Turquía y EEUU patrullan los alrededores de la región siria de Manbij

(SOS).- El Ejército turco comenzó hoy a patrullar los alrededores de la región de Manbij, en el noreste de Siria, como parte de un acuerdo alcanzado con Estados Unidos para reducir las tensiones en esa zona dominada por milicias que Ankara considera “terroristas”.

“El 18 de junio de 2018 las Fuerzas Armadas turcas empezaron a patrullar la línea de frente de Manbij”, informó el Estado mayor turco en su cuenta oficial de Twitter.

Blindados turcos escoltados por helicópteros estadounidenses patrullaron durante tres horas a lo largo de un arroyo a unos once kilómetros de Manbij, cerca de la región de Yarabulus, en el norte del país árabe.

Según el comunicado castrense, la acción militar forma parte del acuerdo entre Washington y Ankara anunciado el 4 de junio, según el cual ambos países vigilarán la salida de la milicia kurdosiria Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que controla el bastión desde 2016.

Las YPG reciben el apoyo de Estados Unidos en la lucha contra el Estado Islámico, pero son consideradas por Ankara una organización terrorista por sus vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

El respaldo de Washington a las YPG ha generado grandes tensiones diplomáticas entre los dos países, aliados en la OTAN.

Un día después de anunciar el acuerdo, la comandancia general de la milicia kurdosiria declaró su retirada del bastión.

Aunque las YPG se han ido, las FDS, la alianza armada en la que están integradas y de la que forman parte la mayoría de los combatientes, siguen presentes en la región.

“Dijimos que las YPG se retirarían de Manbij y han desaparecido. Dijimos que las tropas turca patrullarían y hemos empezado a hacerlo”, declaró hoy el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

Ankara ha amenazado en varias ocasiones con llevar a cabo una operación militar en Manbij para expulsar a las YPG del territorio, similar a la que efectuó en el mes de enero contra esa milicia en el enclave sirio de Afrin.

Anuncios

Siria exige a Turquía que retire sus tropas de su territorio

(SOS).- El Gobierno sirio exigió este lunes a Turquía que retire sus tropas de inmediato de su territorio, después de que el Ejército turco tomara el control de la ciudad siria de Afrin, en el noroeste del país árabe.

Las autoridades sirias realizaron esta petición en dos cartas enviadas por su Ministerio de Exteriores a la Secretaría General y el Consejo de Seguridad de la ONU.

“Al mismo tiempo que la República Árabe de Siria condena la ocupación turca y sus crímenes insta a las fuerzas turcas invasoras a retirarse de inmediato del suelo sirio que ocupan”, señaló Exteriores en las citadas misivas.

El Gobierno de Damasco también solicitó al Consejo de Seguridad que “asuma su responsabilidad para detener estos ataques y trabaje para la retirada inmediata de las fuerzas turcas del territorio sirio”.

El ministerio dijo que la ocupación turca de la ciudad de Afrin “es un acto ilegal que contradice los principios y la Carta de la ONU”.

Asimismo, denunció que miles de civiles han muerto y resultado heridos, mientras que decenas de miles han sido obligados a desplazarse de sus casas en Afrin.

El Gobierno sirio aseguró que las fuerzas turcas llevan a cabo “una política de limpieza étnica” y han saqueado las propiedades de los ciudadanos y destruido sus casas, además de arrestar a muchos en centros de detención, lo que “contraviene la ley humanitaria internacional”.

Recordó que todas las resoluciones del Consejo de Seguridad sobre Siria defienden la preservación de su integridad territorial y de su pueblo, y el respeto a su soberanía.

Sin embargo, “el régimen de (Recep Tayyip) Erdogan no solo ha violado las normas más básicas de buena vecindad sino que amenaza con ocupar más partes de Siria en las provincias de Alepo, Al Raqa y Hasaka”, apuntó el Ministerio de Exteriores.

En su opinión, “estas políticas (turcas) no pueden separarse de la agresión continua de Estados Unidos y su coalición ilegal contra la soberanía de Siria y la unidad de su territorio y su pueblo”.

El Gobierno sirio advirtió de que estas prácticas no solo amenazan las vidas de civiles y la integridad de Siria, sino que también prolongan la guerra “para servir al terrorismo y sus patrocinadores y amenazan la paz y la seguridad en la región y el mundo”.

