EEUU y Turquía: El acuerdo sobre Manbij es importante para solucionar el conflicto en Siria

(SOS).- Los presidentes de Estados Unidos y Turquía, Donald Trump y Recep Tayyip Erdogan, respectivamente, han destacado la importancia del acuerdo bilateral en torno a la localidad siria de Manbij para lograr solucionar el conflicto en el país árabe.

Según la información facilitada por la agencia estatal turca Anatolia, ambos mandatarios han resaltado durante una conversación telefónica que el acuerdo es un paso “significativo” en esta dirección.

La conversación ha tenido lugar horas después de que Ankara negara que la milicia kurda Unidades de Protección Popular (YPG) se hayan retirado de la localidad siria de Manbij y resaltara que el proceso “sigue en marcha”.

“Consideramos exageradas las noticias que afirman que las YPG se han retirado totalmente de Manbij”, indicaron fuentes del Ministerio de Exteriores de Turquía.

Así, recalcaron que “las noticias que afirman que las YPG se han retirado totalmente de la región no reflejan la verdad”, en respuesta al comunicado publicado el domingo por el Consejo Militar de Manbij, la milicia integrada en las FDS que controla el cantón de Manbij.

Estados Unidos —aliado de las FDS en la ofensiva contra el Estado Islámico— y Turquía alcanzaron en junio un acuerdo que incluye la retirada de las YPG de Manbij. Fuerzas turcas y estadounidenses serían las garantes de la seguridad y estabilidad en la zona.

El Ejército turco lanzó en enero la Operación Rama de Olivo para expulsar a las YPG de la región de Afrin y marcó como próximo objetivo militar Manbij si no había evacuación de las YPG.

Ankara considera a las YPG —brazo armado del Partido de la Unión Democrática (PYD)— como un grupo vinculado al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), al que cataloga como una organización terrorista.

Anuncios

Cumbre en Helsinki: Rusia y EEUU colaborarán para garantizar la seguridad de Israel en Siria

Iván de Vargas (SOS).- Los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin proclamaron este lunes en la capital de Finlandia su buena sintonía, en una cumbre bilateral que ha servido para escenificar su intención de propiciar un acercamiento entre Estados Unidos y Rusia pese al deterioro de las actuales relaciones diplomáticas.

“Los desacuerdos entre nuestros dos países son muy conocidos, y el presidente Putin y yo hablamos de ello extensamente hoy”, recalcó el mandatario estadounidense durante la rueda de prensa conjunta en el palacio presidencial de Helsinki.

Trump hizo un alegato a favor del diálogo con Rusia, al asegurar que es “bueno para el mundo”, y recordó que “incluso durante las tensiones de la Guerra Fría, cuando el mundo era muy diferente, Rusia y Estados Unidos pudieron mantener un buen diálogo”.

“Tenemos que encontrar vías para cooperar y compartir problemas comunes. La diplomacia, el compromiso, es preferible al conflicto y la hostilidad”, subrayó el jefe de la Casa Blanca.

Como estaba previsto, Siria e Israel ocuparon buena parte de las cuatro horas que duró la reunión. En concreto, los principales líderes mundiales discutieron sobre la necesidad de trabajar juntos para garantizar la seguridad de Israel en el país árabe en guerra.

“Ambos hemos hablado con Bibi (apodo del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu) y les gustaría (a los israelíes) hacer ciertas cosas en Siria relacionadas con la seguridad en Israel”, explicó Trump. “Rusia y Estados Unidos trabajarán juntos” en este asunto, señaló el presidente estadounidense, quien remarcó que es un deseo de ambos “crear seguridad para Israel”.

Respecto a Siria, el máximo dirigente ruso dijo que “la tarea de establecer la paz y la reconciliación en este país podría ser el primer ejemplo del éxito del trabajo conjunto”.

En esta misma línea, Putin instó a Israel y a Siria a cumplir el acuerdo de alto el fuego de 1974 sobre los Altos del Golán, ocupados por el Ejército israelí durante la guerra de los Seis Días (1967).

