Dos niñas de 8 años se hacen estallar en un mercado en Nigeria

Maidiguri (Agencias).- Dos niñas de entre 7 y 8 años se hicieron estallar este domingo en un populoso mercado de la ciudad nigeriana de Maidiguri, un atentado en el que perdieron la vida al menos 3 personas mientras que otras 17 resultaron heridas. Las explosiones se registraron por la mañana en las inmediaciones del mercado, según informó la presa local.

Esta ciudad, capital del estado de Borno, en el noreste de Nigeria, es uno de los objetivos habituales de Boko Haram. Los heridos fueron evacuados del lugar de los hechos y trasladados a hospitales de la zona, y el balance de víctimas mortales podría aumentar en las próximas horas.

Los testigos presenciales relataron a los periodistas que se desplazaron a la zona que las detonaciones se produjeron justo delante de unas oficinas de la antigua Autoridad Nacional de Energía Eléctrica (NEPA)Efectivos de los equipos de rescate confirmaron el ataque, afirmando haber evacuado al menos un fallecido y 17 heridos “más o menos graves”, además de los cadáveres de las dos niñas.

Un miembro de las milicias civiles presente en el lugar de los hechos, Abdulkarim Jabo, dijo que las pequeñas debían tener “siete u ocho años”. “La niñas pasaron delante de mí sin mostrar ninguna emoción”, aseguró.

“Intenté hablar con una de ellas en hausa y en inglés, pero no me respondió. Pensaba que estaban buscando a su madre”, reconoció Jabo. “Luego una de ellas se dirigió hasta un vendedor de pollos y activó su cinturón de explosivos”, lamentó. La segunda explosión –apuntó el miembro de las milicias civiles– tuvo lugar cuando varios vendedores del mercado acudieron a ayudar a los heridos.

Aunque por el momento ningún grupo armado reivindicó el atentado, todos los indicios apuntan a la autoría de la citada milicia islamista, que con frecuencia recurre a mujeres y niñas para perpetrar ataques contra civiles. Cabe recordar que el viernes murieron en otro atentado en el vecino estado de Adamawa un total de 45 personas.

Desde el inicio de sus acciones de terror en 2009, Boko Haram ha matado a más de 20.000 personas y ha provocado la huida de más de dos millones de personas. Los avances en la lucha contra el grupo yihadista, que ha perdido a manos del Ejército nigeriano buena parte de los territorios que ocupaba, han llevado a los milicianos a actuar con cada vez más frecuencia contra objetivos considerados fáciles, como mercados o lugares con grandes aglomeraciones.

Anuncios

Experta en terrorismo: “Los nuevos yihadistas saldrán de los campos de refugiados”

(Agencias).- La periodista Loretta Napoleoni, socia fundadora de G-Risk, tiene la certeza de que con los refugiados que llegan a Europa entran terroristas. Según informan algunos medios de comunicación, Napoleoni dice que “estos terroristas que entran con los refugiados no están controlados por el Califato”, sino que “la gente que llega a Europa con los inmigrantes es tan seria y negativa que deciden convertirse en yihadistas. Algunos evolucionan a yihadistas aunque en un principio no lo sean”.

La periodista italiana, que es experta en la financiación de redes terroristas y asesora a diversos gobiernos en la lucha contra el terrorismo, acaba de publicar un libro titulado ‘Traficantes de personas’ (Editorial Paidós) sobre el negocio de los secuestros y la crisis de los refugiados.

En esta publicación, Napoleoni asegura que el Estado Islámico (ISIS o Daesh, por su acrónimo en árabe) no se está lucrando directamente con el tráfico de refugiados. Sin embargo, afirma que Daesh sí que “exige un impuesto a los traficantes cuando cruzan sus territorios. En 2015 fue la forma de financiación más importante para el yihadismo. Ganaban medio millón de dólares al día. Ese año, más de un millón de inmigrantes vinieron a Europa”.

Sobre el tema de la financiación de este grupo, la autora explica que hay una red montada en torno a los miles de negocios que tienen. En su obra habla sobre contrabando, extorsión, tráfico de personas e impuestos que cobran a los traficantes cuando cruzan sus territorios, entre otros.

