Las fuerzas turcas toman el centro de la ciudad siria de Afrin

(SOS).- Las fuerzas turcas y las milicias aliadas de Ankara se hicieron hoy con el control de varios barrios de la ciudad de Afrin, la más importante de la región homónima, un enclave ubicado en el extremo noroeste de Siria.

Fuentes locales informaron de la entrada de tropas turcas en Afrin, pero sin detallar qué barrios han sido tomados por estas fuerzas.

Los efectivos que integran la operación Rama de Olivo, como han denominado las autoridades de Ankara a la ofensiva, ya controlan el 87 % del territorio de la región de Afrin, han añadido esas mismas fuentes.

“Unidades de las ELS, apoyadas por el Ejército turco, han tomado hoy temprano, a las 08.30, el control total sobre el centro de Afrin”, ha asegurado el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en una declaración pública.

El Estado mayor turco ha informado también de la toma del centro de la ciudad en un comunicado, en el que han señalado que ya habían comenzado los trabajos para localizar posibles minas y explosivos caseros.

Los avances de hoy han estado precedidos en las últimas horas de intensos bombardeos y de fuego de artillería contra la ciudad de Afrin y sus alrededores, además de por intensos combates entre las tropas turcas y las Unidades de Protección del Pueblo (YPG).

Desde el inicio de la operación militar turca, el pasado 20 de enero, han fallecido al menos 289 civiles, entre ellos 43 menores de edad y 28 mujeres, según el último recuento de víctimas.

Los continuos bombardeos y los enfrentamientos armados han provocado la huida de la zona de más de 150 mil personas en los últimos días.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Rusia aboga por el diálogo directo entre sirios y turcos para solucionar la crisis en Afrin

(SOS).- El ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, abogó hoy por el diálogo directo entre sirios y turcos para solucionar la crisis en la región de Afrín, en el norte del país árabe, escenario de una ofensiva del Ejército turco contra las milicias kurdas.

“Estoy seguro de que los legítimos intereses de seguridad de Turquía pueden hacerse realidad y verse satisfechos a través del diálogo directo con Siria”, dijo Lavrov en una rueda de prensa.

Lavrov subrayó que Moscú se hace cargo de “las preocupaciones de Turquía” por lo que ocurre en el perímetro de Siria, pero también reconoce “las aspiraciones de los kurdos”.

“Abogamos firmemente por que cualquier problema, sea en Siria o en otro lugar, se arregle respetando la integridad territorial del Estado afectado”, señaló.

Al mismo tiempo, se mostró categóricamente en contra de “especular” con las aspiraciones kurdas para lograr satisfacer intereses geopolíticos particulares “mezquinos”.

Lavrov dijo referirse “al juego que practica desde hace meses Estados Unidos en territorio sirio al este del Éufrates” y que parece cada día más una “consciente provocación” de los acontecimientos en marcha en Afrin.

Turquía comenzó el pasado 20 de enero su incursión en Afrin con el objetivo de expulsar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que Ankara considera una organización terrorista vinculada con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que opera en territorio turco.

Milicias progubernamentales sirias avanzaron ayer por la tarde hacia la ciudad de Afrin, pero tuvieron que replegarse debido a los intensos bombardeos turcos.

Esta noticia se produce después de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, había sostenido este martes que había sido él quien había logrado detener el despliegue de fuerzas leales al Gobierno sirio en la región de Afrin tras hablar por teléfono con su homólogo de Rusia, Vladimir Putin.

El mandatario turco había afirmado, además, que las fuerzas militares turcas iban a comenzar en los próximos días el asedio en Afrin.

Un alto cargo kurdo dijo el fin de semana que los kurdos habían llegado a un acuerdo con el Ejército sirio para que entrara en Afrin y repeliera el ataque de las fuerzas turcas.

El lunes por la mañana, fuentes oficiales sirias anunciaron que las milicias progubernamentales entrarían en cuestión de horas en Afrin, aunque ese avance no llegó a materializarse.

(Fuente: Agencias)

Las YPG y las autoridades sirias acuerdan el despliegue de fuerzas gubernamentales en Afrin

(SOS).- Las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) y el Gobierno sirio acordaron el domingo la entrada de soldados leales a Damasco en el enclave de Afrin. Esta región siria, situada al norte del país árabe, ha estado controlada de facto por las YPG y su brazo político, el PYD, desde 2011.

Ahora, con el objetivo repeler la ofensiva de Turquía, las milicias kurdosirias dejarán de nuevo que las fuerzas gubernamentales pongan un pie en la región.