Israel y Siria están técnicamente en guerra, y la zona del Golán ha sido escenario de numerosos incidentes desde el comienzo del conflicto en el país árabe en el 2011.

El mandatario ruso también encontró una manera creativa de sacarse de encima la necesidad de mover ficha sobre Siria. “En lo que se refiere a que la pelota de Siria está en nuestro tejado… Señor Presidente, usted acaba de decir que hemos organizado exitosamente el Mundial de Fútbol. Así que quiero entregarle esta pelota. Ahora, la pelota está de su lado”, aseveró el jefe del Kremlin.

Putin concluyó su intervención ante la prensa alabando la colaboración de ambos países en la lucha contra el terrorismo. “Estamos a favor de prolongar nuestra cooperación en el ámbito de la lucha contra el terrorismo y en el ámbito del cibercrimen. Nuestros servicios especiales trabajan con mucho éxito”, detalló.

Casi 3 millones de personas con discapacidades permanentes, la cara oculta del conflicto sirio

(SOS).- El conflicto sirio deja cada mes a 30 mil personas con traumatismos, un 30 por ciento de las cuales vivirán el resto de sus vidas con una incapacidad. En Siria hay unos 2,8 millones de personas con discapacidades permanentes, según datos de diferentes agencias humanitarias. Estas personas tienen unas necesidades particulares que cubrir, pero en un contexto como el que vive el país árabe desde hace más de seis años no siempre es fácil.

“Muchos civiles víctimas de bombardeos sufren heridas como fracturas o lesiones en la médula espinal, lo cual afecta a nervios y puede llevar a una minusvalía”, explica Gilles Lordet, portavoz de Handicap International, subrayando que en Siria muchas de estas personas “no reciben atención adecuada”.

El hecho de que no puedan recibir atención para sus heridas, o rehabilitación y seguimiento de sus casos suele tener como resultado “complicaciones” como el que pierdan por completo la movilidad, algo que ya no se puede gestionar, añade, subrayando la necesidad de que estas personas puedan recibir la atención que sus heridas y lesiones requieren.

Es ahí donde entra la labor de Handicap International. Esta organización ofrece apoyo a hospitales, centros médicos y otros centros especializados, tanto en Siria como en otros países de la región con el fin de que se pueda ofrecer rehabilitación que permita evitar discapacidades permanentes o mejorar la calidad de vida de aquellos que ya las tienen.

Asimismo, y dentro de este segundo apartado, también se encarga de suministrar prótesis ortopédicas, sillas de ruedas, muletas o bastones para que las personas con minusvalías puedan tener una vida más fácil. Desde que trabaja en la región, más de nueve mil personas han recibido prótesis y otro material ortopédico, mientras que otras 97 mil personas se han beneficiado de material para su movilidad.

Según señala Lordet, otra de las labores esenciales de Handicap International es la formación de personal sanitario “en la atención en emergencias y para que sea capaz de intervenir de forma rápida y efectiva” con los protocolos pertinentes en estos casos. “También entrenamos a las familias o cuidadores, para que los pacientes puedan realizar sesiones de rehabilitación en casa”, prosigue.

“En un país en guerra como Siria, la población está en shock tras la pérdida de familiares, la destrucciones de sus hogares”, subraya Lordet, incidiendo en que los niños se ven especialmente afectados. Si a esto se añaden las posibles lesiones físicas, la situación se complica, por lo que la atención psicológica es otro de las tareas fundamentales que lleva a cabo la organización en Siria y la región para ayudar a “curar las heridas invisibles”. Hasta la fecha, unas 20.300 personas se han beneficiado de estos servicios.

Asimismo, dice su portavoz, Handicap International cuenta con equipos en Jordania, Líbano e Irak (tres de los países de destino de refugiados sirios) que trabajan en la identificación de personas vulnerables, entre las que suelen encontrarse los discapacitados, tanto aquellos que lo están a raíz del conflicto como los que ya presentaban discapacidades antes de la guerra.

