Un yihadista del Frente Al Nusra se convierte y ahora dirige un grupo cristiano de oración

(SOS).- Bashir Mohamed es un hombre de origen sirio que fue adoctrinado por extremistas y que perteneció al yihadista Frente Al Nusra, asociado a los terroristas de Al Qaeda. Sin embargo, una intensa experiencia de curación gracias a la oración hizo que se convirtiera al cristianismo.

Ahora Mohamed tiene 25 años, reside en Estambul, Turquía, con su esposa Hevin Rashid, y organiza reuniones de oración en su casa en la que participan otros musulmanes como él que se han convertido al cristianismo.

Mohamed nació en la ciudad de Afrin, en la zona kurda de Siria, en el seno de una familia musulmana. Cuando tenía 15 años, su primo Ahmad lo llevó a las prédicas yihadistas y se adhirió a una de las ramas más extremistas del Islam.

Al estallar el conflicto en Siria en el 2011, Mohamed se unió a las fuerzas kurdas que luchaban por su autonomía, ya que no tienen un territorio propio.

El joven se horrorizó ante las matanzas que ocurrían en las batallas, pero paradójicamente estas revitalizaron su interés por las enseñanzas extremistas que aprendió en su adolescencia.

“Cuando vi todos esos cadáveres comencé a creer en todo lo que enseñaban las lecturas. Me hicieron buscar la grandeza de la religión”, contó a The New York Times.

En 2012 desertó con un amigo de las fuerzas kurdas para unirse al Frente Al Nusra. Este grupo terrorista busca derrocar al Gobierno sirio y crear un Estado islámico extremista.

Como miembro del Frente Al Nusra, Mohamed continúo atestiguando crudas matanzas. Entre otras cosas describió que los yihadistas ejecutaban a los prisioneros con gran crueldad como cuando los aplastaban con excavadoras.

Mohamed explicó que la propaganda de los extremistas hacía ver la violencia como algo tolerable. “Nos decían que esa gente eran los enemigos de Dios y yo veía positivamente las ejecuciones”.

En el año 2013 volvió por un breve periodo de tiempo a su ciudad y cuando estuvo de vuelta en el campo de batalla comenzó a cuestionar los objetivos del Frente Al Nusra.

Desilusionado, abandonó el Frente Al Nusra y volvió nuevamente a Afrin. “Fui a Al Nusra en mi búsqueda de Dios. Pero después de ver a musulmanes asesinando a musulmanes, me di cuenta de que algo estaba mal”, manifestó.

Un año después, Mohamed huyó de Siria con su esposa a Turquía. Ya instalados en Estambul, Mohamed continúo siendo musulmán. Rezaba tan alto que sus vecinos se quejaban y quería que su esposa estuviera siempre cubierta en las calles.

A principios del año 2015, Hevin cayó gravemente enferma. Mohamed recuerda que llamó a su primo Ahmad, que para ese entonces ya residía en Canadá, para contarle su situación y se dio con la sorpresa de que la persona que lo había introducido en el mundo de los extremistas se había convertido al cristianismo.

Ahmad le pidió a Mohamed que colocara su teléfono cerca de su esposa para que su grupo pudiera cantar y orar por su salud. Al inicio Mohamed rechazó la idea porque consideraba al cristianismo como una religión repugnante, pero cedió porque estaba desesperado.

Días después de la llamada, la salud de Hevin comenzó a mejorar y su esposo atribuyó este cambio a la oración de su primo.

Entonces decidió pedirle que le presentara a un líder cristiano para poder aprender sobre la fe cristiana. Se puso en contacto con Eimad Brim, un misionero evangélico de un grupo llamado El Buen Pastor, que tenía su sede principal en Jordania.

Mohamed contó que cuando comenzó a leer la Biblia se dio cuenta de que le traía más paz que leer el Corán. Se sentía más acogido en las iglesias que en las mezquitas y percibió que las oraciones cristianas era más generosas que las musulmanas.

Tanto él como su esposa comenzaron a soñar con su conversión y a sentirse amados por Dios. Cuando se convirtieron eran conscientes que podían sufrir persecución. Sin embargo, “yo confió en Dios”, expresó Mohamed.

“Hay un gran abismo entre el dios que yo solía adorar y el Dios que adoro ahora. Nosotros solíamos adorar con miedo, ahora todo ha cambiado”, dijo el joven converso al cristianismo.

(Fuente: The New York Times / ACI)