El Estado Islámico lanza un contraataque para reconquistar su último feudo en Siria

(SOS).- El Estado Islámico ha lanzado una contraofensiva contra la ciudad de Abu Kamal, fronteriza con Irak y su último gran feudo en Siria, pocas horas después de su retirada y de que la localidad hubiera sido tomada por tropas gubernamentales.

En las últimas horas, se escuchan explosiones, y los combates de las milicias iraquíes Multitud Popular, los Guardianes de la Revolución Islámica y el grupo chií Hezbolá contra el grupo yihadista entorno a la ciudad, ubicada en el extremo este de la provincia de Deir ez-Zor.

Ayer, las fuerzas sirias con el apoyo de sus aliados tomaron el control de la población.

La provincia de Deir ez-Zor es desde septiembre escenario de dos ofensivas que transcurren por separado, una del Ejército Árabe Sirio, respaldado por la aviación rusa, y otra de las FSD, que cuentan con el apoyo de la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

El secretario de Defensa estadounidense, James Mattis, y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, han reclamado no bajar la guardia contra la organización radical suní, pese a los avances en Irak y Siria para arrebatarle territorios bajo su control, dejando claro que sigue representando una amenaza.

Mattis ha defendido el progreso “evidente” contra los extremistas tras recordar las diferentes ciudades que han sido liberadas. También ha destacado que “el liderazgo del Estado Islámico se ha derrumbado y muchos combatientes se entregaron” después de las últimas derrotas en sus principales bastiones.

“A pesar de estos éxitos nuestra lucha no ha concluido. Incluso sin un Califato físico, el Estado Islámico sigue siendo una amenaza para la estabilidad en las zonas recientemente liberadas, así como en nuestros países”, ha avisado el jefe del Pentágono durante la reunión de la coalición internacional que encabeza Estados Unidos contra el grupo terrorista en Siria e Irak, que se ha reunido este jueves en la OTAN para discutir los próximos pasos para estabilizar los territorios liberados.

“Nuestro trabajo no ha terminado. Mientras el Estado Islámico pierde territorio puede buscar su relevancia aumentando los ataques terroristas en la región y más allá, incluido aquí en Europa”, ha avisado el secretario general de la OTAN.

Mattis ha dejado claro que el combate contra los milicianos vestidos de negro “será una lucha a largo plazo”, que requerirá que los países sigan aportando recursos militares, económicos, diplomáticos, inteligencia y la cooperación de las autoridades judiciales y policiales y ha insistido en la necesidad de seguir “centrados” y no permitir que “tengan éxito” organizaciones como el Estado Islámico “que buscan sembrar la muerte y el caos”.

“Tenemos que permanecer vigilantes, implicados y trabajar juntos para responder a los nuevos desafíos”, ha remachado Stoltenberg pese a que la coalición internacional está en un momento “decisivo” cuando “la campaña militar está cerca de concluir”.

(Fuente: Agencias)

Anuncios