El Gobierno sirio logra un nuevo acuerdo para la salida de yihadistas del sur de Damasco

(SOS).- Las autoridades sirias y grupos yihadistas, entre los que figuran el Estado Islámico y la filial siria de Al Qaeda, alcanzaron hoy un nuevo acuerdo en el sur de Damasco, donde las hostilidades se han intensificado en las últimas horas.

Fuentes oficiales informaron de que se ha logrado “un acuerdo de alto el fuego en Guta Occidental entre el Estado sirio y organizaciones armadas después de su rendición”.

Esas mismas fuentes no precisaron las zonas de Guta Occidental, que se extiende por el extrarradio suroeste de la capital siria, donde entrará en vigor el arreglo, aunque mostraron imágenes del distrito de Hayar al Asuad, donde hay presencia del Estado Islámico.

Según explicaron, el pacto estipula también “la entrega de armas pesadas y medianas por parte de los grupos armados” y la salida de sus combatientes hacia la región de Al Badia, una área desértica del este de la provincia de Homs, y hacia Idlib, en el norte.

Las huestes de Abu Bakr al Baghdadi controlan partes del este de Homs, mientras que casi toda Idlib están en poder de Hayat Tahrir al Sham, la filial siria de Al Qaeda, y otras facciones.

Rusia supervisará la salida de los milicianos de Guta Occidental.

Sin embargo, la operación militar de las fuerzas gubernamentales sirias no parará hasta que se cumplan todos los puntos del acuerdo.

El Estado Islámico anunció, a través de los mediadores en el proceso de negociación, que aceptaba el pacto con las autoridades sirias.

Las conversaciones se han desarrollado entre representantes rusos y de las fuerzas gubernamentales, por un lado, y la organización extremista, por otro.

Los yihadistas han aceptado después de que se intensificaran los combates entre ambas partes en los alrededores del campo de refugiados palestinos de Al Yarmuk y el barrio de Al Tadamun, en el sur de Damasco.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

¿Quién está detrás del nuevo ataque químico en Siria?

(SOS).- Se trata del enésimo ataque químico de la guerra en Siria. El enésimo ataque que quedará sin castigo. Son al menos 100 las personas asesinadas el sábado en Duma, el último bastión extremista de Guta Oriental, pero el número podría aumentar.

Desde hace algún tiempo se hablaba de un posible ataque con armas no convencionales, pero organizado por los mal llamados rebeldes.

El Ministro de Defensa ruso había advertido repetidamente que algunas facciones yihadistas estaban organizando un ataque químico para culpar al Gobierno sirio. ¿Una paranoia que se ha convertido en realidad? Imposible decirlo.

Fuentes hostiles a las autoridades de Damasco, como el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, culparon directamente al presidente Bashar al Assad. Una hipótesis como cualquier otra en esta guerra donde todo es posible pero nada es verificable.

Tras la noticia del ataque químico, la portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Heather Nauert, dijo ayer que “si se confirman, estas informaciones son horribles y exigen una respuesta inmediata de la comunidad internacional”.

Nauert subrayó que Rusia, como aliado de Siria, “es responsable en última instancia de estos brutales ataques”.

Sin embargo, el Ejército ruso desmintió las denuncias. Se trata de “acusaciones fabricadas”, aseguró el teniente general Yuri Yevtushenko.

“Una vez sea liberada la ciudad de Duma de los milicianos, nos declaramos dispuestos a enviar inmediatamente a nuestros especialistas”, añadió el jefe del Centro de Reconciliación ruso en Siria, quien indicó además que sus expertos en radiaciones químicas y biológicas “recogerán datos que confirmarán que esas declaraciones son fabricadas”.

“El objetivo de estas falsas conjeturas, totalmente infundadas, es proteger a los terroristas y a la oposición radical que rechaza un arreglo político y, al mismo tiempo, intentar justificar posibles ataque militares desde el exterior”, destacó la Cancillería rusa en un comunicado.

La respuesta no se hizo esperar. Un ataque con misiles causó en la madrugada de este lunes 14 muertos en la base aérea T4, próxima a Palmira, según informaron medios de comunicación sirios, que responsabilizaron en un primer momento a Estados Unidos del bombardeo.

