Erdogan acusa a EEUU de estar en Siria para dañar los intereses de Turquía, Irán y Rusia

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, acusó hoy a Estados Unidos de estar en Siria para dañar los intereses de Turquía, Irán y “quizá Rusia”, y volvió a criticar a Washington por su apoyo a milicias kurdosirias que el Gobierno de Ankara considera terroristas.

“¿Por qué Estados Unidos continúa enviando armas al norte de Siria después de expulsar al Estado Islámico? ¿Por qué seguís allí? ¿Por qué aún llegan armas? Hacéis cálculos contra Turquía, Irán o quizá Rusia”, sostuvo el presidente turco en un encuentro de su partido en Ankara.

Rusia, Turquía e Irán son garantes del alto el fuego decretado en Siria hace casi un año y patrocinan el llamado proceso de Astaná, pese a que Moscú y Teherán respaldan el Gobierno sirio, mientras Turquía colabora con las milicias rebeldes alzadas en armas contra las autoridades de Damasco.

Erdogan volvió a demandar que las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) se retiren de la región de Manbech y volvió a criticar que Estados Unidos siga enviando armas a esa guerrilla cuando da por hecha la derrota del Estado Islámico.

También criticó que Estados Unidos no haya cumplido la supuesta promesa que hizo al Gobierno de Ankara de forzar la retirada de las YPG de ese territorio, donde además Washington tiene a militares desplegados.

“Ellos (Estados Unidos) nos dijeron que saldrían de Manbech, ¿por qué seguís allí ahora”, declaró.

Las YPG han sido el principal aliado de Estados Unidos en la lucha contra los yihadistas en Siria, pero las autoridades de Ankara las definen como terroristas por sus estrechos vínculos con el Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda de Turquía.

El Gobierno turco temía que las YPG se hicieran también con el control del territorio entre Manbech y Afrin, una distancia de apenas 80 kilómetros, para establecer una franja bajo dominio kurdo a lo largo de toda la frontera norte de Siria con Turquía.

Turquía lanzó el pasado 20 de enero la operación Rama de olivo contra las YPG en el enclave sirio de Afrin, una zona aislada del resto del territorio dominado por esas milicias kurdas y donde Estados Unidos no tiene presencia militar.

El Ejército turco afirma que ha “neutralizado” (abatido, herido o capturado) a 970 milicianos de las YPG desde el inicio de la ofensiva.

A su vez, al menos 18 soldados turcos han muerto en la operación en Afrin.

Las relaciones entre Estados Unidos y Turquía, socios militares en la OTAN, se han deteriorado en los últimos 18 meses por diferencias en Siria y por la negativa de Washington a extraditar a un clérigo islamista, Fethullah Gülen, al que el Gobierno de Ankara acusa de organizar el golpe de Estado de 2016.

Estados Unidos alega que la decisión dependen de la Justicia y que las autoridades de Ankara no han entregado pruebas de peso sobre la implicación de Gülen en la asonada.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Turquía confirma la muerte de otros dos militares en el marco de su ofensiva en Siria

(SOS).- El Ejército turco ha confirmado la muerte de dos militares en el marco de las operaciones llevadas a cabo durante la jornada del domingo en la región siria de Afrin, según ha informado la prensa local.

El comunicado oficial ha sido publicado apenas un día después de que las Fuerzas Armadas de Turquía reconocieran la muerte de ocho soldados en la operación Rama de Olivo, en la que fue la jornada en la que más víctimas mortales han sufrido las autoridades de Ankara desde el inicio de su ofensiva en el enclave sirio.

El 20 de enero, las tropas turcas iniciaron la ofensiva en la región de Afrin contra las Unidades de Protección Popular (YPG), una operación que abrió un nuevo frente en la guerra de Siria y que ha sido rechazada por Estados Unidos.

La intervención militar ha dejado hasta la fecha más de 900 “terroristas” muertos, según las cifras aportadas por el Ejército turco —que han sido denunciadas como exageradas por parte de las fuerzas kurdas—, así como unos 15.000 desplazados, de acuerdo con las estimaciones de la ONU.

Las Fuerzas Armadas de Turquía han defendido que solo se están destruyendo objetivos terroristas durante la operación, que busca expulsar a las YPG de esta zona fronteriza con Turquía.

El Gobierno de Ankara considera a las YPG una filial del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerados grupo terrorista tanto por Turquía como por la UE y Estados Unidos.

