El Ejército sirio ataca al Estado Islámico en el noreste de Deir ez-Zor

(SOS).- Las fuerzas gubernamentales sirias han lanzado en las últimas horas un ataque contra el Estado Islámico en el distrito de Al Huwiqa, en el noreste de la población de Deir ez-Zor.

La ofensiva ha derivado en combates intensos entre ambas partes en el barrio, que se sitúa en un isla en el río Éufrates, donde las tropas del Ejército sirio intentan avanzar.

Además, aviones rusos y sirios, así como la artillería, han golpeado el área de Al Bugailiya, en las afueras de la localidad, y el pueblo de Al Huseiniya, en la orilla este del río.

Actualmente, más de 600 efectivos rusos luchan junto a las fuerzas gubernamentales sirias en la estratégica ciudad de Deir ez-Zor, en el noreste sirio, contra el grupo yihadista.

El presidente sirio, Bashar al-Assad, y el ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu, de visita en Damasco, han hablado ayer sobre los planes de la ofensiva contra los milicianos vestidos de negro en la mencionada urbe siria.

Según un comunicado de la Oficina de la Presidencia de Siria, ambas partes estudiaron “los planes para continuar la batalla y la cooperación entre el Ejército Árabe Sirio y las fuerzas rusas con el objetivo de avanzar hacia la liberación total de Deir ez-Zor de los actos abominables de los terroristas”.

Además, Shoigu entregó al mandatario sirio una carta de su homólogo ruso, Vladimir Putin, en la que le felicitó por “la ruptura del asedio que impusieron los terroristas del Daesh en la ciudad de Deir ez-Zor durante más de tres años”.

Mientras, las FSD, una alianza armada rebelde liderada por milicias kurdas, prosiguen su ofensiva en la ribera oriental del Éufrates a su paso por Deir ez-Zor, donde se han situado a seis kilómetros del río.

Los enfrentamientos entre las FSD y la organización radical suní se concentran en la zona de Al Shahabat, donde sobrevuelan aviones de la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

Estos choques coinciden con una ofensiva de las FSD en la urbe de Al Raqa, el otro feudo que le queda al Estado Islámico en Siria, donde los extremistas han perdido más de la mitad de la ciudad.

(Fuente: Agencias)

Anuncios