El Pentágono negó haber llevado a cabo ninguna operación militar en Siria “por ahora”, a pesar de la amenaza del presidente Donald Trump de golpear a las autoridades de Damasco por el presunto ataque químico registrado el sábado en Duma.

Moscú acusó finalmente de la operación a Israel, que ya había atacado el mismo aeródromo militar el pasado mes de febrero, en represalia por la infiltración de un dron en su espacio aéreo.

“Dos F-15 de Israel atacaron la base entre las 3.25 y las 3.53 con ocho misiles de crucero disparados desde el espacio aéreo libanés, sin llegar a entrar en el espacio sirio. Cinco de los misiles fueron interceptados por la defensa aérea siria, pero los tres restantes impactaron en la base”, señaló el Ministerio de Defensa ruso.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov, aseveró hoy que el ataque supone “un paso muy peligroso”. “Espero al menos que así lo entiendan Estados Unidos y aquellos países que participan en la coalición que encabeza”, advirtió en una conferencia de prensa en Moscú.

“Nuestros expertos militares que han visitado el lugar del ataque en Duma no han hallado restos de gas de cloro ni de ninguna otra sustancia química utilizada contra civiles”, concluyó.

Por su parte, el Gobierno sirio negó rotundamente el ataque con armas no convencionales y afirmó que es “el mismo cuento aburrido”.

“Las denuncias del uso de sustancias químicas en Duma son un intento de impedir el avance del Ejército”, insistió.

Sin ninguna confirmación independiente hasta ahora del ataque con armamento letal prohibido, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, vinculada a la ONU, ya está investigando los hechos.

Sin esperar a los resultados, Trump ha dado por hecha de nuevo la responsabilidad de las autoridades de Damasco.

La historia de los ataques con sustancias químicas en Siria nos enseña una cosa: debemos ser cautos al señalar a los culpables.

Vimos esto con el ataque de 2013 en Guta y, finalmente, con el de Jan Sheijun, cuyo aniversario transcurrió tranquilamente unos días atrás.

En ambos casos, el primero en ser acusado fue el propio Bashar al Assad. El tiempo y algunas valientes investigaciones periodísticas han demostrado que la realidad era diferente.

Los ataques químicos en esta guerra a menudo se han usado como una línea roja que no hay que cruzar. Sucedió en 2013 y luego en 2017. En ambos casos, Al Assad tuvo más desventajas que ganancias con este tipo de acciones.

Supongamos por un momento que el presidente sirio haya usando armas químicas en Duma. ¿Cuáles son los pros? En Guta Oriental, el Gobierno sirio ha ganado y eliminado a la mayoría de los extremistas en poco más de un mes. Los únicos que quedan son los yihadistas de Jaish al Islam. ¿De qué sirve usar armas químicas cuando has ganado no solo una batalla sino ahora también la guerra? De nada.

Si el Ejército Árabe Sirio realmente hubiera usado armas químicas, además de una gran masacre, habría cometido un grave error estratégico.

No se sabe con certeza quién llevó a cabo esta acción salvaje. Es difícil echarle la culpa al Gobierno o a las facciones armadas sin caer en la propaganda de unos u otros.

Los hechos ocurridos en estos años son numerosos y no es fácil tener certezas. La única, que nos gustaría subrayar, es que no solo Bashar al Assad posee armas químicas. Y, al menos sobre el papel, las eliminó todas en 2013.

En el caos sirio, fruto primero de la guerra y luego de la expansión de las huestes del Estado Islámico, cualquiera tiene depósitos de armas químicas. Es el caso del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, y el de otras facciones yihadistas.

En los túneles excavados por los terroristas de Guta se ha encontrado de todo: cargas de mortero, mapas del centro de Damasco y también materiales para preparar armas químicas. En un vídeo publicado por Sama TV el pasado 4 de abril, se aprecian diferentes materiales, incluido el cloro proveniente de Alemania, para producir armas no convencionales.

En multitud de ocasiones, los mal llamados rebeldes han usado armas químicas en Siria. La lista es muy larga. Pero por poner solo un ejemplo, el grupo Jaish al Islam, la misma facción armada que controla hoy la ciudad de Duma, usó el 8 de abril de 2016 un gas contra los kurdos en Alepo. Los expertos dicen que quizás se tratara de Sarin.

