Nabih Berri: Las fuerzas iraníes y Hezbolá seguirán en Siria hasta derrotar el terrorismo

(SOS).- El presidente del Parlamento de Líbano, Nabih Berri, ha afirmado este miércoles que el partido-milicia chií libanés Hezbolá y las fuerzas iraníes no se retirarán de Siria mientras continúen las operaciones contra el terrorismo.

Estados Unidos exige la retirada de esas fuerzas pese a que tiene tropas en el territorio sirio sin permiso del Gobierno legítimo del país, ha recordado el político libanés.

“(No se retirarán) mientras no se libere a Siria y se recupere su integridad territorial”, ha indicado, en una entrevista.

Así, ha resaltado que las fuerzas iraníes se encuentran desplegadas en Siria a petición de las autoridades de Damasco y ha manifestado que, “de no ser por Hezbolá, el Estado Islámico ya estaría” en Líbano.

Berri, miembro de la comunidad chií y recientemente elegido para un sexto mandato consecutivo como presidente del Parlamento, ha apuntado además que Líbano y Siria son “como hermanos gemelos”. “Todo lo que sucede en Siria incide en Líbano”, ha añadido.

En este sentido, se ha pronunciado contra una división territorial de Siria y ha argumentado que ello implicaría un cambio a nivel regional y un reparto de las zonas de influencia en Oriente Medio.

“Será imposible lograr una solución política de la crisis en Siria sin negociaciones en las que participen Rusia, Estados Unidos, Turquía, Irán, Arabia Saudí, Egipto y algún país de la Unión Europea”, ha aseverado.

Según el octogenario dirigente chií, las posibles negociaciones se podrían organizar en un formato parecido al del Grupo 5+1, que logró el Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) sobre el programa nuclear de Irán.

Por otra parte, ha asegurado que la cooperación entre Beirut y Teherán no ha sufrido cambios por las nuevas sanciones impuestas por Estados Unidos contra Irán. “Tenemos excelentes relaciones con Teherán, no es nada nuevo”, ha sostenido.

El presidente del Parlamento libanés ha criticado además la decisión de Washington de trasladar a Jerusalén su Embajada en Israel y la ha descrito como “un abuso de un poder que no tiene”.

A su vez, el Gobierno de Estados Unidos ha anunciado que pondrá en libertad en Siria a un ciudadano norteamericano acusado de ser miembro del Estado Islámico.

El hombre, con doble nacionalidad estadounidense y saudí, fue capturado en Siria y estuvo retenido en Irak sin representación legal hasta que la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos (ACLU) intervino en su nombre ante el tribunal federal de Estados Unidos en octubre de 2017.

“El Gobierno ha admitido por fin que no tiene motivos para continuar reteniendo a nuestro cliente”, ha manifestado el abogado Jonathan Hafetz, de la ACLU, en un comunicado.

El detenido fue capturado en septiembre de 2017 por las FDS, una coalición de milicias respaldadas por Washington, antes de ser entregado a Estados Unidos.

Anuncios

Siria exige a Turquía que retire sus tropas de su territorio

(SOS).- El Gobierno sirio exigió este lunes a Turquía que retire sus tropas de inmediato de su territorio, después de que el Ejército turco tomara el control de la ciudad siria de Afrin, en el noroeste del país árabe.

Las autoridades sirias realizaron esta petición en dos cartas enviadas por su Ministerio de Exteriores a la Secretaría General y el Consejo de Seguridad de la ONU.

“Al mismo tiempo que la República Árabe de Siria condena la ocupación turca y sus crímenes insta a las fuerzas turcas invasoras a retirarse de inmediato del suelo sirio que ocupan”, señaló Exteriores en las citadas misivas.

El Gobierno de Damasco también solicitó al Consejo de Seguridad que “asuma su responsabilidad para detener estos ataques y trabaje para la retirada inmediata de las fuerzas turcas del territorio sirio”.

El ministerio dijo que la ocupación turca de la ciudad de Afrin “es un acto ilegal que contradice los principios y la Carta de la ONU”.

Asimismo, denunció que miles de civiles han muerto y resultado heridos, mientras que decenas de miles han sido obligados a desplazarse de sus casas en Afrin.

