Ejército sirio y milicias rebeldes intensifican su acoso al Estado Islámico en Deir ez-Zor

(SOS).- Las fuerzas gubernamentales y las milicias aliadas de la coalición internacional intensificaron este fin de semana su acoso al Estado Islámico en la provincia oriental de Deir ez-Zor, uno de sus últimos bastiones en Siria.

El Ejército sirio rompió ayer el asedio al aeropuerto de Deir ez-Zor que el grupo yihadista mantenía desde 2014, mientras que una facción de las FSD lanzó una ofensiva contra los milicianos vestidos de negro al norte y al noroeste de la ciudad.

Las fuerzas gubernamentales sirias también entraron en los barrios de Harabesh y Tahtuh, asediados por los extremistas y situados en el sur de Deir ez-Zor, al igual que el aeródromo.

El nuevo logro del Ejército sirio y sus aliados se consiguió avanzando desde el frente que conecta la base Brigada 137 con la zona de Al Maqaber, donde están los cementerios, en el suroeste de la ciudad. La ofensiva contó con cobertura aérea y de la artillería.

Además, las tropas leales a Damasco se hicieron con gran parte del distrito de Al Rusafa, en el sureste de la urbe. En esa zona, retomaron partes de los barrios de Al Rashidiya, al Huwiqa y Yubailiya.

Los nuevos avances del Ejército sirio se producen cuatro días después de que acabaran con el asedio que el Estado Islámico mantenía sobre la base militar Brigada 137 y sobre otros barrios de la ciudad, que llegó a estar controlada casi en su totalidad por los yihadistas.

Esta ofensiva de las fuerzas gubernamentales sirias en la provincia de Deir ez-Zor comenzó el pasado día 2 y fue lanzada en dos frentes desde la vecina Homs, donde las tropas leales a Damasco también han ganado terreno recientemente a los milicianos vestidos de negro.

Otro amplio ataque contra la organización radical suní fue conducido por las milicias rebeldes del denominado Consejo Militar de Deir ez-Zor, que combate bajo el estandarte de las FSD y que cuenta con el apoyo de la aviación de la coalición internacional y de fuerzas especiales estadounidenses.

La coalición internacional dio la bienvenida al asalto de las milicias rebeldes a las que denominó Coalición Árabe Siria (CAS) y precisó que ha sido bautizado como Operación Tormenta de Al Yazira, en referencia al nombre por el que se conoce a la región siria donde se desarrolla.

El mando de las fuerzas de la coalición indicó en un comunicado que el objetivo es derrotar al Estado Islámico en el valle del río Jabur, afluente del Éufrates y controlado por los yihadistas en la zona comprendida entre Deir ez-Zor y la localidad de Al Shadadi, en la vecina provincia de Al Hasaka.

“La lucha por el valle del río Jabur —puntualizó— supone un eje estratégico de avance hacia el curso medio del valle del Éufrates, uno de las últimas plazas fuertes del Estado Islámico”.

La nota añadió que “las fuerzas de la coalición respaldarán a las CAS durante la ofensiva del valle del río Jabur como parte de su misión de ayuda y asistencia, con equipamiento, entrenamiento y apoyo de inteligencia y logístico, así como con fuego preciso y asesoramiento en el campo de batalla”.

La comandancia de la coalición adelantó que, una vez expulsados los extremistas, la región será entregada a “los cuerpos representativos de los habitantes de la zona que se encargarán de la seguridad y del gobierno”.

Los rebeldes han logrado hacerse con el control de varias colinas y de un pueblo después de intensos combates, en los que los yihadistas emplearon a suicidas cargados de explosivos y coches bomba.

En los enfrentamientos participa una unidad de unos 300 combatientes, denominada Al Bakara, que se separó recientemente de la ofensiva Furia del Eúfrates, la cual, encabezada por milicias kurdas, intenta arrebatar al Estado Islámico la ciudad de Al Raqa, a unos 140 kilómetros al norte de Deir ez-Zor.

La ofensiva tiene dos frentes, uno al norte de la ciudad de Deir ez-Zor y otro que avanza desde la vecina Al Hasaka, al noreste de la provincia.

