Turquía envía militares a la provincia siria de Idlib

(SOS).- Unas unidades del Ejército turco han entrado en Siria para una misión exploratoria en la provincia noroccidental de Idlib, en el marco de los Acuerdos de Astaná sobre la implementación del alto el fuego en el vecino país árabe.

“Elementos de las Fuerzas Armadas turcas realizan desde el 8 de octubre de 2017 actividades de exploración en la región de Idlib para establecer puntos de vigilancia”, ha precisado el Estado Mayor turco en un comunicado publicado hoy en su página web.

Moscú, Teherán y Ankara se comprometieron en estos pactos a controlar la implementación de la tregua acordada en Siria el 30 de diciembre pasado, para “poner fin a los combates, hacer llegar ayuda humanitaria a quienes la necesitan y facilitar que los desplazados vuelvan a sus casas”.

El anuncio de las Fuerzas Armadas turcas tiene lugar dos días después de un importante despliegue de tanques y vehículos militares en la provincia turca de Hatay, fronteriza con Idlib.

El sábado se supo que Ankara había ayudado a trasladar milicias rebeldes desde las regiones del norte de Alepo a través de territorio turco hasta Hatay, para que desde ahí avanzaran sobre Idlib, actualmente en manos del grupo salafista

La creación de cuatro zonas de distensión en Siria fue acordada por Rusia, Turquía e Irán en la cuarta ronda de negociaciones sirias en Astaná celebrada el 3 y 4 de mayo de 2017.

Las áreas abarcan la gobernación de Idlib, parte de las vecinas Latakia, Alepo y Hama, parte del norte de la gobernación de Homs, Guta Oriental y determinadas zonas del sur de Siria, en las gobernaciones de Deraa y Al Quneitra.

La primera zona de distensión en Al Quneitra, Suwaida y Deraa (suroeste de Siria) entró en vigor el pasado 9 de julio.

La segunda área, en Guta Oriental, empezó a funcionar el 22 de julio y la tercera, en el norte de Homs, el 3 de agosto.

En la sexta reunión sobre Siria en Astaná celebrada los días 14 y 15 de septiembre, Rusia, Turquía e Irán anunciaron la creación definitiva de la cuarta zona de seguridad en la provincia de Idlib.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Concluye la sexta ronda en Astaná con la creación de varias zonas de distensión en Siria

(SOS).- Rusia, Turquía e Irán, los tres países garantes del alto el fuego en Siria, anunciaron hoy la creación de varias zonas de distensión en el territorio del país árabe que estarán en vigor seis meses, según lo acordado durante la sexta ronda de negociaciones celebrada en Astaná.

“Declaramos la creación de zonas de distensión en Guta Oriental (provincia de Damasco), en determinadas zonas del norte de Homs, en la provincia de Idlib y en determinadas zonas de las provincias vecinas (Lakakia, Hama y Alepo, y algunas zonas en el sur de Siria)”, recoge la declaración final.

El documento con el resultado de las negociaciones en las que también participaron el Gobierno sirio y los grupos armados rebeldes declara que “la creación de las zonas de distensión es una medida temporal, que tiene una vigencia inicial de seis meses y que se prorrogará automáticamente con el consenso de los países garantes”.

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, y su homólogo estadounidense, Rex Tillerson, mantuvieron a última hora del jueves una conversación telefónica en la que discutieron sobre el establecimiento de las cuatro zonas seguras en Siria.

La conversación tuvo lugar horas después de que Alexander Lavrentiev, jefe de la delegación rusa en el proceso de negociaciones entre el Gobierno sirio y los rebeldes en la capital de Kazajistán, asegurara que podría haber un acuerdo sobre la cuarta de estas zonas.

La cuarta zona segura, en la provincia de Idlib, se sumaría a las acordadas en el suroeste (Quneitra, Suweida y Deraa), a la de Guta Oriental y a la de Homs, en un intento de los países garantes de poner fin a los combates entre las tropas gubernamentales y los rebeldes. Estas zonas seguras fueron pactadas por los paíse garantes en mayo y han sido puestas en marcha de forma escalonada entre julio y agosto.

Pese a la negativa de los rebeldes, finalmente Irán desplegará sus fuerzas en las zonas de seguridad como parte de los contingentes que deberán salvaguardar el respeto a los acuerdos alcanzados en la capital kazaja.

“Se despliegan las fuerzas de los tres países garantes para la supervisión de la distensión (…) con el objetivo de impedir incidentes y combates entre las partes en conflicto (Gobierno de Siria y grupos armados rebeldes que ya se han unido o se unirán al alto el fuego)”, afirma el citado documento.

El jefe de la delegación de los rebeldes, Fateh Hassun, subrayó que los grupos armados no están de acuerdo con el papel de Irán en el alto el fuego.

“Tenemos una postura contenida respecto a la presencia de Irán como país garante. No estamos de acuerdo con ese papel”, dijo Hassun en rueda de prensa.

Otro de los líderes rebeldes presentes en Astaná, Yaser Abd Rahim, fue más lejos y afirmó que los suyos “no aceptarán la participación de Irán incluso si se ponen los cascos azules de la ONU”.

Rusia, Turquía e Irán también han creado un centro de coordinación “para consensuar las acciones de las fuerzas para la supervisión de las zonas de distensión”.

El ministro de Asuntos Exteriores kazajo, Kairat Abdrajmánov, anunció que la próxima ronda del proceso de Astaná tendrá lugar en octubre. Se estudia incluir en el proceso a China, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Líbano como observadores, papel que ya ejercen Estados Unidos y Jordania.