El Gobierno sirio aseguró que las fuerzas turcas llevan a cabo “una política de limpieza étnica” y han saqueado las propiedades de los ciudadanos y destruido sus casas, además de arrestar a muchos en centros de detención, lo que “contraviene la ley humanitaria internacional”.

Recordó que todas las resoluciones del Consejo de Seguridad sobre Siria defienden la preservación de su integridad territorial y de su pueblo, y el respeto a su soberanía.

Sin embargo, “el régimen de (Recep Tayyip) Erdogan no solo ha violado las normas más básicas de buena vecindad sino que amenaza con ocupar más partes de Siria en las provincias de Alepo, Al Raqa y Hasaka”, apuntó el Ministerio de Exteriores.

En su opinión, “estas políticas (turcas) no pueden separarse de la agresión continua de Estados Unidos y su coalición ilegal contra la soberanía de Siria y la unidad de su territorio y su pueblo”.

El Gobierno sirio advirtió de que estas prácticas no solo amenazan las vidas de civiles y la integridad de Siria, sino que también prolongan la guerra “para servir al terrorismo y sus patrocinadores y amenazan la paz y la seguridad en la región y el mundo”.

Por su parte, el presidente de Turquía anunció este lunes que su operación militar contra las fuerzas kurdas no terminará con la toma de la ciudad de Afrin, sino que continuará por todo el norte de Siria e incluso en Irak.

“Hemos terminado la parte más importante de la operación Rama de Olivo, al entrar en la ciudad de Afrín. Ahora continuará hasta Manbech, Kobani, Tel Abiad y Ras al Ain”, enumeró Erdogan.

Además, las tropas turcas podrían lanzar en “cualquier noche” una ofensiva en las montañas de Sinyar, en el noroeste de Irak.

“Hemos cambiado nuestro concepto de lucha antiterrorista: ahora vamos a los lugares donde ellos tienen sus raíces”, aseveró el presidente turco durante un discurso ante representantes de la Judicatura en Ankara.

Respecto a la toma de Afrin, Erdogan explicó que todavía falta “limpiar la zona de explosivos”.

“Estados Unidos está profundamente preocupado por los informes que han llegado desde la ciudad de Afrin en las últimas 48 horas”, declaró ayer mismo el Departamento de Estado mediante un comunicado.

El avance de las tropas turcas, que con ayuda de grupos rebeldes proclamaron este domingo la toma de la urbe, ha provocado la huida de más de 98.000 personas, según estimaciones de la ONU.

“Esta situación se suma a la ya de por sí preocupante situación en la región, con las Naciones Unidas informando de cientos de miles de desplazados, que ahora necesitarán refugio y otro tipo de asistencia para cubrir sus necesidades básicas”, lamentó el Gobierno estadounidense.

El Departamento de Estado también denunció que la toma de la ciudad ha provocado una ola de “saqueos”, por lo que llamó a todas las partes implicadas a “permitir el acceso a las organizaciones de ayuda humanitaria” y a “desarrollar” un programa para el retorno “voluntario y seguro” de todos aquellos que lo deseen.

El pasado 20 de enero, Turquía lanzó una ofensiva en la región siria de Afrin ante la presencia de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que hasta ese momento habían centrado sus esfuerzos en combatir la presencia del Estado Islámico en el país árabe.

El Pentágono reconoció la semana pasada que numerosos combatientes kurdos estaban abandonando su puesto en las filas de la coalición internacional lidera por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y que tiene por objetivo la lucha contra la organización extremista, lo que está ralentizando la derrota de los yihadistas.

(Fuente: Agencias)

Las YPG y las autoridades sirias acuerdan el despliegue de fuerzas gubernamentales en Afrin

(SOS).- Las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) y el Gobierno sirio acordaron el domingo la entrada de soldados leales a Damasco en el enclave de Afrin. Esta región siria, situada al norte del país árabe, ha estado controlada de facto por las YPG y su brazo político, el PYD, desde 2011.

Ahora, con el objetivo repeler la ofensiva de Turquía, las milicias kurdosirias dejarán de nuevo que las fuerzas gubernamentales pongan un pie en la región.

Hace un mes, Ankara —ayudada por los rebeldes del ELS— lanzó una ofensiva militar aérea y terrestre para conquistar el disputado enclave sirio.

