Rusia denuncia un ataque de cazas de EEUU con bombas de fósforo en Siria

(SOS).- La misión militar rusa en Siria ha denunciado este domingo un bombardeo de cazas F-15 estadounidense con bombas de fósforo sobre la región de Deir ez-zor.

El Centro para la Reconciliación en Siria, dependiente del Ministerio de Defensa ruso, ha informado de este ataque, que habría provocado importantes incendios.

“Dos aviones estadounidenses F-15 atacaron con bombas de fósforo la localidad de Hadjin en la provincia de Deir Ezzor”, ha apuntado el jefe del Centro para la Reconciliación en Siria, el teniente general Vladimir Savchenko, que ha recordado que el uso de munición de fósforo está prohibido por las Convenciones de Ginebra de 1949.

El teniente general Savchenko ha añadido que “se están aclarando los datos sobre víctimas y afectados”.

En declaraciones a la prensa, un portavoz del Pentágono ha negado el uso de este tipo de bombas.

“Hasta este momento no hemos recibido información alguna sobre el uso de fósforo blanco”, ha apuntado el comandante Sean Robertson.

“Ninguna de nuestras unidades militares (presentes) en la zona están equipadas con munición de fósforo blanco de ningún tipo”, ha asegurado.

Las organizaciones de Derechos Humanos han denunciado el uso de fósforo blanco en Siria por parte de la coalición internacional contra el Estado Islámico que lidera Estados Unidos. Estas bombas generan densas columnas de humo blanco y son utilizadas como arma incendiaria.

El diario estadounidense The Washington Post publicó fotografías de una unidad de los Marines equipada con proyectiles de fósforo blanco en Al Raqa, e instantáneas similares en Mosul (Irak).

En ambas ciudades, las fuerzas lideradas por EEUU han empleado proyectiles M825 de 155 milímetros, que contienen 116 piezas impregnadas con fósforo blanco.

Anuncios

Rusia espera que Occidente no obstaculice una operación antiterrorista en Idlib

(SOS).- Rusia aseguró que la provincia siria de Idlib es un “furúnculo” yihadista a extirpar y llamó a Occidente a no obstaculizar una operación antiterrorista contra el considerado último bastión extremista del país árabe.

“Este es el último foco de los terroristas, que intentan especular con el estatus de zona de distensión (…). Así que, desde todos los puntos de vista es necesario liquidar ese furúnculo”, declaró a la prensa el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, tras reunirse con su colega saudí, Adel al Yubeir.

Además, las declaraciones de Lavrov suponen un desafío para la ONU y Occidente, que advirtieron el miércoles en la reunión mensual del Consejo de Seguridad de que tal ofensiva amenaza con una “emergencia humanitaria de una escala aún no vista” en Siria.

Lavrov recibirá este jueves al ministro de Exteriores sirio, Walid al Mualem, lo que podría ser la antesala de una inminente ofensiva, según la prensa.

El diario Izvestia publicó que Rusia está concentrando en el mar Mediterráneo su mayor presencia naval —desde nuevas fragatas equipadas con misiles de crucero Kalibr hasta submarinos— desde que interviniera en el país árabe en 2015.

El jefe de la diplomacia rusa denunció que, además de utilizar a la población civil como escudos humanos, los yihadistas acantonados en Idlib están intentando hacerse con el control de las bandas armadas dispuestas a negociar con el Gobierno sirio, argumento que justificaría la urgencia de una operación antiterrorista.

Lavrov explicó que ese asunto ha sido tratado largo y tendido en las últimas semanas por los ministros de Exteriores y Defensa de Rusia y Turquía, y que ambas partes han llegado a un “entendimiento político” sobre las medidas a tomar en Idlib.

“¿Cómo traducir ese consenso político al lenguaje práctico? Sobre eso están hablando los militares de Rusia y Turquía, que conocen la situación sobre el terreno”, apuntó.

Con todo, la pasada semana, tras reunirse con Lavrov en Moscú, el titular de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, advirtió de que el uso de la fuerza militar en el último reducto extremista desataría “una catástrofe humanitaria”, aunque también llamó a “liquidar a los terroristas”.

A su vez, Lavrov volvió a denunciar una inminente “provocación” en Idlib, cuyo objetivo sería inculpar a las autoridades de Damasco, provocar un bombardeo occidental contra posiciones gubernamentales y, de esa forma, impedir que las fuerzas sirias expulsen a los terroristas de la zona de distensión.