Por su parte, el presidente de Turquía anunció este lunes que su operación militar contra las fuerzas kurdas no terminará con la toma de la ciudad de Afrin, sino que continuará por todo el norte de Siria e incluso en Irak.

“Hemos terminado la parte más importante de la operación Rama de Olivo, al entrar en la ciudad de Afrín. Ahora continuará hasta Manbech, Kobani, Tel Abiad y Ras al Ain”, enumeró Erdogan.

Además, las tropas turcas podrían lanzar en “cualquier noche” una ofensiva en las montañas de Sinyar, en el noroeste de Irak.

“Hemos cambiado nuestro concepto de lucha antiterrorista: ahora vamos a los lugares donde ellos tienen sus raíces”, aseveró el presidente turco durante un discurso ante representantes de la Judicatura en Ankara.

Respecto a la toma de Afrin, Erdogan explicó que todavía falta “limpiar la zona de explosivos”.

“Estados Unidos está profundamente preocupado por los informes que han llegado desde la ciudad de Afrin en las últimas 48 horas”, declaró ayer mismo el Departamento de Estado mediante un comunicado.

El avance de las tropas turcas, que con ayuda de grupos rebeldes proclamaron este domingo la toma de la urbe, ha provocado la huida de más de 98.000 personas, según estimaciones de la ONU.

“Esta situación se suma a la ya de por sí preocupante situación en la región, con las Naciones Unidas informando de cientos de miles de desplazados, que ahora necesitarán refugio y otro tipo de asistencia para cubrir sus necesidades básicas”, lamentó el Gobierno estadounidense.

El Departamento de Estado también denunció que la toma de la ciudad ha provocado una ola de “saqueos”, por lo que llamó a todas las partes implicadas a “permitir el acceso a las organizaciones de ayuda humanitaria” y a “desarrollar” un programa para el retorno “voluntario y seguro” de todos aquellos que lo deseen.

El pasado 20 de enero, Turquía lanzó una ofensiva en la región siria de Afrin ante la presencia de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que hasta ese momento habían centrado sus esfuerzos en combatir la presencia del Estado Islámico en el país árabe.

El Pentágono reconoció la semana pasada que numerosos combatientes kurdos estaban abandonando su puesto en las filas de la coalición internacional lidera por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y que tiene por objetivo la lucha contra la organización extremista, lo que está ralentizando la derrota de los yihadistas.

(Fuente: Agencias)

Las fuerzas turcas y sus aliados saquean la región siria de Afrin tras invadirla

(SOS).- El Ejército turco y las milicias aliadas de Ankara arrebataron el domingo a las milicias kurdas la ciudad siria de Afrin y se hicieron con el control de todo el territorio de ese enclave homónimo, situado en el extremo noroeste del país.

La incursión en la ciudad, el último reducto kurdo en la región, se llevó a cabo en unas pocas horas, desde la madrugada hasta la mañana del domingo, con el apoyo de bombardeos y fuego de artillería, después de que en los últimos días haya huido la mayoría de la población civil hacia zonas controladas por el Gobierno sirio.

Horas más tarde de que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, proclamase la victoria en Afrin en un discurso ofrecido en su país, los combates proseguían en algunos puntos aislados de la ciudad.

Según fuentes locales, algunos milicianos kurdos se negaron a retirarse antes de la entrada de las tropas leales a las autoridades de Ankara y continuaron presentando resistencia en algunos focos mientras que las fuerzas turcas ya peinaban la zona tras tomar la urbe.

Esas mismas fuentes aseguraron que las tropas turcas saquearon muchos pueblos de la región siria de Afrin, en los que robaron las casas y los aperos de labranza dejados por la población civil.

Al entrar con los tanques en la ciudad de Afrin, los combatientes armados empezaron a “saquear los bienes de los habitantes, así como edificios y tiendas”, lamentaron.

Varios milicianos pro turcos cargaban camionetas con cartones de alimentos, cabras, mantas e incluso motos, dijeron testigos presenciales.

También usaron tractores para remolcar vehículos hasta el exterior de la ciudad, añadieron.

El control turco de la región se escenificó con el izado de la bandera de ese país en lugares claves, como el cuartel general de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), la principal milicia kurdosiria.

La bandera turca también ondeaba ayer en la sede del Gobierno en Afrin, según imágenes difundidas a través de internet por las milicias aliadas de Ankara.

