El médico que denunció el ataque químico del Gobierno sirio fue juzgado por terrorismo en Reino Unido

(SOS).- Shajul Islam, un médico británico que denunció a través de las Redes Sociales al Gobierno sirio por haber utilizado armas químicas en la provincia de Idlib, y que desembocó posteriormente una reacción internacional y el bombardeo de Estados Unidos a una base aérea militar siria, fue juzgado por terrorismo en Reino Unido en 2012 y acusado de “pertenecer al grupo que secuestró al periodista británico John Cantlie”.

El otrora doctor del Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) del Reino Unido fue arrestado el 9 de octubre de 2012 en el aeropuerto londinense de Heathrow tras llegar a ese país en un vuelo procedente de Egipto.

Shajul Islam fue acusado de retener contra su voluntad al fotógrafo John Cantlie, un antiguo empleado del dominical The Sunday Times, y también a la periodista holandesa Jeroen Oerlemans. El médico no fue condenado, porque Cantlie no quiso declarar en el juicio y la parte acusadora no pudo presentar pruebas de su implicación.

Shajul Islam siempre dijo que fue a Siria para ayudar a las víctimas de la guerra. Todas sus intervenciones, calificadas de propagandísticas por diferentes fuentes independientes, tuvieron lugar en la parte controlada por los grupos armados rebeldes. Además, su derecho a ejercer la medicina fue revocado por el Consejo Médico General en marzo de 2016. Tras una audiencia privada para demostrar su aptitud práctica, el doctor fue removido del registro médico británico e inhabilitado por “mala conducta”.

Graduado en la Universidad de Londres, el controvertido médico tiene un hermano llamado Razul. Este joven, de 21 años, fue señalado por los Servicios de Seguridad e Inteligencia británicos como uno de los 500 ciudadanos ingleses que se unieron al Estado Islámico en Siria e Irak.

Durante el presunto ataque químico en el noroeste de Siria, la mayoría de los medios de comunicación occidentales transmitieron los mensajes de Shajul Islam sin verificar quién era el autor de los mismos.

(Fuente: Agencias)

El “último adiós” desde Alepo: ¿grito desesperado o campaña coordinada?

(Agencias).- Las redes sociales se vieron inundadas de mensajes de despedida escritos en un perfecto inglés por habitantes de Alepo, mientras el Ejército sirio avanzaba para liberar la ciudad de los grupos armados rebeldes y los yihadistas. El hecho de que estas voces de alerta se difundieran simultáneamente el 12 de diciembre en diferentes perfiles verificados, que cuentan con miles de seguidores, despertó la sospecha de que pudiera tratarse de una campaña de propaganda coordinada.

“Este puede ser mi último vídeo”, “es la última vez que les hablo”, “bombas, bombas por todas las partes” o “estamos viviendo un genocidio, literalmente” son algunos de los mensajes publicados ese día. Aparentemente, los firmantes eran civiles inocentes, ajenos a cualquier estrategia política y que lo único que hacían era luchar por salvar sus vidas.

Sin embargo, algunas de estas personas resultaron ser conocidos activistas que apoyan a los insurgentes. Así, un día se despedían del mundo en las redes sociales, y al día siguiente concedían entrevistas en prime time a la BBC o Al Jazeera.

Uno de los dramáticos vídeos fue publicado en la página de Facebook de PlayGround. La grabación recoge el testimonio desgarrador de una joven llamada Lina Shamy. La mujer está casada con Yusuf Mousa, un peligroso terrorista y combatiente del Frente Al Nusra.

16371

El autor de otro de esos mensajes de despedida fue el periodista estadounidense Bilal Abdul Kareem. Posteriormente, la CNN difundió imágenes de Kareem junto a un terrorista suicida, haciendo hincapié en el chaleco bomba del extremista.

La citada cadena norteamericana también confirmó que todos los protagonistas de estas grabaciones lacrimógenas se encuentran en buen estado.

Ciertamente, resulta muy difícil comprobar la autenticidad de los mensajes publicados en las redes sociales. Aún así, los principales medios de comunicación occidentales decidieron hacerse eco de lo que estaba ocurriendo en Alepo, a través del testimonio de personas que supuestamente estaban viviendo los últimos momentos de la batalla en la segunda ciudad de Siria. Todas, sin excepción, mostraban su temor e incertidumbre ante el avance del Ejército regular sirio y las tropas rusas.

Pero la realidad parece ser otra. Tras cuatro años de infierno, los alepinos salieron a las calles para celebrar la liberación de la martiriada metrópolis, en la que ya no quedan terroristas. Resulta que los ciudadanos anónimos que tuiteaban y colgaban vídeos de la batalla por Alepo eran periodistas y activistas, cualquier cosa menos gente corriente.

Detienen en Egipto a un fotógrafo por hacer montajes de niños heridos en Alepo

(Agencias).- Este lunes, la Policía egipcia detuvo a un hombre por hacer fotos de niños heridos supuestamente en bombardeos rusos en la ciudad siria de Alepo, las cuales planeaba utilizar en las redes sociales.

La sesión fotográfica se produjo en las ruinas de un edificio demolido en la provincia egipcia de Puerto Saíd, en donde una menor de edad se encontraba de pie con un vestido blanco cubierto de sangre. Este hecho llamó la atención de un oficial de las Fuerzas de Orden público que pasaba por el lugar.

La niña sujetaba un oso de peluche y tenía un vendaje falso. El propio fotógrafo admitió que iba a publicar las fotografías en las redes sociales como imágenes de Alepo. Posteriormente, se demostró que la sangre era pintura.

“El equipo de filmación, que incluía a los asistentes del fotógrafo y los padres de los niños, fue detenido”, comunicó el Ministerio de Interior egipcio en su página oficial de Facebook. Los arrestados fueron identificados como Sahar M. Aa., (44 años), Sayyaf A.I. (22 años), Mohammad H.M., Mustafá A.M (25 años) y Mustafá A. Aa. (21 años, fotógrafo).

El autor del montaje fotográfico permanece detenido mientras se llevan a cabo las investigaciones correspondientes. El resto de participantes adultos fue puesto en libertad bajo fianza.

Este grupo de propaganda ya había difundido en internet numerosas imágenes falsas sobre supuestos bombardeos en la citada localidad siria.