Turquía acusa a EEUU de dar millones de dólares a terroristas en Siria y promete limpiar Afrin

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha criticado de nuevo a Estados Unidos por apoyar a las milicias kurdas en Siria, y ha denunciado que Washington planea dar cientos de millones de dólares a grupos “terroristas”.

“Si dais apoyo de 500 o 550 millones de dólares del presupuesto a los terroristas, ¿tenemos que decir que es correcto, que vais por el buen camino?”, ha preguntado Erdogan, en referencia a lo que Turquía considera son planes de Estados Unidos para financiar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), las fuerzas kurdas que combaten en Siria contra el Estado Islámico y es aliada de Washington.

Turquía considera a las YPG como una organización terrorista, conectada con el Partido de los Trabajadores Kurdo (PKK), y lanzó el pasado enero una ofensiva contra el grupo en el enclave sirio de Afrin, sobre el que Erdogan ha asegurado que quedará pronto “limpio de terroristas”.

“Este verano va a ser caliente tanto para los terroristas como para quienes los apoyan”, ha advertido el mandatario turco, que ha reiterado que una vez concluida la operación en Afrin, las tropas turcas continuarán hacia Manbech, otra región siria en manos de las YPG y donde, a diferencia de Afrin, sí hay presencia de fuerzas de la coalición internacional contra el Estado Islámico encabezada por Estados Unidos.

“Primero limpiaremos Manbech de terroristas y luego transformaremos el este del Eufrates en una región segura para nosotros y nuestros hermanos y hermanas sirias”, ha aseverado.

Erdogan ha afirmado que tras 35 días de operativo militar, Turquía controla ya 415 kilómetros cuadrados en Afrin, aproximadamente el 20 por ciento del territorio. “Espero que en poco tiempo podamos limpiar Afrin de terroristas y dejar que cientos de miles de sirios (que viven) en nuestro país regresen a sus hogares”, ha señalado.

También ha dicho que el Ejército turco tomara la ciudad de Afrin “tan pronto como sea posible” y luego continuará con “una nueva estrategia”.

El apoyo de Washington a las YPG es el principal punto de fricción en las deterioradas relaciones entre Turquía y Estados Unidos, aliados en la OTAN.

Fue uno de los principales puntos en la agenda de la visita que el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, hizo la semana pasada a Turquía, y que concluyó con el compromiso de establecer mecanismos para recomponer una relación que Ankara asegura ha llegado a un punto crítico.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Turquía dice que la operación en el enclave sirio de Afrin está cada día más cerca de la victoria

(SOS).- El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha asegurado este sábado que con cada día que pasa están más cerca de la victoria militar sobre las milicias kurdas de la región de Afrin, en Siria.

“Siempre hemos sido pacientes y les hemos dicho (a los milicianos) que deben saber cuál es su lugar. Nuestra nación ha sufrido durante 40 años a los terroristas dentro de nuestras fronteras. Ahora los de dentro de las fronteras (PKK) han unido fuerzas con los terroristas en Siria, pero estamos más cerca de la victoria con cada día que pasa”, ha afirmado Erdogan durante un congreso de su formación política, el Partido Justicia y Desarrollo.

Concretamente, el mandatario ha anunciado que el Ejército turco ha avanzado ya sobre 300 kilómetros cuadrados. El distrito de Afrin suma un total de 1.841 kilómetros cuadrados.

Erdogan ha recordado que uno de los objetivos de la ofensiva es facilitar la repatriación de tres millones de refugiados sirios. “Por eso luchamos. No queremos las tierras sirias”, ha insistido.

Por su parte, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) han informado de la muerte de siete miembros de las fuerzas turcas y sus aliados en la localidad de Qude, en la región de Rajo. Otros seis combatientes de la Operación Rama de Olivo han muerto en la localidad de Bilinka.

Las Fuerzas Armadas turcas lanzaron el pasado 20 de enero en Afrin una ofensiva militar para expulsar a las milicias kurdas de la zona, fronteriza con Turquía.

El Gobierno turco considera a las YPG como una filial del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado un grupo terrorista tanto por Turquía como por la UE y Estados Unidos.