“Espero que los socios occidentales que caldean este tema tan activamente no se pongan a seguir la corriente a las provocaciones, a los montajes que se están preparando y no obstaculicen las operación antiterroristas en la zona de distensión contra el Frente al Nusra”, aseveró.

Lavrov dijo haber hablado ya sobre la situación en la zona con el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, con el que podría reunirse de nuevo en breve durante la Asamblea General de la ONU, según informó la Cancillería rusa.

El ministro de Exteriores ruso acusó a Estados Unidos de poner a salvo al Frente al Nusra para utilizarlo como arma arrojadiza contra el presidente Bashar al Assad y anteponer el derrocamiento de gobiernos “indeseables” a la lucha contra el terrorismo, y subrayó que lo que Washington hizo en Irak y en Libia ahora lo intenta hacer en Siria.

“Hablando en propiedad, lo intentaron hacer en Siria, pero no les salió. Consideramos que esos juegos egoístas, unilaterales y geopolíticos, son contraproducentes”, concluyó.

Siria denuncia un ataque israelí cerca del aeropuerto de Damasco

(SOS).- Aviones israelíes bombardearon hoy un depósito de armas cercano al aeropuerto internacional de Damasco, informaron fuentes locales. El ataque se produjo esta madrugada y de momento se desconoce si ha ocasionado víctimas.

Según esas mismas fuentes, los sistemas de defensa aérea sirios no interceptaron los misiles disparados por la aviación israelí desde la dirección de los Altos del Golán, en su mayoría bajo ocupación militar de Israel.

Por su parte, las autoridades sirias afirmaron que dos misiles cayeron en las inmediaciones del aeropuerto, en un ataque que atribuyeron al “enemigo israelí”, aunque no especificaron el blanco del bombardeo ni los daños causados.

Israel lanzó el ataque con la intención de “elevar la moral” de las “organizaciones terroristas” que se oponen al Gobierno sirio después de los recientes éxitos del Ejército en varios frentes, añadieron.

La Fuerza Aérea israelí atacó múltiples objetivos en Siria el mes pasado como represalia contra la presunta concentración militar de la República Islámica de Irán en el país árabe.

La tensión entre Israel y Siria y, más concretamente, con las fuerzas iraníes presentes en el país vecino, se ha elevado en los últimos tiempos.

La semana pasada, un responsable de Estados Unidos dijo a una importante cadena de televisión de su país que Israel estaba detrás del ataque que se produjo en una zona de Siria cercana a la frontera con Irak.

Los medios de comunicación sirios acusaron de la ofensiva a la coalición internacional liderada por Estados Unidos, pero Washington negó haber bombardeado la zona. El Ejército israelí no quiso comentar los hechos.

Sin embargo, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) aseguraron este domingo que su sistema antiaéreo realizó una serie de disparos para acabar con un dron que sobrevolaba la zona fronteriza y provenía de territorio sirio.

“Un misil del sistema de defensa aérea Patriot fue lanzado hacia un vehículo aéreo no tripulado que se acercaba a la frontera con Israel desde Siria. Como resultado, el vehículo se alejó de la frontera. No se identificaron golpes”, detallaron.

“No permitiremos la violación de nuestra soberanía aérea”, declararon las citadas fuentes militares de Israel.

Desde el estallido de la guerra en 2011, han sido frecuentes los ataques aéreos y con artillería del Ejército israelí a objetivos en Siria.

Al menos siete civiles mueren en un bombardeo de la coalición internacional en el este de Siria

(SOS).- Al menos siete civiles han muerto este viernes en un bombardeo ejecutado por la coalición que encabeza Estados Unidos contra la localidad siria de Shafa, situada en la provincia de Deir ez-Zor y último reducto en manos del Estado Islámico.

Según fuentes locales, el número de víctimas mortales podría aumentar en las próximas horas debido a que hay varias personas en estado crítico.

Con la ofensiva centrada en estos momentos en Deir ez-Zor, la coalición internacional sirve de apoyo a las FDS, una alianza de milicias kurdo-árabes que lucha contra el grupo yihadista en el noreste y el este del país.

Las fuerzas estadounidenses en la zona están desplegadas en la localidad de Al Tanf, al suroeste de Al Bukamal.

