Israel amenaza a Siria con destruir su sistema de defensa aéreo

(SOS).- El ministro de Defensa de Israel, Avigdor Lieberman, ha amenazado con destruir los sistemas de defensa aéreos sirios si se repite lo ocurrido el viernes. Ese mismo día, Siria lanzó un misil contra la aviación israelí que bombardeaba posiciones estratégicas en su territorio.

“La próxima vez, si el aparato de defensa aéreo actúa contra nuestros aviones, lo destruiremos”, ha dicho Lieberman. “No vacilaremos. La seguridad de Israel está por encima de todo, no habrá compromiso”, ha añadido.

La prensa local ha descrito como un “hecho sin precedentes” el disparo de misiles tierra-aire desde Siria en respuesta a los bombardeos de Israel.

“Nuestro principal problema es la transferencia de armamento avanzado de Siria a Líbano. Por eso cada vez que identifiquemos un intento de contrabando, actuaremos para frustrarlo”, ha argumentado el titular de Defensa sobre las incursiones que suele hacer Israel en cielo aéreo sirio.

Lieberman ha asegurado que Israel no tiene interés en intervenir en el conflicto en Siria o “chocar con los rusos”, pero la seguridad será prioritaria sobre cualquier interés.

Rusia ha convocado hace tres días al embajador de Israel en Moscú, Gary Koren, para protestar por la violación de la soberanía siria.

En un comunicado, el Ejército sirio ha achacado la incursión aérea israelí en Palmira a un “simple intento de apoyar” a los terroristas del Estado Islámico.

Además, ha resaltado su determinación para contraatacar y responder a cualquier intento de agresión por parte de Israel en cualquier parte del territorio sirio.

El Ministerio sirio de Asuntos Exteriores ha denunciado ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) la violación de su soberanía.

En dos cartas enviadas por separado, Siria ha exigido a la ONU y al Consejo de Seguridad que condenen “la descarada agresión israelí” y presionen a Tel Aviv para que ponga fin al apoyo que brinda a los terroristas en Siria.

Desde el estallido del conflicto en 2011, han sido frecuentes los ataques aéreos y con artillería de las fuerzas israelíes a las posiciones del Ejército sirio.

(Fuente: Agencias)

Arzobispo de Homs: “El plan es dividir Oriente Próximo y vaciarlo de cristianos”

(SOS/Agencias).- Más de cinco años de guerra internacional en Siria y decenas de miles de muertos. Este es el balance de un conflicto que es más complejo de lo que aparece en los medios de comunicación. Las grandes víctimas de esta contienda son los cristianos, una floreciente minoría del 10% que se ha reducido al 2% en este tiempo. La inmensa mayoría de los fieles se han visto obligados a huir, otros sin embargo han muerto.

En una entrevista publicada esta semana en un diario español, el arzobispo greco-católico melquita de Homs, monseñor Jean Abdo Arbach, explica qué está pasando verdaderamente en el país árabe. Solo en su diócesis han muerto 420 cristianos a causa de la violencia. “Todo el pueblo sirio sufre y está perseguido por el Daesh, pero los cristianos suelen ser las víctimas”, lamenta.

Monseñor Arbach está convencido de que detrás de los conflictos que azotan a Oriente Próximo hay “un plan para hacer desaparecer la presencia cristiana en la región”.

El arzobispo niega que lo que ocurre en Siria sea una guerra civil o una guerra de oposición al Gobierno de Bashar al-Assad. “Es una guerra internacional en la tierra de Siria. Hay casi más de 30.000 soldados rebeldes en Siria que no son sirios”, afirma, al tiempo que sostiene que se trata de un “conflicto alimentado de afuera para sembrar el caos en Siria y en todos los países de Oriente Próximo”, como ya sucediera en Líbano e Irak con la guerra del Golfo.

“El plan es dividir Oriente Próximo y vaciarlo de cristianos”, insiste monseñor Arbach, que también recuerda que cuando empezó la guerra en Siria se produjeron manifestaciones para pedir la democracia. “¿Dónde está la democracia? ¿En qué país de la región hay democracia?”, se pregunta.

Además, el prelado sirio reconoce que existe un gran miedo ante el éxodo cristiano y que esa es la primera herida de la guerra. “La segunda es que los cristianos que ya viven en Europa pierden su identidad porque pierden sus rituales antiguos”, destaca.