La Operación Rama de Olivo ha dejado hasta la fecha más de 1.200 “terroristas” muertos, según las cifras aportadas por el Ejército turco —que han sido calificadas como exageradas por parte de las fuerzas kurdas—, así como unos 15 mil desplazados, de acuerdo con las estimaciones de la ONU.

(Fuente: Agencias)

Turquía y Estados Unidos acuerdan normalizar sus relaciones, dañadas por la guerra en Siria

(SOS).- El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, se reunió hoy con el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, para tratar de recomponer unas relaciones bilaterales dañadas, sobre todo, por el apoyo de Washington a milicias kurdas en Siria que Turquía considera una amenaza.

Tillerson, que inició ayer su visita y se entrevistó durante más de tres horas con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dio una rueda de prensa conjunta con Cavusoglu tras su encuentro en Ankara.

Los cancilleres estadounidense y turco anunciaron un plan para recuperar la sintonía perdida en los últimos tiempos.

Aunque no se detallaron pasos concretos, Cavusoglu sugirió que existe un entendimiento mutuo sobre Manbiy, una región del norte de Siria de la que Turquía quiere expulsar a las milicias kurdas.

“Empezaremos por Manbiy. Lo aseguraremos. Quién administra estas provincias y quién proporciona la seguridad allí es importante para alcanzar la estabilidad. Podemos adoptar pasos con Estados Unidos en esta cuestión después de que los milicianos de YPG/J se retiren de Manbiy”, dijo el ministro turco de Asuntos Exteriores, quien se refirió a este plan como una vieja promesa de Washington, incumplida hasta el momento.

Hasta hoy, Manbiy es una de las villas donde hay apostadas unidades kurdosirias junto a tropas estadounidenses, que las respaldan.

Aunque Tillerson y Cavusoglu no mostraron una sintonía total frente a los periodistas, el norteamericano no desentonó en exceso. Valoró sus relaciones bilaterales, que se remontan a tiempos de la Guerra Fría, como “profundas e importantes”, y declaró que Turquía y Estados Unidos no “actuarán solas” en Siria. Aseguró que la Casa Blanca reconoce el derecho “legítimo” de Turquía de proteger sus fronteras, tal es la justificación turca para intervenir en Afrin, aunque pidió contención para evitar bajas civiles.

Erdogan planteó ayer “claramente” al jefe de la diplomacia estadounidense qué es lo que Turquía espera de Estados Unidos en relación a sus relaciones bilaterales y las prioridades del país en Siria e Irak, según fuentes de la Presidencia turca citadas por los medios locales.

Según esas fuentes, los dos políticos también intercambiaron opiniones sobre la lucha contra el terrorismo.

El principal escollo en las relaciones de los dos países, aliados en la OTAN, es el apoyo que Estados Unidos presta a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que Washington considera esenciales en la lucha contra el Estado Islámico.

Por contra, Turquía cree que las YPG son un grupo terrorista vinculado al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla enfrentada al Estado turco desde hace tres décadas.

Turquía mantiene desde finales de enero una ofensiva contra las YPG en enclave de Afrin, en el norte de Siria, operación que ha amenazado con extender a la zona de Manbech, donde hay efectivos de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, que apoya a las milicias kurdas contra los yihadistas.

Los ministros de Defensa de Estados Unidos y Turquía, James Mattis y Nurettin Canikli, respectivamente, ya trataron ayer este asunto en un encuentro en Bruselas.

Según Canikli, su homólogo estadounidense planteó la posibilidad de que las YPG ayuden a Turquía contra el PKK, algo que el ministro turco ve inviable ya que considera que los dos grupos son lo mismo.

(Fuente: Agencias)

Siria afirma que el objetivo de la coalición internacional es apoyar al Estado Islámico

(SOS).- El Gobierno sirio afirmó en las últimas horas que “la agresión bárbara” llevada a cabo por la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra fuerzas sirias en el noreste del país árabe revela el objetivo real de esta alianza, que es apoyar al Estado Islámico. Así lo aseguró el Ministerio sirio de Exteriores en dos cartas enviadas a la Secretaría General y el Consejo de Seguridad de la ONU.

