Turquía advierte de que tomará la iniciativa si las YPG no se retiran de la región siria de Manbij

(SOS).- Las autoridades de Turquía han advertido este miércoles de que podrían “tomar la iniciativa” en caso de que las Unidades de Protección Popular (YPG) no se retiren de la región siria de Manbij, ubicada cerca de la frontera común.

El Consejo de Seguridad Nacional turco ha indicado tras su reunión de ayer que “los terroristas de Manbij deben ser expulsados de la región lo antes posible” y ha resaltado que, en caso de que no se retiren, “Ankara no se abstendrá de tomar la iniciativa”.

El Gobierno de Turquía aseguró la semana pasada haber alcanzado un “entendimiento” con Estados Unidos sobre la situación en Manbij —donde Washington tiene tropas—, si bien negó la existencia de un acuerdo al respecto.

El Ejército turco lanzó en enero la denominada Operación Rama de Olivo para expulsar a las YPG de la región de Afrin. El 18 de marzo tomó la ciudad homónima, la más importante de la región, junto con sus aliados del ELS.

Tras hacerse con el control de Afrin, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que las tropas turcas continuarán combatiendo a las YPG en otras zonas de la frontera común.

Durante un acto en Ankara, el mandatario turco afirmó que proseguirá su ofensiva militar en Ain al Arab, Manbij, Qamishli, Ras al Ain y Tel Abyad.

La intervención turca en el norte de Siria ha supuesto una importante fricción con Estados Unidos, que apoya a las FDS —cuya milicia principal son las YPG— en su ofensiva contra el Estado Islámico.

Por otra parte, unos 1.700 civiles han sido evacuados este miércoles de Guta Oriental, según ha informado el jefe del Centro Ruso para la Reconciliación en Siria, Yuri Evtushenko.

“Para residentes de la localidad de Duma (Guta Oriental), sigue funcionando el corredor humanitario con el puesto de control en Muhayam al Wafidin (…) Hoy han salido por ahí 1.691 civiles”, ha dicho.

Según las cifras proporcionadas por Evtushenko, desde el pasado 28 de febrero un total de 27.446 personas han abandonado Duma a través de este corredor humanitario.

Duma es la única parte de Guta Oriental donde todavía no se ha alcanzado un acuerdo entre los extremistas y las autoridades, ya que en los otros dos reductos que quedaban en la región los grupos armados que los controlaban aceptaron pactar una evacuación de los milicianos que lo desearan.

Las Fuerzas Armadas sirias y sus aliados controlan en la actualidad más del 90 por ciento de Guta Oriental, después de que el pasado 25 de febrero iniciaran una ofensiva terrestre para liberar esa región de las afueras de Damasco.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Las fuerzas turcas toman el centro de la ciudad siria de Afrin

(SOS).- Las fuerzas turcas y las milicias aliadas de Ankara se hicieron hoy con el control de varios barrios de la ciudad de Afrin, la más importante de la región homónima, un enclave ubicado en el extremo noroeste de Siria.

Fuentes locales informaron de la entrada de tropas turcas en Afrin, pero sin detallar qué barrios han sido tomados por estas fuerzas.

Los efectivos que integran la operación Rama de Olivo, como han denominado las autoridades de Ankara a la ofensiva, ya controlan el 87 % del territorio de la región de Afrin, han añadido esas mismas fuentes.

“Unidades de las ELS, apoyadas por el Ejército turco, han tomado hoy temprano, a las 08.30, el control total sobre el centro de Afrin”, ha asegurado el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en una declaración pública.

El Estado mayor turco ha informado también de la toma del centro de la ciudad en un comunicado, en el que han señalado que ya habían comenzado los trabajos para localizar posibles minas y explosivos caseros.

Los avances de hoy han estado precedidos en las últimas horas de intensos bombardeos y de fuego de artillería contra la ciudad de Afrin y sus alrededores, además de por intensos combates entre las tropas turcas y las Unidades de Protección del Pueblo (YPG).

Desde el inicio de la operación militar turca, el pasado 20 de enero, han fallecido al menos 289 civiles, entre ellos 43 menores de edad y 28 mujeres, según el último recuento de víctimas.

Los continuos bombardeos y los enfrentamientos armados han provocado la huida de la zona de más de 150 mil personas en los últimos días.

