Dos soldados turcos fallecen al caer su helicóptero en el enclave sirio de Afrin

(SOS).- Dos soldados turcos fallecieron al caer un helicóptero de las Fuerzas Armadas de Turquía en la operación en Afrin, el enclave en el extremo noroccidental de Siria, ha informado el primer ministro turco, Binali Yildirim.

“No disponemos en este momento de ninguna prueba de que haya caído por intervención externa”, dijo el jefe del Gobierno, en declaraciones recogidas por la prensa turca.

Yildirim aclaró, en un discurso en la ciudad de Mugla, en Anatolia occidental, que se trata de un helicóptero Atak, un modelo de aeronave de ataque desarrollado y fabricado en Turquía, que sobrevolaba la región siria de Afrin en un vuelo de patrulla junto a otro helicóptero del mismo tipo.

No obstante, el ataque fue reivindicado por las FDS, una alianza de combatientes kurdos y árabes liderada por las Unidades de Protección Popular (YPG), según el Partido de la Unión Democrática (PYD), la principal fuerza política kurdosiria. El PYD, en un breve comunicado, señaló que “las FDS derribaron un helicóptero del tipo Sikorski del ejército de ocupación turco cuando bombardeaba viviendas civiles en una población de la comarca de Rayu”.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, mencionó el derribo al evaluar la operación militar turca en Afrin. “Lo pagarán muy caro”, advirtió el presidente sin aportar más detalles sobre el suceso, que sería una de las pérdidas más graves de las Fuerzas Armadas turcas desde que lanzaron el 20 de enero pasado la operación Rama de Olivo para expulsar a las YPG de Afrin.

El mandatario añadió que desde el inicio de la operación, las tropas turcas han “neutralizado (abatido, herido o capturado) a 1.141 terroristas (militantes kurdosirios)”, una cifra avanzada horas antes por un comunicado de la cúpula militar.

El sábado pasado murieron 8 soldados turcos en lo que fue hasta ahora la jornada más desastrosa para las Fuerzas Armadas de Turquía, seis de ellos al ser destruido su tanque.

Hasta el momento, unos 20 militares turcos han muerto en la operación, junto a un número probablemente superior, pero no declarado, de combatientes sirios aliados con Ankara, traídos desde otras zonas de Siria.

Las tropas turcas intentan avanzar hacia Afrin desde varios puntos de la frontera turca en el norte y oeste, en una operación respaldada con incursiones diarias de cazas para bombardear las posiciones de las YPG desde el aire.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Cazas turcos empiezan a bombardear la región de Afrin en Siria

(SOS).- Cazas turcos empezaron hoy a bombardear la región de Afrin en el extremo noroeste de Siria, según la prensa local, en lo que se supone un inicio de la invasión anunciada desde hace días por Ankara.

“En este momento nuestras Fuerzas Armadas turcas han empezado una operación aérea para eliminar a los elementos del PKK/PYD y del Estado Islámico en Afrin,” confirmó el primer ministro turco, Binali Yildirim, durante un discurso, utilizando las siglas habituales para referirse a las Unidades de Protección Popular (YPG), la milicia kurda que controla la zona.

Los F-16 turcos bombardearon un punto de observación de las YPG, informaron las principales agencias internacionales, y las explosiones se podían escuchar desde Turquía.

El Estado Mayor del Ejército turco anunció el inicio de la operación bajo el nombre “Rama de olivo” a partir de las 17.00 del sábado (hora local). Entre los argumentos para defender el ataque, el derecho a la “legítima defensa” y a diferentes resoluciones de la ONU. El Estado Mayor aclaró además que respetará la integridad territorial de Siria.

Desde hace meses, el Ejército turco ha concentrado tanques y piezas de artillería en las cercanías de la frontera entre Turquía y Siria. Se han establecido campamentos militares en al menos siete puntos de la zona y la maquinaria cava zanjas y levanta muros de protección.

El inicio de la ofensiva de Ankara ha estado precedido de una intensa campaña belicista en los medios de comunicación turcos y es que la operación tiene un alto componente de política interna. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, lleva meses tratando de aumentar su base de apoyo de cara a las cruciales elecciones a las que se enfrentará el próximo año mediante una política decididamente nacionalista.

Según los analistas consultados, la lucha contra el PKK y su extensión siria suscitan amplio consenso en el país. No en vano, esta semana 500 personas se presentaron en una base militar de Estambul coreando eslóganes como “todo turco nace soldado” o “si la patria está en juego, el resto no importa” y pidiendo ser enrolados en la operación militar.

El mandatario turco subrayó hoy que las fuerzas turcas no se detendrán en la ofensiva de Afrin y apuntó a que el siguiente objetivo sería Manbij, localidad siria que se disputan milicias rebeldes aliadas de Ankara y milicias árabes y kurdas aliadas de Estados Unidos.

Posteriormente, dijo Erdogan, “continuaremos paso a paso hasta la frontera iraquí para limpiar la zona de esta basura terrorista que pretende cercar nuestro país”.

Rusia ha manifestado que sigue con “preocupación” la ofensiva militar. Moscú habría reubicado el contingente ruso situado precisamente en Afrin, según diferentes agencias.

Por su parte, la portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Heather Nauer había advertido este viernes a Turquía de que no actuase contra Afrin: “No queremos que se involucren en más violencia, los queremos centrados en (la lucha contra) el Estado Islámico”.

Turquía y Estados Unidos andan a la gresca desde que la Administración Obama eligió a las YPG como aliado estratégico en Siria a fin de acabar con las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi.

(Fuente: Agencias)