El arzobispo de Homs afirma que en Siria los cristianos no tienen miedo de ir a la iglesia, sino que tienen miedo a las bombas. En este sentido, cuenta que a pesar de que hace un mes en Homs recibieron cinco cohetes cerca de la parroquia, el templo sigue abierto y se sigue celebrando misa. “Hace unos días estalló una bomba en la Iglesia latina. Nadie sabe cuando va a ocurrir, pero eso no significa que cerremos nuestras iglesias”, apunta. “En nuestras comunidades cristianas y musulmanas -incide- celebramos oraciones para pedir la paz porque este sufrimiento toca a todo el pueblo sirio. Las bombas no distinguen entre cristianos y musulmanes”.

“La Iglesia no ha abandonado de ninguna manera a los cristianos de Siria y de Oriente Próximo. Esto es una cosa muy importante. La Iglesia en todos los lugares reza y ayuda a los cristianos”, concluye monseñor Arbach.

Conflicto en Yemen. Denuncian la muerte de 1.400 niños desde marzo de 2015

(Agencias).- Desde marzo de 2015, cuando comenzó en Yemen la intervención de la coalición árabe liderada por Arabia Saudita, alrededor de 1.400 niños murieron y cerca de 2.140 resultaron heridos como consecuencia del conflicto armado, según denunció el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en un comunicado remitido a la Agencia Fides. La organización humanitaria teme que las cifras reales sean “mucho mayores”, en la medida en que no tiene acceso a toda la información.

En su nota, la agencia de la ONU también alertó sobre la imposibilidad de utilizar las 2.000 escuelas del país, ya que han sido destruidas o dañadas seriamente, o porque las están utilizando como refugios para los desplazados o por razones militares.

Según fuentes locales, hace unos días un bombardeo cerca de una escuela primaria en la ciudad de Naham causó la muerte de tres niñas y de un profesor, además de cinco combatientes hutíes que se encontraban en un vehículo en frente del centro educativo.

“Las escuelas deberían ser zonas de paz en todo momento, un santuario donde los niños puedan aprender, crecer, jugar y estar a salvo”, señaló UNICEF. Pero los pequeños, “en lugar de aprender, están asistiendo a muerte, guerra y destrucción”.

En este sentido, la agencia de la ONU instó a todas las partes del conflicto bélico, así como a aquellos actores con influencia, a proteger en todo momento a la infancia y poner fin a los ataques contra infraestructuras civiles básicas, “conforme a las obligaciones dentro del Derecho Internacional Humanitario”.

La guerra en Yemen comenzó en 2014, pero se recrudeció tras la intervención de la coalición militar capitaneada por Riad a favor del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, al que se enfrentan los rebeldes hutíes (chiíes), aliados al exmandatario Ali Abdalá Saleh.

Fotoreportero italiano que cubrió el conflicto en Siria: “Los medios usaron esta tragedia de manera absurda, populista e inaceptable”

(SOS/The Clinic).- Desde que decidió dedicarse a tiempo completo al fotoperiodismo, Giorgio Bianchi ha recorrido el mundo cubriendo conflictos armados. Últimamente, ha estado en Siria.

En unas declaraciones recogidas por The Clinic, el premiado fotógrafo relata lo que realmente está sucediendo en Alepo y sus alrededores. Bianchi desmitifica el trabajo de sus colegas, la prensa en general y los verdaderos malvados de esta guerra sin cuartel. Asegura que Estados Unidos impone su propia ley con la violencia más insoportable.

En su opinión, el gobierno sirio “perdió la guerra mediática 10-0 sin tocar nunca la pelota”. Para la prensa, “Al Assad es un genocida, un psicópata”. “La verdad –explica– es que el asedio de Mosul y el de Alepo son lo mismo”. “El barrio de Alepo Este, el que recién lograron liberar, estaba lleno de mercenarios occidentales, miembros de servicios secretos de Arabia Saudita, Inglaterra, Francia, USA, Turquía, que estaban ayudando a los terroristas… lo dijo hasta el enviado de Marruecos en la última reunión del Consejo de Seguridad de la ONU; nos dijeron hasta los nombres de estos asesinos mercenarios”, añade. “Hay una doble moral sobre como se está hablando de Alepo, y esta se está usando de manera populista, asquerosa, casi pornográfica”, denuncia.

