Las fuerzas sirias avanzan frente al Estado Islámico en una zona fronteriza con Irak

(SOS).- Las tropas gubernamentales lograron hoy nuevos avances en el este de Siria, en una zona fronteriza con Irak, tras violentos enfrentamientos con el Estado Islámico. En las últimas 48 horas, murieron al menos diez yihadistas y seis miembros de las fuerzas de seguridad.

Estos progresos contaron con cobertura aérea y fueron precedidos de intensos bombardeos. El Ejército sirio y sus tropas aliadas se hicieron con el control de varias posiciones situadas entre la frontera iraquí y las provincias de Homs y Deir ez-Zor, entre la denominada “Estación 3” y la zona de Hameima.

Las fuerzas sirias intentan acabar con la presencia de la organización extremista en esta zona desértica del este de Homs y, en concreto, al este de la “Estación 3” y alrededor de Hameima, donde los milicianos vestidos de negro mantienen varios grupos dispersos.

Por otra parte, la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, dijo ayer que “Estados Unidos permanece profundamente preocupado por los informes sobre el aumento de operaciones por parte del régimen sirio en el suroeste del país, dentro de los límites de la zona establecida para reducir la escalada (de violencia) negociada por Estados Unidos, Jordania y Rusia”.

En las últimas semanas, las fuerzas gubernamentales han estado enviando refuerzos a las provincias meridionales de Deraa y Quneitra, en el suroeste del país, en medio de los preparativos de una posible ofensiva en la zona.

En esas regiones está en vigor un cese de las hostilidades desde julio de 2017, auspiciado por Estados Unidos, Jordania y Rusia. Washington y Ammán respaldan a los grupos armados, mientras que Moscú es aliado del Gobierno sirio.

Anuncios

Combatientes del Estado Islámico matan a seis personas en el noreste de Siria

(SOS).- Miembros del Estado Islámico mataron a seis personas en la provincia nororiental siria de Deir ez-Zor, según informaron fuentes locales.

Los cadáveres de cuatro personas, dos de ellas de una misma familia, fueron hallados este sábado, indicaron las citadas fuentes. Los habitantes acusaron a los radicales de secuestrar a los civiles y ejecutarlos extrajudicialmente.

Además, las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi mataron hoy a dos personas en la localidad de Al Shafaa, en el este de Deir ez-Zor, tras acusarles de “hacer que los musulmanes huyan a áreas controladas por las FDS”, alianza liderada por milicias kurdas y respaldada por Estados Unidos.

Tanto las FDS como las Fuerzas Armadas sirias comenzaron en septiembre dos operaciones militares por separado en Deir ez-Zor contra los yihadistas.

Desde esa fecha, las tropas gubernamentales recuperaron las principales urbes de la región, como su capital homónima, Al Mayadin y Al Bukamal, y expulsaron a la organización de áreas al oeste del río Éufrates a su paso por Deir ez-Zor.

Por su parte, las FDS progresaron frente a los milicianos vestidos de negro en lugares al este del Éufrates.

Tal fue el retroceso de los extremistas en Siria en los últimos meses que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, anunció a principios de diciembre la completa derrota del grupo yihadista en el país árabe.

La pérdida de Al Raqa supuso un golpe moral y estratégico para los combatientes del Califato, que desde su derrota en la ciudad, el pasado 17 de octubre, vieron como sus dominios se fueron reduciendo drásticamente en Siria.

Según los expertos consultados, los radicales todavía están presentes en áreas del este de Deir ez-Zor y Homs, así como en dos pequeños reductos en la región central de Hama y en Al Quneitra y Deraa.

La coalición internacional liderada por Estados Unidos estima que el Estado Islámico cuenta en Siria e Irak con menos de mil efectivos, aunque advierte de que “aún sigue siendo una amenaza” para la seguridad.

(Fuente: Agencias)