Estados Unidos bombardea posiciones de las fuerzas gubernamentales en Siria

(SOS).- Más de cien milicianos leales al Gobierno de Siria murieron después de que la coalición internacional que encabeza Estados Unidos y las FDS repelieran un ataque a última hora del miércoles en el este de Siria, según fuentes oficiales estadounidenses.

Estas fuentes han indicado que las fuerzas progubernamentales sirias estaban integradas por cerca de 500 personas y contaban con apoyo de artillería, tanques, lanzacohetes y morteros.

Las declaraciones llegan horas después de que la coalición internacional admitiera haber realizado varios ataques contra posiciones de las fuerzas leales al Gobierno sirio como respuesta a un “ataque no provocado” contra oficinas de las FDS, una alianza liderada por milicias kurdas y apoyada por Estados Unidos.

En concreto, la coalición ha acusado a las tropas sirias y sus aliados de atacar este miércoles una sede de las FDS situada a ocho kilómetros de la línea pactada para separar ambos frentes en la zona del río Éufrates. En las instalaciones también había miembros del contingente internacional.

“Para repeler el acto de agresión contra los socios” de la coalición, se llevaron a cabo varios “ataques”, según el comunicado difundido por la alianza norteamericana, en el que no se han dado detalles de posibles daños personales o materiales como consecuencia de estas tensiones.

Este jueves, fuentes oficiales sirias han denunciado que las fuerzas de la coalición que lidera Estados Unidos han bombardeado las posiciones de las fuerzas gubernamentales en la provincia de Deir ez-Zor, en el este del país, provocando varias víctimas.

En un comunicado, han lamentado una “nueva agresión” y un “intento de apoyar al terrorismo”. “Las fuerzas de la coalición internacional están bombardeando las fuerzas que combaten a Daesh y a las FDS al este del río Éufrates y hay informes de víctimas”, han señalado las autoridades de Damasco.

La prensa siria ha dicho que hay “decenas de muertos y heridos” como resultado de los ataques. También ha explicado que los grupos que han sido atacados por las fuerzas de la coalición son “personas locales” que luchan contra el Estado Islámico y combatientes de las FDS.

Por su parte, el parlamentario ruso Franz Klintsevich ha tildado de “agresión” el ataque llevado a cabo por parte de la coalición que encabeza Estados Unidos contra milicianos leales a Damasco durante la jornada del miércoles.

“Las acciones de la coalición que encabeza Estados Unidos no se corresponden con las normas legales. No hay duda de que esto es una agresión”, ha manifestado.

Las palabras de Klintsevich han llegado horas después de que fuentes estadounidenses indicaran que más de cien milicianos murieron en el ataque, asegurando que fue en respuesta a un asalto “no provocado” contra una posición de las FDS.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Rusia critica a la ONU por dejar de repartir ayuda humanitaria en Alepo

Alepo (Agencias).- El Ministerio Ruso de Defensa criticó a la ONU por la demora en el reparto de ayuda humanitaria en las zonas de la segunda ciudad siria tomadas recientemente por el gobierno de Damasco. En un comunicado, el general Igor Konashenkov declaró que Estado Unidos, Gran Bretaña, Francia y las Naciones Unidas no han remitido ninguna petición para enviar ayuda humanitaria a los 90.000 habitantes del este de Alepo, liberados de los terroristas hace unos días.

En las últimas semanas el asesor especial del enviado de la ONU para Siria, Jan Egeland, así como representantes de Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania y varias organizaciones internacionales “habían exigido insistentemente que se admitan los convoyes con ayuda humanitaria para los barrios del este de Alepo, controlados por los extremistas”, recordó el portavoz del Ministerio Ruso de Defensa.