“Los soldados del ejército regular sirio –señala– están equipados con uniformes improvisados, kalashnikov de los años 70 y tanques de los años 50”. Si embargo, “los milicianos de ISIS, del Frente Al Nusra y de otros grupos están equipados con armas de la OTAN”. “Si los rusos no hubiesen llegado a rescatarlos [a los militares sirios] esto habría terminado ya hace varios años y tendríamos otra Arabia Saudita en Medio Oriente”, asegura.

Preguntado por la diferencia existente entre el ISIS (acrónimo del Estado Islámico en inglés) y los grupos revolucionarios que están luchando contra Al Assad, el fotoperiodista afirma que “ninguna, son exactamente lo mismo”. “Los medios construyeron la imagen del ISIS como los carniceros, mientras que a estos otros grupos los llaman los “rebeldes” y son iguales”, añade. “Dentro de Alepo Este hay tribunales islámicos que pocos días atrás seguían condenando a muerte personas, no obstante el asedio y la atención de los medios, que nunca reportarán esta noticia”, apunta.

Durante la conversación, Bianchi sigue desenmascarando la manipulación de los medios de comunicación: “Mientras yo estaba ahí salió la noticia que habían bombardeado el último hospital pediátrico de Alepo, cosa absolutamente falsa”. En Alepo Este, “el hospital estaba funcionando, lo vi el mismo día que salió la noticia”.

En esta línea, aporta otro ejemplo sobre la situación en Alepo: “Se ha estado diciendo que los civiles no pueden salir, que están acorralados por el ejército que le dispara hasta a los niños… otra basura absurda. Los milicianos terroristas les impiden salir, hasta piden dinero para dejarlos pasar por los corredores humanitarios. Los milicianos islamistas anti Asad, que ahora se llaman Fuerzas Democráticas de Siria –les cambiaron el nombre por novena vez– le disparan a los camiones que llevan ayuda a la población. Esto me lo contó gente que logró escapar de ahí”.

“Los medios usaron esta tragedia de manera absurda, populista e inaceptable. Yo estuve en Alepo y era imposible saber qué estaba sucediendo al interior del barrio Este, que estaba bajo asedio. Ningún periodista pudo entrar y ver esa batalla con sus ojos. Pero resulta que Facebook, Twitter y otros si sabían qué estaba pasando. Lo sabían tan bien que leí de todo sobre el tema”, prosigue. “Eso es humillante para quienes trabajan con pasión informando y arriesgando sus vidas”, lamenta. “Es todo falso: el uso de armas químicas en Alepo Este, el genocidio, las violaciones, es todo una mentira. Es tan falso que tras la liberación la población entera salió a celebrar con las tropas de Al Assad”, subraya.

Para el reportero de guerra, “Al Assad no es bueno, no es un santo, pero tampoco es el malo de esta desagradable película”. Eso sí, “la población civil está con su presidente”. “La gente simplemente quiere volver a 6 años atrás, nada más que eso”, incide.

Sobre la situación de los combates en la zona, Bianchi indica que “Palmyra es estratégicamente clave para llegar a Deir ez-Zor, otra ciudad estratégicamente crucial en el conflicto: es la única vía para llegar a al-Raqa, la capital del Estado Islámico en Siria”. Deir ez-Zor, recuerda, “es famosa porque es aquella ciudad donde la coalición anti-ISIS, en particular Estados Unidos, organizó un bombardeo asesinando a más de 80 soldados del ejército sirio “por error”… lo hicieron a propósito porque los aviones, por ejemplo de Dinamarca, se retiraron cuando les llegó la comunicación de que ahí no habían milicianos del Estado Islámico. Una porquería increíble”. “Esta guerra en Siria ha sido un grave error desde todos los puntos de vista, sobre todo periodístico”, arguye.

Por otra parte, advierte, “la situación en Mosul es mucho más crítica y violenta respecto a Alepo”. “Tengo un colega que está trabajando ahí y me logré comunicar con él. Se lucha casa por casa y es una masacre. Nadie está hablando sobre el tema, como nadie habla más del ISIS”, afirma. “Mosul era la ciudad desde donde partían todos los vídeos publicitarios del ejército de Al Baghdadi y es un hecho bastante claro entre los que trabajamos aquí que esos vídeos han sido realizados por una agencia publicitaria inglesa que tiene una sucursal en Irak”, apunta. “Desde un principio era muy claro que si una fuerza occidental conjunta se hubiera esforzado contra el ISIS, este habría desaparecido en muy poco tiempo, como es claro que los occidentales fueron cómplices del ISIS o creadores directos de este grupo paramilitar con capital en Mosul”, enfatiza.