(Fuente: Agencias)

Más de 150 mil civiles sirios han huido de Afrin en los últimos tres días

(SOS).- Más de 150 mil civiles han huido del enclave sirio de Afrin, objetivo de una ofensiva de Turquía, en los últimos tres días, por los continuos bombardeos y disparos de artillería de las fuerzas turcas.

Los desplazados se dirigen hacia los pueblos de Nubul y Al Zahraa, cerca de Afrin y ubicados también en la provincia siria de Alepo.

La huida se produce por los combates violentos que continúan entre las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que dominaban Afrin, contra las tropas turcas y facciones rebeldes leales a Ankara en los accesos septentrionales y occidentales de la urbe de Afrin.

El Gobierno turco considera terroristas a las YPG por sus vínculos con la guerrilla kurda presente en su territorio, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Anoche, dieciséis civiles, entre ellos dos mujeres embarazadas, perdieron la vida por los bombardeos turcos en el principal hospital en la ciudad siria de Afrin.

Además, las unidades turcas intentan avanzar en su ofensiva, lanzada el 20 de enero pasado bajo el nombre Rama de Olivo, con la intención de dominar todo el enclave sirio.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos denunció ayer que los combatientes kurdosirios que luchan en Afrin no dejan a los civiles escapar de la ciudad.

La portavoz de la Oficina, Ravina Shamdasani, sostuvo que las milicias kurdosirias solo permiten huir de Afrin a los civiles con algún lazo con los militantes o con las autoridades kurdas, pero incluso en esos casos tienen que pasar por varios controles hasta que llegan a las zonas que están controladas por el Gobierno sirio.

(Fuente: Agencias)

Crece la tensión entre Turquía y Estados Unidos por Siria

(SOS).- El ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, ha afirmado este martes que su país está a punto de romper sus relaciones con Estados Unidos debido a su apoyo omnímodo en Siria a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG).

“Las relaciones entre los dos países se encuentran en el punto de ruptura”, ha precisado el ministro en un encuentro con estudiantes de la Universidad de Relaciones Internacionales de Moscú (Rusia).

Tras pedir a Estados Unidos que deje de armar a los combatientes kurdos que han ocupado algunos territorios de Siria, el jefe de la Diplomacia turca ha señalado que el pueblo turco rechaza las constantes mentiras de Washington.

Turquía considera a las YPG un grupo terrorista por sus supuestos vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), pero Estados Unidos sigue considerando a los kurdos un aliado indispensable para llevar adelante sus intereses en Siria y por ello los respalda.

Las autoridades de Ankara lanzaron el pasado 20 de enero la operación Rama de Olivo para neutralizar la supuesta estrategia kurda y expulsar de la región de Afrin, situada en el norte de Siria, a las YPG que, desde casi el principio de la crisis en Siria, dominan esta zona de aproximadamente 900 kilómetros cuadrados.

Ante esta escalada de tensión, el ministro turco de Exteriores ha anunciado que viajará el 19 de marzo a Washington para discutir los próximos avances en la situación de Siria.

Ankara espera poder llegar a un acuerdo con Washington para que las YPG se retiren de Manbech, una región en manos de la milicia kurdosiria desde 2016, y donde hay efectivos de la coalición internacional contra el Estado Islámico, liderada por Estados Unidos.

Por otra parte, Cavusoglu ha reiterado en sus declaraciones que la base aérea de Incirlik pertenece a Turquía y la presencia de tropas estadounidenses allí depende de la voluntad de la nación turca.

La prensa estadounidense informó el domingo de la reducción de las operaciones militares de Washington desde la base de Incirlik por la grave tensión existente entre ambas partes.

Otra causa de discrepancia con Washington es la intención de Ankara de adquirir baterías del sistema de defensa aérea S-400 de fabricación rusa y la negativa de Estados Unidos a extraditar al líder opositor Fethullah Gülen, exiliado en dicho país, y al que Turquía acusa de estar detrás del fallido golpe de Estado de 2016.

(Fuente: Agencias)

Turquía espera terminar su operación militar en Siria antes de mayo

(SOS).- El ministro de Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, dijo hoy durante una visita a Viena que la operación lanzada por el Ejército turco en el enclave sirio de Afrin podría acabar antes de mayo. El ministro también anunció que Ankara prepara otra ofensiva en el norte de Irak contra la guerrilla kurda del PKK.

