Pakistán – Un tribunal emite la primera condena a muerte por “blasfemia en Facebook”

(SOS).- En Pakistán, un tribunal antiterrorista emitió la primera sentencia de muerte por blasfemia en Facebook. Los jueces de Bahawalpur (Punjab) condenaron a la pena capital a Taimoor Raza, un hombre de 30 años, por haber insultado a Mahoma. Ahora, el hombre podrá apelar la sentencia ante la Alta Corte de Lahore y luego ante la Corte Suprema. Se trata de la primera sentencia de este tipo, que confirma la nueva vuelta de tuerca promovida por el Gobierno de Islamabad contra el disenso expresado en los medios de comunicación social.

Raza fue arrestado el año pasado, después de entablar una discusión en las redes sociales, centrada en el islam. Waseem Abbas, hermano del condenado, refirió que este “planteó una discusión sectaria con una persona, que luego reveló ser un funcionario del departamento de lucha contra el terrorismo, de nombre Muhammad Usman”. Abbas añadió que su familia es “pobre pero instruida” y que pertenece a la minoría islámica chiíta.

El condenado es una de la 15 personas arrestadas el año pasado en Pakistán, con la acusación de haber pronunciado ofensas contra Mahoma en los medios de comunicación. Hasta ahora, nadie había sido formalmente condenado por lo que en el país se considera la “ley negra”. Es más, los expertos consideran que la decisión es totalmente “excepcional”, si se tiene en cuenta que en las cárceles pakistaníes hay personas que languidecen desde hace años aguardado su juicio, como es el caso de Asia Bibi, la madre cristiana acusada de blasfemia.

La cuestión es un tema espinoso, y la sola hipótesis de un ultraje al islam puede provocar reacciones violentas. Este es el caso de Mashal Khan, un estudiante de Periodismo que fue linchado a muerte por sus compañeros de la Mardan University en el mes de abril, después de que se difundieran rumores de sus comentarios blasfemos.  Recientemente, un informe oficial que fue ordenado por la Corte Suprema, estableció que las acusaciones contra el joven eran totalmente infundadas.

Los defensores de los derechos humanos se quejan de que las acusaciones de blasfemia son utilizadas como una justificación para llevar a cabo venganzas personales. A raíz de esto, de todas partes han llovido críticas contra el Gobierno, cuando en el mes de marzo el premier  Nawaz Sharif solicitó a Facebook y a otras redes sociales una “ayuda” para limitar los comentarios blasfemos.

La petición fue interpretada como otro intento de aplicar la censura contra el disenso, como ocurrió con los cinco intelectuales y blogueros secuestrados por las agencias de inteligencia a principios de 2017, porque se habían atrevido a criticar a miembros radicales del Gobierno. Primero fueron secuestrados, luego acusados de blasfemia y después se los hizo reaparecer. Como subrayó uno de ellos, que se atrevió a romper el silencio, el resultado de estas maniobras políticas fue la autocensura de los pensadores laicos.

(Fuente: AsiaNews)

Anuncios

Pakistán – El juicio de Asia Bibi podría reanudarse en junio

(SOS).- Asia Bibi, una madre cristiana condenada a la horca por supuesta blasfemia, podría volver a ser juzgada en breve, tal vez en la primera semana de junio. Lo dijo Saiful Malook, abogado defensor de la mujer que lleva encarcelada siete años en el corredor de la muerte. “La solicitud de reapertura de la audiencia fue presentada al Presidente de la Corte Suprema de Pakistán la semana pasada y el caso continúa aplazado debido a los problemas de este país. Estamos en medio de una guerra continua entre el Islam y los Kufr (infieles), pero nuestras esperanzas de su liberación son muchas”.

El letrado habló de la reapertura del caso ante los jueces de la Corte Suprema en una entrevista con AsiaNews. Sus comentarios se produjeron cuando algunos periodistas y comentaristas políticos discutieron la semana pasada en un programa de televisión sobre el abuso de las leyes que castigan los delitos contra Mahoma y el clima de intolerancia presente en la sociedad.

En octubre de 2016, los jueces de la Corte Suprema pospusieron el juicio contra Asia Bibi a una fecha por determinar. El tribunal, compuesto por tres jueces y dirigido por Mian Saqib Nisar, decidió aplazar la audiencia final después de que uno de los magistrados -Iqbal Hameed-ur-Rehman- se retiró del caso, alegando que también había sido miembro del tribunal que decidió sobre la causa judicial de Salmaan Taseer, el difunto gobernador de la provincia de Punjab.

