Las milicias aliadas de Turquía arrestan y torturan a civiles en el norte de Siria

(SOS).- Las milicias proturcas están arrestando y torturando a civiles en la localidad siria de Afrin, situada en el norte del país y controlada por el Ejército de Turquía, según informaron fuentes locales.

Al menos 18 civiles fueron arrestados en los últimos diez días y se desconoce el lugar a donde han sido trasladados los detenidos, indicaron.

Así, las citadas fuentes denunciaron que se están violando continuamente los derechos de los civiles que viven bajo el dominio de los turcos y sus facciones aliadas en la región, de mayoría kurda.

“Algunos civiles están siendo arrestados y torturados por las facciones rebeldes pro Ankara”, aseguraron.

La localidad de Afrin se encuentra bajo el dominio del Ejército turco y de grupos armados leales a Ankara desde el pasado marzo.

Una operación militar denominada Rama de Olivo liderada por el Ejército turco y sus aliados tuvo lugar en la zona entre los meses de enero y marzo.

Tras la ofensiva, las fuerzas turcas y sus aliados tomaron el control del área, que era controlada por milicias kurdosirias que las autoridades de Ankara consideran terroristas por su vinculación con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda presente en Turquía.

Anuncios

Milicias pro Ankara y kurdas desmienten la entrada de Turquía en la ciudad siria de Tel Rifaat

(SOS).- Una facción armada aliada de las autoridades de Ankara y las milicias kurdosirias negaron hoy que las fuerzas de Turquía y sus aliados hayan entrado y tomado el control de la ciudad de Tel Rifaat, en el norte de Siria, tras un acuerdo con Rusia.

El comandante de la Brigada Sultán Murad, Ahmad Ozman, cuyo grupo forma parte del ELS, dijo a la prensa que hay negociaciones con Rusia para “la entrega pacífica de Tel Rifaat”, situada a unos 33 kilómetros al oeste de la región de Afrin, en la provincia siria de Alepo.

Ozman destacó que esperan que esto pueda producirse en breve sin derramamiento de sangre “ya que hay grandes avances en las conversaciones sobre este asunto”.

La Brigada Sultán Murad es uno de los grupos que colaboran con el Ejército turco, que el 20 de enero lanzó una ofensiva contra el enclave sirio de Afrin, que estaba dominado por la principal milicia kurdosiria, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG).

Anteriormente, fuentes locales habían informado de que Rusia entregó hoy a las fuerzas turcas y a las facciones armadas pro Ankara el dominio de Tel Rifaat, que estaba en manos de las FDS, una alianza armada encabezada por las YPG y aliada de Estados Unidos.

Esas fuentes explicaron que fueron las propias tropas rusas destacadas en Tel Rifaat las que entregaron el control de la localidad a los efectivos turcos y sus aliados, tras un acuerdo en las últimas horas entre ambas partes.

Sin embargo, las citadas fuentes poco después señalaron que las tropas turcas habían detenido su avance en las afueras de Tel Rifaat, después de que las FDS rechazaran abandonar la urbe por la presencia de decenas de miles de desplazados originarios del enclave de Afrin.

Las fuerzas rusas se encuentran en Tel Rifaat desde que Turquía iniciara su ofensiva en la región siria de Afrin, donde estaban desplegadas con anterioridad en aplicación de un pacto de colaboración con las FDS para entrenar a sus efectivos en la lucha contra el Estado Islámico.

Un portavoz de las YPG, Brusek Hasaka, negó también que las fuerzas turcas y “sus mercenarios” hayan ocupado Tel Rifaat y detalló que esas afirmaciones se enmarcan en la “guerra informativa”.

“Nuestras fuerzas están presentes en áreas de Shahba (donde se ubica Tel Rifaat) y resistirán cualquier intento de ocuparla”, afirmó Hasaka en un comunicado publicado en la web de las YPG.

(Fuente: Agencias)

Organizaciones humanitarias reparten ayuda a miles de desplazados del enclave sirio de Afrin

(SOS).- Un convoy humanitario repartió hoy ayuda a desplazados originarios del enclave sirio de Afrin, objetivo de una ofensiva de Turquía, que se han refugiado en la población de Tel Refat, en el norte de la provincia de Alepo.

En un comunicado, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) informó de que la caravana, que ha sido organizada junto a la Media Luna Roja Siria, está compuesta por 14 camiones, que han transportado 25 toneladas de asistencia a Tel Refat.

La ayuda consiste en equipos de higiene para tres mil personas, así como ropa de abrigo para 21 mil menores y dos mil mujeres; 22.500 mantas y 75 mil pañales para bebés, entre otros.

El texto recordó que es el segundo convoy que llega a Tel Refat desde la intensificación de las hostilidades en Afrin en enero.

En los últimos días, el CICR ha distribuido mantas, colchones y otros artículos a puntos de reparto de la Media Luna Roja en los pueblos de Nubul y Al Zahraa, en el norte de Alepo y que también acogen a desplazados de ese enclave.

El CICR apuntó que esta ayuda no es suficiente y que se necesita hacer más para acceder a Afrin y otras zonas de forma habitual.