(Fuente: Agencias)

Arranca en Astaná una nueva ronda de negociaciones sobre el alto el fuego en Siria

(SOS).- Las delegaciones del Gobierno sirio y de los grupos armados rebeldes participan en la sexta ronda de negociaciones sobre la implementación del alto el fuego en el país árabe que arrancó este jueves en Astaná.

A la reunión de alto nivel que se prolongará hasta el viernes ha acudido una nutrida delegación de los rebeldes, integrada por 24 personas que representan a distintos grupos armados que actúan en Siria, informó el Ministerio de Asuntos Exteriores de Kazajistán.

También toman parte en las negociaciones delegaciones de los tres países garantes del alto el fuego firmado en diciembre del año pasado (Rusia, Turquía e Irán), representantes de Estados Unidos y Jordania, y el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura.

El principal objetivo de esta sexta ronda es delimitar los mapas de las zonas de seguridad en las provincias sirias de Idlib, Homs y Guta Oriental, territorios en los que estará prohibida cualquier actividad militar, incluso vuelos de aviones.

La última reunión en Astaná, celebrada a comienzos de julio, concluyó sin avances en este asunto, después de que la delegación rebelde se negara en rotundo a que Irán despliegue sus efectivos en esas zonas de seguridad.

Pese a que el acuerdo para crear la zonas de distensión fue alcanzado en mayo pasado en Astaná, aún está por concretar su delimitación geográfica y los mecanismos para garantizar su funcionamiento, que incluyen el despliegue de fuerzas para supervisar el cumplimiento del alto el fuego.

Efectivos de Rusia, Turquía e Irán controlarán la seguridad en al menos tres de las cuatro zonas de distensión creadas en Siria tras el alto el fuego, aseguró hoy Alexandr Lavrentiev, jefe de la delegación rusa en el proceso de Astaná.

Los tres países garantes del alto el fuego en vigor desde el pasado mes de diciembre, y también el Gobierno sirio y la representación de los grupos armados rebeldes, están a punto de cerrar un acuerdo en ese sentido, según el diplomático ruso.

Pese a su aparente optimismo, el jefe de la delegación rusa reconoció que las partes siguen negociando la composición “concreta de las fuerzas” que tendrán que ser desplegadas en las zonas de distensión de las provincias de Idlib, Homs y Guta Oriental.

La cuarta zona de distensión, ubicada en el suroeste de Siria, pudo ser creada gracias a la intervención de Estados Unidos y Jordania, que ejercen su influencia sobre los grupos armados rebeldes que actúan en esos territorios.

Esos dos países, que han enviado sus delegaciones a las negociaciones de Astaná, tienen mucho que decir sobre los mecanismos de supervisión de esa zona de seguridad, explicó Lavrentiev.

El diplomático ruso aseguró que todos los detalles relativos a las zonas de distensión, incluidos su control y delimitación geográfica, serán cerrados mañana.

Las delegaciones también negociarán en esta ronda la creación de un Centro de Coordinación del alto el fuego y de un grupo de trabajo para la liberación de los detenidos y rehenes.

Además, está prevista la firma de una declaración conjunta sobre el desminado de los monumentos históricos de Siria incluidos en la lista de Patrimonio Cultural de la Humanidad de la UNESCO.

(Fuente: Agencias)

La nueva ronda de negociaciones de Astaná demarcaría tres zonas de distensión en Siria

(SOS).- La sexta ronda de negociaciones de alto nivel sobre la solución del conflicto en Siria tendrá lugar el 14 y 15 de septiembre en Astaná, la capital de Kazajistán, según informó este viernes el Ministerio de Asuntos Exteriores kazajo.

“De acuerdo con los estados garantes -Rusia, Turquía e Irán- durante la próxima reunión se planea considerar una serie de documentos que regulen la actividad de las zonas de distensión”, indicó en un comunicado.

Los participantes prevén aprobar los mapas de las zonas de distensión en las provincias sirias de Idlib, Homs y Guta Oriental, reglamentos sobre el Centro de Coordinación, el grupo de trabajo sobre la liberación de los detenidos y rehenes, la transferencia de cadáveres y la búsqueda de desaparecidos.

“Está previsto que las partes adopten una declaración conjunta sobre el desminado humanitario de los monumentos históricos de Siria incluidos en la lista de Patrimonio Cultural de la Humanidad elaborada por la UNESCO, así como que discutan otros asuntos de interés”, apuntó el Ministerio de Asuntos Exteriores kazajo.

“En la víspera de la reunión de alto nivel, los Estados garantes planean sostener una reunión del grupo de trabajo -que supervisa el cese de las hostilidades- el 13 de septiembre”, añadió.

La capital de Kazajistán ha acogido cinco reuniones sobre el conflicto sirio, para afianzar el alto el fuego vigente desde el 30 de diciembre de 2016.

El principal resultado de las conversaciones ha sido la firma por los Estados garantes de un memorándum el pasado mes de mayo por el que se establecieron cuatro zonas seguras en el país árabe.

Este acuerdo pretende proteger a la población civil, y rebajar la tensión entre los grupos armados rebeldes y las fuerzas gubernamentales.

La primera zona de distensión, fruto de un entente entre Estados Unidos, Rusia y Jordania, entró en vigor el pasado 9 de julio en Al Quneitra, Suwaida y Deraa (suroeste de Siria). La segunda empezó a funcionar el 22 de julio en Guta Oriental, y la tercera, el 3 de agosto en el norte de Homs.

La cuarta zona de distensión debe establecerse en la provincia de Idlib.

(Fuente: Agencias)