La toma del enclave sirio sirve de colofón a la ofensiva turca, denominada Rama de Olivo, que fue lanzada el pasado 20 de enero y con la que Ankara pretende alejar de su frontera a las YPG, grupo que considera terrorista por sus vínculos con la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), presente en su territorio.

(Fuente: Agencias)

Turquía dice que la operación en el enclave sirio de Afrin está cada día más cerca de la victoria

(SOS).- El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha asegurado este sábado que con cada día que pasa están más cerca de la victoria militar sobre las milicias kurdas de la región de Afrin, en Siria.

“Siempre hemos sido pacientes y les hemos dicho (a los milicianos) que deben saber cuál es su lugar. Nuestra nación ha sufrido durante 40 años a los terroristas dentro de nuestras fronteras. Ahora los de dentro de las fronteras (PKK) han unido fuerzas con los terroristas en Siria, pero estamos más cerca de la victoria con cada día que pasa”, ha afirmado Erdogan durante un congreso de su formación política, el Partido Justicia y Desarrollo.

Concretamente, el mandatario ha anunciado que el Ejército turco ha avanzado ya sobre 300 kilómetros cuadrados. El distrito de Afrin suma un total de 1.841 kilómetros cuadrados.

Erdogan ha recordado que uno de los objetivos de la ofensiva es facilitar la repatriación de tres millones de refugiados sirios. “Por eso luchamos. No queremos las tierras sirias”, ha insistido.

Por su parte, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) han informado de la muerte de siete miembros de las fuerzas turcas y sus aliados en la localidad de Qude, en la región de Rajo. Otros seis combatientes de la Operación Rama de Olivo han muerto en la localidad de Bilinka.

Las Fuerzas Armadas turcas lanzaron el pasado 20 de enero en Afrin una ofensiva militar para expulsar a las milicias kurdas de la zona, fronteriza con Turquía.

El Gobierno turco considera a las YPG como una filial del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado un grupo terrorista tanto por Turquía como por la UE y Estados Unidos.

La Operación Rama de Olivo ha dejado hasta la fecha más de 1.200 “terroristas” muertos, según las cifras aportadas por el Ejército turco —que han sido calificadas como exageradas por parte de las fuerzas kurdas—, así como unos 15 mil desplazados, de acuerdo con las estimaciones de la ONU.

(Fuente: Agencias)

Turquía confirma la muerte de otros dos militares en el marco de su ofensiva en Siria

(SOS).- El Ejército turco ha confirmado la muerte de dos militares en el marco de las operaciones llevadas a cabo durante la jornada del domingo en la región siria de Afrin, según ha informado la prensa local.

El comunicado oficial ha sido publicado apenas un día después de que las Fuerzas Armadas de Turquía reconocieran la muerte de ocho soldados en la operación Rama de Olivo, en la que fue la jornada en la que más víctimas mortales han sufrido las autoridades de Ankara desde el inicio de su ofensiva en el enclave sirio.

El 20 de enero, las tropas turcas iniciaron la ofensiva en la región de Afrin contra las Unidades de Protección Popular (YPG), una operación que abrió un nuevo frente en la guerra de Siria y que ha sido rechazada por Estados Unidos.

La intervención militar ha dejado hasta la fecha más de 900 “terroristas” muertos, según las cifras aportadas por el Ejército turco —que han sido denunciadas como exageradas por parte de las fuerzas kurdas—, así como unos 15.000 desplazados, de acuerdo con las estimaciones de la ONU.

Las Fuerzas Armadas de Turquía han defendido que solo se están destruyendo objetivos terroristas durante la operación, que busca expulsar a las YPG de esta zona fronteriza con Turquía.

El Gobierno de Ankara considera a las YPG una filial del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerados grupo terrorista tanto por Turquía como por la UE y Estados Unidos.

Asimismo, las autoridades turcas han denunciado la presencia de milicianos del Estado Islámico en la zona, algo que las YPG han negado. Las YPG forman parte de las FDS, que han expulsado a los yihadistas de numerosas partes de Siria.

El Gobierno sirio denunció recientemente la ofensiva turca, tildándola de “ocupación”, si bien el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha asegurado este domingo que Ankara no pretende invadir el país vecino.

“No hemos puesto nuestros ojos en los territorios de otros”, ha dicho, en declaraciones al diario italiano La Stampa, añadiendo que las autoridades turcas “no tienen problemas con los sirios kurdos”. “La lucha de Turquía no es con los kurdos, sino con las organizaciones terroristas armadas”, ha zanjado, tal y como ha recogido uno de los principales diarios turcos.