Hace un mes, Ankara —ayudada por los rebeldes del ELS— lanzó una ofensiva militar aérea y terrestre para conquistar el disputado enclave sirio.

Turquía considera que las YPG y el PYD son lo mismo que la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerada terrorista tanto por Ankara como por Bruselas y Washington.

Sin embargo, en Siria, Estados Unidos se ha estado apoyando en estas milicias kurdosirias en su lucha contra el Estado Islámico.

Desde el inicio de la ofensiva turca en Afrin, las YPG han estado pidiendo públicamente la ayuda de las fuerzas leales a Damasco. Finalmente, el enemigo exterior —Turquía— ha unido a las dos partes. Tanto las autoridades sirias como las milicias kurdas han anunciado este mismo lunes el pacto.

Las YPG han dicho que Damasco desplegará soldados en Afrin en “algunas zonas de la frontera con Turquía” y que este pacto es solo militar. “No hemos hablado de cuestiones políticas ni territoriales. Eso ya lo negociaremos más adelante con Damasco”, ha aseverado un portavoz kurdo.

Sin embargo, el Gobierno ha señalado que debe retomar el control territorial de Siria entera y que, por lo tanto, los efectivos del Ejército sirio que entren en Afrin lo harán para quedarse. “Las fuerzas populares entrarán en Afrin en las próximas horas para apoyar la lucha de su gente y confrontar la agresión turca”, ha explicado una fuente oficial.

A pesar de las versiones contradictorias, la sintonía entre las YPG y las autoridades de Damasco viene siendo efectiva desde el inicio de la operación militar turca en esta región, que empezó el pasado 20 de enero. Entonces, las milicias kurdosirias empezaron a movilizar a sus tropas hacia el enclave, situado al noroeste de Siria. Para que pudiesen llegar allí y luchar contra Turquía y el ELS, las fuerzas gubernamentales les dejaron cruzar su territorio.

“No tenemos ningún problema con ello —ha afirmado este lunes el ministro de Exterior turco, Mevlut Cavusoglu—. Si Assad quiere entrar en Afrin, que entre. Pero si entra para ayudar a las YPG, que sepa que nadie puede parar a Turquía”.

“Lanzamos esta operación para expulsar al PKK/YPG de Afrin. Siempre hemos respetado la integridad territorial de Siria”, ha puntualizado Cavusoglu.

Aunque Ankara ha asegurado que sus operaciones no suponen una amenaza para el Gobierno sirio, Damasco ha condenado la intervención turca insistiendo que Afrin es parte inalienable del territorio sirio.

(Fuente: Agencias)

Turquía dice que la operación en el enclave sirio de Afrin está cada día más cerca de la victoria

(SOS).- El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha asegurado este sábado que con cada día que pasa están más cerca de la victoria militar sobre las milicias kurdas de la región de Afrin, en Siria.

“Siempre hemos sido pacientes y les hemos dicho (a los milicianos) que deben saber cuál es su lugar. Nuestra nación ha sufrido durante 40 años a los terroristas dentro de nuestras fronteras. Ahora los de dentro de las fronteras (PKK) han unido fuerzas con los terroristas en Siria, pero estamos más cerca de la victoria con cada día que pasa”, ha afirmado Erdogan durante un congreso de su formación política, el Partido Justicia y Desarrollo.

Concretamente, el mandatario ha anunciado que el Ejército turco ha avanzado ya sobre 300 kilómetros cuadrados. El distrito de Afrin suma un total de 1.841 kilómetros cuadrados.

Erdogan ha recordado que uno de los objetivos de la ofensiva es facilitar la repatriación de tres millones de refugiados sirios. “Por eso luchamos. No queremos las tierras sirias”, ha insistido.

Por su parte, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) han informado de la muerte de siete miembros de las fuerzas turcas y sus aliados en la localidad de Qude, en la región de Rajo. Otros seis combatientes de la Operación Rama de Olivo han muerto en la localidad de Bilinka.

Las Fuerzas Armadas turcas lanzaron el pasado 20 de enero en Afrin una ofensiva militar para expulsar a las milicias kurdas de la zona, fronteriza con Turquía.

El Gobierno turco considera a las YPG como una filial del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado un grupo terrorista tanto por Turquía como por la UE y Estados Unidos.

La Operación Rama de Olivo ha dejado hasta la fecha más de 1.200 “terroristas” muertos, según las cifras aportadas por el Ejército turco —que han sido calificadas como exageradas por parte de las fuerzas kurdas—, así como unos 15 mil desplazados, de acuerdo con las estimaciones de la ONU.

