La ONU teme un contagio de la guerra siria al resto de Oriente Medio

(SOS).- La tensión entre Israel e Irán, la ofensiva turca contra facciones kurdas o los choques entre la coalición estadounidense y fuerzas pro gubernamentales en Siria están disparando el riesgo de que la guerra se contagie al resto de Oriente Medio, según advirtió este miércoles la ONU.

“El conflicto está extendiéndose más allá de las fronteras sirias, en más de una dirección”, aseguró el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, en una reunión con el Consejo de Seguridad.

Su aviso no fue el único: varias potencias internacionales, incluidas Estados Unidos y Rusia, dejaron claro que el temor a que la guerra se propague es real.

“Todos los ingredientes están presentes, si no hacemos nada urgentemente, para una gran confrontación regional e internacional”, resumió el embajador francés ante la ONU, François Delattre.

Según De Mistura, el reciente aumento de la violencia en Siria ha creado uno de los momentos más peligrosos desde que comenzó el conflicto hace casi siete años.

Este mes, el Gobierno sirio y sus aliados han endurecido su campaña contra los rebeldes en Idlib y Guta Oriental.

En paralelo, Turquía continúa su ofensiva sobre el enclave sirio de Afrin y hay informaciones de que sus fuerzas han intercambiado fuego con tropas sirias en Idlib.

También ha habido nuevos choques entre la fuerza contra el Estado Islámico (EI) que lidera Estados Unidos y efectivos pro gubernamentales, con decenas de muertos en un ataque de la coalición internacional, según Washington en respuesta a una agresión contra sus aliados en el noreste de Siria.

A todo ello se ha sumado la escalada entre Israel y Siria, tras los bombardeos israelíes sobre el país vecino después de una supuesta incursión en su territorio de un dron iraní.

El Gobierno sirio advirtió ayer a Israel de que abatirá cualquier avión que ataque su territorio después del derribo de un avión israelí por parte de las defensas antiaéreas sirias el pasado fin de semana.

“Defendimos Siria, derribamos un avión israelí y derribaremos cualquier avión que ataque siria. Esto no es una mera amenaza”, avisó, en declaraciones a la prensa en Damasco, el viceministro sirio de Asuntos Exteriores, Faisal Miqdad.

Miqdad manifestó que su país “es capaz de eliminar a los terroristas, cuando deje de apoyarlos Occidente” y opinó que Estados Unidos y algunos Estados europeos, entre los que nombró a Francia, llevan a cabo “una campaña de histeria frenética contra Siria”.

A juicio del viceministro de Asuntos Exteriores, Washington no está contento con los logros de las Fuerzas Armadas sirias y, por tanto, está publicando “noticias engañosas”.

Según la ONU, combinados, todos estos acontecimientos amenazan los acuerdos en vigor para reducir la violencia en Siria y la “estabilidad regional”.

Como acostumbra, la embajadora estadounidense, Nikki Haley, centró las acusaciones en Irán, a quien acusó de estar poniendo “a prueba la voluntad de sus vecinos y oponentes a resistir su agresión”.

“El régimen de Al Assad se ha convertido en la tapadera de Irán, Hezbolá y sus aliados para hacer avanzar su irresponsable y peligrosa agenda para Oriente Medio”, dijo.

Haley urgió a Rusia a utilizar su influencia sobre Damasco para avanzar hacia la paz, mientras que el representante de Moscú, Vasili Nebenzia, insistió en que es Washington quien debe actuar para detener las hostilidades por parte de los rebeldes.

Entretanto, la situación humanitaria en el país sigue deteriorándose, según Naciones Unidas, que ha pedido una tregua de 30 días para poder llevar ayuda a las poblaciones más necesitadas y para poder evacuar a heridos y enfermos.

El llamamiento figura también en un borrador de resolución que está negociando el Consejo de Seguridad, pero que, por ahora, Rusia ha tachado de poco realista.

Nebenzia, preguntado por los periodistas, explicó que la situación sobre el terreno no permite una medida de ese tipo de un día para otro, aunque señaló que su país está tratando de buscar un consenso con el resto de Estados miembros.

En el plano político, la ONU sigue trabajando para tratar de lograr un acuerdo de paz en las negociaciones que se desarrollan en Ginebra, pero por ahora no hay avances claros.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Las fuerzas turcas lanzan una ofensiva terrestre en el enclave sirio de Afrin

(SOS).- Los soldados turcos entraron este domingo en el enclave sirio de Afrin para apoyar el avance de las últimas horas sobre el terreno de facciones rebeldes aliadas de Ankara, mientras las milicias kurdas aseguraron que han repelido los intentos de las tropas de Turquía de entrar en la zona.

Las fuerzas turcas y sus aliados tomaron hoy el control del pueblo de Shenkal, la primera localidad que arrebatan a las milicias kurdas en Afrin, en el noroeste de Siria, según fuentes locales.

Los enfrentamientos continúan en Shenkal, en el norte del enclave, donde las FDS, una alianza armada encabezada por milicias kurdas y respaldada por Estados Unidos, intentan recuperar el terreno perdido.

El primer ministro de Turquía, Binali Yildirim, había anunciado unas horas antes que los primeros soldados turcos entraron en Afrin a las 11:05 hora local y que la operación continuaría en cuatro fases para establecer una zona de seguridad de 30 kilómetros de ancho.

Las milicias apoyadas por Ankara, conocidas como las ELS, “han entrado en Afrin junto a nuestras unidades. Nuestro objetivo son vehículos, equipo y refugios (de las milicias kurdosirias)”, dijo, al destacar que la lucha “se dirige al mismo tiempo contra el Estado Islámico”, pese a que el grupo yihadista no tiene presencia en esa zona.