A finales del año pasado, el Ejército sirio logró expulsar al Estado Islámico de Al Bukamal y sus alrededores, pero los extremistas han continuado llevando a cabo ataques en el área.

El presidente Bashar al Assad declaró a principios de junio que consideraba que Estados Unidos es una “potencia invasora” en Siria y que la postura de su Gobierno es la de “apoyar cualquier acto de resistencia, tanto contra los terroristas como contra las fuerzas invasoras, independientemente de su nacionalidad”.

En los últimos días, las fuerzas sirias han reforzado sus posiciones en el área de cara a una posible ofensiva contra el Estado Islámico a raíz de los últimos ataques del grupo yihadista contra Al Bukamal y sus alrededores.

Actualmente, los extremistas solo dominan un tres por ciento del territorio sirio y tienen presencia en las provincias de Deraa, Al Hasaka y Deir ez-Zor.

Grave enfrentamiento entre Israel e Irán en Siria

(SOS).- Los Altos del Golán se han convertido en el escenario del primer choque militar directo entre Israel e Irán. El Ejército israelí acusó a la Fuerza Al Quds, brazo para operaciones en el exterior de la Guardia Revolucionaria de Irán, de lanzar el miércoles 20 cohetes Grad y Fajr-5 contra la zona del Golán (ocupado por Israel desde 1967) y el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, lo calificó como “el primer ataque directo” de la República Islámica.

En respuesta, al menos 23 efectivos leales al Gobierno de Damasco fallecieron la madrugada del miércoles al jueves en el bombardeo de más de setenta supuestos objetivos iraníes y de Hezbolá en Siria, en la operación israelí de mayor envergadura en la zona desde los años setenta. Entre los fallecidos hay cinco integrantes de las fuerzas regulares sirias, entre ellos un oficial, y otros 18 efectivos de nacionalidad siria y extranjeros.

“Haremos todo lo necesario para expulsar a los iraníes de Siria”, dijo este jueves el ministro de Finanzas israelí, Moshe Kahlon, mientras el subcomandante Hossein Salami, del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución de Irán, negó que su país estuviera detrás del ataque lanzado desde territorio sirio hacia el controlado por Israel.

Las Fuerzas de Defensa de Israel “han dado un golpe significativo a los esfuerzos terroristas de Irán y a su expansión militar en Siria”, aseveró su portavoz, el teniente coronel Jonathan Conricus. “No puedo entrar en detalles de cómo lo hicimos. Pero fue un ataque de represalia a gran escala”, añadió.

Ante estos hechos, Rusia hizo un llamamiento a la contención de las partes y aseguró que en el ataque israelí participaron 28 aviones F-15 y F-16, que lanzaron unos 60 misiles aire-tierra a los que se sumaron otros 20 misiles tácticos tierra-tierra, de los que la defensa antiaérea siria destruyó más de la mitad.

La tensión entre Israel y Siria y, más concretamente, con las fuerzas iraníes presentes en el país vecino, se ha elevado en las últimas semanas hasta alcanzar ayer su punto más álgido.

Esta escalada ocurre dos días después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, abandonara el acuerdo nuclear firmado por la comunidad internacional en 2015 con Irán para detener el programa nuclear de ese país. Washington también ha anunciado un endurecimiento de las sanciones a Teherán y a las empresas que comercien con Irán, incluidas las europeas.

(Fuente: Agencias)

Los líderes cristianos condenan el bombardeo de EEUU y reclaman el fin de la guerra en Siria

(SOS).- Los Patriarcas de las Iglesias en Siria han denunciado enérgicamente la “brutal agresión” lanzada este fin de semana por Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra diferentes objetivos en Damasco y Homs.

En una declaración conjunta, el Patriarca Ortodoxo Griego de Antioquía y todo el Oriente, Juan X; el Patriarca Ortodoxo Sirio de Antioquía y todo el Oriente, Ignacio Aphrem II; y el Patriarca Greco Melquita Católico de Antioquía, Alejandría y Jerusalén, José Absi, han condenado la lluvia de proyectiles ocurrida en la madrugada del viernes al sábado en Siria.

Los Patriarcas han señalado en su documento que el ataque viola las leyes internacionales y la Carta de la ONU porque “es un asalto injustificado” de parte de “países poderosos a los que Siria no causó ningún daño de ninguna manera”.