El fotógrafo de origen italiano también demuestra la colaboración Occidental con el Estado Islámico a partir de un testimonio directo: “Tuvimos la suerte de encontrarnos con un sirio cristiano que estuvo un año prisionero del ISIS. Hay que entender que en Siria los cristianos, en general, pertenecían a la burguesía medio alta del país y que raptarlos para pedir rescates en dinero era un gran negocio para los paramilitares del Estado Islámico. Este señor nos contó que había cientos de occidentales combatiendo y ayudándolos logísticamente. Él fue medicado por un médico francés blanco. Nos contó que había “agentes” occidentales entrenándolos, sobre todo ingleses y gringos. Yo le pregunté si querría enviarle un mensaje a Occidente y me contestó “detengan a sus medios, estos nos han hecho más daños que con las armas que le vendieron o regalaron a las milicias que están destrozando nuestro país””.

Por último, Bianchi cree que “la agenda Obama de estos últimos ocho años le ha dado un enorme poder a Estados Unidos, con gastos muy bajos y sin una implicación directa”. “Apoyaron las primaveras árabes en Túnez donde ganaron, en Libia donde ganaron dividiendo un país relativamente sano en tres países de los cuales solo el que aplica la sharia está reconocido por Occidente, en Egipto donde en un principio iban a ganar, después salió este general Al Sisi que reprimió violentamente la revolución y en Siria donde crearon una [mal llamada, ndr] guerra civil que lleva ya 5 años”, considera. “Todos los migrantes que están llegando a Europa y que están creando un conflicto ideológico y sociopolítico en la Unión Europea escapan de desastres provocados por Estados Unidos, que ha sido el verdadero enemigo de la UE en estos años”, argumenta. “En el fondo imaginarse una geopolítica como la de Occidente en la que los intereses europeos y los de Estados Unidos son los mismos, es no entender qué es la geopolítica”, concluye.

giorgio-bianchi5

giorgio-bianchi10

giorgio-bianchi1

giorgio-bianchi4

giorgio-bianchi6

Gran Muftí de Damasco: Siria necesita a Europa para domar el incendio del fundamentalismo

Dublin (AsiaNews).- Los líderes religiosos musulmanes y cristianos sirios realizaron recientemente una visita oficial a Irlanda. Entre los integrantes de la delegación, destacaban el Gran Muftí Ahmad Badreddin Hassoun, el Patriarca Mar Ignatius Aphrem II y el Patriarca Gregorio III Laham.

Musulmán sunita, el jeque Hassoun siempre se distinguió por su posición contraria a cualquier prospectiva de división interconfesional o religiosa entre los habitantes de Siria. Firme partidario de la existencia de un alma multicultural, multiétnica y multirreligiosa en su país, se granjeó la enemistad de numerosos religiosos islámicos y líderes gubernamentales, especialmente entre las diferentes monarquías de los países del Golfo.

En un esperado discurso ante el Parlamento irlandés, el Gran Muftí habló sobre la situación de Siria. Después de cinco años, señaló, “pude ir a Alepo [su ciudad natal] y traer conmigo a 2.200 combatientes arrepentidos”, que obtuvieron “la amnistía del gobierno”. Esta iniciativa revirtió las posiciones del pasado, que pedían que los grupos armados responsables “de la muerte de civiles” fuesen castigados “con la pena capital”.

La alta autoridad religiosa sunita invitó a “los europeos que desean la paz en Siria, a ir a Damasco para discutir con el presidente Bashar al-Assad”. Asimismo, exhortó a la opinión pública europea a “no creer todo lo que la prensa de Occidente difunde”, que tiene como finalidad denigrar a su país y deformar la realidad. Es necesario, añadió, “escuchar siempre las dos campanas”. “Siria necesita a los europeos para domar el incendio actual, que amenaza con extenderse a todo el mundo”, insistió.

Al inicio de la guerra, recordó el Gran Muftí, un príncipe árabe “me propuso donarme una enorme suma de dinero y una mansión, si hubiese decidido escapar de Siria y declararme contrario al gobierno”. Tras haber rechazado la propuesta, algunos mercenarios enviados para combatir en Siria, mataron a su hijo “tirando su cuerpo delante de la entrada a la mezquita”. Luego, la tumba de su hijo asesinado fue profanada. El cuerpo fue secuestrado por unos desconocidos y llevado a un lugar desconocido.