“La operación de Afrin podría terminar antes de mayo”, declaró Cavusoglu a la prensa turca.

Turquía lanzó el pasado 20 de enero una operación, denominada Rama de olivo, para desalojar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) de ese territorio situado en el noroeste de Siria.

Ankara considera que estas milicias kurdosirias son “terroristas” por sus lazos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), un grupo activo en suelo turco.

La operación turca ha elevado la tensión con Estados Unidos, que considera a las YPG su mejor aliado en la lucha contra el Estado Islámico en territorio sirio.

Turquía también ha sido criticada por no respetar la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU del pasado 24 de febrero, que pedía una tregua en toda Siria.

La presencia de las YPG en el norte de Siria causa recelos en las autoridades de Ankara, que temen que puedan establecer alguna forma de autogobierno.

Desde el inicio de la ofensiva en el enclave de Afrin han muerto al menos 195 civiles. También habrían muerto 68 soldados turcos y más de 300 miembros de milicias aliadas de Turquía, mientras que las YPG habrían sufrido 346 bajas.

Por otra parte, el jefe de la diplomacia turca reveló que “en Irak habrá una operación transfronteriza (turca) contra el PKK”. “Lo haremos junto con el Gobierno iraquí”, añadió.

“Incluso si la operación de Afrin no termina (para entonces), tenemos la capacidad de realizar ambas operaciones al mismo tiempo”, aseguró el ministro de Exteriores.

Cavusoglu no ofreció una fecha concreta para esa operación pero apuntó que sería después de las elecciones parlamentarias previstas para el 12 de mayo en Irak.

El canciller turco afirmó más tarde, en una rueda de prensa junto a su homóloga austríaca, Karin Kneissl, que el objetivo de Turquía es liberar a Siria e Irak de “toda amenaza terrorista” y garantizar “la unidad territorial de ambos países”.

“Tenemos que garantizar que estos dos países (Irak y Siria) conserven su soberanía. No tenemos que liberarlos sólo del Estado Islámico y de Al Qaeda, sino de todos los grupos terroristas”, afirmó Cavusoglu.

El jefe de la diplomacia turca aseveró que el Gobierno de la región autónoma del Kurdistán iraquí también es enemigo del PKK y confió en consensuar una operación tanto con Bagdad como con las autoridades regionales kurdas de Erbil.

Ankara bombardea de forma regular zonas del norte de Irak para castigar al PKK, cuya retaguardia se encuentra en los montes Qandil.

El PKK, calificado como grupo terrorista por Turquía, la Unión Europea y Estados Unidos, inició en 1984 la lucha armada para demandar más derechos de la minoría kurda en Turquía. Desde entonces, han muerto más de 45 mil personas en enfrentamientos y atentados.

(Fuente: Agencias)

Rusia aboga por el diálogo directo entre sirios y turcos para solucionar la crisis en Afrin

(SOS).- El ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, abogó hoy por el diálogo directo entre sirios y turcos para solucionar la crisis en la región de Afrín, en el norte del país árabe, escenario de una ofensiva del Ejército turco contra las milicias kurdas.

“Estoy seguro de que los legítimos intereses de seguridad de Turquía pueden hacerse realidad y verse satisfechos a través del diálogo directo con Siria”, dijo Lavrov en una rueda de prensa.

Lavrov subrayó que Moscú se hace cargo de “las preocupaciones de Turquía” por lo que ocurre en el perímetro de Siria, pero también reconoce “las aspiraciones de los kurdos”.

“Abogamos firmemente por que cualquier problema, sea en Siria o en otro lugar, se arregle respetando la integridad territorial del Estado afectado”, señaló.

Al mismo tiempo, se mostró categóricamente en contra de “especular” con las aspiraciones kurdas para lograr satisfacer intereses geopolíticos particulares “mezquinos”.

Lavrov dijo referirse “al juego que practica desde hace meses Estados Unidos en territorio sirio al este del Éufrates” y que parece cada día más una “consciente provocación” de los acontecimientos en marcha en Afrin.

