a las fuerzas gubernamentales sirias en las provincias de Homs, Al Raqa, Hama y Deir ez-Zor.

(Fuente: Agencias)

Ejército sirio y milicias rebeldes intensifican su acoso al Estado Islámico en Deir ez-Zor

(SOS).- Las fuerzas gubernamentales y las milicias aliadas de la coalición internacional intensificaron este fin de semana su acoso al Estado Islámico en la provincia oriental de Deir ez-Zor, uno de sus últimos bastiones en Siria.

El Ejército sirio rompió ayer el asedio al aeropuerto de Deir ez-Zor que el grupo yihadista mantenía desde 2014, mientras que una facción de las FSD lanzó una ofensiva contra los milicianos vestidos de negro al norte y al noroeste de la ciudad.

Las fuerzas gubernamentales sirias también entraron en los barrios de Harabesh y Tahtuh, asediados por los extremistas y situados en el sur de Deir ez-Zor, al igual que el aeródromo.

El nuevo logro del Ejército sirio y sus aliados se consiguió avanzando desde el frente que conecta la base Brigada 137 con la zona de Al Maqaber, donde están los cementerios, en el suroeste de la ciudad. La ofensiva contó con cobertura aérea y de la artillería.

Además, las tropas leales a Damasco se hicieron con gran parte del distrito de Al Rusafa, en el sureste de la urbe. En esa zona, retomaron partes de los barrios de Al Rashidiya, al Huwiqa y Yubailiya.

Los nuevos avances del Ejército sirio se producen cuatro días después de que acabaran con el asedio que el Estado Islámico mantenía sobre la base militar Brigada 137 y sobre otros barrios de la ciudad, que llegó a estar controlada casi en su totalidad por los yihadistas.

Esta ofensiva de las fuerzas gubernamentales sirias en la provincia de Deir ez-Zor comenzó el pasado día 2 y fue lanzada en dos frentes desde la vecina Homs, donde las tropas leales a Damasco también han ganado terreno recientemente a los milicianos vestidos de negro.

Otro amplio ataque contra la organización radical suní fue conducido por las milicias rebeldes del denominado Consejo Militar de Deir ez-Zor, que combate bajo el estandarte de las FSD y que cuenta con el apoyo de la aviación de la coalición internacional y de fuerzas especiales estadounidenses.

La coalición internacional dio la bienvenida al asalto de las milicias rebeldes a las que denominó Coalición Árabe Siria (CAS) y precisó que ha sido bautizado como Operación Tormenta de Al Yazira, en referencia al nombre por el que se conoce a la región siria donde se desarrolla.

El mando de las fuerzas de la coalición indicó en un comunicado que el objetivo es derrotar al Estado Islámico en el valle del río Jabur, afluente del Éufrates y controlado por los yihadistas en la zona comprendida entre Deir ez-Zor y la localidad de Al Shadadi, en la vecina provincia de Al Hasaka.

“La lucha por el valle del río Jabur —puntualizó— supone un eje estratégico de avance hacia el curso medio del valle del Éufrates, uno de las últimas plazas fuertes del Estado Islámico”.

La nota añadió que “las fuerzas de la coalición respaldarán a las CAS durante la ofensiva del valle del río Jabur como parte de su misión de ayuda y asistencia, con equipamiento, entrenamiento y apoyo de inteligencia y logístico, así como con fuego preciso y asesoramiento en el campo de batalla”.

La comandancia de la coalición adelantó que, una vez expulsados los extremistas, la región será entregada a “los cuerpos representativos de los habitantes de la zona que se encargarán de la seguridad y del gobierno”.

Los rebeldes han logrado hacerse con el control de varias colinas y de un pueblo después de intensos combates, en los que los yihadistas emplearon a suicidas cargados de explosivos y coches bomba.

En los enfrentamientos participa una unidad de unos 300 combatientes, denominada Al Bakara, que se separó recientemente de la ofensiva Furia del Eúfrates, la cual, encabezada por milicias kurdas, intenta arrebatar al Estado Islámico la ciudad de Al Raqa, a unos 140 kilómetros al norte de Deir ez-Zor.

La ofensiva tiene dos frentes, uno al norte de la ciudad de Deir ez-Zor y otro que avanza desde la vecina Al Hasaka, al noreste de la provincia.

Deir ez-Zor es uno de los últimos feudos de la organización radical suní en Siria, después de que el Estado Islámico haya perdido parte de sus dominios en la capital de su Califato, Al Raqa.

(Fuente: Agencias)

El Ejército sirio arrebata al Estado Islámico un campo petrolero cerca de Deir ez-Zor

(SOS).- El Ejército sirio y sus aliados han arrebatado este sábado al Estado Islámico el campo petrolero de Teym, unas instalaciones situadas en una zona desértica al sur de Deir ez-Zor.

Las fuerzas gubernamentales sirias lograron esta semana romper las líneas del grupo yihadista en la localidad de Deir ez-Zor, un núcleo urbano que los milicianos vestidos de negro mantenían asediado desde hace más de tres años, y al cierre de esta edición han recuperado el control de una base aérea cercana que estaba rodeada por los extremistas.

El Ejército sirio y las milicias que lo respaldan también han conseguido hacerse con parte de la principal autopista que baja desde Deir ez-Zor hasta la ciudad de Al Mayadeen, a la que se han replegado muchos combatientes de la organización radical suní.

El rápido avance de las fuerzas gubernamentales en la provincia de Deir ez-Zor, una zona rica en petróleo, permitirá a las tropas sirias bloquear la llegada de refuerzos del Estado Islámico desde Al Mayadeen.

En paralelo, el Ejercito sirio ha arrebatado a los los milicianos vestidos de negro al menos diez pueblos del este de la provincia central de Homs, desde el pasado jueves.