Lordet destaca la importancia de que estas personas vulnerables, entre las que también incluye a mujeres y niños, “tengan acceso a servicios básicos, incluida la asistencia humanitaria”. “La situación para una persona con discapacidad en una emergencia siempre es difícil y Siria no es ninguna excepción”, reconoce.

Estas personas tienen más problemas para poder escapar de las bombas o simplemente huir en busca de un lugar más seguro, y también suelen tener más difícil el acceder a la ayuda. Por ejemplo, indica, cuando se distribuyen alimentos, normalmente las agencias humanitarias “aparcan sus caminiones y reparten bolsas de arroz”.

“Es algo directo y efectivo”, afirma, “pero para beneficiarte de ello necesitas saber que hay una distribución, llegar allí y transportar la bolsa”. “¿Qué haces si eres una persona mayor, eres un disminuido auditivo o visual?”, pregunta.

“Esta injusticia afecta a millones de personas. Según un estudio realizado por Handicap International en 2015, el 75 por ciento de las personas con discapacidad afectadas por la crisis no tienen acceso suficiente a ayuda humanitaria”, ilustra.

Esto se debe a que “las organizaciones humanitarias no siempre tienen las capacidades para identificar e incluir a las personas con discapacidades y a las personas mayores en las respuestas a emergencias”, lamenta. “Muy a menudo, no les ‘ven’ y son incapaces de identificar sus necesidades o detectar los obstáculos para acceder a la ayuda”, asegura.

Por ello, además de trabajar identificando a las personas que necesitan ayuda, “también sensibilizamos y entrenamos a ONG para que incluyan mejor a las personas con discapacidad en sus programas”, concluye.

(Fuente: Agencias)

Arzobispo sirio: Hassaké está a merced de las facciones kurdas armadas por Occidente

(SOS).- La tensión está aumentando de nuevo en la ciudad de Hassaké y en toda la zona noreste de Siria. Mientras disminuye la presión que durante años ha asediado a las ciudades principales de esa región a causa de las milicias yihadistas de Jabhat al-Nusra y el Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe), el frágil equilibrio local peligra por las operaciones militares y de poder de los grupos kurdos que tienen como objetivo imponer su hegemonía en esa parte de Siria, con el apoyo de aliados internacionales. Esta es la voz de alarma dada por el arzobispo Jacques Behnan Hindo, que conduce la archidiócesis siro-católica de Hassaké-Nisibi.

“En Hassaké -señala el Arzobispo sirio- la milicia kurda del YPG ha vuelto a poner un puesto de control en toda la ciudad, incluso en frente de nuestro obispado. Ahora se ven los signos evidentes de la tensión que crece con el Ejército gubernamental. Hoy he sabido que los grupos armados kurdos han entrado en las escuelas para advertir que el final de las clases tomarán posesión de todas las escuelas diseminadas en los distritos bajo su control. De modo que, muchos estudiantes, sobre todo kurdos, no podrán hacer sus exámenes finales”.

Los kurdos que apoyan al Partido de la Unión Democrática (PYD) y las milicias del YPG que están afiliadas, constituyen la rama siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que tiene su base en Turquía. Estas siglas, según Monseñor Hindo, representan aproximadamente el 10 por ciento de la población kurda local, pero se imponen al resto de la población local, gracias al apoyo logístico y militar de diferentes actores internacionales. Fortalecidos por la ayuda externa, estos grupos están en conflicto con otras fuerzas y siglas kurdas apoyadas por el Gobierno de la región autónoma del Kurdistán iraquí y por su presidente, Masud Barzani.

“Ahora, todos mandan armas a los del PYD: Estados Unidos, Francia, Italia… Al tener las armas, imponen su dominio a otros grupos kurdos. Pero ellos ni siquiera tienen suficientes tropas para cubrir los puestos de control, por lo que los asignan a asalariados beduinos o árabes. Y fuera de la ciudad, muchos de los que ahora se alistan con el YPG antes estaban con la milicia de Al Nusra o con otros grupos yihadistas, siguiendo la lógica de afiliarse con los que pagan más”, dice el Arzobispo de Hassaké.