Asimismo, las autoridades turcas han denunciado la presencia de milicianos del Estado Islámico en la zona, algo que las YPG han negado. Las YPG forman parte de las FDS, que han expulsado a los yihadistas de numerosas partes de Siria.

El Gobierno sirio denunció recientemente la ofensiva turca, tildándola de “ocupación”, si bien el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha asegurado este domingo que Ankara no pretende invadir el país vecino.

“No hemos puesto nuestros ojos en los territorios de otros”, ha dicho, en declaraciones al diario italiano La Stampa, añadiendo que las autoridades turcas “no tienen problemas con los sirios kurdos”. “La lucha de Turquía no es con los kurdos, sino con las organizaciones terroristas armadas”, ha zanjado, tal y como ha recogido uno de los principales diarios turcos.

(Fuente: Agencias)

Turquía exige a Estados Unidos que retire sus tropas de la región siria de Manbech

(SOS).- Estados Unidos debe retirar de forma inmediata todas sus fuerzas de la región de Manbech, en el norte de Siria, ante los planes del Ejército turco de invadir esa zona, dijo este sábado el ministro de Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu.

El responsable de la diplomacia turca indicó que su Gobierno desea ver por parte de Estados Unidos pasos concretos para terminar con su apoyo a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), milicias kurdosirias que Ankara considera terroristas.

El Ejército de Turquía lanzó hace una semana la operación Rama de Olivo contra el enclave de Afrin, en el extremo noroccidental de Siria, para evitar que los kurdos se establezcan a lo largo de la frontera turco-siria.

Washington ha irritado al Gobierno de Ankara al proporcionar armas, entrenamiento y apoyo aéreo a las YPG.

Estados Unidos ha apoyado en el pasado a los kurdos de la región en su lucha contra el Estado Islámico.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró el viernes que su Ejército expulsará a las Unidades de Protección del Pueblo de la zona limítrofe para empujar a sus combatientes hasta la frontera con Irak, al este de Siria.

En el camino hacia la frontera sirio-iraquí se encuentra la ciudad de Manbech, en cuyos alrededores Estados Unidos tiene estacionados cientos de efectivos que han ayudado en la lucha contra las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi.

(Fuente: Agencias)

EEUU confirma la creación de una fuerza fronteriza en el norte de Siria con 30 mil efectivos

(SOS).- La coalición internacional liderada por Estados Unidos ha confirmado los preparativos para crear una fuerza de 30 mil efectivos, la mitad de ellos veteranos de guerra kurdoarábes, para proteger la estabilidad territorial de Siria en la frontera con Turquía, una decisión que ha provocado la indignación del Gobierno de Ankara.

La información, avanzada por la prensa y corroborada posteriormente por el Gobierno turco, denomina a esta nueva unidad como la Fuerza de Seguridad para la Frontera de Siria, cuyos integrantes forman parte en su mayoría de las FDS, una alianza de milicias árabes y kurdas que cuenta con el apoyo estadounidense.

Esta fuerza estará desplegada a lo largo del valle del Éufrates, con lo que también ejercerán cierta influencia en la vecina Irak, según ha explicado el portavoz de la Coalición Internacional Contra el Estado Islámico (CJTF-OIR), el coronel Thomas F. Veale.

Las primeras noticias sobre la existencia de este destacamento aparecieron el pasado 9 de enero, cuando la agencia Anadolu informó de la existencia de una unidad de características parecidas, llamada Ejército Norte, entrenada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el Pentágono.

Este hecho motivó la inmediata protesta del Ministerio de Exteriores de Turquía, que convocó al encargado de negocios de Estados Unidos, Philip Kosnett. Exteriores recordó al diplomático norteamericano que Turquía está actualmente en guerra con las milicias kurdas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y con sus aliados en Irak y Siria, entre ellos las Unidades de Protección Popular (YPG), quienes formarán parte de este nuevo contingente.

La coalición internacional ha querido aclarar que la composición étnica de esta nueva fuerza fronteriza dependerá de la zona y que la intención es que estos efectivos no sirvan demasiado lejos de sus hogares. El efecto político puede ser extraordinario, apuntan los expertos consultados, ya que esta fuerza garantiza a los kurdos el control territorial de los 820 kilómetros que cubren la frontera de Siria con Turquía.

Esta fuerza estará compuesta por 15 mil veteranos de las FDS y ha abierto otros 15 mil puestos reservados para los reclutas que ahora mismo están recibiendo entrenamiento de 230 adiestradores.

(Fuente: Agencias)