En los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales sirias y el grupo yihadista, que se concentran en el triángulo formado por las poblaciones de Yeb al-Yarah, Shaer y Al Shumaria, murieron al menos 26 combatientes de la organización radical suní.

Las últimas victorias de las fuerzas gubernamentales sirias ponen más presión sobre el Estado Islámico, que va perdiendo paulatinamente terreno en los territorios que controla en el norte y el este del país.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov, ha afirmado hoy mismo que los terroristas que actúan en Siria “deben ser aplastados” antes de que puedan huir a otros países y poner en peligro su seguridad.

Desde el pasado 17 de julio, el grupo yihadista ha perdido unos 17 mil kilómetros cuadrados frente al Ejército sirio y sus aliados en las provincias de Homs, Al Raqa, Hama y Deir ez-Zor.

(Fuente: Agencias)

Mueren varios cabecillas del Estado Islámico en un bombardeo cerca de Deir ez-Zor

(SOS).- El Ministerio de Defensa de Rusia anunció este viernes la muerte del denominado “ministro de Guerra” del Estado Islámico, Gulmurod Jalimov, en un bombardeo de la aviación rusa junto a la ciudad siria de Deir ez-Zor, acción en la que fueron eliminados cerca de 40 yihadistas.

El ataque aéreo destruyó un centro de comunicaciones y un puesto de mando subterráneo donde se encontraban reunidos varios cabecillas de la organización radical suní.

Jalimov, alias Al Tadzhiki, era jefe de las fuerzas especiales de la Policía de la antigua república soviética de Tayikistán cuando desertó en abril de 2015 para anunciar un mes más tarde su incorporación al grupo islamista en un vídeo.

El Departamento de Estado norteamericano reconoció que el ex jefe policial tayiko asistió a varios cursos de instrucción antiterrorista entre 2003 y 2014 realizados en territorio estadounidense. Después se pasó al bando de los extremistas.

El Ministerio de Defensa ruso recibió el pasado 5 de septiembre información relevante sobre la reunión que los comandantes del Estado Islámico se disponían a celebrar en uno de los puestos secretos de mando de la organización en las inmediaciones de Deir ez-Zor para discutir la situación actual, así como adoptar medidas urgentes ante el rápido avance del Ejército sirio en su ofensiva contra la ciudad. Jalimov fue herido de muerte y evacuado al área de Al Muhasan, 20 kilómetros al sureste de Deir ez-Zor.

Esta semana, las tropas gubernamentales rompieron el cerco en torno a Deir ez Zor, la ciudad más grande de la parte oriental de Siria, asediada incesantemente por los yihadistas desde 2014.

Un convoy integrado por 40 camiones cargados con ayuda humanitaria urgente —productos alimenticios, medicamentos, agua embotellada y generadores diésel— llegó ayer hasta la citada localidad siria.

Durante más de tres años, Deir ez-Zor y la base aérea situada a dos kilómetros de la ciudad permanecieron bloqueadas por los milicianos vestidos de negro. Los militares y los civiles que seguían dentro del núcleo urbano recibían los suministros y las municiones desde el aire.

Los miembros de la organización radical suní destruyeron en Deir ez-Zor prácticamente todas las infraestructuras de la ciudad: subestaciones eléctricas, hospitales, escuelas y establecimientos de asistencia social.

(Fuente: Agencias)

La aviación rusa elimina en dos semanas a más de 1.200 yihadistas en Siria

(SOS).- La aviación rusa intensificó sus acciones en Siria durante las últimas dos semanas con más de 1.400 vuelos con el objetivo de destruir al Estado Islámico en la zona de Deir ez-Zor y eliminó a 1.200 yihadistas.

Las fuerzas sirias tomaron ayer el control de esa zona que había estado en manos de la organización radical suní.

“Los aviones de guerra rusos realizaron más de 1.400 salidas, mataron a 1.200 terroristas y destruyeron gran cantidad de infraestructura del Estado Islámico en el área de Deir ez-Zor”, dijo el general Serguei Surovikin, comandante de las fuerzas rusas en Siria.

Los aviones rusos Su-34 y Su-35 están destruyendo objetivos recientemente identificados, principalmente medios de transporte equipados con armas de gran calibre, restringiendo así las acciones de los combatientes del Califato e impidiéndoles reagruparse.

En las operaciones, se han destruido 83 vehículos blindados y más de 200 automóviles pertenecientes a los extremistas.

Por su parte, el jefe de la Dirección operativa del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el general Serguei Rudskoi, destacó que la operación para liberar la ciudad, rodeada desde hace más de tres años por los milicianos vestidos de negro, “fue una victoria superior a las anteriores por su envergadura e importancia”.

Recordó que la fragata rusa Admiral Essen lanzó ayer desde aguas del Mediterráneo varios misiles de crucero Kalibr contra posiciones de los yihadistas, horas antes de que las tropas sirias se hicieran con el control de la ciudad.

“Detrás de las unidades del Ejército sirio entraron en la ciudad columnas con ayuda humanitaria. Hoy se dirigen a Deir ez-Zor columnas con alimentos, medicinas y agua potable”, señaló Rudskoi.

Por videoconferencia, el general Surovikin aclaró que la operación de las fuerzas sirias continúa en la actualidad en los alrededores de Deir ez-Zur, donde las unidades terroristas están siendo rodeadas por las tropas gubernamentales.

“De esta manera, las fuerzas principales del Estado Islámico replegadas a este punto desde Mosul (Irak), Al Raqa (Siria) y otras zonas están atenazadas. Está concluyendo la operación para liquidar el último gran baluarte de los terroristas en territorio de Siria”, aseguró.

(Fuente: Agencias)