Turquía comenzó el pasado 20 de enero su incursión en Afrin con el objetivo de expulsar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que Ankara considera una organización terrorista vinculada con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que opera en territorio turco.

Milicias progubernamentales sirias avanzaron ayer por la tarde hacia la ciudad de Afrin, pero tuvieron que replegarse debido a los intensos bombardeos turcos.

Esta noticia se produce después de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, había sostenido este martes que había sido él quien había logrado detener el despliegue de fuerzas leales al Gobierno sirio en la región de Afrin tras hablar por teléfono con su homólogo de Rusia, Vladimir Putin.

El mandatario turco había afirmado, además, que las fuerzas militares turcas iban a comenzar en los próximos días el asedio en Afrin.

Un alto cargo kurdo dijo el fin de semana que los kurdos habían llegado a un acuerdo con el Ejército sirio para que entrara en Afrin y repeliera el ataque de las fuerzas turcas.

El lunes por la mañana, fuentes oficiales sirias anunciaron que las milicias progubernamentales entrarían en cuestión de horas en Afrin, aunque ese avance no llegó a materializarse.

(Fuente: Agencias)

Las YPG y las autoridades sirias acuerdan el despliegue de fuerzas gubernamentales en Afrin

(SOS).- Las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) y el Gobierno sirio acordaron el domingo la entrada de soldados leales a Damasco en el enclave de Afrin. Esta región siria, situada al norte del país árabe, ha estado controlada de facto por las YPG y su brazo político, el PYD, desde 2011.

Ahora, con el objetivo repeler la ofensiva de Turquía, las milicias kurdosirias dejarán de nuevo que las fuerzas gubernamentales pongan un pie en la región.

Hace un mes, Ankara —ayudada por los rebeldes del ELS— lanzó una ofensiva militar aérea y terrestre para conquistar el disputado enclave sirio.

Turquía considera que las YPG y el PYD son lo mismo que la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerada terrorista tanto por Ankara como por Bruselas y Washington.

Sin embargo, en Siria, Estados Unidos se ha estado apoyando en estas milicias kurdosirias en su lucha contra el Estado Islámico.

Desde el inicio de la ofensiva turca en Afrin, las YPG han estado pidiendo públicamente la ayuda de las fuerzas leales a Damasco. Finalmente, el enemigo exterior —Turquía— ha unido a las dos partes. Tanto las autoridades sirias como las milicias kurdas han anunciado este mismo lunes el pacto.

Las YPG han dicho que Damasco desplegará soldados en Afrin en “algunas zonas de la frontera con Turquía” y que este pacto es solo militar. “No hemos hablado de cuestiones políticas ni territoriales. Eso ya lo negociaremos más adelante con Damasco”, ha aseverado un portavoz kurdo.

Sin embargo, el Gobierno ha señalado que debe retomar el control territorial de Siria entera y que, por lo tanto, los efectivos del Ejército sirio que entren en Afrin lo harán para quedarse. “Las fuerzas populares entrarán en Afrin en las próximas horas para apoyar la lucha de su gente y confrontar la agresión turca”, ha explicado una fuente oficial.

A pesar de las versiones contradictorias, la sintonía entre las YPG y las autoridades de Damasco viene siendo efectiva desde el inicio de la operación militar turca en esta región, que empezó el pasado 20 de enero. Entonces, las milicias kurdosirias empezaron a movilizar a sus tropas hacia el enclave, situado al noroeste de Siria. Para que pudiesen llegar allí y luchar contra Turquía y el ELS, las fuerzas gubernamentales les dejaron cruzar su territorio.

“No tenemos ningún problema con ello —ha afirmado este lunes el ministro de Exterior turco, Mevlut Cavusoglu—. Si Assad quiere entrar en Afrin, que entre. Pero si entra para ayudar a las YPG, que sepa que nadie puede parar a Turquía”.

“Lanzamos esta operación para expulsar al PKK/YPG de Afrin. Siempre hemos respetado la integridad territorial de Siria”, ha puntualizado Cavusoglu.

Aunque Ankara ha asegurado que sus operaciones no suponen una amenaza para el Gobierno sirio, Damasco ha condenado la intervención turca insistiendo que Afrin es parte inalienable del territorio sirio.

(Fuente: Agencias)