En las misivas, el ministerio recordó que la coalición cometió “una masacre brutal contra las fuerzas populares sirias (milicias progubernamentales) que hacen frente al Estado Islámico” en la provincia nororiental de Deir ez-Zor.

Según las autoridades sirias, el grupo yihadista todavía está presente en zonas entre los pueblos de Jasham y Al Tabia, en Deir ez- Zor, gracias a la protección de la coalición internacional y de sus aliados.

El ministerio acusó a aviones de Estados Unidos de haber atacado a “las fuerzas populares” que estaban luchando contra los extremistas y de haber causado decenas de muertos y heridos en las filas de esas milicias progubernamentales.

“Esta nueva agresión, que representa un crimen de guerra y contra la humanidad, además de un apoyo directo al terrorismo, afirma la naturaleza de las bajas intenciones de Estados Unidos contra la soberanía de Siria y la unidad de su territorio y de su pueblo”, indicó.

El ministerio aseguró que Washington emplea la lucha contra el terrorismo como pretexto para establecer “bases ilegales” en Siria.

Insistió en que “esta presencia ilegal tiene, sin duda, el objetivo de continuar el respaldo proporcionado al Estado Islámico y a milicias ilegales, así como establecer áreas seguras para ellos y obstruir cualquier esfuerzo serio para combatir el terrorismo”.

A juicio del Gobierno de Damasco, esta actitud de Estados Unidos, que prolonga el conflicto en Siria, sirve a sus intereses, a los de Israel y a los de los terroristas.

Por ello, exigió la disolución de “la coalición ilegal, ya que es una fuerza de protección y apoyo al terrorismo”.

El ministerio hizo, además, un llamamiento al Consejo de Seguridad para que condene esta masacre y para que la alianza internacional rinda cuentas.

Por su parte, Rusia protestó en la ONU por el ataque llevado a cabo en Siria por la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra tropas favorables al Gobierno de Damasco, una acción que calificó de “deplorable”.

El asunto fue discutido durante una reunión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad, en la que los quince países analizaron los últimos acontecimientos en el conflicto sirio.

El embajador ruso, Vasili Nebenzia, dijo a los periodistas que el ataque fue “inaceptable” y “deplorable” y que no debería repetirse.

Nebenzia señaló que durante la reunión recordó a Estados Unidos y sus aliados que están en el país árabe “ilegalmente” al no haber sido invitados por el Gobierno sirio y denunció que su supuesta campaña contra el terrorismo está siendo utilizada también para otros fines.

En la cita, los quince países del Consejo de Seguridad discutieron además el llamamiento a una tregua de al menos un mes lanzado esta semana por los servicios humanitarios de la ONU ante el supuesto deterioro de la situación en varias zonas de Siria.

Las potencias del Consejo de Seguridad no fueron capaces de llegar a ningún tipo de acuerdo al respecto, según fuentes diplomáticas.

En declaraciones a la prensa, el embajador ruso consideró que esa tregua no es realista ahora mismo.

“A nosotros nos gustaría ver un alto el fuego, el fin de la guerra, pero los terroristas, no estoy seguro de que estén de acuerdo”, explicó.

Además, Nebenzia subrayó que la situación humanitaria en Siria no es muy distinta a la de hace uno o dos meses y sugirió que la renovada atención sobre el tema es una maniobra de Occidente ante los progresos de cara a un acuerdo de paz logrados en la reciente reunión celebrada en la localidad rusa de Sochi.

Mientras, la Fuerza Aérea de Turquía llevó a cabo este viernes nuevos bombardeos contra las posiciones de las Unidades de Protección Popular (YPG) en la región siria de Afrin, tras cinco días sin ataques de este tipo.

Según las informaciones facilitadas por los medios de comunicación turcos, en los ataques aéreos fueron alcanzados seis objetivos de las YPG en los alrededores del monte Burseya, controlado por el Ejército turco y el ELS.

Los bombardeos contra las YPG fueron suspendidos el domingo, un día después de que fuera derribado un caza ruso en la provincia siria de Idlib.