Deir ez-Zor es uno de los últimos feudos de la organización radical suní en Siria, después de que el Estado Islámico haya perdido parte de sus dominios en la capital de su Califato, Al Raqa.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Se acelera la guerra en Siria

(SOS).- Se inflama el frente sirio. Dos, las noticias más importantes a esta hora: el derribo de un caza sirio y el bombardeo con misiles de medio alcance de algunas posiciones yihadistas en Deir Ezzor por parte de los Pasdarán iraníes.

El caza derribado

Según la televisión estatal, un caza estadounidense derribó ayer por la tarde un avión de combate sirio en las proximidades de Al Rasafa, en la provincia de Al Raqa. El Gobierno de Damasco ha asegurado que el Sukhoi estaba bombardeando posiciones yihadistas, pero Estados Unidos ha indicado que se trataba de posiciones de las FSD, una alianza liderada por milicias kurdas. El Pentágono ha confirmado la noticia justificando el ataque como un acto de defensa tras los bombardeos sirios. También ha apuntado que está en contacto con las fuerzas rusas en la región, para evitar una escalada después de este episodio. Este ataque es sólo el último de los cometidos por Estados Unidos contra el Ejército de Damasco. Hace diez días, por ejemplo, aviones estadounidenses bombardearon posiciones de las fuerzas sirias en Al Tanf. Antes, las bombas habían caído sobre la frontera entre Siria e Irak, donde el Ejército de Damasco y el de Bagdad se habían encontrado.

Moscú: “Una escalada peligrosa”

Tras el ataque al caza de Damasco, Rusia ha dejado claro que: “La destrucción de un avión militar sirio por parte de Estados Unidos es un paso hacia una peligrosa escalada y Moscú ha advertido a Washington que no use la fuerza contra las tropas del Gobierno de Damasco”.

Los misiles de los Pasdarán

Ayer por la noche, Irán lanzó una serie de misiles contra algunas “bases terroristas” presentes en Siria. El objetivo de los Pasdarán eran los grupos yihadistas responsables de los ataques del pasado 7 de junio en Teherán. La agencia de noticias iraní, Tasnim, ha informado que fueron los Guardianes de la Revolución los que lanzaron los misiles tierra-tierra de medio alcance desde el oeste de Irán hacia la región de Deir Ezzor y que fueron abatidos “un gran número” de terroristas. Los misiles se dirigieron a los “centros logísticos de los terroristas takfiríes”, ha explicado Tasnim. El lanzamiento de los misiles se coordinó con las autoridades de Damasco. Amir Hussein Abdallahian, asesor de política exterior del Parlamento iraní, ha dicho que los misiles que fueron lanzados contra el cuartel general del ISIS en Siria son sólo un “aviso”. Los Guardianes de la Revolución iraní han amenazado con nuevos ataques misilísticos si la seguridad de la República Islámica peligrara con nuevos atentados. “Si (el ISIS, ndr) lleva a cabo una acción específica para violar nuestra seguridad, seguramente habrá otros lanzamientos, aún con más fuerza”, ha declarado el general Ramzan Sharif, al tiempo que ha indicado que en el ataque de ayer se lanzaron seis misiles con un alcance máximo de 700 kilómetros.

La guerra en Siria

Bashar al-Assad ya ha ganado la guerra en Siria. Basta con mirar el mapa de Siria para entender que los rebeldes están aislados en dos grandes cuadrantes: uno en el norte, en la provincia de Idlib, y otro en el sur, en la frontera con Jordania.

La partida que hay que jugar ahora es la de Al Raqa, la “capital” del Estado Islámico en Siria. Las FSD están ganando terreno y están eliminando cada vez más yihadistas. Lo mismo ocurre con el Ejército sirio.

La liberación de Al Raqa tiene un valor simbólico: significa el final del ISIS. La guerra en Siria está experimentando una aceleración en los últimos meses que no se había visto desde que comenzó el conflicto. El derribo del caza sirio y el lanzamiento de los misiles iraníes, sin embargo, evidencian que serán las potencias internacionales las que determinen el futuro del país.

(Fuente: Gli Occhi Della Guerra)