(Fuente: Agencias)

Turquía y Estados Unidos acuerdan normalizar sus relaciones, dañadas por la guerra en Siria

(SOS).- El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, se reunió hoy con el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, para tratar de recomponer unas relaciones bilaterales dañadas, sobre todo, por el apoyo de Washington a milicias kurdas en Siria que Turquía considera una amenaza.

Tillerson, que inició ayer su visita y se entrevistó durante más de tres horas con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dio una rueda de prensa conjunta con Cavusoglu tras su encuentro en Ankara.

Los cancilleres estadounidense y turco anunciaron un plan para recuperar la sintonía perdida en los últimos tiempos.

Aunque no se detallaron pasos concretos, Cavusoglu sugirió que existe un entendimiento mutuo sobre Manbiy, una región del norte de Siria de la que Turquía quiere expulsar a las milicias kurdas.

“Empezaremos por Manbiy. Lo aseguraremos. Quién administra estas provincias y quién proporciona la seguridad allí es importante para alcanzar la estabilidad. Podemos adoptar pasos con Estados Unidos en esta cuestión después de que los milicianos de YPG/J se retiren de Manbiy”, dijo el ministro turco de Asuntos Exteriores, quien se refirió a este plan como una vieja promesa de Washington, incumplida hasta el momento.

Hasta hoy, Manbiy es una de las villas donde hay apostadas unidades kurdosirias junto a tropas estadounidenses, que las respaldan.

Aunque Tillerson y Cavusoglu no mostraron una sintonía total frente a los periodistas, el norteamericano no desentonó en exceso. Valoró sus relaciones bilaterales, que se remontan a tiempos de la Guerra Fría, como “profundas e importantes”, y declaró que Turquía y Estados Unidos no “actuarán solas” en Siria. Aseguró que la Casa Blanca reconoce el derecho “legítimo” de Turquía de proteger sus fronteras, tal es la justificación turca para intervenir en Afrin, aunque pidió contención para evitar bajas civiles.

Erdogan planteó ayer “claramente” al jefe de la diplomacia estadounidense qué es lo que Turquía espera de Estados Unidos en relación a sus relaciones bilaterales y las prioridades del país en Siria e Irak, según fuentes de la Presidencia turca citadas por los medios locales.

Según esas fuentes, los dos políticos también intercambiaron opiniones sobre la lucha contra el terrorismo.

El principal escollo en las relaciones de los dos países, aliados en la OTAN, es el apoyo que Estados Unidos presta a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que Washington considera esenciales en la lucha contra el Estado Islámico.

Por contra, Turquía cree que las YPG son un grupo terrorista vinculado al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla enfrentada al Estado turco desde hace tres décadas.

Turquía mantiene desde finales de enero una ofensiva contra las YPG en enclave de Afrin, en el norte de Siria, operación que ha amenazado con extender a la zona de Manbech, donde hay efectivos de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, que apoya a las milicias kurdas contra los yihadistas.

Los ministros de Defensa de Estados Unidos y Turquía, James Mattis y Nurettin Canikli, respectivamente, ya trataron ayer este asunto en un encuentro en Bruselas.

Según Canikli, su homólogo estadounidense planteó la posibilidad de que las YPG ayuden a Turquía contra el PKK, algo que el ministro turco ve inviable ya que considera que los dos grupos son lo mismo.

(Fuente: Agencias)

Las fuerzas turcas controlan 25 localidades de Afrin en Siria

(SOS).- Las fuerzas turcas y facciones rebeldes aliadas de Ankara controlan ya 25 localidades del enclave de Afrin, lo que supone el 7 % del total de poblaciones de esa región del norte de Siria.

Los combates entre el Ejército turco y los insurgentes, por un lado, y la principal milicia kurdosiria, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) se desarrollan en el pueblo de Sheij Jurz, en la zona de Yindiris, que las tropas turcas intentan conquistar, según fuentes locales.

Desde el pasado 20 de enero, Turquía y sus aliados desarrollan una ofensiva en Afrin, yerritorio controlado por las YPG, a las que Ankara considera terroristas por sus vínculos con la guerrilla kurda presente en suelo turco, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

La artillería y la aviación turca golpearon hoy distintas partes de Afrin, como Yindiris y Al Sheij Yidid, en el suroeste, así como el monte de Barsaya y otras partes del área de Bilbile, en el norte de la región, situada en la provincia de Alepo.

Desde el inicio de la llamada Operación Rama de Olivo, al menos 77 civiles, 34 soldados turcos, 211 combatientes de facciones proturcas y 163 milicianos de las YPG han perdido la vida.