“Sin embargo, dos días después de la liberación de más de 90.000 habitantes de Alepo de los terroristas, la Oficina del enviado especial de las Naciones Unidas, Staffan de Mistura, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Reino Unido, el de Francia, y el Departamento de Estado de Estados Unidos no han enviado ninguna solicitud para la prestación de asistencia humanitaria”, destacó Konashenkov.  “Al parecer, esta ayuda estaba destinada a otras personas que viven en los distritos del este de Alepo”, ironizó el alto mando del Ministerio de Defensa.

El general ruso añadió que espera que Egeland “en vez de declaraciones infundadas, por fin pase a las acciones reales para prestar ayuda a los ciudadanos en los barrios orientales de Alepo”. En esta línea, Konashenkov señaló que la falta de combatientes en los distritos liberados proporciona las condiciones necesarias para la prestación de asistencia humanitaria en el este de Alepo.

Los soldados rusos han sido hasta la fecha la única fuente de alimentos, medicinas y otros suministros para los 90.000 residentes de los vecindarios de Alepo reconquistados la semana pasada por el Ejército de Siria, dijo el portavoz de Defensa.

El alto cargo ruso insistió en que el Kremlin mantiene una política de solidaridad en medio de la guerra que azota a Siria, tanto en materia militar como en ayuda humanitaria. “Durante todo este tiempo, los habitantes de los barrios orientales de Alepo reciben diariamente ayuda humanitaria, medicinas y ropa de abrigo del Centro Ruso para la Reconciliación y el Gobierno de Siria”, acotó Konashenkov.

Medios estatales sirios comenzaron a informar el pasado viernes desde zonas recién recuperadas por las Fuerzas Armadas gubernamentales en su ofensiva terrestre sobre el este de Alepo. Las imágenes mostraron el realojo de civiles, obras de reparación en carreteras y retirada de escombros.

La televisora estatal al-Ikhabirya enseñó además a cientos de desplazados sentados en las calles empapadas por la lluvia y a otros subiendo a autocares del gobierno para trasladarse a áreas reconquistadas. El canal de televisión estatal emitió también entrevistas a personas que escaparon de la zona rebelde. Algunos acusaron a los insurgentes de disparar para evitar su marcha al territorio bajo control del Ejercito sirio.

En un comunicado conjunto, Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y Canadá reclamaron un alto el fuego en Alepo y reiteraron su posición de buscar una salida diplomática al conflicto.

“La oposición ha aceptado el plan de cuatro puntos de la ONU en Alepo. El régimen tiene que aceptarlo también”, señalaron las potencias en referencia a la iniciativa de Naciones Unidas, estancada desde hace semanas, de entrega de ayuda y evacuaciones médicas en la ciudad. “Llamamos al régimen sirio a hacerlo urgentemente para aliviar la situación extrema en Alepo, y llamamos a Rusia e Irán a utilizar su influencia para ayudar a que esto ocurra”, enfatizaron los países firmantes.

Por su parte, el gobierno sirio advirtió este martes que rechazará cualquier tregua que no suponga una salida de los rebeldes de Alepo y denunció este miércoles que sigue sufriendo ataques del otro bando.

Las autoridades de Damasco prometieron que no abandonarán y ejercerán todos los esfuerzos posibles para liberar a los civiles de la parte oriental de la ciudad martiriada, a los que describieron como “rehenes de los terroristas”.

La Cancillería siria también agradeció a Moscú que vetara en el Consejo de Seguridad de la ONU, con el respaldo de Pekín y Caracas, “un proyecto de resolución que habla de una tregua y no garantiza la salida de los combatientes del este de Alepo, lo que les ofrece la posibilidad de reagruparse y repetir sus crímenes”. “La eliminación del terrorismo es la única manera de poner fin al sufrimiento de civiles inocentes”, que son “víctimas del terrorismo ‘takfiri’ y de la hipocresía de Occidente”, dijeron desde el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Desde el pasado 15 de noviembre, el Ejército sirio está llevando a cabo una ofensiva en el este de Alepo, donde ha arrebatado a los grupos armados rebeldes el control de varios distritos.