El 20 de enero, las Fuerzas Armadas turcas iniciaron la operación en la región de Afrin contra las milicias kurdas, una ofensiva que abrió un nuevo frente en la guerra de Siria.

(Fuente: Agencias)

El Gobierno sirio condena la agresión turca en la región fronteriza de Afrin

(SOS).- El Gobierno de Siria ha condenado la “agresión” y la “ocupación” lanzada por Turquía en la región de Afrin y ha advertido de que responderá de la forma apropiada, en la medida en que se trata de una presencia de tropas extranjeras en un país soberano.

“La operación militar turca en el norte de Siria es una agresión flagrante”, ha sentenciado el Ministerio de Exteriores. La ofensiva, ha añadido, equivale a una “ocupación” y “será tratada de acuerdo a esta base”.

En una carta remitida al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y a la presidencia de turno del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, las autoridades de Damasco ha acusado a Ankara de “difundir mentiras que no convencen a nadie” para tratar de “justificar” su avance.

Fuentes oficiales han informado de nuevos bombardeos por parte de las fuerzas turcas, a las que han acusado de “causar un gran daño en las viviendas de los ciudadanos y la infraestructura”. En el décimo tercer día de ataques, han muerto “al menos dos civiles”, entre ellos un niño.

Mientras, Estados Unidos ha insistido en las últimas horas en la legitimidad de las preocupaciones de Turquía ante la presencia de milicias kurdas en la región siria de Afrin, cerca de la frontera turca, y ha dicho que, aunque ambos países “no siempre” ven la situación de la misma forma, seguirán trabajando juntos.

“Turquía es un aliado de la OTAN y, aunque no siempre vemos las cosas de la misma manera, seguiremos trabajando juntos”, ha afirmado la portavoz del Departamento de Defensa, Dana White, en una rueda de prensa en el Pentágono.

White, que ha asegurado que Washington y Ankara mantienen conversaciones “constantemente”, ha aseverado que Estados Unidos ha subrayado al Gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan la necesidad de “limitar la operación (militar)” y que le ha pedido que “se contenga” con el fin de evitar bajas civiles.

Por su parte, el teniente general Kenneth McKenzie, director del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, ha insistido, como viene haciendo desde hace días el Gobierno del presidente Donald Trump, en que la preocupación de Ankara es “legítima”, pero ha reiterado que ambos países deben permanecer “centrados” en su objetivo común que, según ha señalado, es derrotar al Estado Islámico.

El Ejército estadounidense lidera una coalición internacional en la región en la que participan las FDS y combatientes kurdos.

Turquía ha mostrado su preocupación por la posibilidad de que esta alianza pueda dar pie a que los kurdos vean legitimadas sus históricas reclamaciones territoriales y ha criticado a Estados Unidos por dotar de armamento a los combatientes kurdos, ante el temor de que las armas puedan acabar en manos de la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que Ankara considera una organización terrorista.

(Fuente: Agencias)

Turquía asegura que la ofensiva en Siria se extenderá más allá del enclave de Afrin

(SOS).- El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró hoy que la ofensiva turca en Siria se extenderá a Manbech tras terminar la operación en el enclave de Afrin, iniciada el pasado sábado.

“Limpiaremos Manbech de terroristas como prometimos y continuaremos nuestra lucha hasta que no quede ninguno en la zona fronteriza con Irak”, dijo Erdogan en un discurso en Ankara retransmitido por la televisión turca.

El Gobierno de Ankara considera “terroristas” a las Unidades de Protección Popular” (YPG), milicias kurdosirias aliadas de Estados Unidos en su lucha contra el Estado Islámico, por su vinculación con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en Turquía.

La operación militar Rama de Olivo, lanzada hace seis días por el Ejército turco, se centra de momento contra la región siria de Afrin, pero Erdogan ha anunciado que se extenderá a otras zonas controladas por las YPG desde el verano de 2016.

“No vamos a ocupar Afrin. Lo devolveremos a sus dueños originales. Tenemos 3,5 millones de refugiados sirios en nuestro país. Queremos que vuelvan a sus hogares”, aseveró el presidente turco.