Al PYD se le atribuye la intención -perseguida desde hace años- de cambiar la composición demográfica del noreste de Siria, empujando con diversos métodos a la población árabe y turcomana local a emigrar. Un fenómeno reportado principalmente por los refugiados sirios que han encontrado refugio en territorio turco. “Siento rabia -subraya Monseñor Hindo- por lo que está pasando en nuestro territorio: llegan refugiados que huyen de la región de Raqqa y son encerrados en áreas que son verdaderos campos de concentración, sin ni siquiera tiendas para refugiarse, donde sobreviven como animales en agujeros excavados en el suelo y cubiertos con lonas. Y una vez dentro, también se les impide salir para regresar a sus pueblos, a menos que paguen una suma considerable de dinero”. “Es una situación dirigida por las milicias kurdas, sin ningún tipo de control ni intervención por parte de las organizaciones internacionales”, concluye.

(Fuente: Agencia Fides)

Israel amenaza a Siria con destruir su sistema de defensa aéreo

(SOS).- El ministro de Defensa de Israel, Avigdor Lieberman, ha amenazado con destruir los sistemas de defensa aéreos sirios si se repite lo ocurrido el viernes. Ese mismo día, Siria lanzó un misil contra la aviación israelí que bombardeaba posiciones estratégicas en su territorio.

“La próxima vez, si el aparato de defensa aéreo actúa contra nuestros aviones, lo destruiremos”, ha dicho Lieberman. “No vacilaremos. La seguridad de Israel está por encima de todo, no habrá compromiso”, ha añadido.

La prensa local ha descrito como un “hecho sin precedentes” el disparo de misiles tierra-aire desde Siria en respuesta a los bombardeos de Israel.

“Nuestro principal problema es la transferencia de armamento avanzado de Siria a Líbano. Por eso cada vez que identifiquemos un intento de contrabando, actuaremos para frustrarlo”, ha argumentado el titular de Defensa sobre las incursiones que suele hacer Israel en cielo aéreo sirio.

Lieberman ha asegurado que Israel no tiene interés en intervenir en el conflicto en Siria o “chocar con los rusos”, pero la seguridad será prioritaria sobre cualquier interés.

Rusia ha convocado hace tres días al embajador de Israel en Moscú, Gary Koren, para protestar por la violación de la soberanía siria.

En un comunicado, el Ejército sirio ha achacado la incursión aérea israelí en Palmira a un “simple intento de apoyar” a los terroristas del Estado Islámico.

Además, ha resaltado su determinación para contraatacar y responder a cualquier intento de agresión por parte de Israel en cualquier parte del territorio sirio.

El Ministerio sirio de Asuntos Exteriores ha denunciado ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) la violación de su soberanía.

En dos cartas enviadas por separado, Siria ha exigido a la ONU y al Consejo de Seguridad que condenen “la descarada agresión israelí” y presionen a Tel Aviv para que ponga fin al apoyo que brinda a los terroristas en Siria.

Desde el estallido del conflicto en 2011, han sido frecuentes los ataques aéreos y con artillería de las fuerzas israelíes a las posiciones del Ejército sirio.

(Fuente: Agencias)

Arzobispo de Homs: “El plan es dividir Oriente Próximo y vaciarlo de cristianos”

(SOS/Agencias).- Más de cinco años de guerra internacional en Siria y decenas de miles de muertos. Este es el balance de un conflicto que es más complejo de lo que aparece en los medios de comunicación. Las grandes víctimas de esta contienda son los cristianos, una floreciente minoría del 10% que se ha reducido al 2% en este tiempo. La inmensa mayoría de los fieles se han visto obligados a huir, otros sin embargo han muerto.

En una entrevista publicada esta semana en un diario español, el arzobispo greco-católico melquita de Homs, monseñor Jean Abdo Arbach, explica qué está pasando verdaderamente en el país árabe. Solo en su diócesis han muerto 420 cristianos a causa de la violencia. “Todo el pueblo sirio sufre y está perseguido por el Daesh, pero los cristianos suelen ser las víctimas”, lamenta.