Turquía considera que las YPG y el PYD son lo mismo que la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerada terrorista tanto por Ankara como por Bruselas y Washington.

Sin embargo, en Siria, Estados Unidos se ha estado apoyando en estas milicias kurdosirias en su lucha contra el Estado Islámico.

Desde el inicio de la ofensiva turca en Afrin, las YPG han estado pidiendo públicamente la ayuda de las fuerzas leales a Damasco. Finalmente, el enemigo exterior —Turquía— ha unido a las dos partes. Tanto las autoridades sirias como las milicias kurdas han anunciado este mismo lunes el pacto.

Las YPG han dicho que Damasco desplegará soldados en Afrin en “algunas zonas de la frontera con Turquía” y que este pacto es solo militar. “No hemos hablado de cuestiones políticas ni territoriales. Eso ya lo negociaremos más adelante con Damasco”, ha aseverado un portavoz kurdo.

Sin embargo, el Gobierno ha señalado que debe retomar el control territorial de Siria entera y que, por lo tanto, los efectivos del Ejército sirio que entren en Afrin lo harán para quedarse. “Las fuerzas populares entrarán en Afrin en las próximas horas para apoyar la lucha de su gente y confrontar la agresión turca”, ha explicado una fuente oficial.

A pesar de las versiones contradictorias, la sintonía entre las YPG y las autoridades de Damasco viene siendo efectiva desde el inicio de la operación militar turca en esta región, que empezó el pasado 20 de enero. Entonces, las milicias kurdosirias empezaron a movilizar a sus tropas hacia el enclave, situado al noroeste de Siria. Para que pudiesen llegar allí y luchar contra Turquía y el ELS, las fuerzas gubernamentales les dejaron cruzar su territorio.

“No tenemos ningún problema con ello —ha afirmado este lunes el ministro de Exterior turco, Mevlut Cavusoglu—. Si Assad quiere entrar en Afrin, que entre. Pero si entra para ayudar a las YPG, que sepa que nadie puede parar a Turquía”.

“Lanzamos esta operación para expulsar al PKK/YPG de Afrin. Siempre hemos respetado la integridad territorial de Siria”, ha puntualizado Cavusoglu.

Aunque Ankara ha asegurado que sus operaciones no suponen una amenaza para el Gobierno sirio, Damasco ha condenado la intervención turca insistiendo que Afrin es parte inalienable del territorio sirio.

(Fuente: Agencias)

Siria pide a las tropas estadounidenses y turcas que abandonen inmediatamente su país

(SOS).- El embajador de Siria ante Naciones Unidas, Bashar al-Jaafari, ha pedido este viernes a las fuerzas estadounidenses y turcas que operan en su país que lo abandonen inmediatamente por suponer una violación de su integridad territorial.

“La insistencia de Estados Unidos a la hora de mantener sus fuerzas en territorio sirio sin el consentimiento del Gobierno es una agresión a la soberanía de Siria y contradice las disposiciones de la Carta de la ONU y las resoluciones pertinentes”, ha asegurado el diplomático durante su comparecencia.

La presencia de tropas turcas en territorio sirio es igualmente un acto de agresión, en contradicción con lo acordado en la cuarta ronda de negociaciones de Astaná, celebrada en mayo pasado, ha añadido.

Damasco ha instado en reiteradas ocasiones a Washington y Ankara a retirar sus tropas de Siria, reiterando que los soldados estadounidenses y turcos no han sido invitados por el Gobierno sirio para llevar a cabo operaciones militares en el país.

Por otra parte, el embajador de Siria ha lamentado las “medidas económicas coercitivas y unilaterales” impuestas contra su país por Estados Unidos y la Unión Europea, y que ha tachado de “ilegales porque no fueron emitidas por una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU”, máximo órgano ejecutivo de la institución.

Al Jaafari también ha anunciado que Damasco realizará todos los esfuerzos que estén en su mano para lograr que sea un éxito el congreso de diálogo nacional sirio, que se celebrará los días 29 y 30 de enero en la ciudad rusa de Sochi. El diplomático espera que las decisiones tomadas en esa cumbre sirvan de base para el acercamiento entre los sirios.

(Fuente: Agencias)