Actualmente, la zona que separa el enclave de Afrin del resto de territorio sirio está controlada por milicias rebeldes, opuestas al Gobierno de Damasco.

Estas unidades cuentan con el respaldo de tropas turcas que invadieron esta zona en el verano de 2016 en la llamada Operación Éufrates, dirigida entonces sobre todo contra el Estado Islámico.

Desde el inicio de la más reciente operación, las YPG han lanzado en represalia obuses contra la ciudad turca de Kilis, a seis kilómetros de la frontera norteña de Afrin, y contra pueblos en la provincia de Hatay, al oeste.

Un total de 343 miembros de las milicias kurdas han sido “neutralizados” desde el inicio de la operación, según informó hoy el Ejército turco, que emplea tropas terrestres, artillería, tanques y aviones de guerra.

(Fuente: Agencias)

Turquía intensifica los bombardeos contra las milicias kurdas en el enclave sirio de Afrin

(SOS).- Turquía ha intensificado hoy los bombardeos contra la región de Afrin, controlada por milicias kurdas y situada en el noroeste de Siria. La aviación turca ha lanzado decenas de ataques contra distintas partes de ese enclave de la provincia de Alepo.

El portavoz de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) en Afrin, Brusek Hasaka, ha precisado en un comunicado que la fuerza aérea turca ha tenido como blanco los pueblos de Talia, Helubia, Qatma, Qustul Yandu, Bafalún, Sad Midanki, Kibe Shin, Kafr Rum, Basufan y los alrededores de Bulbul.

Las FDS, una alianza armada liderada por milicias kurdas y respaldada por los Estados Unidos, se han enfrentado en las últimas horas a las tropas turcas y facciones rebeldes aliadas de Ankara en distinta partes de Afrin. Las FDS han lanzado una operación de precisión en los alrededores de la zona de Deir Saman, en el sureste, contra posiciones de soldados turcos, ha informado la citada alianza en un comunicado.

En la nota se destaca que en esa área los militares turcos están apoyados por la filial siria de Al Qaeda, pero esto no ha sido confirmado por ninguna otra fuente. Las FDS han añadido que se desencadenaron choques en Deir Saaman, donde han asegurado que han matado a ocho oponentes, que no se sabe si eran turcos o combatientes aliados del Gobierno de Ankara. Tras esta incursión, los milicianos de las FDS se han retirado de Deir Samaan y han regresado a sus posiciones.

En declaraciones a la prensa, el comandante de la Brigada Sultán Murad, el coronel Ahmad Ozman, cuyo grupo colabora con Turquía, ha explicado que en las últimas horas sus fuerzas han tomado el pueblo de Hamam y montes próximos, en el norte de Afrin.

Asimismo, las facciones rebeldes apoyadas por las tropas turcas han conquistado la población de Omar al Sharqui, en la zona de Bulbul, también en el norte de Afrin, mientras que ha habido fuertes choques en el monte Barzaya. La Brigada Sultán Murad está integrada por milicianos turcomanos (una minoría que habla turco) y es uno de los grupos del denominado ELS, una organización armada que colabora con Turquía en la ofensiva.

El Estado Mayor turco ha señalado que ha “neutralizado” ya a 268 miembros de las YPG en el enclave de Afrin y ha reconocido tres bajas mortales entre las tropas que participan en la incursión terrestre. El portavoz de la presidencia, Ibrahim Kalin, ha anunciado el martes que Erdogan tratará hoy por teléfono la operación con el presidente Donald Trump.

El Gobierno turco ha criticado en numerosas ocasiones a Washington por su apoyo a las YPG en Siria, que Ankara considera una organización terrorista vinculada al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda de Turquía.

Erdogan también ha conversado ayer por teléfono con el presidente francés, Emmanuel Macron; y con el ruso, Vladimir Putin, según fuentes de la Presidencia. El presidente turco ha manifestado el pasado lunes que la ofensiva tiene el apoyo de Moscú y que ambos países mantienen una comunicación constante.

Turquía, respaldada por facciones rebeldes, lleva a cabo una campaña militar contra las YPG desde el pasado día 20 en Afrin.

(Fuente: Agencias)