Los líderes religiosos cristianos también han manifestado que la acusación contra el Ejército sirio de usar armas químicas “no está justificada y no está respaldada por pruebas suficientes y claras”.

En este sentido, han advertido que el bombardeo “socava el trabajo” de la Comisión Internacional Independiente de Investigación que debía aclarar el hecho ocurrido en la ciudad siria de Duma.

Según Juan X, Ignacio Aphrem II y José Absi, “esta brutal agresión destruye las posibilidades de una solución política pacífica y conduce a una escalada y más complicaciones”. Y además, “alienta a las organizaciones terroristas y les da impulso para continuar en su terrorismo”.

Por todo ello, los Patriarcas han llamado al Consejo de Seguridad de la ONU a cumplir su papel de lograr la paz y no contribuir a una escalada de violencia.

Mientras, han exhortado “a todas las iglesias en los países que participaron en la agresión, a cumplir con sus deberes cristianos, de acuerdo con las enseñanzas del Evangelio, y condenar esta agresión y llamar a sus gobiernos a comprometerse con la protección de la paz internacional”.

Finalmente, los líderes religiosos cristianos han ofrecido sus oraciones por “la seguridad, la victoria y la liberación de Siria de todo tipo de guerras y terrorismo”.

“También rezamos por la paz en Siria y en todo el mundo, y hacemos un llamamiento para fortalecer los esfuerzos de la reconciliación nacional con el fin de proteger al país y preservar la dignidad de todos los sirios”, han expresado en la declaración firmada en Damasco.

Por su parte, el Papa Francisco y el Patriarca de Moscú y de todas las Rusias, Kirill, han hablado por teléfono para reflexionar sobre la situación en Siria, un país asolado por la guerra desde hace siete años.

Según las declaraciones del propio Kirill de Moscú a la prensa rusa, ambos líderes religiosos han iniciado estas conversaciones con el objetivo “de detener el derramamiento de sangre en Siria” después del bombardeo al país árabe de Estados Unidos en una acción coordinada con los gobiernos de Francia y el Reino Unido.

La cabeza de la Iglesia ortodoxa rusa ha detallado a este respecto: “Hemos emprendido esta iniciativa convencidos de que los cristianos no pueden permanecer indiferentes frente a lo que sucede en Siria”. “El nuestro fue un claro diálogo de paz”, ha asegurado.

(Fuente: Agencias)

Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia lanzan un ataque conjunto contra Siria

(SOS).- El presidente de Rusia, Vladimir Putin, calificó el ataque contra Siria de Estados Unidos, Reino Unido y Francia como un “acto de agresión”. En un comunicado difundido este sábado por el Kremlin, el líder ruso acusó a Washington de agravar la crisis humanitaria en el país árabe y de saltarse las normas del derecho internacional y la carta de la ONU.

“Sin la sanción del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en violación de la Carta de la ONU, las normas y principios del derecho internacional, se ha cometido un acto de agresión contra un Estado soberano que está a la vanguardia de la lucha contra el terrorismo”, aseguró Putin.

“El agravamiento actual de la situación en torno a Siria tiene un impacto devastador en todo el sistema de relaciones internacionales. La historia pondrá todo en su lugar, y ella ya le ha dado una gran responsabilidad a Washington por sus sangrientas represalias contra Yugoslavia, Irak y Libia”, dijo el líder ruso, refiriéndose a otras intervenciones militares estadounidenses de las últimas décadas.

Putin advirtió de que las acciones de las potencias occidentales solo sirven para ayudar al terrorismo. “Rusia condena con la mayor seriedad el ataque contra Siria, donde los militares rusos están ayudando legalmente al Gobierno en la lucha contra el terrorismo”, prosiguió.

Según el jefe del Kremlin, el ataque puede provocar una nueva oleada de refugiadas procedentes de la región. “Con sus acciones, Estados Unidos empeora aún más la catástrofe humanitaria en Siria, lleva el sufrimiento a la población civil, y de hecho, consiente a los terroristas que torturan desde hace siete años al pueblo sirio”, detalló Putin.

El mandatario también anunció que Rusia ha convocado una reunión urgente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas “para discutir las acciones agresivas de Estados Unidos y sus socios”.

Por su parte, el embajador de Rusia en Washington, Anatoli Antonov, indicó que el ataque lanzado contra Siria por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, Reino Unido y Francia “no se quedará sin consecuencias”.