Según Yildirim, la entrada se realizó desde el municipio de Gülbaba, en la provincia de Kilis, el punto más al norte de la zona bajo control kurdo, a unos 30 kilómetros de la ciudad de Afrin.

Sin embargo, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), unas milicias kurdas apoyadas por Estados Unidos, negaron poco después que los soldados turcos hayan logrado penetrar en Afrin y precisaron que los intentos en ese sentido habían sido repelidos.

“No ha habido ningún avance de las fuerzas turcas”, aseveró el director de la Oficina de Información de las FDS, la alianza liderada por las YPG, Mustafa Bali.

Bali explicó que “hay intentos por parte del Ejército turco y el Frente al Nusra de penetrar en Afrin desde Yindiris” y también desde el norte por el área de Bibile, pero “las FDS han frenado el ataque”.

Al cierre de esta edición, hay combates entre las fuerzas turcas y las FDS en Bilbile y en Yindiris. Los efectivos turcos han abierto doce pasos en la frontera entre su país y Afrin para facilitar el cruce de civiles que quieran abandonar ese enclave.

En las últimas 24 horas, al menos siete civiles han fallecido por los ataques aéreos y de artillería de Turquía contra Afrin.

Por su parte, el Gobierno sirio instó a la comunidad internacional a detener “de inmediato” la ofensiva de Turquía.

“Siria pide a la comunidad internacional que condene la agresión turca y adopte medidas para detenerla de inmediato”, pues Afrín “es una parte que no se puede separar del territorio sirio”, manifestó el Ministerio sirio de Exteriores.

La operación “Rama de olivo” de Turquía comenzó ayer por la tarde con masivos bombardeos aéreos y durante toda la noche ha continuado el fuego de artillería desde la frontera turca, así como el traslado de un gran número de tanques y blindados.

La cúpula militar turca, en un comunicado, informó hoy de que la operación “continúa de la forma planificada” y que se han bombardeado 153 posiciones enemigas, entre ellas refugios y depósitos de municiones.

El primer ministro turco había anunciado anoche que la operación terrestre, con la participación de tanques, podría comenzar el domingo.

(Fuente: Agencias)

Arzobispo sirio: Hassaké está a merced de las facciones kurdas armadas por Occidente

(SOS).- La tensión está aumentando de nuevo en la ciudad de Hassaké y en toda la zona noreste de Siria. Mientras disminuye la presión que durante años ha asediado a las ciudades principales de esa región a causa de las milicias yihadistas de Jabhat al-Nusra y el Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe), el frágil equilibrio local peligra por las operaciones militares y de poder de los grupos kurdos que tienen como objetivo imponer su hegemonía en esa parte de Siria, con el apoyo de aliados internacionales. Esta es la voz de alarma dada por el arzobispo Jacques Behnan Hindo, que conduce la archidiócesis siro-católica de Hassaké-Nisibi.

“En Hassaké -señala el Arzobispo sirio- la milicia kurda del YPG ha vuelto a poner un puesto de control en toda la ciudad, incluso en frente de nuestro obispado. Ahora se ven los signos evidentes de la tensión que crece con el Ejército gubernamental. Hoy he sabido que los grupos armados kurdos han entrado en las escuelas para advertir que el final de las clases tomarán posesión de todas las escuelas diseminadas en los distritos bajo su control. De modo que, muchos estudiantes, sobre todo kurdos, no podrán hacer sus exámenes finales”.

Los kurdos que apoyan al Partido de la Unión Democrática (PYD) y las milicias del YPG que están afiliadas, constituyen la rama siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que tiene su base en Turquía. Estas siglas, según Monseñor Hindo, representan aproximadamente el 10 por ciento de la población kurda local, pero se imponen al resto de la población local, gracias al apoyo logístico y militar de diferentes actores internacionales. Fortalecidos por la ayuda externa, estos grupos están en conflicto con otras fuerzas y siglas kurdas apoyadas por el Gobierno de la región autónoma del Kurdistán iraquí y por su presidente, Masud Barzani.

“Ahora, todos mandan armas a los del PYD: Estados Unidos, Francia, Italia… Al tener las armas, imponen su dominio a otros grupos kurdos. Pero ellos ni siquiera tienen suficientes tropas para cubrir los puestos de control, por lo que los asignan a asalariados beduinos o árabes. Y fuera de la ciudad, muchos de los que ahora se alistan con el YPG antes estaban con la milicia de Al Nusra o con otros grupos yihadistas, siguiendo la lógica de afiliarse con los que pagan más”, dice el Arzobispo de Hassaké.

Al PYD se le atribuye la intención -perseguida desde hace años- de cambiar la composición demográfica del noreste de Siria, empujando con diversos métodos a la población árabe y turcomana local a emigrar. Un fenómeno reportado principalmente por los refugiados sirios que han encontrado refugio en territorio turco. “Siento rabia -subraya Monseñor Hindo- por lo que está pasando en nuestro territorio: llegan refugiados que huyen de la región de Raqqa y son encerrados en áreas que son verdaderos campos de concentración, sin ni siquiera tiendas para refugiarse, donde sobreviven como animales en agujeros excavados en el suelo y cubiertos con lonas. Y una vez dentro, también se les impide salir para regresar a sus pueblos, a menos que paguen una suma considerable de dinero”. “Es una situación dirigida por las milicias kurdas, sin ningún tipo de control ni intervención por parte de las organizaciones internacionales”, concluye.

(Fuente: Agencia Fides)