¿Quién usó el gas en Duma? Nadie puede decirlo con certeza hoy. Y tal vez ni siquiera mañana.

Ciertamente, cuando se trata de armas químicas en Siria, es bueno ser extremadamente prudente.

El Consejo de Seguridad de la ONU tiene previsto reunirse de urgencia este mismo lunes para analizar la situación en Siria, tras el presunto ataque químico.

Tanto las autoridades sirias como Rusia e Irán han negado el uso de armas prohibidas en Duma.

Los países occidentales están recopilando imágenes por satélite, vídeos y testimonios de las víctimas para presentarlos como prueba ante Naciones Unidas.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y Trump intercambiaron información el domingo para confirmar el uso de armas químicas en Siria y coordinar sus acciones en la reunión del Consejo de Seguridad, según informó el palacio del Elíseo en un comunicado.

(Fuente: Gli Occhi della Guerra / Agencias)

Unas 6.400 personas son evacuadas de la región siria de Guta Oriental

(SOS).- Unas 6.400 personas —entre ellas 1.500 combatientes de grupos armados islamistas, además de sus familiares y otros civiles— fueron evacuadas en las últimas horas desde la región de Guta Oriental, cerca de Damasco, en virtud de un acuerdo con las autoridades sirias.

El convoy, formado por cerca de 125 autobuses, está dividido en dos grupos y ambos han llegado ya a la zona de Qala al Madiq, en la provincia de Hama, escala hacia su destino final en el la provincia de Idlib.

Con estas personas ascienden ya a 43.400, entre combatientes y sus allegados, los evacuados de Guta Oriental que han partido hacia Idlib, en virtud de los acuerdos entre facciones extremistas de esa región del extrarradio damasceno y Rusia, aliada del Gobierno sirio.

Más autobuses han entrado en la localidad de Arbin como preparativo para la evacuación de un nuevo convoy de milicianos en las próximas horas.

Fuentes oficiales indicaron que el próximo convoy permitirá la evacuación de “terroristas” y sus familiares de las localidades de Arbin, Ain Terma, Zamalka y el barrio damasceno de Jobar.

Mientras, continúa la salida de civiles de Guta Oriental hacia áreas en manos de las autoridades sirias de los alrededores de la capital.

Al menos 107 mil personas han huido a zonas controladas por el Ejército sirio a través de los corredores humanitarios habilitados por los efectivos gubernamentales.

El comando general del Ejército de Siria ha anunciado al cierre de esta edición que, tras intensas batallas contra los grupos terroristas, la región de Guta Oriental, al este de Damasco, está ahora bajo el control de las fuerzas gubernamentales.

Este anuncio ha tenido lugar poco después de que el convoy con un grupo de yihadistas y sus familias fuera evacuado de Arbin, Ain Terma, Zamalka y Jobar.

La operación militar para la liberación de Guta Oriental, el bastión más cercano de los extremistas a la capital del país árabe, comenzó a mediados del mes de febrero.

(Fuente: Agencias)

Imputan a directivos de la cementera Lafarge por financiar organizaciones terroristas en Siria

(SOS).- Los responsables del gigante cementero francés Lafarge habrían pagado a grupos yihadistas para mantener en funcionamiento una planta en Siria.

Este sábado se ha sabido que la Justicia gala ha imputado por estas prácticas a Bruno Lafont, expresidente del grupo Lafarge (fusionado en 2015 con el suizo Holcim) y al que fuera su director general adjunto y responsable de operaciones, Christian Herrault, por “financiación de una empresa terrorista”.

A los directivos del grupo franco-suizo se les señala por haber comprado petróleo al Estado Islámico, pese al embargo impuesto por la Unión Europea, y haber entregado dinero a  los terroristas entre 2013 y 2014 para poder mantener en funcionamiento su planta de Jalabiya.

En estos momentos ya son seis los directivos o antiguos ejecutivos de Lafarge y de su sucesor LafargeHolcim que han sido inculpados en relación con la estrategia para mantener en funcionamiento las instalaciones de Jalabiya.

Tanto Lafont como Herrault declararon bajo arresto y quedaron en libertad bajo fianza y sometidos a control judicial.

La pista sobre las prácticas de la cementera gala en Siria salieron a la luz en junio de 2016, gracias a la investigación de un conocido diario francés.