Además, la periodista nacida y criada en Roma dice que también ganan dinero con los secuestros de personas. “Todos los políticos aseguran que no pagan, pero en realidad lo hacen. Creo que es mejor que los gobiernos no lo hagan. Pero sí que permitan a las familias pagar, porque tienen menos dinero y al final se paga menos”, relata.

Para esta experta en la lucha contra el terrorismo “hay vidas que valen más que otras ante un secuestro. Por ejemplo, un soldado americano vale más que un turista. Pero también hay rehenes que tienen un valor político más alto muertos que vivos. Con el asesinato de periodistas, ISIS consiguió un impacto mundial increíble. Lo que querían era difundir temor y forzar a los Estados Unidos a participar en la guerra de Siria”.

Sin embargo, reconoce que no todo el mundo le da la misma importancia a este drama social. “A la Unión Europea no le importa el tráfico de personas. Quieren una solución rápida, a corto plazo, que no es una solución humanitaria y que a veces tampoco funciona. A largo plazo, de esa gente a la que metemos en campos de concentración saldrá la nueva generación de yihadistas”, advierte.

Finalmente, la periodista italiana destaca que el Estado Islámico no es un grupo de personas aisladas y dementes, fieles a una ideología, sino que son un organismo inteligente y bien organizado. “Creo que son muy inteligentes, comprenden muy bien la globalización, saben luchar y conocen bien a los medios de comunicación. Por supuesto que son muy peligrosos y brutales, pero no están locos”, apunta.

Aun así, opina que Daesh “como tal no sobrevivirá”. Para Napoleoni lo que sí seguirá será la ideología y el concepto. “Son una ideología y no se puede bombardear una ideología. Por ello el término del ‘fénix islamista’ que desaparece y vuelve a reaparecer de sus cenizas”, concluye.

Angela Merkel pide volver a conectar con Dios ante el peligro de islamización de Europa

(Agencias).- La canciller alemana Angela Merkel, que es hija de un pastor protestante, dijo que Europa necesita volver a sus raíces y volver a conectar con Dios y la Biblia para sortear la crisis actual de la inmigración, que tiene contornos religiosos.

Durante una visita en septiembre de 2015 a la Universidad de Berna, Suiza, Merkel fue interrogada sobre cómo afrontar los peligros de la islamización de Europa y el conflicto potencial planteado por los extremistas. La respuesta de la canciller alemana, considerada como el segundo mandatario más poderoso del mundo, fue inesperada.

Según informaron los medios de comunicación presentes, Merkel sugirió que las personas deben volver a la “tradición de asistir a un servicio de la iglesia y tener fundamentos bíblicos inquebrantables”. “Muchos no tienen una comprensión de los conceptos cristianos como el Pentecostés”, añadió, hablando sobre el abandono de la fe de los europeos.

En el actual debate sobre el Islam y la identidad de Europa, la mandataria dijo que volver a la Biblia “nos puede llevar a ocuparnos otra vez de nuestras propias raíces y llegar a conocerlas mejor,” preparando al continente para hacer frente a las diferencias con los musulmanes.

La canciller federal de Alemania también afirmó que aunque el terrorismo islámico es una realidad donde hay concentración de musulmanes, parte de la responsabilidad de esto es del mundo occidental. “Desgraciadamente, esto es una realidad que también tiene que ver con nosotros. Muchos de estos jóvenes que luchan por ellos [los terroristas] han crecido en nuestros países”, apuntó.

Por último, Angela Merkel reconoció que ve con cautela las “reacciones defensivas” del pueblo alemán sobre la postura adoptada por su gobierno de albergar a los inmigrantes. “El miedo nunca fue un buen asesor. Culturas que están marcadas por el miedo no van a ganar el futuro”, aseguró.

Al término del encuentro, la canciller alemana se refirió una vez más a las cuestiones de fe y dijo que le gustaría ver más gente ir a las iglesias y aprender sobre el mensaje del Evangelio. “Tengo que ser muy honesta. Todos tenemos la oportunidad y la libertad de tener nuestra religión, practicar y creer en ella”, señaló.

Merkel concluyó su intervención diciendo: “Me gustaría ver a más personas que tienen el coraje de decir: ‘Yo soy un creyente cristiano’. Y más personas que tienen el coraje de entablar un diálogo, recordando el mensaje predicado por Jesús”.