Sobre el conflicto que devasta desde hace cinco años la tierra de los Omeyas, el jeque Ahmad Badreddin Hassoun aseguró que “Irán y Rusia defienden a Siria, mientras que 180 naciones del mundo vinieron para destruirla”. El precio que pagó su país fue elevadísimo, debiendo enfrentarse a más de “trescientos mil combatientes llegados de todo el planeta” como voluntarios y mercenarios.

A continuación,  el Gran Muftí acusó de modo directo a Arabia Saudita y Qatar de haber “amenazado de muerte a los milicianos islámicos que se negaran a seguir luchando”. Sin mencionar nombres, habló de los “centros islámicos” presentes en Europa, que alabaron “la creación de un Califato islámico en Siria”.

Respondiendo a una pregunta, el líder musulmán sunita dijo que “fueron los combatientes ilegales y no el gobierno quienes mataron a los civiles con armas químicas”. También aclaró el motivo por el cual, a pesar de haber sido invitado, no pudo ir en 2008 a Europa para hablar sobre la situación de Siria. Dos países árabes habían pedido de modo oficial que no pudiese intervenir, apuntó.

Frente a los temores expresados por el Patriarca sirio ortodoxo sobre el futuro de los cristianos en el país, el jeque Ahmad Badreddin Hassoun respondió que no habría ningún peligro si a los sirios les dejasen decidir solos. “Siria -explicó- es un país unido y único, sin distinciones de ningún tipo entre las confesiones, religiones y etnias, cosa rara si no imposible en cualquier otra nación del mundo”.

En esta línea, expresó su dolor por “los niños cristianos que fueron asesinados por los yihadistas durante las fiestas cristianas”, refiriéndose al asesinato de algunos menores que tuvo lugar en Alepo el año pasado, un hecho cometido durante las fiestas de Navidad por los francotiradores de la parte este de la ciudad.

Por su parte, el Patriarca Gregorio III Laham subrayó que “estamos aquí para tratar de realizar la paz, no para acusar a nadie; se trata de una guerra y en una guerra son todos culpables”.

La visita oficial del Gran Muftí de la República Árabe Siria -junto a una delegación de líderes musulmanes y cristianos- fue duramente criticada por Ali Salim, responsable del Centro cultural islámico en Irlanda (entidad financiada por Arabia Saudita). Salim recordó que este año el jeque Ahmad Badreddin Hassoun “había pedido al gobierno sirio en una prédica, limpiar el país de los combatientes criminales islámicos”, que actúan usando la religión de forma desviada. De ahí, la acusación lanzada contra el Gran Muftí de “tener las manos manchadas de sangre” y de ser corresponsable “del asesinato de los sirios”.

A su vez, el Movimiento de solidaridad irlandés con Siria (ISSM) dirigió una petición a las fuerzas del orden -basada en la ley irlandesa n° 2014 relativa a los crímenes de terrorismo- pidiendo el arresto de la alta autoridad religiosa sunita por “instigación al odio”. El Ministerio del Interior de Dublin no quiso pronunciarse sobre la cuestión, haciendo saber que no es costumbre del organismo expresarse sobre casos particulares.

El Gran Muftí desmintió la noticia, filtrada en ambientes islámicos irlandeses, de que había amenazado en el pasado con enviar terroristas a Europa. “No sé porque llegan a mentir hasta este punto”, dijo con la ayuda de un interprete. Al respecto, precisó que sólo había hablado del hecho de que continuar “bombardeando Siria y Líbano no haría otra cosa que despertar a las células dormidas en Europa”. La prédica, de 2011 y que en estos años se difundió en YouTube, dio pie a varias interpretaciones.

Cineasta boliviana: “He estado en medio del tiroteo y jamás vi prensa occidental en las zonas de conflicto en Siria”

(Sputnik).- Carla Ortiz es una reconocida actriz boliviana. Como parte de su trabajo de investigación para el documental que está realizando sobre el rol de las mujeres en la guerra siria, viajó en marzo de 2016 a ese país. Después de esa primera vez seguiría yendo durante los siguientes ocho meses.

Recorrió cerca del 75% de Siria. Estuvo en áreas protegidas por el Gobierno, en áreas liberadas y en algunas áreas controladas por los grupos armados rebeldes. Conversó con gente de la oposición, gente neutral y gente a favor del régimen del presidente Bashar al-Assad.