El rotativo descubrió que la empresa había cerrado “pactos opacos e inconfesables con grupos armados, como la organización Estado Islámico”, para mantener en funcionamiento su fábrica en Siria en 2013 y 2014.

La planta cementera de Jalabiya, a 150 kilómetros al noreste de Alepo, fue adquirida por Lafarge en 2007 y comenzó a funcionar en 2011, cuando estalla el conflicto sirio, pero la producción se mantuvo hasta 2013, pese a la inestabilidad creciente en la región.

A partir de la primavera de 2013, el Estado Islámico se apoderó progresivamente de las ciudades y las carreteras en torno a la planta de Lafarge.

Una serie de mensajes electrónicos enviados por la dirección de Lafarge en Siria revelaron acuerdos con el grupo yihadista para mantener la producción hasta el 19 de septiembre de 2014, cuando los extremistas toman las instalaciones de Lafarge y ordenan el fin de toda actividad.

Lafarge, que trataba de garantizar el acceso de trabajadores y mercaderías a la planta, había designado a un emisario, identificado como Ahmad Jaludi, para obtener las autorizaciones de paso por los puntos de control de la organización liderada por Abu Bakr al-Baghdadi.

Igualmente Lafarge recurrió a “intermediarios y negociantes que comercializaban petróleo refinado con el autodenominado Estado Islámico”, desvelaba entonces el periódico galo.

El sumario abierto a mediados del pasado junio contiene documentos del Servicio Nacional de Aduanas francés que acreditan que los sobornos pagados al Estado Islámico por los directivos en Siria, y las compras de petróleo a los yihadistas, fueron encubiertos en la central de París con facturas falsas.

La mayor cementera del mundo reconoce que pagó unos 20.000 euros mensuales a los milicianos vestidos de negro, así como diversas cantidades a otras organizaciones armadas.

(Fuente: Agencias)

La CEI dice que el 90 por ciento del territorio sirio está liberado de terroristas

(SOS).- El director del Centro Antiterrorista de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), Andre Novikov, ha señalado que el 90 por ciento del territorio de Siria ya está liberado de la presencia de milicianos de grupos terroristas.

“Según la estimación de los militares, un 90 por ciento del territorio de Siria fue liberado de los terroristas, es un resultado muy importante”, ha asegurado Novikov.

El Ejército sirio y sus aliados han avanzado hasta situarse a diez kilómetros de Al Mayadin, la localidad que está considerada actualmente como la principal base del Estado Islámico en Siria.

Las fuerzas gubernamentales sirias han logrado hacerse con el control de varias posiciones y de unos altos situados en paralelo a la principal carretera que une Deir ez-Zor con Al Mayadin, situada a orillas del río Éufrates en el este de Siria.

En los últimos días, la organización radical suní ha lanzado varios ataques en el centro de Siria en represalia por los avances de los militares leales a Damasco.

Con el apoyo de la Fuerza Aérea rusa, el Ejército sirio ha continuado avanzando hacia Al Mayadin desde Deir ez-Zor, en el valle del río Éufrates.

En junio, dos responsables de la Inteligencia estadounidense dijeron que creían que el grupo yihadista había trasladado la mayor parte de su disminuida estructura de mando y de propaganda a Al Mayadin, situada al sureste de Al Raqa, su capital de facto en Siria.

Actualmente, hay combates en varias zonas de la provincia de Deir ez-Zor, en el este de Siria. Las fuerzas gubernamentales han bombardeado durante la noche en la localidad de Al Mayadin y aviones de guerra rusos y sirios han realizado cientos de ataques aéreos.

Con el respaldo de las fuerzas militares rusas e iraníes, el Ejército sirio logró en septiembre avanzar hasta Deir ez-Zor para romper el asedio que mantenía sobre la localidad el Estado Islámico desde hace tres años.

A finales de septiembre, el Ministerio de Defensa ruso sacó un balance provisional de la operación militar rusa en Siria que comenzó dos años antes, con una infografía en la que se daba por liberado el 87,4 por ciento del territorio sirio.

(Fuente: Agencias)

Los combates en Hama provocan el desplazamiento de 40 mil sirios

(SOS).- La ofensiva puesta en marcha por los grupos armados rebeldes en la provincia de Hama, en el centro de Siria, ha provocado el desplazamiento de cerca de 40 mil personas, la mayoría mujeres y niños, según ha denunciado la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), que ha destacado la creciente necesidad de alimentos y refugios en la zona.