Asia volvió a ser el centro de atención la semana pasada, después de las declaraciones feroces de algunos prominentes imanes exigiendo su ejecución como una “disuasión” por la violencia que llevó al linchamiento de Mashal Khan. El estudiante de la Universidad de Mardan fue asesinado, desnudado y torturado por alabar supuestamente la fe ahmadí.

El obispo luterano de Mardan, el reverendo Jimmy Mathew, dijo que la ley sobre la blasfemia “ha causado más sufrimiento a las minorías religiosas que a las mayorías. Hay miedo y confusión”. “Además, la policía y las autoridades universitarias siguen culpándose mutuamente por la muerte del estudiante”, recordó. El Reverendo se quejó de que” los tribunales y las fuerzas de seguridad se activan sólo cuando la violencia ya ha ocurrido”, mientras que “personas como Asia Bibi siguen sufriendo a pesar de que las evidencias son insuficientes”.

De hecho, en Pakistán, la sospecha de ofender a Mahoma puede provocar la reacción de los musulmanes más radicales. Por esta razón, los intelectuales liberales y los blogueros secuestrados en enero y liberados un mes más tarde, que ahora se enfrentan a un juicio por blasfemia, huyeron del país o se perdieron sus pistas. El único que tuvo el valor de salir a dar la cara, Ahmad Waqas Goraya, habló de una tortura sin precedentes. También teme que la campaña violenta hecha contra él por extremistas islámicos en las cadenas de radio y televisión, que lo describen como un blasfemo, pueda perseguirlo en Europa, donde se ha refugiado.

(Fuente: AsiaNews)

Cinco condenas a muerte por el homicidio de los esposos cristianos quemados vivos en Pakistán

Lahore (Agencia Fides).- Un tribunal anti-terrorista de Lahore ha emitido una sentencia con cinco condenas a muerte para los autores del linchamiento de dos cónyuges cristianos, Shahbaz Masih, de 26 años, y Shama Bibi, de 24 años, asesinados en Kot Radha Kishan, en el distrito de Kasur (provincia de Punjab) el 4 de noviembre de 2014, tras la acusación de haber cometido supuesta blasfemia. Entre los cinco condenados a muerte, uno es un religioso musulmán. El juez también ha ordenado una multa de 200 mil rupias para cada uno de los condenados y ha impuesto una condena de dos años de prisión a otros ocho acusados involucrados.

Los cónyuges, que trabajaban en una fábrica de ladrillos, fueron secuestrados, torturados y luego asesinados quemándolos vivos en el horno de cocción de la arcilla. El linchamiento tuvo una resonancia internacional y enormes reacciones de indignación en Pakistán y en el extranjero. El matrimonio dejó a tres niños que ahora viven con su abuelo materno.

La activista católica Michelle Chaudhry, presidente de la “Cecil Chaudhry & Iris Foundation”, organización que ahora se ocupa de la protección legal y la educación de los tres hijos huérfanos de la pareja, dijo a Fides: “Se ha hecho justicia. A pesar de que como católicos no compartimos la pena de muerte, creemos que es importante que un tribunal se haya pronunciado de forma rápida, en sólo dos años, castigando a los culpables. Es un signo de madurez del sistema judicial de Pakistán que respeta los derechos y peticiones de justicia para todos, incluidas las minorías religiosas, que a menudo sufren la violencia que queda sin castigo. El gobierno de Pakistán debe garantizar la seguridad de todos los ciudadanos de Pakistán, independientemente de su fe, tal como está consagrado en la Constitución”.

“Shama y Shahzad son dos personas inocentes que murieron a causa del odio y la intolerancia. En ese horno se quemó la humanidad, las enseñanzas del Islam y el Pakistán democrático de Ali Jinnah”, concluyó Chaudhry.

A pesar de que continuaban defendiendo su inocencia, los cónyuges fueron asesinados por una multitud de más de 600 musulmanes instigados por los líderes religiosos de la región. Unos 40 sospechosos, entre ellos el dueño del horno, fueron detenidos al día siguiente del asesinato. Según la información recogida por la Agencia Fides, esta acción legal rápida ha sido bien recibida en el ámbito de las minorías religiosas, puesto que la ley sobre la blasfemia en Pakistán es explotada con frecuencia en disputas privadas.