Monseñor Arbach está convencido de que detrás de los conflictos que azotan a Oriente Próximo hay “un plan para hacer desaparecer la presencia cristiana en la región”.

El arzobispo niega que lo que ocurre en Siria sea una guerra civil o una guerra de oposición al Gobierno de Bashar al-Assad. “Es una guerra internacional en la tierra de Siria. Hay casi más de 30.000 soldados rebeldes en Siria que no son sirios”, afirma, al tiempo que sostiene que se trata de un “conflicto alimentado de afuera para sembrar el caos en Siria y en todos los países de Oriente Próximo”, como ya sucediera en Líbano e Irak con la guerra del Golfo.

“El plan es dividir Oriente Próximo y vaciarlo de cristianos”, insiste monseñor Arbach, que también recuerda que cuando empezó la guerra en Siria se produjeron manifestaciones para pedir la democracia. “¿Dónde está la democracia? ¿En qué país de la región hay democracia?”, se pregunta.

Además, el prelado sirio reconoce que existe un gran miedo ante el éxodo cristiano y que esa es la primera herida de la guerra. “La segunda es que los cristianos que ya viven en Europa pierden su identidad porque pierden sus rituales antiguos”, destaca.

El arzobispo de Homs afirma que en Siria los cristianos no tienen miedo de ir a la iglesia, sino que tienen miedo a las bombas. En este sentido, cuenta que a pesar de que hace un mes en Homs recibieron cinco cohetes cerca de la parroquia, el templo sigue abierto y se sigue celebrando misa. “Hace unos días estalló una bomba en la Iglesia latina. Nadie sabe cuando va a ocurrir, pero eso no significa que cerremos nuestras iglesias”, apunta. “En nuestras comunidades cristianas y musulmanas -incide- celebramos oraciones para pedir la paz porque este sufrimiento toca a todo el pueblo sirio. Las bombas no distinguen entre cristianos y musulmanes”.

“La Iglesia no ha abandonado de ninguna manera a los cristianos de Siria y de Oriente Próximo. Esto es una cosa muy importante. La Iglesia en todos los lugares reza y ayuda a los cristianos”, concluye monseñor Arbach.

Conflicto en Yemen. Denuncian la muerte de 1.400 niños desde marzo de 2015

(Agencias).- Desde marzo de 2015, cuando comenzó en Yemen la intervención de la coalición árabe liderada por Arabia Saudita, alrededor de 1.400 niños murieron y cerca de 2.140 resultaron heridos como consecuencia del conflicto armado, según denunció el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en un comunicado remitido a la Agencia Fides. La organización humanitaria teme que las cifras reales sean “mucho mayores”, en la medida en que no tiene acceso a toda la información.

En su nota, la agencia de la ONU también alertó sobre la imposibilidad de utilizar las 2.000 escuelas del país, ya que han sido destruidas o dañadas seriamente, o porque las están utilizando como refugios para los desplazados o por razones militares.

Según fuentes locales, hace unos días un bombardeo cerca de una escuela primaria en la ciudad de Naham causó la muerte de tres niñas y de un profesor, además de cinco combatientes hutíes que se encontraban en un vehículo en frente del centro educativo.

“Las escuelas deberían ser zonas de paz en todo momento, un santuario donde los niños puedan aprender, crecer, jugar y estar a salvo”, señaló UNICEF. Pero los pequeños, “en lugar de aprender, están asistiendo a muerte, guerra y destrucción”.

En este sentido, la agencia de la ONU instó a todas las partes del conflicto bélico, así como a aquellos actores con influencia, a proteger en todo momento a la infancia y poner fin a los ataques contra infraestructuras civiles básicas, “conforme a las obligaciones dentro del Derecho Internacional Humanitario”.

La guerra en Yemen comenzó en 2014, pero se recrudeció tras la intervención de la coalición militar capitaneada por Riad a favor del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, al que se enfrentan los rebeldes hutíes (chiíes), aliados al exmandatario Ali Abdalá Saleh.