En ese sentido, aseguró que hay decenas de miles de personas todavía atrapadas en Afrin con muy poco acceso a asistencia humanitaria.

Más de 98 mil personas han huido de la región de Afrin desde el inicio de la ofensiva de Turquía el pasado 20 de enero, según datos publicados ayer por la Oficina de Coordinación Humanitaria de Naciones Unidas en Siria.

De esos desplazados, al menos 75 mil han escapado a Tel Refat, mientras que 15 mil están en Nubul y 8.500 en Al Zahraa.

Tel Refat está bajo el control de las FDS, una alianza armada liderada por milicias kurdas y apoyada por Estados Unidos, mientras que Nubul y Al Zahraa son dos localidades de mayoría chií dominadas por las tropas gubernamentales sirias.

Turquía anunció el domingo que había tomado la ciudad de Afrin, en la región homónima, tras expulsar a las milicias kurdosirias que la controlaban.

(Fuente: Agencias)

Las fuerzas turcas y sus aliados saquean la región siria de Afrin tras invadirla

(SOS).- El Ejército turco y las milicias aliadas de Ankara arrebataron el domingo a las milicias kurdas la ciudad siria de Afrin y se hicieron con el control de todo el territorio de ese enclave homónimo, situado en el extremo noroeste del país.

La incursión en la ciudad, el último reducto kurdo en la región, se llevó a cabo en unas pocas horas, desde la madrugada hasta la mañana del domingo, con el apoyo de bombardeos y fuego de artillería, después de que en los últimos días haya huido la mayoría de la población civil hacia zonas controladas por el Gobierno sirio.

Horas más tarde de que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, proclamase la victoria en Afrin en un discurso ofrecido en su país, los combates proseguían en algunos puntos aislados de la ciudad.

Según fuentes locales, algunos milicianos kurdos se negaron a retirarse antes de la entrada de las tropas leales a las autoridades de Ankara y continuaron presentando resistencia en algunos focos mientras que las fuerzas turcas ya peinaban la zona tras tomar la urbe.

Esas mismas fuentes aseguraron que las tropas turcas saquearon muchos pueblos de la región siria de Afrin, en los que robaron las casas y los aperos de labranza dejados por la población civil.

Al entrar con los tanques en la ciudad de Afrin, los combatientes armados empezaron a “saquear los bienes de los habitantes, así como edificios y tiendas”, lamentaron.

Varios milicianos pro turcos cargaban camionetas con cartones de alimentos, cabras, mantas e incluso motos, dijeron testigos presenciales.

También usaron tractores para remolcar vehículos hasta el exterior de la ciudad, añadieron.

El control turco de la región se escenificó con el izado de la bandera de ese país en lugares claves, como el cuartel general de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), la principal milicia kurdosiria.

La bandera turca también ondeaba ayer en la sede del Gobierno en Afrin, según imágenes difundidas a través de internet por las milicias aliadas de Ankara.

La toma del enclave sirio sirve de colofón a la ofensiva turca, denominada Rama de Olivo, que fue lanzada el pasado 20 de enero y con la que Ankara pretende alejar de su frontera a las YPG, grupo que considera terrorista por sus vínculos con la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), presente en su territorio.

(Fuente: Agencias)

Las fuerzas turcas se acercan a las puertas de la ciudad siria de Afrin

(SOS).- Las fuerzas turcas y las facciones rebeldes aliadas de Ankara se hicieron con el control de nueve poblaciones en el enclave sirio de Afrin, en el noroeste del país árabe, y se situaron a las puertas de su capital homónima.

Los soldados turcos ya dominan casi el 38% del total de los pueblos de Afrin, entre ellos cinco localidades importantes: Yindiris, Rayu, Al Sheij Hadid, Sharran y Bolbola.

Con este nuevo avance, aumenta a 130 el número de localidades controladas por las fuerzas turcas desde el inicio de la operación militar denominada Rama de Olivo, que arrancó el pasado 20 de enero.

En las últimas horas han continuado los intensos combates entre las tropas turcas y sus aliados contra las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) en las afueras del noreste y noroeste de Afrin, así como en el este y suroeste de la ciudad en un intento de cercarla por completo.

Tras el nuevo avance, las fuerzas turcas y los rebeldes están solo a “unos cientos de metros” de la entrada noreste de Afrin, tras haberse hecho con el control de la cercana colina de Quibar.

Al menos doce mil personas originarias del enclave sirio de Afrin han huido de los combates desde el comienzo de la ofensiva y unos 205 civiles han fallecido, entre ellos 32 menores.

Desde el inicio de la ofensiva, al menos 409 combatientes de la operación Rama de Olivo han muerto, entre ellos 71 soldados turcos.

Además, 359 milicianos de las YPG han perdido la vida, así como 81 de las fuerzas de Defensa Popular, milicias progubernamentales sirias que han acudido a defender Afrin del ataque turco, tras un acuerdo entre el Gobierno de Damasco y las milicias kurdosirias.

