Las Fuerzas Armadas sirias responden a una nueva agresión israelí cerca de Damasco

(SOS).- El Ejército sirio aseguró hoy que sus baterías antiaéreas han respondido, tras interceptar varios proyectiles lanzados en un bombardeo israelí contra una instalación militar en las afueras de Damasco.

En un comunicado, la Comandancia General de las Fuerzas Armadas sirias explicó que aviones israelíes dispararon desde el espacio aéreo libanés contra una de sus posiciones cerca de la capital.

En la nota oficial se destaca que las defensas antiaéreas sirias destruyeron la mayoría de los proyectiles.

Tras el suceso, el Ejército sirio advirtió a Israel de “las serias consecuencias” de sus repetidas agresiones y afirmó que sus fuerzas están listas para repeler cualquier ataque israelí y continuar la guerra contra el terrorismo hasta su eliminación en el país árabe.

Desde Jerusalén, una portavoz militar israelí dijo que no responde a informaciones de este tipo.

Según fuentes locales, varias explosiones sacudieron al amanecer Damasco y sus alrededores por varios proyectiles lanzados por aviones israelíes contra posiciones de las tropas gubernamentales sirias en la zona de Yamaria, en las afueras. En esa área hay un centro de investigaciones científicas.

Los estallidos coincidieron con un fogonazo en el cielo originado por los disparos de las defensas antiaéreas sirias.

No es la primera vez que se registra un incidente de este tipo entre ambos países.

El pasado 9 de enero, las Fuerzas Armadas sirias anunciaron que habían alcanzado un avión israelí al repeler un bombardeo contra una posición militar cerca de Damasco.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Israel bombardea una instalación militar en Siria

(SOS).- Aviones de combate israelíes atacaron en la madrugada de este jueves una instalación militar próxima a Masyaf, en el noroeste de Siria. Dos militares murieron en el bombardeo lanzado desde el espacio aéreo libanés, que causó grandes daños materiales.

El Gobierno sirio cuenta cerca de Masyaf, en el suroeste de la provincia de Hama, con una planta del Centro de Estudios Científicos e Investigación.

Cuatro cazabombaderos israelíes atravesaron el espacio aéreo libanés antes de atacar con misiles posiciones militares en Masyaf, 60 kilómetros al oeste de la ciudad costera de Tartus, donde Rusia dispone de su única base aeronaval en el Mediterráneo.

El Ejército sirio advirtió en un comunicado de que “la agresión tendrá consecuencias peligrosas para la seguridad y la estabilidad de la región”.

Este acto hace hincapié en “el apoyo directo de Israel al Estado Islámico y a las otras organizaciones terroristas”, señaló la Comandancia de las Fuerzas Armadas de Siria.

La agresión se produce en “un intento desesperado” de “elevar la moral de los grupos de la organización terrorista Daesh, que está colapsando tras las victorias logradas por el Ejército Árabe Sirio contra el terrorismo”, aseguró el Estado Mayor.

Por último, el Ejército adujo en su nota que no importa de donde venga el apoyo, ya que erradicará “el terrorismo de todo el territorio de Siria”.

Las Fuerzas Armadas israelíes han declinado hacer comentarios este jueves sobre la operación de Masyaf. El exdirector del Consejo de Seguridad Nacional, el general en la reserva Yaakov Amidror, declaró a la prensa que se trata de la primera vez que Israel ataca objetivos en Siria no relacionados directamente con el partido-milicia chií libanés Hezbolá.

El jefe saliente de las Fuerzas Aéreas, el general Amir Ethel, ha confirmado que Israel ha intervenido en un centenar de ocasiones contra arsenales y convoyes de transporte de armamento de Hezbolá a lo largo del conflicto en Siria.

El pasado mes de marzo, tras una de esas incursiones, el Ejército sirio disparó misiles contra los aviones de combate israelíes, en el considerado incidente más grave entre ambos países en seis años.

El suceso tiene lugar tras semanas de una intensa campaña israelí contra lo que considera un aumento de la influencia y presencia iraní en el sur de Siria.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, visitó en julio al presidente ruso Vladimir Putin para advertirle del riesgo de un enfrentamiento armado con Irán en suelo sirio.

Israel teme que los 18 mil combatientes de la Guardia Revolucionaria iraní y de Hezbolá alistados en las filas del Gobierno de Damasco se acaben desplegando frente a los Altos del Golán, territorio sirio ocupado por el Ejército israelí desde 1967, y en el sur de Líbano.

Decenas de unidades de las Fuerzas Armadas israelíes están participando esta semana en las mayores maniobras militares emprendidas en dos décadas junto a la frontera libanesa, que fue escenario de una guerra con el partido-milicia chií en 2006. En el ejercicio militar, que simula un enfrentamiento a gran escala con Hezbolá, han sido movilizados decenas de miles de reservistas.

(Fuente: Agencias)