Turquía confirma la muerte de otros dos militares en el marco de su ofensiva en Siria

(SOS).- El Ejército turco ha confirmado la muerte de dos militares en el marco de las operaciones llevadas a cabo durante la jornada del domingo en la región siria de Afrin, según ha informado la prensa local.

El comunicado oficial ha sido publicado apenas un día después de que las Fuerzas Armadas de Turquía reconocieran la muerte de ocho soldados en la operación Rama de Olivo, en la que fue la jornada en la que más víctimas mortales han sufrido las autoridades de Ankara desde el inicio de su ofensiva en el enclave sirio.

El 20 de enero, las tropas turcas iniciaron la ofensiva en la región de Afrin contra las Unidades de Protección Popular (YPG), una operación que abrió un nuevo frente en la guerra de Siria y que ha sido rechazada por Estados Unidos.

La intervención militar ha dejado hasta la fecha más de 900 “terroristas” muertos, según las cifras aportadas por el Ejército turco —que han sido denunciadas como exageradas por parte de las fuerzas kurdas—, así como unos 15.000 desplazados, de acuerdo con las estimaciones de la ONU.

Las Fuerzas Armadas de Turquía han defendido que solo se están destruyendo objetivos terroristas durante la operación, que busca expulsar a las YPG de esta zona fronteriza con Turquía.

El Gobierno de Ankara considera a las YPG una filial del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerados grupo terrorista tanto por Turquía como por la UE y Estados Unidos.

Asimismo, las autoridades turcas han denunciado la presencia de milicianos del Estado Islámico en la zona, algo que las YPG han negado. Las YPG forman parte de las FDS, que han expulsado a los yihadistas de numerosas partes de Siria.

El Gobierno sirio denunció recientemente la ofensiva turca, tildándola de “ocupación”, si bien el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha asegurado este domingo que Ankara no pretende invadir el país vecino.

“No hemos puesto nuestros ojos en los territorios de otros”, ha dicho, en declaraciones al diario italiano La Stampa, añadiendo que las autoridades turcas “no tienen problemas con los sirios kurdos”. “La lucha de Turquía no es con los kurdos, sino con las organizaciones terroristas armadas”, ha zanjado, tal y como ha recogido uno de los principales diarios turcos.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Conflicto en Yemen. Denuncian la muerte de 1.400 niños desde marzo de 2015

(Agencias).- Desde marzo de 2015, cuando comenzó en Yemen la intervención de la coalición árabe liderada por Arabia Saudita, alrededor de 1.400 niños murieron y cerca de 2.140 resultaron heridos como consecuencia del conflicto armado, según denunció el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en un comunicado remitido a la Agencia Fides. La organización humanitaria teme que las cifras reales sean “mucho mayores”, en la medida en que no tiene acceso a toda la información.

En su nota, la agencia de la ONU también alertó sobre la imposibilidad de utilizar las 2.000 escuelas del país, ya que han sido destruidas o dañadas seriamente, o porque las están utilizando como refugios para los desplazados o por razones militares.

Según fuentes locales, hace unos días un bombardeo cerca de una escuela primaria en la ciudad de Naham causó la muerte de tres niñas y de un profesor, además de cinco combatientes hutíes que se encontraban en un vehículo en frente del centro educativo.

“Las escuelas deberían ser zonas de paz en todo momento, un santuario donde los niños puedan aprender, crecer, jugar y estar a salvo”, señaló UNICEF. Pero los pequeños, “en lugar de aprender, están asistiendo a muerte, guerra y destrucción”.

En este sentido, la agencia de la ONU instó a todas las partes del conflicto bélico, así como a aquellos actores con influencia, a proteger en todo momento a la infancia y poner fin a los ataques contra infraestructuras civiles básicas, “conforme a las obligaciones dentro del Derecho Internacional Humanitario”.

La guerra en Yemen comenzó en 2014, pero se recrudeció tras la intervención de la coalición militar capitaneada por Riad a favor del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, al que se enfrentan los rebeldes hutíes (chiíes), aliados al exmandatario Ali Abdalá Saleh.