(Fuente: Agencias)

Nueve cohetes lanzados desde Siria a Turquía causan varias víctimas

(SOS).- Dos personas murieron este viernes y al menos 19 resultaron heridas por el impacto de nueve proyectiles disparados desde Siria contra las ciudades fronterizas turcas de Reyhanli y Kilis.

Tres cohetes cayeron de forma simultánea sobre un barrio periférico de Kilis, seis kilómetros al norte del enclave de Afrin en Siria, y uno de ellos explotó cerca de un centro educativo.

Tres personas quedaron heridas, una de ellas de gravedad, a causa del ataque, según las autoridades provinciales.

Más tarde otros tres proyectiles impactaron en una zona residencial de Reyhanli, en la provincia turca de Hatay, al oeste de Afrin, donde falleció un hombre de 68 años y hubo nueve heridos.

Otra tanda de tres cohetes cayó en Reyhanli, causando la muerte de otro civil.

Un comunicado de la oficina del gobernador provincial señala que tres proyectiles impactaron en terrenos baldíos y otros tres en el centro de la ciudad, donde mataron a dos personas y provocaron heridas a 16 ciudadanos, de los que 2 están en estado grave.

La nota atribuye los disparos a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), la milicia kurdosiria que domina el enclave de Afrin, un territorio 900 kilómetros cuadrados en el extremo noroeste de Siria.

Desde el pasado 20 de enero, tropas turcas, junto a milicias rebeldes aliadas, llevan a cabo una operación militar, denominada “Rama de Olivo”, contra esta milicia aliada de Estados Unidos en la lucha contra el Estado Islámico.

Desde entonces decenas de cohetes han caído en territorio turco, causando hasta ahora cuatro muertos y casi un centenar de heridos, la mayoría leves.

Ankara define al YPG como “grupo terrorista”, por considerarlo como una filial del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), activo en suelo turco.

Al menos 68 civiles han muerto en Afrin desde el inicio de la ofensiva turca, según fuentes locales, que cifran en 85 los miembros de las YPG fallecidos, en 81 las bajas entre las facciones rebeldes aliadas de Ankara y en nueve entre los soldados turcos.

Por su parte, el Ejército turco aseguró ayer haber causado al menos 823 bajas -entre muertos, heridos y prisioneros- a las milicias kurdosirias.

(Fuente: Agencias)

Turquía asegura que la ofensiva en Siria se extenderá más allá del enclave de Afrin

(SOS).- El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró hoy que la ofensiva turca en Siria se extenderá a Manbech tras terminar la operación en el enclave de Afrin, iniciada el pasado sábado.

“Limpiaremos Manbech de terroristas como prometimos y continuaremos nuestra lucha hasta que no quede ninguno en la zona fronteriza con Irak”, dijo Erdogan en un discurso en Ankara retransmitido por la televisión turca.

El Gobierno de Ankara considera “terroristas” a las Unidades de Protección Popular” (YPG), milicias kurdosirias aliadas de Estados Unidos en su lucha contra el Estado Islámico, por su vinculación con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en Turquía.

La operación militar Rama de Olivo, lanzada hace seis días por el Ejército turco, se centra de momento contra la región siria de Afrin, pero Erdogan ha anunciado que se extenderá a otras zonas controladas por las YPG desde el verano de 2016.

“No vamos a ocupar Afrin. Lo devolveremos a sus dueños originales. Tenemos 3,5 millones de refugiados sirios en nuestro país. Queremos que vuelvan a sus hogares”, aseveró el presidente turco.

Actualmente, la zona que separa el enclave de Afrin del resto de territorio sirio está controlada por milicias rebeldes, opuestas al Gobierno de Damasco.

Estas unidades cuentan con el respaldo de tropas turcas que invadieron esta zona en el verano de 2016 en la llamada Operación Éufrates, dirigida entonces sobre todo contra el Estado Islámico.

Desde el inicio de la más reciente operación, las YPG han lanzado en represalia obuses contra la ciudad turca de Kilis, a seis kilómetros de la frontera norteña de Afrin, y contra pueblos en la provincia de Hatay, al oeste.

Un total de 343 miembros de las milicias kurdas han sido “neutralizados” desde el inicio de la operación, según informó hoy el Ejército turco, que emplea tropas terrestres, artillería, tanques y aviones de guerra.

(Fuente: Agencias)