“Los peores presagios se han cumplido. No han escuchado nuestras advertencias. Nos vuelven a amenazar. Habíamos advertido de que estas acciones no se quedarán sin consecuencias. Toda la responsabilidad recae en Washington, Londres y París”, subrayó Antonov en una declaración oficial difundida por la Embajada.

Ante esta escalada bélica, el secretario general de la ONU, António Guterres, instó a los países miembros de la organización a que muestren moderación “en estas circunstancias peligrosas” y se mantenga el respeto al derecho internacional.

“Insto a todos los estados miembros a que muestren moderación en estas circunstancias peligrosas y eviten cualquier posible escalada de la situación y el sufrimiento del pueblo sirio”, aseveró Guterres.

El secretario general de la ONU también recordó que el Consejo de Seguridad tiene como “principal responsabilidad el mantenimiento de la paz y la seguridad”, y pidió a sus miembros que se mantengan unidos “y asuman esa responsabilidad”.

Los misiles empezaban a caer sobre Siria cuando el presidente Donald Trump —en una declaración solemne desde la Casa Blanca— anunciaba esta madrugada “una operación militar combinada con las fuerzas armadas de Francia y el Reino Unido” en respuesta al supuesto ataque del pasado fin de semana en la ciudad de Duma, atribuido al Gobierno sirio.

Una hora más tarde del anuncio de Trump, el jefe del Estado mayor del Ejército estadounidense, el general Joe Dunford, señalaba desde el Pentágono que el ataque perpetrado de manera conjunta por las fuerzas aéreas y navales de los tres países había terminado.

El secretario de Defensa, James Mattis, explicó que se trataba de “ataques puntuales” dirigidos contra objetivos concretos y aclaró que por ahora “no hay planeadas más” intervenciones.

Según el Pentágono, Francia aportó a la operación cuatro aviones de combate y cuatro buques de guerra, Reino Unido participó con ocho aviones de combate, y Estados Unidos llevó el grueso de la operación con un destructor, un submarino y cinco aviones de combate. Washington no avisó a Moscú del comienzo de la operación militar.

Después de varios días de discusiones y mensajes contradictorios, la Casa Blanca decidió seguir adelante con el plan anunciado por el presidente norteamericano de lanzar misiles “nuevos, bonitos e inteligentes” contra Siria sin esperar al permiso del Congreso ni a las conclusiones de la investigación internacional sobre el supuesto ataque contra Duma.

El Gobierno sirio denunció “la agresión tripartita” occidental como “una violación flagrante del derecho internacional” que está “condenada al fracaso”.

Las autoridades de Damasco condenaron “en los términos más fuertes” la “agresión bárbara y brutal” de Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra varios puntos en la capital y en la provincia de Homs. “La agresión de los regímenes arrogantes y de la hegemonía occidental fue el resultado de la frustración después de que el proyecto conspiratorio en Siria no tuviese resultado”, apuntaron.

Horas después del bombardeo perpetrado esta madrugada, el portavoz de la Comandancia General del Ejército sirio, Ali Maihub, declaró que el ataque contra Siria “no ha afectado a la capacidad militar” del país árabe.

Maihub dijo que sus sistemas de Defensa Aérea han logrado, “con alta competencia”, interceptar una gran cantidad de misiles de crucero —el Ejército derribó al menos 71 de los 105 proyectiles que fueron disparados desde los buques de guerra y los aviones de combate de las potencias agresoras— que iban dirigidos contra el pueblo sirio.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, tachó a su vez de “criminales” a los dirigentes de las tres naciones que han llevado a cabo la operación, que recibió el apoyo de la OTAN y la Unión Europea.

China —miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU— rechazó el ataque y recordó su “oposición al uso de la fuerza en las relaciones internacionales”. Las autoridades del gigante asiático reclamaron un regreso “a la ley internacional” y una “solución política”.

Mientras, Trump agradeció a Francia y a Reino Unido su colaboración en el ataque “perfectamente ejecutado” en Siria y proclamó que “no se podía obtener mejor resultado. ¡Misión cumplida!”.

De la mano del presidente francés, Emmanuel Macron, y la primera ministra británica, Theresa May, Trump lideró la ofensiva más contundente contra objetivos sirios desde que estalló en 2011 la guerra en el país árabe.

(Fuente: Agencias)