Al menos 833 familias procedentes del enclave kurdosirio de Afrín han alcanzado, a través de pasos no oficiales, zonas bajo el control del Gobierno sirio a causa de la ofensiva turca en esa región del norte de país, informó hoy la Oficina de Coordinación Humanitaria de la ONU (OCHA).

Desde el comienzo de la operación militar de Turquía en Afrin, al menos 174 familias originarias de ese enclave han llegado a los pueblos de mayoría chií de Nubul y Zahrá, bajo el control de milicias progubernamentales sirias y en el norte de la provincia de Alepo, precisó la OCHA en un comunicado.

Además, otras 659 familias han alcanzado la ciudad de Alepo, capital homónima de la provincia.

La OCHA destacó que se está impidiendo a los desplazados que están en Nubul y Zahrá proseguir camino hasta la urbe de Alepo.

Las familias que han salido de Afrin lo han hecho a través de pasos no oficiales, ya que, según la OCHA, hay informaciones que apuntan a que las autoridades locales del enclave, gobernado por la autoproclamada administración autónoma kurdosiria, obstruyen la marcha de personas de la región, excepto los casos médicos graves.

En el texto se subraya que sí se permite el movimiento comercial, de civiles y de ayuda humanitaria, proporcionada por la Media Luna Roja Siria, hacia el interior en Afrin, mediante el paso de Nubul-Ziyara.

La situación en Afrin sigue siendo de “gran preocupación, ya que mientras que hubo una disminución de las hostilidades entre los pasados 4 y 7 de febrero, la violencia se reanudó el pasado día 8”, indicó la OCHA.

(Fuente: Agencias)

Erdogan acusa a EEUU de estar en Siria para dañar los intereses de Turquía, Irán y Rusia

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, acusó hoy a Estados Unidos de estar en Siria para dañar los intereses de Turquía, Irán y “quizá Rusia”, y volvió a criticar a Washington por su apoyo a milicias kurdosirias que el Gobierno de Ankara considera terroristas.

“¿Por qué Estados Unidos continúa enviando armas al norte de Siria después de expulsar al Estado Islámico? ¿Por qué seguís allí? ¿Por qué aún llegan armas? Hacéis cálculos contra Turquía, Irán o quizá Rusia”, sostuvo el presidente turco en un encuentro de su partido en Ankara.

Rusia, Turquía e Irán son garantes del alto el fuego decretado en Siria hace casi un año y patrocinan el llamado proceso de Astaná, pese a que Moscú y Teherán respaldan el Gobierno sirio, mientras Turquía colabora con las milicias rebeldes alzadas en armas contra las autoridades de Damasco.

Erdogan volvió a demandar que las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) se retiren de la región de Manbech y volvió a criticar que Estados Unidos siga enviando armas a esa guerrilla cuando da por hecha la derrota del Estado Islámico.

También criticó que Estados Unidos no haya cumplido la supuesta promesa que hizo al Gobierno de Ankara de forzar la retirada de las YPG de ese territorio, donde además Washington tiene a militares desplegados.

“Ellos (Estados Unidos) nos dijeron que saldrían de Manbech, ¿por qué seguís allí ahora”, declaró.

Las YPG han sido el principal aliado de Estados Unidos en la lucha contra los yihadistas en Siria, pero las autoridades de Ankara las definen como terroristas por sus estrechos vínculos con el Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda de Turquía.

El Gobierno turco temía que las YPG se hicieran también con el control del territorio entre Manbech y Afrin, una distancia de apenas 80 kilómetros, para establecer una franja bajo dominio kurdo a lo largo de toda la frontera norte de Siria con Turquía.

Turquía lanzó el pasado 20 de enero la operación Rama de olivo contra las YPG en el enclave sirio de Afrin, una zona aislada del resto del territorio dominado por esas milicias kurdas y donde Estados Unidos no tiene presencia militar.

El Ejército turco afirma que ha “neutralizado” (abatido, herido o capturado) a 970 milicianos de las YPG desde el inicio de la ofensiva.

A su vez, al menos 18 soldados turcos han muerto en la operación en Afrin.

Las relaciones entre Estados Unidos y Turquía, socios militares en la OTAN, se han deteriorado en los últimos 18 meses por diferencias en Siria y por la negativa de Washington a extraditar a un clérigo islamista, Fethullah Gülen, al que el Gobierno de Ankara acusa de organizar el golpe de Estado de 2016.

Estados Unidos alega que la decisión dependen de la Justicia y que las autoridades de Ankara no han entregado pruebas de peso sobre la implicación de Gülen en la asonada.

(Fuente: Agencias)