El aumento de la violencia ha provocado el éxodo de unas 9.000 personas a las áreas rurales de Mashta Elhiu, Banyas y Tartous. Además, el tráfico a través de las principales vías de Hama ha sido cortado, lo que impide cualquier tipo de movimiento civil y comercial.

Miles de civiles se han visto en peligro debido a los enfrentamientos entre los yihadistas y el Ejército sirio en las inmediaciones del aeropuerto militar de la provincia de Hama, al norte de la ciudad homónima.

La mayoría de los desplazados provienen de las localidades de Suran, Muhrada, así como de otros distritos. Al menos cuatro refugios y varias escuelas están siendo utilizados para acoger a los desplazados en la zona.

Las autoridades locales se reunieron el domingo con los representantes de una misión interagencial en las gobernaciones de Homs y Hama para poner en marcha una respuesta coordinada a la llegada de desplazados.

El pasado 21 de marzo, varias organizaciones armadas, entre las que figura el movimiento extremista suní Hayat Tahrir al-Sham (Organización para la liberación del Levante), afiliado a Al Qaeda en Siria, iniciaron una ofensiva en el norte de la provincia de Hama.

Con este ataque, las facciones rebeldes intentan recuperar el control de las zonas que perdieron en los últimos meses en Hama, tras enfrentamientos contra los efectivos gubernamentales.

(Fuente: Agencias)

Egipto – Inicia el retorno de los cristianos que huyeron del Sinaí por la persecución yihadista

(SOS).- Algunas de las familias coptas que habían huido el mes pasado del Norte del Sinaí, en Egipto, ya han comenzado a regresar a sus casas, tras los actos de violencia y asesinatos de los yihadistas que estaban golpeando a la comunidad cristiana local, principalmente en la ciudad de Al Arish, capital de la gobernación. Monseñor Anba Kosman, Obispo de Al Arish y del Norte del Sinaí, ha confirmado el retorno de estos fieles el pasado domingo 26 de marzo.

El Obispo ha explicado que en Al Arish se celebra la misa todos los días y los sacerdotes se mueven libremente por la ciudad, aunque sirviéndose de la protección de las fuerzas de seguridad. Monseñor Kosman ha negado los rumores de una supuesta “caza de sacerdotes” a manos de los grupos terroristas en la capital de la gobernación, confirmando que la situación general en cuanto a seguridad comienza a volver a la normalidad.

Según fuentes locales, fueron más de trescientas familias cristianas las que se marcharon de Al Arish en febrero, después de la secuencia de siete asesinatos ocurridos a finales de enero contra los cristianos coptos en el Norte del Sinaí. La mayoría de estos desplazados se había refugiado en la ciudad de Ismailia, a 120 km al este de El Cairo.

En esas semanas se registraron también tomas de posición significativas de varias instituciones islámicas sobre la nueva espiral de violencia contra los coptos egipcios. La Casa de la Fatwa (Dar al Ifta al Misryah), organismo egipcio presidido por el Gran Muftí de Egipto, emitió un comunicado para condenar la cadena de asesinatos, haciendo hincapié en que la campaña orquestada por grupos yihadistas contra los cristianos nativos de Egipto tiene como fin sabotear la unidad nacional. El portavoz de Al Nur, un partido salafista, también expresó públicamente su condena de los asesinatos selectivos de cristianos coptos.

El Norte del Sinaí lleva años sufriendo las acciones violentas perpetradas por grupos yihadistas contra militares, policías y civiles.
Cabe recordar que cuando la secuencia de asesinatos de cristianos en el Norte del Sinaí ya había comenzado, algunos afiliados al autoproclamado Estado Islámico difundieron un vídeo en el que reivindicaban la nueva campaña de violencia dirigida contra los coptos, definidos por los yihadistas como “su presa favorita”.

El mensaje exaltaba la figura de Abu Abdullah al-Masri, el joven terrorista suicida que el pasado 11 de diciembre se hizo explotar en una iglesia de Botrosiya, en el complejo de edificios eclesiales adyacentes a la catedral copta ortodoxa de El Cairo, provocando la muerte de 29 personas.

(Fuente: Agencia Fides)