En su más reciente visita, a donde debió regresar con su equipo de filmación tras perder parte del material del primer viaje, Carla Ortiz estuvo en Alepo durante los días de la liberación.

En esta entrevista, la cineasta boliviana habla acerca de las inconsistencias de los medios de comunicación occidentales a la hora de informar sobre los sucesos del conflicto sirio.

– ¿Cuáles son los principales contrastes entre lo que imaginaba encontrar y lo que encontró al llegar a esta región del mundo?
– El error de Occidente es pensar que Medio Oriente vive constantemente en conflicto, que es un caso sin solución, que nunca va a poder haber paz. Nos hemos olvidado que las grandes potencias siempre están jugando sus intereses geopolíticos y económicos. Eso ha hecho que abandonemos a toda esa gente porque lo hemos tomado como un caso perdido. En nuestra desesperación por ayudar hemos confiado en activistas y organizaciones de derechos humanos que decían estar en estas áreas de conflicto que han fracasado en la comunicación real de lo que están viviendo los sirios. Al contrario de lo que se dice, existe una oposición moderada en Siria. Toda esta gente era la que al principio pedía reformas a su Gobierno, no que su presidente se baje de la silla.

– ¿Cómo surgen estas distorsiones en la información que recibimos?
– Es como si los medios hubieran creado una propaganda a la que se ha apoyado con buena y mala intención. Los que teníamos buena intención, ¿por qué no hicimos el trabajo profundo? He estado en Siria en muchas ocasiones y nunca en mi vida he visto en las masacres una persona de los medios occidentales.
Jamás en mi vida vi ninguno de los medios de comunicación más fuertes ahí parados en los desastres donde estaba yo. En los últimos días en Siria había personas de los canales más importantes quedándose en los mismos hoteles donde yo me alojaba.
Sin embargo, en los seis frentes de guerra donde he estado, que cubren todo el este de Alepo, no he visto a ninguno aparte de Russia Today. Entonces cómo nos pueden venir a decir que han estado cubriendo la guerra de la liberación o que Alepo está en llamas si yo no los he visto ahí durante esos días. Yo sí he estado en medio del tiroteo, yo sí te lo puedo contar. ¿Ellos de dónde sacan la información?
Estas cosas los medios hegemónicos no las cubren. Se enfocan en el conflicto bélico donde además se habla de una guerra civil pero se han olvidado de contar a todos los grupos extranjeros que han sido los causantes de la verdadera desestabilización. Cuando llegué a Palmira, tras ser liberada del ISIS [Estado Islámico o Daesh, por su acrónimo en árabe], era una ciudad fantasma. La gente en la calle te contaba cómo les cortaban los cuellos con latas de sardinas. Los niños nos contaban estas historias. Hemos cometido muchísimos errores. Nos dejamos llevar y repetimos las noticias sin verificar las fuentes que nos traen esas noticias.

– ¿Cómo describiría usted a este pueblo?
– El sirio es un habitante que tiene un amor infinito por su tierra. Es laico, multilingüe, cree más en la relación humana que en la religión. Hay extremistas extranjeros infiltrados en el país que han logrado desestabilizar la imagen del sirio y hoy en día no se sabe qué es un sirio. Se piensa que es un loco enajenado clavado a su religión. Yo vi en este país amigos cristianos y musulmanes, o sunitas y chiitas.
El sirio es una persona pacífica. Lo primero que pasa cuando conoces a un sirio en su país es que le pide a uno disculpas porque usted está en su tierra en esta situación. Lo único que quieren es paz. Quieren que la guerra termine. Hay 16 ejércitos presentes en su pequeño país. Eso no es una guerra civil. Los medios de comunicación se olvidan de decir que está Rusia, Irán, Estados Unidos, Turquía, Arabia Saudita, Francia, Gran Bretaña, 47 grupos rebeldes de los cuales unos 40 son terroristas.
Ese es nuestro error. No estamos escuchando lo que quieren los sirios. Escuchamos testimonios de sirios que han dejado el país hace años y que ya no están imbuidos de lo que sucede allí. Yo no voy a negar que la gente ha sido perseguida por su presidente. Yo no estaba y les creo, pero la situación hace seis años es muy diferente a la de ahora. Hoy la gente es víctima del terrorismo y la guerra. Lo que quieren es que se acabe la destrucción de sus casas y la matanza de sus niños.