El Estado Islámico envía refuerzos desde Irak para luchar en la provincia siria de Deir ez-Zor

(SOS).- Unos mil combatientes extranjeros del Estado Islámico han llegado en las últimas 72 horas a la provincia siria de Deir ez-Zor procedentes de Irak para luchar contra las fuerzas gubernamentales.

Estos milicianos operan en la Brigada al Qaaqa del Estado Islámico y se han desplegado en varios frentes en Deir ez-Zor y en el desierto sirio. Se agrupan dentro de una sección de los yihadistas que se hace llamar Al Qaradish, integrada por combatientes de Uzbekistán, Tayikistán y Turkmenistán, que ha asumido el liderazgo de la operación en la ciudad de Al Mayadin y en el este de Deir ez-Zor y que son conocidos por no confiar en sus compañeros árabes.

Hace dos semanas, cientos de milicianos del Estado Islámico llegaron a Siria desde Irak para lanzar el contraataque iniciado el pasado 28 de septiembre contra los efectivos gubernamentales en el oeste de Deir ez-Zor y el este de la provincia vecina de Homs.

Por otro lado, tres facciones armadas rebeldes —Jaish al Islam, Jaish al Ababil y Aknaf Bait al Maqdis— han alcanzado este jueves en El Cairo un acuerdo de alto el fuego para una bolsa situada en el sur de Damasco.

El alto el fuego ha entrado en vigor a las 10 horas, según han informado los medios de comunicación egipcios. “Hemos anunciado un acuerdo preliminar sobre nuestra voluntad de pactar un alto el fuego para la reducción de la tensión en esa zona”, ha explicado un dirigente político de Jaish al Islam, Mohamed Alush. El propio Alush ha asegurado que los detalles del alto el fuego se irán conociendo en el futuro.

En la información no se especifica el ámbito territorial exacto del alto el fuego y no menciona en modo alguno al Gobierno sirio. Tampoco ha habido por el momento reacción de Damasco.

Los rebeldes controlan un pequeño territorio al sur de Damasco que limita al oeste con otra bolsa, esta vez controlada por el Estado Islámico —incluido el campo de refugiados palestinos de Yarmuk—, y a su vez ambas están rodeadas por zonas bajo control de las fuerzas gubernamentales sirias.

Miles de milicianos rebeldes y de civiles que se habían refugiado en las zonas bajo control de los insurgentes en Idlib, en el noroeste de Siria, han podido ser evacuados a zonas bajo control rebelde tras los acuerdos alcanzados con el Gobierno sirio. En los últimos meses, varios acuerdos de alto el fuego puntuales entre el Gobierno y los rebeldes han logrado una relativa reducción de la violencia en el oeste de Siria.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

El Ejército sirio manda refuerzos frente al Estado Islámico en Deir ez-Zor

(SOS).- El Ejército sirio ha enviado este lunes refuerzos a la ciudad de Deir ez-Zor, en el noreste del país, donde se enfrentan al Estado Islámico.

A la zona han llegado efectivos, vehículos y equipamiento de las fuerzas gubernamentales sirias para participar en la batalla que se libra en la localidad y sus alrededores contra los yihadistas.

Ayer, el Ejército sirio y sus aliados tomaron el control de la carretera que une Deir ez-Zor con Damasco. De un momento a otro, se espera el inicio de una nueva etapa de la operación militar en el área.

Entretanto, milicianos rebeldes vinculados a las FSD, una alianza armada liderada por los kurdos, luchan contra la organización radical suní en las afueras de Deir ez-Zor, donde iniciaron un campaña castrense el sábado.

Desde anoche, hay fuertes combates entre ambos bandos cerca de la orilla oriental del río Éufrates frente a la población de Deir ez-Zor. Las FSD han avanzado frente a los extremistas y se han situado a seis kilómetros de la ribera este del río.

Esta agrupación armada rebelde también desarrolla en la actualidad una ofensiva contra el Estado Islámico en la ciudad de Al Raqa, otro de los feudos de los milicianos vestidos de negro en Siria.

Por su parte, el grupo yihadista ha contraatacado hoy mismo a las fuerzas gubernamentales sirias en el campo petrolero de Teym, situado en una zona desértica de la provincia nororiental de Deir ez-Zor.

El asalto de los extremistas ha derivado en combates entre ambos bandos en el sur del yacimiento, que está controlado por los efectivos del Ejército sirio.

Las fuerzas gubernamentales sirias recuperaron ayer el dominio de los montes que separan ese campo de crudo del aeropuerto militar de Deir ez-Zor.

El Ejército sirio logró la pasada semana romper las líneas del Estado Islámico en la localidad de Deir ez-Zor, un núcleo urbano que las huestes de la organización radical suní mantenían asediado desde hace más de tres años.

Las fuerzas gubernamentales sirias y las milicias leales a Damasco también consiguieron hacerse con parte de la principal autopista que baja desde Deir ez-Zor hasta la ciudad de Al Mayadeen, a la que se replegaron muchos combatientes del grupo yihadista.

Las últimas victorias del Ejército sirio ponen más presión sobre el Estado Islámico, que va perdiendo paulatinamente terreno en los territorios que controla en el norte y el este del país.

Desde el pasado 17 de julio, la organización radical suní ha perdido unos 17 mil kilómetros cuadrados frente a las fuerzas gubernamentales sirias en las provincias de Homs, Al Raqa, Hama y Deir ez-Zor.

(Fuente: Agencias)