(Fuente: Agencias)

Rusia aboga por el diálogo directo entre sirios y turcos para solucionar la crisis en Afrin

(SOS).- El ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, abogó hoy por el diálogo directo entre sirios y turcos para solucionar la crisis en la región de Afrín, en el norte del país árabe, escenario de una ofensiva del Ejército turco contra las milicias kurdas.

“Estoy seguro de que los legítimos intereses de seguridad de Turquía pueden hacerse realidad y verse satisfechos a través del diálogo directo con Siria”, dijo Lavrov en una rueda de prensa.

Lavrov subrayó que Moscú se hace cargo de “las preocupaciones de Turquía” por lo que ocurre en el perímetro de Siria, pero también reconoce “las aspiraciones de los kurdos”.

“Abogamos firmemente por que cualquier problema, sea en Siria o en otro lugar, se arregle respetando la integridad territorial del Estado afectado”, señaló.

Al mismo tiempo, se mostró categóricamente en contra de “especular” con las aspiraciones kurdas para lograr satisfacer intereses geopolíticos particulares “mezquinos”.

Lavrov dijo referirse “al juego que practica desde hace meses Estados Unidos en territorio sirio al este del Éufrates” y que parece cada día más una “consciente provocación” de los acontecimientos en marcha en Afrin.

Turquía comenzó el pasado 20 de enero su incursión en Afrin con el objetivo de expulsar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que Ankara considera una organización terrorista vinculada con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que opera en territorio turco.

Milicias progubernamentales sirias avanzaron ayer por la tarde hacia la ciudad de Afrin, pero tuvieron que replegarse debido a los intensos bombardeos turcos.

Esta noticia se produce después de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, había sostenido este martes que había sido él quien había logrado detener el despliegue de fuerzas leales al Gobierno sirio en la región de Afrin tras hablar por teléfono con su homólogo de Rusia, Vladimir Putin.

El mandatario turco había afirmado, además, que las fuerzas militares turcas iban a comenzar en los próximos días el asedio en Afrin.

Un alto cargo kurdo dijo el fin de semana que los kurdos habían llegado a un acuerdo con el Ejército sirio para que entrara en Afrin y repeliera el ataque de las fuerzas turcas.

El lunes por la mañana, fuentes oficiales sirias anunciaron que las milicias progubernamentales entrarían en cuestión de horas en Afrin, aunque ese avance no llegó a materializarse.

(Fuente: Agencias)

Rusia, Turquía e Irán logran detener el despliegue de fuerzas sirias en la región de Afrin

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha dicho este martes que ha logrado detener el despliegue de fuerzas leales al Gobierno sirio en la región de Afrin, en el noroeste del país, tras hablar por teléfono con su homólogo ruso, Vladimir Putin.

Además, el mandatario ha afirmado que sus efectivos van a comenzar en los próximos días el asedio en Afrin, de donde las Fuerzas Armadas turcas quieren expulsar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) con el argumento de que pretenden eliminar las amenazas en la frontera sur de Turquía.

Un alto cargo kurdo anunció que las YPG habían llegado a un acuerdo con el Ejército sirio para que entrara en Afrin y repeliera el ataque de las fuerzas turcas. El lunes por la mañana, fuentes oficiales sirias señalaron que las milicias progubernamentales sirias entrarían en cuestión de horas en Afrin, aunque ese avance no llegó a materializarse.

El despliegue “fue claramente detenido ayer… Fue detenido”, ha asegurado Erdogan, en declaraciones a la prensa tras un discurso en el Parlamento. Preguntado directamente por si el despliegue se había cancelado tras la conversación telefónica que mantuvo con Putin, el presidente turco ha reconocido que así ha sido. “Sí, se detuvo después de esas conversaciones”, ha indicado.

Rusia, Turquía e Irán son los tres grandes impulsores del proceso de Astaná, un foro alternativo al que lidera Naciones Unidas en Ginebra, que busca reconducir la situación en Siria y que hasta ahora ha sido más efectivo que el proceso apadrinado por la ONU.

El lunes, Erdogan habló por teléfono con el presidente ruso y también con su homólogo iraní, Hasan Rohani, sobre la situación en Siria, según explicó un portavoz del Ejecutivo de Ankara. Los tres países han acordado una reunión de sus ministros de Asuntos Exteriores el 14 de marzo.

En un discurso en el Parlamento ante los miembros de su formación, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), el presidente de Turquía ha informado que el asedio en Afrin comenzará pronto. “El asedio del centro de la ciudad de Afrin comenzará rápidamente en los próximos días. De este modo, la ayuda exterior a la región y la ciudad serán desconectadas, por lo que las organizaciones terroristas no tendrán medidas para negociar con nadie”, ha aseverado.

Erdogan ha manifestado en varias ocasiones que Turquía no tiene intención de suspender su operación en Afrin, destinada a acabar con los milicianos de las YPG situados cerca de la frontera sur del territorio turco.

La campaña militar de las autoridades de Ankara ha puesto de manifiesto la compleja trama de rivalidades y alianzas en el norte de Siria entre las milicias kurdas, el Gobierno sirio, las facciones rebeldes y las fuerzas militares de Turquía, Irán, Estados Unidos y Rusia.

(Fuente: Agencias)